El 2018: en­tre de­mo­cra­cia y de­ma­go­gia

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada - CON LA POS­TU­RA DE Mtro. Her­nán Me­jía Ló­pez*

Aún no se re­suel­ven los asun­tos del pa­sa­do pro­ce­so elec­to­ral en Coahui­la, el Es­ta­do de Mé­xi­co, Na­ya­rit y Ve­ra­cruz, cuan­do ya se vis­lum­bran los fo­cos rojos de las elec­cio­nes del pró­xi­mo año. El 1 de ju­lio se vo­ta­rán 3,416 car­gos de elec­ción po­pu­lar en prác­ti­ca­men­te to­do el país.

Pa­ra or­ga­ni­zar los co­mi­cios se re­que­ri­rá un eli­tis­ta pre­su­pues­to de más de 25,000 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra fi­nan­ciar a au­to­ri­da­des elec­to­ra­les, par­ti­dos po­lí­ti­cos y can­di­da­tos in­de­pen­dien­tes, tan­to lo­ca­les co­mo fe­de­ra­les. Así co­mo un aus­te­ro ejér­ci­to ciu­da­dano de más de 1 mi­llón 400,000 fun­cio­na­rios de ca­si­lla, que con­ta­rán ver­da­de­ra­men­te los vo­tos.

Los re­tos pa­ra el Po­der Elec­to­ral se han in­cre­men­ta­do pa­ra es­te pro­ce­so, pues que más de 60% de los me­xi­ca­nos no con­fíe en el sub­sis­te­ma elec­to­ral y de par­ti­dos es alar­man­te y gra­ve, au­na­do a la fal­ta de li­de­raz­gos y el con­se­cuen­te va­cío de po­der que la fa­lli­da úl­ti­ma re­for­ma elec­to­ral aca­rreó; sus or­ques­ta­do­res ya pre­ten­den jus­ti­fi­car­se con una con­tra­rre­for­ma. La “so­bre­rre­gu­la­ción” nor­ma­ti­va no só­lo ge­ne­ró con­fu­sión y tor­pe­za sino tam­bién irres­pon­sa­bi­li­dad. Los di­chos y los he­chos es­tán a la vis­ta, así co­mo la ca­li­dad de sus de­ci­sio­nes y re­so­lu­cio­nes.

Los prin­ci­pa­les fo­cos rojos en los que ha­brá que po­ner es­pe­cial cui­da­do son el blin­da­je de los pro­gra­mas so­cia­les o apo­yos de go­bierno, la efi­cien­cia y efi­ca­cia de las que­jas-de­nun­cias, los de­li­tos elec­to­ra­les, la fun­cio­na­li­dad de los sis­te­mas de fis­ca­li­za­ción y nu­li­da­des, así co­mo los li­nea­mien­tos y me­ca­nis­mos de re­elec­ción.

La apa­ren­te fal­ta de im­par­cia­li­dad y cer­te­za ha ge­ne­ra­do des­con­fian­za, peor aún, re­pu­dio de la ciu­da­da­nía por lo po­lí­ti­co-ju­rí­di­co-elec­to­ral. Si la de­ma­go­gia alar­dea con elec­cio­nes li­bres y au­tén­ti­cas, con el vo­to li­bre, uni­ver­sal, di­rec­to, per­so­nal e in­trans­fe­ri­ble, es ne­ce­sa­rio pre­di­car con el ejem­plo de su­mar y mul­ti­pli­car valores, prin­ci­pios, di­rec­tri­ces y re­glas que for­ta­lez­can el Es­ta­do de De­re­cho cons­ti­tu­cio­nal y de­mo­crá­ti­co.

Nues­tro país atra­vie­sa una com­ple­ja co­yun­tu­ra que re­quie­re del com­pro­mi­so de to­dos pa­ra apor­tar lo me­jor des­de nues­tro ám­bi­to. No hay es­fe­ra pú­bli­ca o pri­va­da que es­ca­pe a la obli­ga­ción de demostrar que don­de hay so­cie­dad, hay de­re­cho. Los ma­les de la po­bre­za, la de­sigual­dad, la vio­len­cia-in­se­gu­ri­dad, la corrupción e im­pu­ni­dad, cau­san el de­bi­li­ta­mien­to ins­ti­tu­cio­nal en to­dos po­de­res pú­bli­cos, ni­ve­les de go­bierno, or­ga­nis­mos cons­ti­tu­cio­nal­men­te au­tó­no­mos, ór­ga­nos de re­le­van­cia cons­ti­tu­cio­nal y por su­pues­to en to­da la co­mu­ni­dad en ge­ne­ral.

La po­ca cre­di­bi­li­dad en los re­sul­ta­dos y el in­cum­pli­mien­to de los com­pro­mi­sos agra­va la des­con­fian­za ha­cia las per­so­nas, ac­tos y re­so­lu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les. Los fun­cio­na­rios de la política, la eco­no­mía y el De­re­cho, son los prin­ci­pa­les cues­tio­na­dos por no ha­cer po­si­ble el de­sa­rro­llo sus­ten­ta­ble y pro­veer la me­jor ca­li­dad de vi­da pa­ra to­dos los me­xi­ca­nos.

*Ex­per­to en De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal . Twitter @her­na­n_­me­jia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.