Ac­ción Na­cio­nal en la en­cru­ci­ja­da

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada -

Cuan­do to­do pa­re­cía cua­drar pa­ra la di­ri­gen­cia de Ri­car­do Ana­ya y se le veía en­fi­la­do pa­ra ser can­di­da­to pre­si­den­cial, el PRI de­ci­dió apli­car­le una es­tra­te­gia, ya pro­ba­da en el Es­ta­do de Mé­xi­co y con bue­nos re­sul­ta­dos. De pron­to, nos en­te­ra­mos de los ne­go­cios fa­mi­lia­res de Ana­ya, de su es­po­sa y de sus sue­gros. Gol­pe ba­jo que nun­ca es­pe­ró el lí­der pa­nis­ta. Has­ta en­ton­ces, ha­bía si­do bas­tan­te con­se­cuen­te con los priis­tas, ex­cep­to por un pe­que­ño de­ta­lle: la pro­pues­ta de cons­truc­ción de una alian­za PAN-PRD que, por fin, ya lo­gró ser apro­ba­da por el Con­se­jo pa­nis­ta. Y aho­ra, ¿qué va a pa­sar al in­te­rior del PAN y del PRD?

Em­pe­ce­mos por lo más fá­cil, el PRD. Ale­jan­dra Ba­rra­les ya se col­gó una me­da­lla im­por­tan­te, pues lo­gró en­ta­blar un diá­lo­go con el PAN que es­tá rin­dien­do fru­tos. Ade­más, hay una ven­ta­ja co­la­te­ral: la sa­li­da de Do­lo­res Pa­dier­na y Re­né Be­ja­rano, aun­que no atri­bui­ble a la di­ri­gen­cia, sí es pro­duc­to de la alian­za, no tan­to en sí mis­ma, sino que se con­vir­tió en el pre­tex­to que la pa­re­ja Be­ja­rano-Pa­dier­na ne­ce­si­ta­ba pa­ra sa­lir co­rrien­do a los bra­zos de Mo­re­na, con to­do y sus hues­tes. Po­dría ser una ma­la no­ti­cia que ope­ra­do­res co­mo los lí­de­res de IDN se va­yan al par­ti­do de en­fren­te, pe­ro la di­ri­gen­cia del PRD se­gu­ro es­tá res­pi­ran­do más tran­qui­la­men­te por­que ya no tie­ne que car­gar con el las­tre de la trai­ción cons­tan­te en ca­sa.

Lo di­fí­cil es el PAN. La di­vi­sión se ve cla­rí­si­ma. Por un la­do, es­tán los pre­can­di­da­tos que cues­tio­nan la ges­tión de Ana­ya, pe­ro son ins­ti­tu­cio­na­les. No ha­cen be­rrin­che, no sa­len con cues­tio­nes ra­ras y es­tán tra­ba­jan­do pa­cien­te­men­te. Juan Car­los Ro­me­ro Hicks, Er­nes­to Ruf­fo y Luis Der­bez, pa­cien­te­men­te es­pe­ran a ver qué pa­sa al in­te­rior del par­ti­do, con­fia­dos en que la suer­te les pue­de son­reír por los me­dios has­ta aho­ra in­sos­pe­cha­dos. Ra­fael Moreno Va­lle ha ba­ja­do el per­fil. Ló­gi­co, des­pués de que lo pi­lla­ron por ha­ber es­pia­do al pre­si­den­te Peña y a su ga­bi­ne­te, no es ex­tra­ño que los ofen­di­dos priis­tas, es­pe­cial­men­te Mi­guel Án­gel Oso­rio, no se lo va­yan a per­do­nar ni de car­ca­ja­da. Si no es con di­ne­ro, Moreno Va­lle no tie­ne apo­yos y ca­re­ce de sim­pa­tías al in­te­rior del PAN. Des­car­ta­do. Otra co­sa es Mar­ga­ri­ta Za­va­la. Se ma­ne­jó de ma­ne­ra ins­ti­tu­cio­nal de­fen­dien­do a Ri­car­do Ana­ya de los ata­ques del PRI. El pro­ble­ma fue la con­duc­ta de Javier Lo­zano y Er­nes­to Cor­de­ro, los cua­les, al ju­gar en fa­vor de Mar­ga­ri­ta, en­tra­ron al jue­go del PRI pa­ra ins­ta­lar a Raúl Cer­van­tes en la Fis­ca­lía. Fla­co fa­vor le hi­cie­ron a la ex pri­me­ra da­ma y a sí mis­mos por­que al fi­nal, la can­di­da­tu­ra de Raúl Cer­van­tes a la Fis­ca­lía Ge­ne­ral se con­vir­tió en una de­man­da co­mún de la opo­si­ción y ga­na­ron la par­ti­da. Y eso que pa­nis­tas y de­más opo­si­to­res tu­vie­ron que ad­mi­tir que no ha­bían leí­do la “le­tra chi­qui­ta”; es de­cir, los tran­si­to­rios. Has­ta Andrés Ma­nuel que es­tu­vo ocu­pa­dí­si­mo en Was­hing­ton pa­ra dar una con­fe­ren­cia en el Woo­drow Wil­son Cen­ter y des­pués se fue a Lon­dres a vi­si­tar a Je­remy Corbyn, el lí­der de la iz­quier­da bri­tá­ni­ca y ca­sa­do con una me­xi­ca­na— se ma­ni­fes­tó por qui­tar el pa­se au­to­má­ti­co del pro­cu­ra­dor Cer­van­tes a fis­cal ge­ne­ral por fal­ta de con­sen­so.

La ne­ga­ti­va a apro­bar al fis­cal car­nal obli­gó al PRI a acep­tar que el pró­xi­mo fis­cal ge­ne­ral no sea por pa­se au­to­má­ti­co. De Los Pi­nos sa­lió una ini­cia­ti­va pa­ra la mo­di­fi­ca­ción del tran­si­to­rio de ma­rras, eso re­sol­vió ins­tan­tá­nea­men­te el te­ma de la se­ma­na: ya hay Me­sa Di­rec­ti­va en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, a cu­yo fren­te es­tá Jo­sé Car­los Ra­mí­rez Ma­rín. Así, los priis­tas die­ron ma­dru­gue­te. Al pa­re­cer eso fue par­te de la ne­go­cia­ción con el PAN, pe­ro no del Fren­te Am­plio Ciu­da­dano, pues aún no jue­ga en el Le­gis­la­ti­vo. En el Se­na­do, pe­se a que no­mi­nal­men­te el PAN tie­ne la Me­sa Di­rec­ti­va, eso no es tan cier­to. El pre­si­den­te de la Me­sa Di­rec­ti­va es Er­nes­to Cor­de­ro que es­tá en­fren­ta­do al pre­si­den­te del par­ti­do por­que son por­ta­do­res de dis­tin­tos in­tere­ses de ca­ra al 2018. Ese dra­ma in­terno pro­ba­ble­men­te ter­mi­na­rá con que Cor­de­ro y Javier Lo­zano et al sean lla­ma­dos a ren­dir cuen­tas a la Co­mi­sión de Or­den in­ter­na y po­si­ble­men­te ello sig­ni­fi­que su ex­pul­sión de las fi­las de Ac­ción Na­cio­nal. Aun así, la si­tua­ción ins­ti­tu­cio­nal que­dó re­suel­ta en el Se­na­do. La pre­si­den­cia que re­ca­yó en Cor­de­ro fue un mal ne­go­cio pa­ra el cal­de­ro­nis­mo, por­que in­ter­na­men­te se las van a co­brar muy ca­ro. (Por cier­to, Mar­ga­ri­ta Za­va­la y Ri­car­do Ana­ya coin­ci­die­ron en la co­mi­da de los 300 el pa­sa­do miér­co­les y es­ca­sa­men­te se sa­lu­da­ron).

Hu­bo ries­go de que la Me­sa Di­rec­ti­va en la Cá­ma­ra de Dipu­tados no que­da­ra ins­ta­la­da pa­ra la pre­sen­ta­ción del Pa­que­te Eco­nó­mi­co 2018. Pe­ro sen­sa­ta­men­te a fuer­zas, los ac­to­res po­lí­ti­cos con­vi­nie­ron en ce­der. El pre­su­pues­to es año con año rehén de los di­fe­ren­tes in­tere­ses, y en es­te año elec­to­ral, to­dos los in­vo­lu­cra­dos, gru­pos par­la­men­ta­rios y otros ac­to­res po­lí­ti­cos, es­tán al pen­dien­te de có­mo se asig­na­rán los di­ne­ros. La cua­dra­tu­ra al círcu­lo sur­gió des­de una trin­che­ra ines­pe­ra­da: el Co­mi­té de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción. Jac­que­li­ne Pes­chard y los cin­co in­te­gran­tes del Co­mi­té pro­pu­sie­ron, des­pués de una am­plia (y su­po­ne­mos que ve­loz) con­sul­ta, el nom­bra­mien­to de un pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de tran­si­ción y de con­sen­so, que se con­vier­ta en el fis­cal ge­ne­ral, al fi­na­li­zar el pe­rio­do de tran­si­ción, lap­so en el cual se bus­ca­rá re­de­fi­nir el pa­pel cons­ti­tu­cio­nal del fis­cal. No es la so­lu­ción per­fec­ta, pe­ro al me­nos es una op­ción.

Cu­rio­sa­men­te, da­da la de­ci­sión del PRI de no im­po­ner el pa­se au­to­má­ti­co al fis­cal, el Fren­te Am­plio De­mo­crá­ti­co se for­ta­le­ce, pe­ro igual se lo co­bran. Des­pués de que Jor­ge Car­los Ra­mí­rez Ma­rín to­mó pro­tes­ta a su car­go, En­ri­que Ochoa, lí­der na­cio­nal del PRI, des­po­tri­có con­tra Ri­car­do Ana­ya, exi­gien­do que una vez pa­sa­do el be­rrin­che, que di­ga a cuán­to as­cien­de su for­tu­na.

Los priis­tas si­guen sos­te­nien­do que la exi­gen­cia de no acep­tar el pa­se au­to­má­ti­co del pro­cu­ra­dor a fis­cal fue una cor­ti­na de hu­mo pa­ra ocul­tar el en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to de Ana­ya y su fa­mi­lia, es­pe­cial­men­te la po­lí­ti­ca. El que el PRI ha­ya ce­di­do a mo­di­fi­car el tran­si­to­rio le pue­de cos­tar ca­ro a Ana­ya, por­que no te­ner un fis­cal car­nal es un gol­pe al PRI al cor­to y me­diano pla­zos. Ana­ya ga­nó la par­ti­da, por el mo­men­to, y eso re­sul­ta inad­mi­si­ble pa­ra el PRI que se ha­ya en pie de gue­rra. Pe­ro el te­ma pa­ra el PAN es in­terno.

Es un he­cho que de ca­ra al 2018, el PAN es el par­ti­do que más va­le por­que es el úni­co que man­tie­ne una leal­tad elec­to­ral de años. No se pue­de dar el lu­jo de lle­gar di­vi­di­do, pe­ro tampoco es­tá el horno pa­ra te­ner un ca­ba­llo de Tro­ya in­terno. Y eso lle­va a un asun­to de ra­di­cal im­por­tan­cia: ¿cuál va a ser el mé­to­do de elec­ción del can­di­da­to pre­si­den­cial pa­nis­ta? ¿Va ser por en­tre to­dos los mi­li­tan­tes o só­lo el Con­se­jo Na­cio­nal? ¿Apo­ya­rían a un can­di­da­to ciu­da­dano pa­ra po­der lle­gar a la elec­ción pre­si­den­cial con sus dos com­pa­ñe­ros de via­je, el PRD y Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano? ¿Se­rá que Ana­ya po­drá im­po­ner su can­di­da­tu­ra o se aguan­ta­rá seis años más? ¿Cuál es la ver­da­de­ra fuer­za in­ter­na del cal­de­ro­nis­mo? Son in­cóg­ni­tas que se des­pe­ja­rán en breve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.