El so­ca­vón, el Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción y Duar­te

Lo que fal­ta es una au­tén­ti­ca cultura de hon­ra­dez y de­cen­cia

El Economista (México) - Los Políticos - - Sistema De Justicia -

PO­CAS TRAGEDIAS afec­ta­ron tan­to la opi­nión pú­bli­ca co­mo el so­ca­vón del Pa­so Ex­prés de la ca­rre­te­ra Cuer­na­va­ca-Aca­pul­co. Con to­da ra­zón, el he­cho pro­du­jo una in­dig­na­ción ma­si­va; no hu­bo quien de­fen­die­ra a las au­to­ri­da­des res­pon­sa­bles. Na­die, sal­vo el pro­pio Gerardo Ruiz Es­par­za, se­cre­ta­rio de Co­mu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­tes, tra­tó de ex­pli­car el asun­to co­mo una fa­lla, co­mo un error, el cual só­lo ha­bía pro­vo­ca­do dos muer­tos, cu­yos deu­dos se­rían “de­bi­da­men­te re­sar­ci­dos”.

Só­lo a una per­so­na des­co­nec­ta­da de la reali­dad se le ocu­rre que pue­de re­sar­cir­se la muer­te de dos per­so­nas que su­cum­bie­ron de­bi­do a la ma­la e in­efi­cien­te ac­ción del go­bierno.

Fru­to de la co­rrup­ción en di­ver­sos ni­ve­les y mo­da­li­da­des, es­te ca­so pu­do ha­ber­se evi­ta­do si las nor­mas an­ti­co­rrup­ción fue­sen ob­ser­va­das ca­bal­men­te por los fun­cio­na­rios res­pon­sa­bles de efec­tuar las li­ci­ta­cio­nes, así co­mo de la su­per­vi­sión de la obra. Jus­to unos días des­pués de la tra­ge­dia del so­ca­vón, se echó a an­dar el Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción. Con­for­me al ar­tícu­lo se­gun­do tran­si­to­rio de la Ley Ge­ne­ral del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción, és­ta de­be­ría ha­ber en­tra­do en vi­gor el 17 de ju­lio del 2017, un año des­pués de ha­ber si­do pu­bli­ca­do el de­cre­to. En ese lap­so, el Con­gre­so la Unión y las le­gis­la­tu­ras de las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas, en el ám­bi­to de sus com­pe­ten­cias, de­bían ha­ber ex­pe­di­do las le­yes com­ple­men­ta­rias, ade­cua­do la nor­ma­ti­vi­dad y crea­do las ins­tan­cias ade­cua­das pa­ra la im­ple­men­ta­ción del sis­te­ma. Pe- ro re­sul­ta que se lle­gó el pla­zo y no hay fis­cal an­ti­co­rrup­ción ni ma­gis­tra­dos es­pe­cia­li­za­dos ra­ti­fi­ca­dos pa­ra el Tri­bu­nal Fe­de­ral (cortesía del Se­na­do), ni to­dos los sis­te­mas lo­ca­les es­tán fun­cio­nan­do. Ta­bas­co, Campeche y Chihuahua ni si­quie­ra han em­pe­za­do la dis­cu­sión de las re­for­mas ni de las nue­vas le­yes; en Pue­bla y Coahui­la se han ex­clui­do ac­to­res. Hay avan­ces en Chia­pas, Na­ya­rit y Que­ré­ta­ro, que ya tie­nen un cons­truc­to ju­rí­di­co so­bre el te­ma y han ins­ta­la­do sus res­pec­ti­vos Co­mi­tés de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na. Otros es­ta­dos lo han he­cho tar­de y mal, co­mo Ja­lis­co, Mo­re­los y Ve­ra­cruz. Los tres con­tem­plan Sis­te­mas Lo­ca­les An­ti­co­rrup­ción en las cons­ti­tu­cio­nes lo­ca­les, pe­ro sus es­truc­tu­ras tie­nen fa­llas esen­cia­les. Ja­lis­co in­cor­po­ró al Sis­te­ma Lo­cal An­ti­co­rrup­ción y a su Co­mi­té de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na la cons­ti­tu­ción lo­cal, pe­ro omi­tió in­cluir el nue­vo ré­gi­men de res­pon­sa­bi­li­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas. En Mo­re­los hay ries­gos de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad, pues el Con­gre­so es­ta­tal nom­bra al Co­mi­té de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na, lo que no ga­ran­ti­za la im­par­cia­li­dad de su con­for­ma­ción. Ve­ra­cruz es­tá en las mis­mas.

Por to­do es­to, en­tre otras co­sas, es que el go­bierno fe­de­ral no ha fes­te­ja­do con bom­bo y pla­ti­llo es­te avan­ce for­mal; sa­ben que no se cum­plie­ron las me­tas que se fi­ja­ron en las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les y en las nue­vas le­yes. Tam­po­co se lo­gra­ron los es­tán­da­res mí­ni­mos exi­gi­dos por la OCDE, el FMI y el Ban­co Mun­dial. Y eso sí es ma­la noticia en tiem­pos de in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca pre­vio a un pro­ce­so elec­to­ral pre­si­den­cial.

El lu­nes 17 de ju­lio hu­bo un even­to con­vo­ca­do por la so­cie­dad ci­vil pa­ra fes­te­jar el aniver­sa­rio de la pro­mul­ga­ción del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción. Al am­pa­ro de #Va­mo­sPo­rMás, di­ver­sos co­lec­ti­vos an­ti­co­rrup­ción: IM­CO, Mé­xi­co Uni­do con­tra la De­lin­cuen­cia, Trans­pa­ren­cia Me­xi­ca­na; aca­dé­mi­cos, bá­si­ca­men­te del CI­DE; em­pre­sa­rios del Con­se­jo Coor­di­na­dor Em­pre­sa­rial y de la Co­par­mex; y la Aso­cia­ción de Ban­cos de Mé­xi­co for­mu­la­ron una agen­da ul­te­rior con la idea de su­pe­rar las re­sis­ten­cias de los ac­to­res po­lí­ti­cos co­mo ejem­plo se ci­ta al se­na­dor Pa­blo Escudero del PVEM—, con el ob­je­to del avan­ce pun­tual del Sis­te­ma an­tes de que aca­be el se­xe­nio y des­li­ga­do del te­ma elec­to­ral. Son va­rios te­mas los que pi­den pa­ra “cons­truir las ba­ses de un ver­da­de­ro es­ta­do de de­re­cho co­mo “pi­so fir­me” del desa­rro­llo na­cio­nal”. Lo pri­me­ro es que se lle­ve a ca­bo una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal en los dos pe­rio­dos le­gis­la­ti­vos res­tan­tes de es­ta LXIII Le­gis­la­tu­ra que ase­gu­re una Fis­ca­lía Ge­ne­ral au­tó­no­ma, efi­caz y con con­tro­les ade­cua­dos. Tam­bién pi­die­ron la re­vi­sión de la fi­gu­ra del fue­ro. Igual­men­te, sos­tu­vie­ron que de­ben re­for­mar­se los mé­to­dos de ad­qui­si­ción y li­ci­ta­ción de obras pú­bli­cas. Con res­pec­to a los nom­bra­mien­tos de los miem­bros del Con­se­jo Ciu­da­dano, di­je­ron que de­be­rá res­pe­tar­se la au­to­no­mía de és­tos y so­li­ci­ta­ron re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra ase­gu­rar la in­de­pen­den­cia de los co­mi­tés lo­ca­les y fe­de­ra­les de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na del Sis­te­ma.

No ca­be du­da de que las re­sis- ten­cias a la le­gis­la­ción y a la ló­gi­ca ins­ti­tu­cio­nal an­ti­co­rrup­ción ge­ne­ran re­sis­ten­cias en­tre una cla­se po­lí­ti­ca que ve muy ame­na­za­das sus fuen­tes de avi­tua­lla­mien­to ex­tra­le­ga­les (o ile­ga­les). ¿Qué pa­sa­ría si to­das las nor­mas fue­sen im­ple­men­ta­das a ca­ba­li­dad? Pues di­fí­cil­men­te ten­dría­mos so­ca­vo­nes o per­so­na­jes co­mo Ja­vier Duar­te de Ochoa, que el mis­mo lu­nes lle­gó pro­ce­den­te de Gua­te­ma­la, lo que de­jó al Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción en un ter­cer plano… qué ca­sua­li­dad.

Si las nor­mas y las ins­ti­tu­cio­nes an­ti­co­rrup­ción es­tu­vie­sen ple­na­men­te en fun­cio­nes, en es­tos mo­men­tos se ten­dría bien cla­ro quié­nes son los res­pon­sa­bles del so­ca­vón de Cuer­na­va­ca, se sa­bría quié­nes fue­ron los res­pon­sa­bles de las li­ci­ta­cio­nes, la iden­ti­dad e ido­nei­dad de los pro­vee­do­res del ser­vi­cio y por qué no se pla­neó ade­cua­da­men­te, tan­to pa­ra la ca­rre­te­ra co­mo pa­ra los asen­ta­mien­tos ale­da­ños. Igual­men­te, ha­bría ha­bi­do ca­pa­ci­dad de res­ca­te de las dos per­so­nas que se que­da­ron atra­pa­das, no ha­brían muer­to.

Tam­bién se ha­bría im­pe­di­do la fu­ga de Ja­vier Duar­te y se ha­bría in­te­gra­do un ex­pe­dien­te pre­ci­so, con po­cas la­gu­nas, que per­mi­tie­ra de­rri­bar los ar­gu­men­tos del fis­cal pa­ra man­te­ner­lo en pri­sión. Se­gún las cró­ni­cas, el mis­mo juez que ve la cau­sa se asom­bró de la po­ca efi­cien­cia en la in­te­gra­ción del ex­pe­dien­te que in­cri­mi­na­ría, su­pues­ta­men­te, a Duar­te por la mal­ver­sa­ción de casi 500 mi­llo­nes de pe­sos de fon­dos pú­bli­cos, la dé­ci­ma par­te de lo do­cu­men­ta­do por la Au­di­to­ría Su­pe­rior de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.