Éxo­do hor­mi­ga

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada -

exigen la re­nun­cia de Ale­jan­dra Ba­rra­les a la di­ri­gen­cia na­cio­nal pe­rre­dis­ta.

En con­fe­ren­cia de pren­sa, So­te­lo le­yó un pro­nun­cia­mien­to con­jun­to y afir­mó que ellos “y miles más” lo­gra­rán el cam­bio de ré­gi­men que se pro­pu­sie­ron al­can­zar en 1989, cuan­do fun­da­ron el PRD. Di­cen que no basta de­rro­tar al PRI sino im­pe­dir el re­torno del PAN al po­der, por­que fi­nal­men­te la al­ter­nan­cia no pro­du­jo una au­tén­ti­ca rup­tu­ra. Sin em­bar­go, lo más sin­gu­lar de la pos­tu­ra de Gó­mez, Go­doy y Morón es que pre­ten­den apo­yar la can­di­da­tu­ra de AMLO, sin re­nun­ciar al PRD, del que di­cen que ha per­di­do su esen­cia, ha de­ja­do de de­fen­der los de­re­chos ele­men­ta­les de los me­xi­ca­nos y se ha “de­re­chi­za­do”. Es ra­rí­si­mo o, al me­nos, con­tra­dic­to­rio: ¿Co­mo pa­ra qué se que­dan en el PRD si ya no es un par­ti­do de “iz­quier­da” se­gún ellos? ¿No se­ría más con­gruen­te ir­se di­rec­ta­men­te a Mo­re­na si han apo­ya­do des­de ha­ce años a Ló­pez Obrador?

En el PRI se vis­lum­bra una es­ci­sión de­ri­va­da de las de­ci­sio­nes de la me­sa de Es­ta­tu­tos que se lle­vó a ca­bo en Cam­pe­che, los días 9 y 10 de agos­to. La de­ci­sión de cam­biar los es­ta­tu­tos pa­ra per­mi­tir la can­di­da­tu­ra de sim­pa­ti­zan­tes va a irri­tar a las ba­ses priis­tas. Si bien se lo­gró im­po­ner la vo­lun­tad pre­si­den­cial —qué ca­sua­li­dad que el pre­si­den­te Pe­ña es­tu­vo en Cam­pe­che ho­ras an­tes del ini­cio de la Asam­blea Na­cio­nal— en cuan­to al ar­tícu­lo 166 de los Es­ta­tu­tos, no es­ta­ba en el pro­gra­ma la re­for­ma del ar­tícu­lo 194, con lo que se evi­ta­rá que un le­gis­la­dor que ha­ya ga­na­do por la vía plu­ri­no­mi­nal sea can­di­da­to por la mis­ma fór­mu­la en una oca­sión in­me­dia­ta sub­se­cuen­te. Mu­chos van a ser los im­pe­di­dos pa­ra ac­ce­der a una cu­rul o un es­ca­ño, em­pe­zan­do por el líder pe­tro­le­ro Car­los Ro­me­ro Des­champs (na­die en su jui­cio vo­ta­ría por él). In­clu­so a la mis­ma Ivon­ne Or­te­ga afec­ta es­ta de­ci­sión y lo peor es que no fue acep­ta­da su moción de in­cluir en tran­si­to­rios la obli­ga­ción de con­sul­tar a las ba­ses pa­ra ele­gir al can­di­da­to pre­si­den­cial del PRI.

¿Se­rá que al­gu­nos priis­tas ac­tua­rán co­mo Pa­blo Gó­mez y Leo­nel Go­doy, apo­ya­rán a AMLO pe­ro se que­da­rán en el PRI, ejer­cien­do un vo­to útil pa­ra el can­di­da­to pre­si­den­cial de Mo­re­na? Es una po­si­bi­li­dad que no se con­tra­po­ne a que al­gu­nos otros priis­tas o ex­priis­tas de nue­vo cu­ño pa­sen a mi­li­tar en Mo­re­na. Ya lo han he­cho Manuel Bartlett y Es­te­ban Moc­te­zu­ma; la se­ma­na pa­sa­da se fil­tró en pren­sa que Mario Ló­pez Val­dés, ex­go­ber­na­dor de Si­na­loa ex­priis­ta gra­cias a que el gru­po Atla­co­mul­co no apo­yó su can­di­da­tu­ra y de­ci­dió con­ten­der por el PAN— y Pa­tri­cio Mar­tí­nez, ex­go­ber­na­dor de Chihuahua, es­tán bus­can­do in­cor­po­rar­se a las fi­las de Mo­re­na. Hay otros ca­sos, co­mo el em­pre­sa­rio tau­rino y car­bo­ní­fe­ro coahui­len­se Ar­man­do Gua­dia­na Ti­je­ri­na, can­di­da­to por Mo­re­na al go­bierno de Coahui­la, priis­ta has­ta el 2012.

Es po­si­ble que en se­ma­nas sub­se­cuen­tes vea­mos a más priis­tas su­mar­se a la can­di­da­tu­ra de Ló­pez Obrador, es­pe­cial­men­te des­pués de que en la me­sa de Es­ta­tu­tos de la Asam­blea Na­cio­nal del PRI se ad­mi­tie­ra la po­si­bi­li­dad de que el can­di­da­to pre­si­den­cial sea un sim­pa­ti­zan­te sin los 10 años de mem­bre­sía que acre­di­ta­ran su leal­tad al Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal y no só­lo al pre­si­den­te Pe­ña. El mis­te­rio es si se­rá de ma­ne­ra for­mal y abier­ta, o so­te­rra­da­men­te.

El es­ce­na­rio plan­tea­do por José An­to­nio Cres­po ( El Uni­ver­sal, 27 de mar­zo del 2017) es­tá co­bran­do vi­sos de reali­dad: la es­ce­na en el 2018 se­ría la lu­cha en­tre dos fuer­zas PAN y Mo­re­na— y la caí­da de la ter­ce­ra, es de­cir, el PRI, de­bi­do al éxo­do de priis­tas de vie­jo cu­ño, léa­se na­cio­na­lis­tas re­vo­lu­cio­na­rios a Mo­re­na. Pe­ro, ¿por qué los priis­tas pre­fe­ri­rían ir­se a Mo­re­na que al PAN o al PRD? Muy sen­ci­llo: Mo­re­na es la ver­sión con­tem­po­rá­nea del PRI an­te­rior a 1983 y en ese sen­ti­do, al­ta­men­te con­ser­va­dor y “ami­ga­ble” pa­ra quie­nes con­si­de­ran que el PRI ya per­dió su esen­cia.

Sin em­bar­go, lo que en­ton­ces no se ha­bía con­tem­pla­do es que al­gu­nos sec­to­res del PRD y del PAN bus­ca­rían crear un fren­te am­plio de ca­rác­ter in­clu­yen­te, que al pa­re­cer ya atrae a otros par­ti­dos co­mo Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano y qui­zá al Ver­de Eco­lo­gis­ta. Es­ta va­ria­ble altera por com­ple­to el es­ce­na­rio. In­de­pen­dien­te­men­te de las crí­ti­cas en contra del Fren­te Am­plio De­mo­crá­ti­co, una ini­cia­ti­va de es­ta na­tu­ra­le­za po­dría dar ca­bi­da a priis­tas des­con­ten­tos con las de­ci­sio­nes del gru­po do­mi­nan­te al in­te­rior del PRI yque, por dis­tin­tas ra­zo­nes, no se iden­ti­fi­can con Ló­pez Obrador. Los cam­bios es­ta­tu­ta­rios del PRI se­gu­ra­men­te fue­ron mú­si­ca pa­ra los oí­dos de Ale­jan­dra Ba­rra­les, Ri­car­do Ana­ya y tam­bién pa­ra AMLO. Lo que se avi­zo­ra ten­den­cial­men­te es otra es­ci­sión del PRI, más fa­tal que la de 1988: perdieron el vo­to de con­fian­za que les per­mi­tió re­gre­sar al po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.