El PAN sal­drá for­ta­le­ci­do

Los cin­co se­na­do­res con­fron­ta­dos aho­ra con Ri­car­do Ana­ya no son gen­te que po­da­mos de­tec­tar que tie­nen una cul­tu­ra pa­nis­ta, des­ta­ca

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada - Por Die­go Ba­di­llo

La si­tua­ción ge­ne­ra­da al in­te­rior de Ac­ción Na­cio­nal lue­go de que cin­co se­na­do­res pa­nis­tas vo­ta­ran en con­tra­sen­ti­do a lo que hi­cie­ron sus de­más com­pa­ñe­ros de ban­ca­da y lo­gra­ran, jun­to con el PRI, la lle­ga­da de Er­nes­to Cor­de­ro a la pre­si­den­cia del Se­na­do no afec­ta al par­ti­do, es más, lo for­ta­le­ce, plan­teó Juan Jo­sé Ro­drí­guez Prats.

“Una ac­ti­tud co­mo és­ta le da ga­llar­día, le da va­lor al pa­nis­mo”, men­cio­nó en en­tre­vis­ta.

Re­cor­dó que hay una vie­ja dis­cu­sión en el PAN so­bre cuán­do se jus­ti­fi­ca que un le­gis­la­dor pa­nis­ta vo­te en un sen­ti­do con­tra­rio a lo que ha­ce su ban­ca­da.

Re­cor­dó que so­bre ese asun­to Fe­de­ri­co Ling Al­ta­mi­rano, quien fue le­gis­la­dor pa­nis­ta, de­cía que un vo­to en con­tra del sen­ti­do en que lo ha­ce la frac­ción tie­ne que ex­po­ner­se an­te el gru­po, dar­le la opor­tu­ni­dad al gru­po de ser con­ven­ci­do con su ar­gu­men­to y tam­bién abrir­se a lo que el gru­po pien­sa. Si no se da ese acuer­do, de­be su­bir a la tri­bu­na y sus­ten­tar­lo.

Tam­bién tra­jo a co­la­ción lo que so­bre el par­ti­cu­lar de­cía otro ex­le­gis­la­dor pa­nis­ta, Cé­sar Jáuregui, quien se­ña­la­ba que: “Nun­ca sor­pren­das por­que una sor­pre­sa ya en el pleno mue­ve a sos­pe­cha de que hu­bo una ne­go­cia­ción aje­na a lo que es el gru­po”.

Ro­drí­guez Prats ex­pu­so que lo im­por­tan­te es que el sen­ti­do del vo­to es­té sus­ten­ta­do en ra­zo­nes y ar­gu­men­tos éti­cos y po­lí­ti­cos, no só­lo por­que se me ocu­rrió o una am­bi­ción per­so­nal.

Sos­tu­vo que, en el ca­so en cues­tión, los cin­co se­na­do­res que vo­ta­ron en fa­vor de la can­di­da­tu­ra de Er­nes­to Cor­de­ro a la pre­si­den­cia del Se­na­do no ob­ser­va­ron eso. “No se dis­cu­tió en el pleno la de­ci­sión de ellos, no se sus­ten­tó en ar­gu­men­tos y en ra­zo­nes sino, sim­ple­men­te, fue la am­bi­ción de Er­nes­to Cor­de­ro de ser pre­si­den­te y arras­tró a sus cua­tro com­pa­ñe­ros y en el fon­do tam­bién hay un pro­ble­ma que no po­de­mos sos­la­yar y que es la lu­cha in­ter­na”.

Di­jo que de­be con­si­de­rar­se que los se­na­do­res en cues­tión son cal- de­ro­nis­tas, más que pa­nis­tas.

“Yo te di­ría que los cin­co pri­me­ro fue­ron cal­de­ro­nis­tas y des­pués fue­ron pa­nis­tas (…) No son gen­te que po­da­mos de­tec­tar que tie­nen una cul­tu­ra pa­nis­ta, pues ni si­quie­ra se acer­ca­ron a ello”, men­cio­nó.

Re­cor­dó que, cuan­do ellos se in­cor­po­ra­ron a Ac­ción Na­cio­nal, el mis­mo Javier Lo­zano de­cla­ró que ve­nían a de­fen­der a Fe­li­pe Cal­de­rón Hinojosa.

Ex­pre­só que en el ca­so de Javier Lo­zano Alar­cón “ni si­quie­ra le­yó los prin­ci­pios de doc­tri­na” o “el mis­mo Cor­de­ro, de él de­be cons­tar que el pre­si­den­te (Fe­li­pe Cal­de­rón) lo qui­so ha­cer el can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, pe­ro no po­de­mos ha­blar de que Er­nes­toCor­de­ro co­noz­ca los prin­ci­pios y la doc­tri­na del Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal”.

LOS PAR­TI­DOS TIE­NEN NE­CE­SI­DAD DE PURGARSE

Des­de su pers­pec­ti­va, “el pa­nis­mo sí se ha­bía des­di­bu­ja­do, in­clu­so co­mo go­bierno, pe­ro al asu­mir es­to de evi­tar de cual­quier ma­ne­ra la de­sig­na­ción del fis­cal ‘car­nal’ (Raúl Cer­van­tes)—por­que en el fon­do ésa es la pe­lea— lo for­ta­le­ce y lo vi­go­ri­za”, ar­gu­men­tó.

In­clu­so men­cio­nó que los par­ti­dos po­lí­ti­cos a ve­ces tie­nen ne­ce­si­dad de de­pu­rar “y lle­var a ca­bo pur­gas” por­que de lo con­tra­rio en lu­gar de ac­tuar co­rrec­ta­men­te se tor­na­rían con­des­cen­dien­tes con la des­ho­nes­ti­dad.

“Eso nos ha­ce más da­ño, por­que ésa es una de las ra­zo­nes del des­pres­ti­gio de los par­ti­dos po­lí­ti­cos”, aña­dió.

Ro­drí­guez Prats in­di­có que ir a la ba­ta­lla elec­to­ral del año pró­xi­mo

que des­de su pers­pec­ti­va va a ser “la ma­dre de to­das las ba­ta­llas”— con gen­te que no sea con­fia­ble y que es­té en las fi­las de Ac­ción Na­cio­nal, me­jor se­ría que an­tes se to­me una de­ci­sión opor­tu­na que le per­mi­ta sa­near­se.

Sin em­bar­go, acla­ró: “Tampoco nos arrin­co­nen di­cien­do que es­to es una cri­sis. Es­to su­ce­de en to­do los par­ti­dos”.

Des­ta­có que en es­tos mo­men­tos quien es­tá al fren­te del par­ti­do es Ri­car­do Ana­ya y hay que apo­yar­lo.

En ese sen­ti­do, el tam­bién ex­se­na­dor de la Re­pú­bli­ca men­cio­nó que es­ta­mos a unas se­ma­nas de que se cum­plan los pla­zos re­la­cio­na­dos con la cons­truc­ción de la can­di­da­tu­ra de Ac­ción Na­cio­nal a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, por lo cual no hay que ade­lan­tar­se o pre­ci­pi­tar­se.

Tampoco nos arrin­co­nen di­cien­do que es­to es una cri­sis. Es­to su­ce­de en to­dos los par­ti­dos”.

Fo­to: archivo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.