El SNA re­quie­re com­pa­ñía

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada - VER­SIO­NES Diego Ba­di­llo

El éxi­to de la cul­mi­na­ción del en­tra­ma­do que cons­ti­tu­ye el Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción (SNA) de­pen­de de que ca­da pa­so que se dé en la cons­truc­ción de es­te enor­me rom­pe­ca­be­zas ga­ran­ti­ce la in­de­pen­den­cia del sis­te­ma res­pec­to de los par­ti­dos, fun­cio­na­rios y par­ti­cu­la­res que quie­ran va­ler­se del ejercicio del po­der pú­bli­co pa­ra be­ne­fi­cios par­ti­cu­la­res o de gru­po.

El pro­ble­ma es que, en las úl­ti­mas se­ma­nas, jus­to cuan­do es­ta­ba por lle­gar el 19 de ju­lio del 2017, que fue la fe­cha de en­tra­da en vi­gor de la Ley Ge­ne­ral de Res­pon­sa­bi­li­da­des Ad­mi­nis­tra­ti­vas, el asun­to de la im­ple­men­ta­ción se tor­nó con­fu­so.

Por una par­te, apa­re­ció el pre­si­den­te del Se­na­do, Pa­blo Escudero (del PVEM) di­cien­do que el sis­te­ma es­ta­ba en pe­li­gro de co­lap­sar an­te las acu­sa­cio­nes pú­bli­cas de ha­ber he­cho tram­pa y exis­tir con­flic­tos de in­te­rés al in­te­rior de la Co­mi­sión de Se­lec­ción y opa­ci­dad en el nom­bra­mien­to del se­cre­ta­rio téc­ni­co del sis­te­ma.

Por otro la­do, or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les que tie­nen co­mo una de sus cau­sas la lu­cha con­tra la co­rrup­ción al­za­ron la voz pa­ra lla­mar la aten­ción so­bre el tra­ba­jo pen­dien­te: el nom­bra­mien­to del fis­cal an­ti­co­rrup­ción y ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Fe­de­ral de Jus­ti­cia Ad­mi­nis­tra­ti­va. Las de­sig­na­cio­nes las de­bió ha­cer el Se­na­do.

Au­na­do a ello, tam­bién hu­bo de­nun­cias de re­sis­ten­cias. Por ejem­plo, el pre­si­den­te de la or­ga­ni­za­ción Me­xi­ca­nos Con­tra la Co­rrup­ción y la Im­pu­ni­dad, Clau­dio X. Gon­zá­lez Gua­jar­do di­ce que se han vi­vi­do “aco­sos”. Es más, des­ta­ca que “me­re­ce­mos po­der ha­cer nues­tro tra­ba­jo sin aco­so, es­pio­na­je o te­rro­ris­mo fis­cal”.

Cu­rio­sa­men­te, tam­bién los me­dios han da­do cuen­ta del pre­sun­to es­pio­na­je de que han si­do ob­je­to re­por­te­ros y lí­de­res de or­ga­ni­za­cio­nes, en­tre ellos quie­nes han tra­ta­do asun­tos re­la­cio­na­dos con la co­rrup­ción.

Las reac­cio­nes vi­nie­ron de dis­tin­tas par­tes has­ta que, la se­ma­na pa­sa­da, de plano se jun­ta­ron 57 lí­de­res de or­ga­ni­za­cio­nes (al­gu­nos a tí­tu­lo per­so­nal) pa­ra re­cal­car que el SNA es­tá des­per­tan­do a la vi­da, pe­ro tam­bién re­sis­ten­cias.

Evi­den­te­men­te, to­do eso ali­men­ta la con­fu­sión y hoy es lo que im­pe­ra. La bue­na noticia es que in­de­pen­dien­te­men­te de que no se ha­yan de­sig­na­do a los ma­gis­tra­dos del TFJA y el fis­cal an­ti­co­rrup­ción, es po­si­ble, si se quiere, in­ves­ti­gar y castigar las con­duc­tas co­rrup­tas que con­fi­gu­ren de­li­tos.

No es­tá el fis­cal an­ti­co­rrup­ción, pe­ro es­tá el pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca y su equi­po. No es­tán los nue­vos ma­gis­tra­dos pe­ro los que si­guen en fun­cio­nes tie­nen co­mo de­ber aten­der esos asun­tos.

El sis­te­ma es­tá co­men­zan­do. Es­tá in­com­ple­to, pe­ro no de­be pa­rar ni dar mar­cha atrás. El Se­na­do tie­ne una lis­ta de per­so­nas pro­pues­tas pa­ra ser nom­bra­dos ma­gis­tra­dos, pe­ro no se sa­be de dón­de sa­lie­ron y quié­nes son, pe­ro eso no quiere de­cir que el pre­si­den­te no pue­da man­dar un do­cu­men­to con sus his­to­rias de vi­da y ex­pli­que có­mo le hi­zo pa­ra in­te­grar su lis­ta. El Se­na­do evi­den­te­men­te es­tá en fal­ta y de­be cum­plir con las de­sig­na­cio­nes, pe­ro que sea de ma­ne­ra abier­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.