En­tre cóm­pli­ces no se in­ves­ti­gan

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada -

LUIS HUM­BER­TO FER­NÁN­DEZ

Hay un alto ni­vel de con­tu­ber­nio en­tre fun­cio­na­rios de de­pen­den­cias de go­bierno y la ma­fia de la obra pú­bli­ca, ad­vier­te el in­te­gran­te de la Co­mi­sión de An­ti­co­rrup­ción del Se­na­do

es­tos va­sos co­mu­ni­can­tes y has­ta re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas po­lí­ti­cas y de com­pli­ci­dad es­tán muy ama­rra­das y no se pue­de desato­rar iner­cial­men­te”.

En ese sen­ti­do, el tam­bién maes­tro en Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca por el lNAP re­cor­dó que las ins­ti­tu­cio­nes de go­bierno que for­man par­te del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción ac­túan ba­jo cier­ta lí­nea. Re­cor­dó que en ma­yo pa­sa­do, cuan­do se pro­pu­so que el Eje­cu­ti­vo fe­de­ral in­for­ma­ra so­bre las de­nun­cias de es­pio­na­je gu­ber­na­men­tal contra pe­rio­dis­tas y ac­ti­vis­tas, los re­pre­sen­tan­tes del go­bierno en el Co­mi­té Coor­di­na­dor del SNA (INAI, TFJA, ASF, SFP y CJF) vo­ta­ron en contra.

El se­na­dor de la frac­ción le­gis­la­ti­va PT-Mo­re­na en­fa­ti­zó que ello es­tá ge­ne­ran­do el ries­go de que el Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción se vuel­va una si­mu­la­ción.

Di­jo que a ello con­tri­bui­rían tam­bién los nom­bra­mien­tos de los 18 ma­gis­tra­dos an­ti­co­rrup­ción que en­vió el pre­si­den­te Enrique Peña Nie­go, que el fis­cal an­ti­co­rrup­ción que se nom­bre no sea in­de­pen­dien­te y que las ins­ti­tu­cio­nes re­pre­sen­tan­tes del go­bierno no ope­ren con trans­pa­ren­cia y con ape­go a prin­ci­pios, sino a cier­ta lí­nea.

“No es que el sis­te­ma na­cio­nal an­ti­co­rrup­ción es­té fa­llan­do, lo que es­tá fa­llan­do es el ni­vel de com­pli­ci­dad que hay en la pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia, el ejer­ci­cio del pre­su­pues­to y es­ta ma­fia de la obra pú­bli­ca que hay en Mé­xi­co”.

Ase­gu­ró que pe­se a que en los ca­sos del Pa­so Ex­prés de Cuer­na­va­ca y los pre­sun­tos ac­tos de co- rrup­ción en Pe­mex no pa­se na­da, no se pue­de dar al Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción por muer­to, pues se­rá con el pa­so de los años cuan­do és­te em­pie­ce a dar re­sul­ta­dos. Pe­ro pa­ra ello, ex­pu­so, aún hay que dar la lu­cha par­ti­cu­lar­men­te en lo­grar que el nom­bra­mien­to del fis­cal an­ti­co­rrup­ción sea to­tal­men­te in­de­pen­dien­te, así co­mo que los ma­gis­tra­dos que in­te­gren el Tri­bu­nal Fe­de­ral de Jus­ti­cia Ad­mi­nis­tra­ti­va ten­gan el per­fil co­rrec­to y no lle­guen a esa ins­tan­cia pa­ra blo­quear san­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas.

En ese sen­ti­do, el le­gis­la­dor re­fi­rió que hay que re­cor­dar que el Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción pue­de san­cio­nar por dos vías: pe­nal y ad­mi­nis­tra­ti­va, a car­go de la PGR y del TFJA, pe­ro por sí mis­mo no pue­de ha­cer­lo. Pa­ra el se­na­dor, el ca­so del so­ca­vón y el de los pre­sun­tos so­bor­nos en Pe­mex son la sín­te­sis de la co­rrup­ción que ha mar­ca­do es­te se­xe­nio y que ha te­ni­do co­mo cons­tan­te obra pú­bli­ca y cons­truc­to­ras. Ca­sa blan­ca, Ma­li­nal­co, OHL, Pa­so Ex­prés de Cuer­na­va­ca, ex­pu­so, son só­lo al­gu­nos de los ca­sos re­pre­sen­ta­ti­vos de ese mal lla­ma­do co­rrup­ción que de­be ser ata­ca­do ya no só­lo por un man­da­to mo­ral, sino de superviven­cia del Es­ta­do.

“Al día si­guien­te de la elec­ción en el Es­ta­do de Mé­xi­co, las ac­cio­nes de OHL le suben 5.5%; ¿qué tie­ne que ha­cer una em­pre­sa pa­ra su­bir su va­lor de es­ta for­ma vin­cu­la­do a un elec­ción?, ob­via­men­te pre­su­po­nen que va a in­cre­men­tar su va­lor por es­te ti­po de co­ne­xio­nes con el go­bierno. Eso ha­bla del es­tre­cho víncu­lo en­tre las cons­truc­to­ras, el go­bierno y los pro­ce­sos elec­to­ra­les, y por eso he­mos ve­ni­do afir­man­do que la es­pi­na dor­sal de la co­rrup­ción en Mé­xi­co es­tá en la cons­truc­ción de la in­fra­es­truc­tu­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.