Nos unen cau­sa y pro­pó­si­to

El ob­je­ti­vo es cons­truir un nue­vo ré­gi­men, plan­tea el coor­di­na­dor de la Co­mi­sión Ope­ra­ti­va Nacional del par­ti­do Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada - Por Die­go Ba­di­llo

DAN­TE DEL­GA­DO RANAURO Quie­nes con­for­ma­mos el Fren­te Ciu­da­dano por Mé­xi­co no ve­mos el fu­tu­ro del país con re­sig­na­ción, ni es­ta­mos dis­pues­tos a re­nun­ciar a nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad de par­ti­ci­par en la cons­truc­ción de al­ter­na­ti­vas pa­ra la na­ción, plan­tea el coor­di­na­dor de la Co­mi­sión Ope­ra­ti­va Nacional del par­ti­do Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano (MC), Dan­te Del­ga­do Ran­nau­ro.

Pa­ra el di­ri­gen­te par­ti­dis­ta, la in­te­gra­ción del fren­te en el que par­ti­ci­pan PAN, PRD y MC par­te de tres pre­mi­sas bá­si­cas son: ni la co­rrup­ción es cul­tu­ral, ni la de­sigual­dad es natural, ni la vio­len­cia es inevi­ta­ble.

“Pa­ra no­so­tros, la res­pon­sa­bi­li­dad del go­bierno no es ad­mi­nis­trar la cri­sis. No apos­ta­mos por un cam­bio de par­ti­do en el po­der ni de per­so­nas en los car­gos. Nos unen cau­sa y pro­pó­si­to de cons­truir un nue­vo ré­gi­men”, se­ña­la en un po­si­cio­na­mien­to pú­bli­co.

De acuer­do con el po­lí­ti­co ve­ra­cru­zano, la prio­ri­dad del fren­te es erra­di­car la im­pu­ni­dad, crear con­di­cio­nes pa­ra que a los ho­nes­tos les va­ya bien, a los co­rrup­tos mal y pa­ra que to­dos los me­xi­ca­nos ten­gan una vi­da dig­na y ple­na de se­gu­ri­dad, ju­rí­di­ca, per­so­nal y pa­tri­mo­nial.

Men­cio­na que el pro­pó­si­to de jun­tar fuer­zas con otros dos par­ti­dos es que el nue­vo sis­te­ma po­lí­ti­co que de­be construirs­e en el país no es en fun­ción de par­ti­dos o can­di­da­tos, sino a par­tir de un proyecto de país que es­ta­blez­ca las nue­vas re­glas de convivenci­a so­cial, las ins­ti­tu­cio­nes que se ne­ce­si­ta­rán pa­ra ha­cer­la va­ler y me­ca­nis­mos pa­ra ase­gu­rar que ten­drán las fa­cul­ta­des y con­di­cio­nes pa­ra lo­grar­lo.

Por ello los ejes del nue­vo ré­gi­men que se pre­ten­de cons­truir tie­nen que ver con la go­ber­nan­za ciu­da­da­na y po­ner a las per­so­nas en el cen­tro de la vi­da pú­bli­ca.

Al­gu­nas de las causas que im­pul­sa­ron el Fren­te Ciu­da­dano por Mé­xi­co son un sis­te­ma po­lí­ti­co ex­clu­yen­te, res­tric­ti­vo, con ten­den­cia a aco­tar las li­ber­ta­des, la mo­vi­li­dad so­cial y el desa­rro­llo; la ca­ren­cia de va­lo­res de­mo­crá­ti­cos co­mo la trans­pa­ren­cia y la au­sen­cia de un sis­te­ma de pe­sos, con­tra­pe­sos y ren­di­ción de cuen­tas; la po­bre­za y la pro­fun­di­za­ción de la de­sigual­dad que im­pi­den a mi­llo­nes de me­xi­ca­nos ac­ce­der a una vi­da dig­na; ade­más de un es­que­ma po­lí­ti­co sin los in­cen­ti­vos ade­cua­dos pa­ra los acuer­dos y que pro­pi­cia la frag­men­ta­ción política en el Po­der Le­gis­la­ti­vo, fre­nan­do la to­ma de de­ci­sio­nes im­pos­ter­ga­bles y la cons­truc­ción de go­ber­na­bi­li­dad a lar­go pla­zo.

FUE UNA DE­CI­SIÓN SOPESADA Y VA­LO­RA­DA, IN­DI­CA

Del­ga­do Ran­nau­ro re­fie­re que en el ca­so de Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano el asun­to del Fren­te es una de­ci­sión sopesada y va­lo­ra­da.

In­clu­so men­cio­na que es­ta de­ci­sión se to­mó lue­go de va­rios pro­ce­sos elec­to­ra­les en los que no se alió con nin­gu­na otra fuer­za política pa­ra com­pe­tir, “pa­ra de­mos­trar que po­dría­mos cre­cer por no­so­tros mis­mos”.

Des­ta­ca que en ese tiem­po el par­ti­do hi­zo un ejer­ci­cio no­ve­do­so que le ha da­do re­sul­ta­dos im­por­tan­tes, que es ha­cer un tra­ba­jo más ciu­da­dano que par­ti­dis­ta.

Un ejem­plo de ello es lo ocu­rri­do en el es­ta­do de Ja­lis­co, don­de ese par­ti­do es una de las prin­ci­pa­les fuer­zas po­lí­ti­cas de la en­ti­dad.

Por otra par­te, en una en­tre­vis­ta ra­dio­fó­ni­ca men­cio­nó: “Te- ne­mos ele­men­tos y ra­zo­nes pa­ra de­cir que la apor­ta­ción de Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano se da en ra­zón de fuer­zas po­lí­ti­cas ra­cio­na­les que van a par­ti­ci­par en la tran­si­ción política del país”.

Ahí men­cio­nó que los ór­ga­nos de di­rec­ción del par­ti­do fa­cul­ta­ron a la Co­mi­sión Ope­ra­ti­va Nacional a ex­plo­rar po­si­bi­li­da­des de cons­truir un acuer­do co­lec­ti­vo con otras fuer­zas po­lí­ti­cas rum­bo a las elec­cio­nes de 2018.

El lí­der re­fi­rió el ale­ja­mien­to que ocu­rrió en­tre el Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano y el lí­der de Mo­re­na, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor:

“Lo que su­ce­de es que, de mu­cho tiem­po atrás, la­men­ta­ble­men­te pa­ra no­so­tros se fue­ron dan­do des­ca­li­fi­ca­cio­nes por par­te de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor en el áni­mo de que­rer cons­truir un proyecto nue­vo e in­clu­so le man­da­ron men­sa­jes pi­dién­do­le que no ha­bla­ra de Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano”, pe­ro el ta­bas­que­ño in­sis­tió, fue ra­di­ca­li­zan­do la po­si­ción y lue­go se to­mó la de­ci­sión de tran­si­tar con un proyecto pro­pio.

Des­ta­có que el Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano no pue­de re­nun­ciar a la po­si­bi­li­dad de cons­truir un proyecto co­lec­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.