Cons­truir ciu­da­da­nía

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada - VER­SIO­NES Die­go Ba­di­llo

La se­ma­na pa­sa­da re­ci­bi­mos en las ins­ta­la­cio­nes de El Eco­no­mis­ta al se­na­dor Juan Car­los Ro­me­ro Hicks, quien as­pi­ra a ser can­di­da­to a la Pre­si­den­cia por el PAN. Va­rias ve­ces des­ta­có la ne­ce­si­dad de cons­truir ciu­da­da­nía, lo cual me lle­vó a la si­guien­te re­fle­xión.

Si to­ma­mos co­mo vá­li­da la ase­ve­ra­ción de que la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na es esen­cial pa­ra que los re­gí­me­nes de­mo­crá­ti­cos se consoliden y desa­rro­llen, ¿qué po­de­mos es­pe­rar en el ca­so me­xi­cano si, co­mo al pa­re­cer es­tá ocu­rrien­do, hay un re­trai­mien­to vo­lun­ta­rio de los ciu­da­da­nos en el ejer­ci­cio de sus de­re­chos y obli­ga­cio­nes ciu­da­da­nas, pro­duc­to de su de­sin­te­rés por los asun­tos pú­bli­cos? Es de es­pe­rar­se que si los ciu­da­da­nos, de ma­ne­ra de­li­be­ra­da, ya sea por de­sen­can­to (por la per­cep­ción que tie­nen res­pec­to de los be­ne­fi­cios que les ha traí­do o les pue­da traer la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca) o por cual­quier otra cir­cuns­tan­cia se apar­tan de los asun­tos pú­bli­cos, la de­mo­cra­cia ba­ja­rá de ca­li­dad y con­se­cuen­te­men­te es­ta­rán en una si­tua­ción vul­ne­ra­ble an­te ac­tos ar­bi­tra­rios del Es­ta­do, así co­mo pa­ra po­der dis­fru­tar de sus de­re­chos in­di­vi­dua­les, so­cia­les y me­nos aún de los re­la­cio­na­dos con las mi­no­rías.

Mé­xi­co no ha lo­gra­do cons­truir un Es­ta­do de De­re­cho ge­nui­na­men­te de­mo­crá­ti­co, aun­que man­tie­ne un lento pro­ce­so ha­cia ese ho­ri­zon­te, pe­ro tam­bién hay una arrai­ga­da cul­tu­ra au­to­ri­ta­ria que se su­ma al de­sen­can­to con la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca. Por lo tan­to, lo que ve­mos to­dos los días es un re­trai­mien­to de los in­di­vi­duos en el ejer­ci­cio de sus de­re­chos y obli­ga­cio­nes ciu­da­da­nas.

En Mé­xi­co he­mos tran­si­ta­do, con to­do y una am­plia cau­da de re­sis­ten­cias, ha­cia la con­for­ma­ción de un Es­ta­do de De­re­cho, en­ten­di­do se­gún lo des­cri­be Ri­car­do Rap­hael en el glo­sa­rio de su li­bro La Ins­ti­tu­ción Ciu­da­da­na, edi­ta­do por Nos­tra Edi­cio­nes en el 2007, co­mo aquel don­de la au­to­ri­dad del go­bierno só­lo pue­de ser lle­va­da a ca­bo si­guien­do nor­mas y le­yes, las cua­les de­ben ha­ber si­do adop­ta­das me­dian­te un pro­ce­di­mien­to es­ta­ble­ci­do y don­de el prin­ci­pal ras­go es el prin­ci­pio de le­ga­li­dad, tam­bién co­no­ci­do co­mo im­pe­rio de la ley. Si no se ha lle­ga­do a él, el ca­mino es­tá tra­za­do ha­cia ese ho­ri­zon­te y lo im­por­tan­te es que de ma­ne­ra pa­ra­le­la tam­bién ha ha­bi­do un avan­ce en la cons­truc­ción de ciu­da­da­nía, que, co­mo se­ña­la Rap­hael en el li­bro an­tes men­cio­na­do, se ha con­ver­ti­do en la más im­por­tan­te de to­das las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas.

El ar­gu­men­to que ex­po­ne pa­ra apo­yar esa ase­ve­ra­ción tie­ne que ver con el he­cho de que “po­co po­dría im­por­tar si el po­der Eje­cu­ti­vo es efi­caz o in­efi­caz, o si los par­la­men­tos pro­du­cen mu­chas o po­cas le­yes, o si la na­ción se sub­di­vi­de en una o va­rias es­fe­ras de go­bierno, cuan­do ta­les arre­glos no se po­nen al ser­vi­cio de se­res hu­ma­nos in­di­vi­dua­les y con­cre­tos”.

El pun­to es que se re­fie­re a la ins­ti­tu­ción ciu­da­da­na co­mo el “de­re­cho a te­ner de­re­chos” y me­dian­te la cual es po­si­ble, o por lo me­nos se pre­ten­de, a par­tir de pro­ce­sos de­mo­crá­ti­cos, igua­lar a los in­di­vi­duos en el sen­ti­do de ofre­cer­les opor­tu­ni­da­des se­me­jan­tes.

Es por ello que, se­ña­la, no se pue­de ha­blar de de­mo­cra­cia sin ha­cer re­fe­ren­cia di­rec­ta a la ciu­da­da­nía. Es más, plan­tea que la ciu­da­da­nía es al­go así co­mo el áto­mo de to­da so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca, mien­tras que los de­re­chos y las obli­ga­cio­nes son los pro­to­nes y neu­tro­nes. Y ahí es­tá el por­qué del círcu­lo vir­tuo­so que no se cierra o pa­re­ce abrir­se en Mé­xi­co.

Si su te­sis es que la exis­ten­cia y ejer­ci­cio de las pre­rro­ga­ti­vas ju­rí­di­cas del in­di­vi­duo de­ter­mi­nan la ta­lla y la di­men­sión de la de­mo­cra­cia y és­ta, a su vez, influye en la ca­li­dad y los atri­bu­tos de la mis­ma, en­ton­ces en el ca­so con­cre­to de Mé­xi­co ha­bría que ver los avan­ces en ma­te­ria de las con­di­cio­nes pa­ra el dis­fru­te de los de­re­chos cí­vi­cos, po­lí­ti­cos, so­cia­les y los de las mi­no­rías, pe­ro tam­bién la for­ma en que se rea­li­za la otra par­te, la que tie­ne que ver con las obli­ga­cio­nes ciu­da­da­nas.

Lo que ha­bría que in­ves­ti­gar es cuá­les son las sa­li­das pa­ra la apa­tía ha­cia los asun­tos pú­bli­cos, por lo me­nos pa­ra es­tar se­gu­ros de si es o no al­go que es­ta­rá eter­na­men­te en el ca­mino ha­cia el Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.