Los es­car­mien­tos de­ben ser pú­bli­cos

En Mé­xi­co se ve vo­lun­tad pa­ra ata­car el pro­ble­ma, di­ce el Je­fe de Mi­sión Ad­jun­to de la em­ba­ja­da ru­ma­na en el país

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada - Por Héctor Molina

Des­pués de la caí­da del ré­gi­men es­ta­li­nis­ta en­ca­be­za­do por Ni­co­lae Ceau­ses­cu, en 1989, Ru­ma­nia ha vi­vi­do una se­rie de pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas y so­cia­les, en especial, en el com­ba­te a la co­rrup­ción.

Así lo de­mos­tra­ron las mul­ti­tu­di­na­rias ma­ni­fes­ta­cio­nes sus­ci­ta­das en fe­bre­ro pa­sa­do, las “más gran­des” des­de la caí­da del ré­gi­men so­cia­lis­ta, han ci­ta­do me­dios in­ter­na­cio­na­les. El pue­blo ru­mano to­mó las ca­lles de la ca­pi­tal, Bu­ca­rest, pa­ra exi­gir que se man­tu­vie­ran sus le­yes an­ti­co­rrup­ción an­te un de­cre­to gu­ber­na­men­tal que apro­ba­ba la des­pe­na­li­za­ción de los de­li­tos de cohe­cho co­me­ti­dos por fun­cio­na­rios que in­vo­lu­cra­ban me­nos de 44,000 eu­ros (900,000 pe­sos me­xi­ca­nos).

La po­lé­mi­ca me­di­da bus­ca­ba, de acuer­do con las ver­sio­nes gu­ber­na­men­ta­les, re­du­cir la so­bre­po­bla­ción pe­ni­ten­cia­ria en el país. No obs­tan­te, unos días des­pués de apro­ba­do ese de­cre­to fue de­ro­ga­do por el en­ton­ces pre­mier, So­rin Grin­dea­nu, quien se­ña­ló en­ton­ces, en un men­sa­je al pue­blo ru­mano, que se ha­bía es­cu­cha­do “la voz de la ca­lle”.

Siem­pre una re­for­ma que in­clu­ye el te­ma de la jus­ti­cia des­pier­ta “mu­cha pa­sión y mu­cho de­ba­te, en­ton­ces ese fue tam­bién uno de los epi­so­dios de Ru­ma­nia (…) has­ta aho­ra no ha ha­bi­do nin­gún otro cam­bio, so­mos igual que an­tes de ese epi­so­dio” re­la­tó a El Eco­no­mis­ta Ionut Valcu, je­fe de Mi­sión Ad­jun­to de la em­ba­ja­da ru­ma­na en Mé­xi­co.

En el 2002, cin­co años an­tes de que Ru­ma­nia se in­te­gra­ra a la Unión Eu­ro­pea (UE), se creó la Pro­cu­ra­du­ría Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción, ac­tual­men­te, Di­rec­ción Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción (DNA).

El com­ba­te al cohe­cho era uno de los re­qui­si­tos pa­ra in­gre­sar al mer­ca­do común.

“No pue­de ha­ber un mer­ca­do que fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te si no tie­nes tam­bién ins­tru­men­tos que com­ba­tan a la co­rrup­ción, que no in­ter­fie­ran en có­mo fun­cio­na el mer­ca­do”, in­di­có Valcu.

En los úl­ti­mos cin­co años el país ha so­me­ti­do a jui­cio por co­rrup­ción a jue­ces, mi­nis­tros, par­la­men­ta­rios e in­clu­so ex pri­me­ros mi­nis­tros. Sin em­bar­go, los he­chos de con­cu­sión en­tre los ciu­da­da­nos, la de los pe­que­ños so­bor­nos, aún si­gue sien­do un pro­ble­ma latente.

De acuer­do con el úl­ti­mo es­tu­dio pu­bli­ca­do por la Co­mi­sión Eu­ro­pea so­bre co­rrup­ción en el eu­ro­blo­que, 25 % de los ru­ma­nos, “el se­gun­do por­cen­ta­je más alto en la UE”, se la ha pe­di­do o es­pe­ra pa­gar so­bor­nos, en tan­to que 95 % con­si­de­ra que la co­rrup­ción es­tá ex­ten­di­da por el país.

COM­BA­TIR CO­RRUP­CIÓN DA “CRE­DI­BI­LI­DAD” A UN PAÍS

El di­plo­má­ti­co ase­ve­ró que en­tre las ex­pe­rien­cias que pue­de apor­tar su país a Mé­xi­co se en­cuen­tra que el com­ba­te a la co­rrup­ción im­pul­sa el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

“Cuan­do un país to­ma me­di­das se­rias pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción se fo­men­ta to­da la cre­di­bi­li­dad de eses país en los ojos de los in­ver­so­res ex­tran­je­ros, pe­ro tam­bién en los ojos de los pro­pios em­pre­sa­rios que tie­ne el país”, ase­ve­ró Valcu.

El di­plo­má­ti­co eu­ro­peo agre­gó que a Mé­xi­co se le ve con bue­nos ojos en el com­ba­te al cohe­cho de­bi­do a la crea­ción del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción (SNA), el cual ha cons­ti­tui­do “un pri­mer pa­so” muy im­por­tan­te, pre­ci­sa, sin em­bar­go, las re­for­mas de jus­ti­cia lle­van su tiem­po, así co­mo ha su­ce­di­do en Ru­ma­nia.

“Cual­quier re­for­ma en la jus­ti­cia no es fá­cil de ha­cer­la, ni en el ca­so de Ru­ma­nia fue to­do de un día pa­ra otro, en don­de de re­pen­te nos en­con­trá­ra­mos con to­do un sis­te­ma de lu­cha contra la co­rrup­ción, son co­sas di­fí­ci­les que hay que ne­go­ciar”.

Los ac­to­res po­lí­ti­cos siem­pre tie­nen que en­con­trar la me­jor va­rian­te pa­ra lu­char contra la co­rrup­ción. Lo im­por­tan­te es la vo­lun­tad que se ve en Mé­xi­co por lu­char contra la co­rrup­ción, aña­dió.

Por otra par­te, en ma­te­ria so­cial, di­jo, se de­be ge­ne­rar con­fian­za con los ciu­da­da­nos so­bre ac­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les, quie­nes a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que di­fun­den los ca­sos, desa­rro­llan in­to­le­ran­cia a los he­chos co­me­ti­dos por fun­cio­na­rios o par­ti­cu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.