El arran­ca­de­ro y el con­tex­to in­ter­na­cio­nal

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada - CON LA POS­TU­RA DE Mó­ni­ca Uri­be

INTERESANT­ÍSIMO el arran­que de las cam­pa­ñas 2018. Y di­go cam­pa­ñas por­que no só­lo es la pre­si­den­cial, sino la de va­rias en­ti­da­des como Ja­lis­co, Gua­na­jua­to, Chia­pas, Mo­re­los, Pue­bla, Ta­bas­co, Ve­ra­cruz, Yu­ca­tán y, por su­pues­to, la Ciu­dad de México, don­de se afi­nan las cuer­das del piano, ade­más de la elec­ción de 628 le­gis­la­do­res fe­de­ra­les y quién sa­be cuán­tos dipu­tados lo­ca­les, al­cal­des y de­más au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les.

Por prin­ci­pio, ya hu­bo una pri­me­ra de­ci­sión: Mar­ga­ri­ta Za­va­la va a ser can­di­da­ta pre­si­den­cial in­de­pen­dien­te; de­jó de ser mi­li­tan­te del PAN, tras 33 años de es­tar en sus fi­las y ser miem­bro de las lla­ma­das fa­mi­lias cus­to­dia. Re­sal­ta que su ma­ri­do se que­de den­tro de Ac­ción Na­cio­nal, al igual que al­gu­nos in­con­di­cio­na­les de la pa­re­ja Cal­de­rón Za­va­la. No se ne­ce­si­tan tres de­dos de fren­te pa­ra dar­se cuen­ta de que esa de­ci­sión im­pli­ca te­ner al enemi­go en ca­sa. No son mu­chos, pe­ro al me­nos Fe­li­pe Cal­de­rón es miem­bro del Con­se­jo Na­cio­nal por ser ex­pre­si­den­te del par­ti­do y de la Re­pú­bli­ca, se­gún re­zan los es­ta­tu­tos pa­nis­tas, y se en­te­ra­rá, por fuer­za, de las de­ci­sio­nes in­ter­nas del par­ti­do. ¿Qué van a ha­cer? ¿El Con­se­jo Na­cio­nal se­sio­na­rá dos ve­ces en ca­da oca­sión, una pa­ra que Cal­de­rón es­té y otra pa­ra que no se en­te­re de los acuer­dos? ¿O van a ci­tar a Cal­de­rón y ad­lá­te­res en falso? ¿O có­mo?

Ima­gí­ne­se el lec­tor el des­gas­te de Ri­car­do Ana­ya y lo que re­per­cu­ti­rá en sus po­si­bi­li­da­des de ser el can­di­da­to pre­si­den­cial del Fren­te Ciu­da­dano por México. Pe­ro el des­gas­te no só­lo vie­ne de la sa­li­da de Mar­ga­ri­ta, exis­te a to­das lu­ces una cam­pa­ña des­de Los Pi­nos pa­ra des­pres­ti­giar­lo a los ojos de la opi­nión pú­bli­ca. De ahí la exhibición pú­bli­ca de sus bie­nes y los de su fa­mi­lia po­lí­ti­ca, amén de que se le pin­ta como un trai­dor, un ti­ra­nue­lo que ha­ce po­lí­ti­ca se­gún el hu­mor con el que ama­nez­ca.

Ana­ya ge­ne­ra aprehen­sión en sus con­trin­can­tes por ha­ber de­mos­tra­do una am­plia ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra con otros par­ti­dos, lo que in­ter­na­men­te no pu­do o no qui­so ha­cer.

Efec­ti­va­men­te, la sa­li­da de Mar­ga­ri­ta Za­va­la con­vino al PRI y a Mo­re­na, como se ha di­cho en di­ver­sos es­pa­cios, siem­pre y cuan­do el can­di­da­to pre­si­den­cial priis­ta sea José An­to­nio Mea­de, pues mu­chos pa­nis­tas lo ven con bue­nos ojos y los priis­tas siem­pre se­rán ins­ti­tu­cio­na­les. Así, nos ol­vi­da­mos de un cie­rre a ter­cios y nos que­da­mos con el es­ce­na­rio en el que Mea­de y Ló­pez Obra­dor se en­fren­ta­rían has­ta por el úl­ti­mo vo­to y el cie­rre se­ría, por de­fi­ni­ción, car­dia­co. 2006 re­car­ga­do: ¿po­dría ha­ber una di­fe­ren­cia me­nor a 0.56%? Pue­de ser.

De An­drés Ma­nuel se ha di­cho to­do, es el can­di­da­to a ven­cer en cual­quier es­ce­na­rio. Y es­tán los 37 in­de­pen­dien­tes (más lo que se acu­mu­len), cu­yas can­di­da­tu­ras son prác­ti­ca­men­te tes­ti­mo­nia­les, por­que son per­so­na­jes des­co­no­ci­dos, tráns­fu­gas o car­tu­chos que­ma­dos, como Pa­tri­cio Mar­tí­nez, ex­go­ber­na­dor priis­ta de Chihuahua.

ARRAN­QUE DI­FÍ­CIL

Es­te ini­cio de cam­pa­ña es­tá com­pli­ca­do y exis­te una va­ria­ble no muy vis­ta, pe­ro real: el im­pac­to de la geo­po­lí­ti­ca en el pro­ce­so elec­to­ral me­xi­cano. Al­go que se pen­sa­ba se­gu­ro, que no ha­bría de dar pro­ble­ma has­ta el fin de los tiem­pos, era el TLC. Pues aho­ra re­sul­ta que el pre­si­den­te Trump es­tá ha­cien­do has­ta lo im­po­si­ble pa­ra di­na­mi­tar­lo. El re­sul­ta­do de la ne­go­cia­ción del TLC pue- de afec­tar al can­di­da­to priis­ta, quien quie­ra que és­te sea, y tam­bién afec­ta­ría al del Fren­te Ciu­da­dano.

Por ahí se ma­ne­ja­ba la po­si­bi­li­dad de que la in­te­li­gen­cia ru­sa tra­ta­se de in­fil­trar las elec­cio­nes me­xi­ca­nas. No se­ría ex­tra­ño en vis­ta de los acon­te­ci­mien­tos que es­tán su­ce­dien­do al otro la­do del Atlán­ti­co.

La de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña tie­ne que ver, en par­te, con la geo­po­lí­ti­ca ru­sa. El ré­gi­men de Vladimir Pu­tin, quien a sus 65 años pre­ten­de re­ele­gir­se de nue­vo, es­tá in­tere­sa­dí­si­mo en va­pu­lear a la Unión Eu­ro­pea y los re­no­va­dos na­cio­na­lis­mos son bo­ca­do de da­ma pa­ra los ru­sos que pa­re­cen res­pe­tar las uni­da­des es­ta­ta­les, pe­ro la ver­dad es que jue­gan a ati­zar los se­pa­ra­tis­mos en Es­co­cia, Flan­des y Ca­ta­lu­ña. El in­di­ca­dor que se tie­ne es el ma­ne­jo de la pren­sa ru­sa —y el con­se­cuen­te in­vo­lu­cra­mien­to de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia— con res­pec­to al ca­so ca­ta­lán y la po­si­ción ofi­cial del go­bierno ru­so, que pa­re­cen con­tra­de­cir­se, son las dos ca­ras de una mis­ma mo­ne­da.

Des­de mar­zo del 2014, cuan­do Ru­sia se anexó Cri­mea, la Unión Eu­ro­pea ha con­de­na­do la po­lí­ti­ca ex­te­rior ru­sa e im­pu­so san­cio­nes eco­nó­mi­cas a Mos­cú. La res­pues­ta de Pu­tin ha si­do boi­co­tear a la Unión Eu­ro­pea de mu­chas for­mas, aun­que la más re­cu­rren­te en el ám­bi­to po­lí­ti­co es el apo­yo, por de­ba­jo del agua, a los na­cio­na­lis­mos se­ce­sio­nis­tas.

La fría res­pues­ta de los go­bier­nos de los paí­ses de la UE a las pe­ti­cio­nes de apo­yo por par­te de Puig­de­mont po­nen más aún en evi­den­cia la es­tra­te­gia ru­sa de, por un la­do y des­de la par­te ofi­cial, apo­yar al go­bierno es­pa­ñol fren­te a la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia, pe­ro en re­des so­cia­les y me­dios elec­tró­ni­cos, el es­ta­blish­ment ru­so se­ña­la la re­pre­sión y au­to­ri­ta­ris­mo cen­tra­lis­ta de Ra­joy, pe­ro no di­cen ni una pa­la­bra acer­ca de la ile­ga­li­dad y par­cia­li­dad del re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre.

¿Qué tie­ne qué ver México con el te­ma de Ca­ta­lu­ña, más allá de que el do­mi­ci­lio fis­cal de Bim­bo pa­só de Bar­ce­lo­na a Ma­drid la se­ma­na pa­sa­da? ¿Qué tie­ne que ver México con la geo­po­lí­ti­ca ru­sa y el inminente pro­ce­so elec­to­ral? So­bre lo pri­me­ro, en reali­dad muy po­co, ex­cep­to que, de ma­ne­ra ofi­cial, el go­bierno me­xi­cano no va a re­co­no­cer una Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te. So­bre lo se­gun­do, sí hay qué de­cir. Ru­sia tie­ne in­tere­ses en México en tan­to fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos. Eso siem­pre se su­po y tam­bién que los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia ru­sos te­nían (y pue­de que ten­gan aún) una im­por­tan­te es­ta­ción en la Ciu­dad de México, la que era es­ce­na­rio de las es­ca­ra­mu­zas en­cu­bier­tas de la KGB y la CIA.

El go­bierno ru­so ha tra­ta­do de in­mis­cuir­se en di­ver­sas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. El epi­so­dio re­cien­te más pa­ra­dig­má­ti­co fue la in­je­ren­cia en la elec­ción nor­te­ame­ri­ca­na, ha­cien­do uso de las re­des so­cia­les pa­ra di­na­mi­tar a Hi­llary Clin­ton y acer­car­se por vías no le­ga­les al en­torno de Trump. Lo lo­gra­ron. Sin em­bar­go, no pu­die­ron ha­cer que Ma­ri­ne Le Pen —na­cio­na­lis­ta, xe­nó­fo­ba, an­ti­eu­ro­peís­ta y pro-ru­sa— ga­na­ra las elec­cio­nes fran­ce­sas gra­cias a la enor­me la­bor pre­ven­ti­va de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia fran­ce­ses que lo­gra­ron fre­nar la pro­pa­gan­da en fa­vor de Le Pen ge­ne­ra­da en re­des so­cia­les des­de Mos­cú.

En el es­ce­na­rio de la des­apa­ri­ción del TLC, la elec­ción pre­si­den­cial me­xi­ca­na es un au­tén­ti­co dul­ce pa­ra la geo­po­lí­ti­ca ru­sa. Vladimir Pu­tin apues­ta a la de­sin­te­gra­ción del TLC y al con­flic­to en la re­la­ción México-Es­ta­dos Uni­dos, lo que su­po­ne la de­sin­te­gra­ción de uno de los blo­ques eco­nó­mi­cos más im­por­tan­tes del mun­do. El go­bierno me­xi­cano, en es­tos mo­men­tos, no quie­re plei­to. Pe­ro no se­ría di­fí­cil es­ti­mu­lar el re­sur­gi­mien­to del na­cio­na­lis­mo me­xi­cano, al me­nos dis­cur­si­vo, a lo que se aña­de el re­pu­dio a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les. Jus­to en ese es­pa­cio en­tra­ría la va­ria­ble ru­sa, su apo­yo a un can­di­da­to en es­pe­cí­fi­co y su re­pu­dio a otros. No es di­fí­cil adi­vi­nar a quién apo­ya­rían: a la mis­ma per­so­na que el mes pa­sa­do es­tu­vo en Europa con más pe­na que glo­ria.

Cuar­to­su­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.