Es­tra­te­gia del Fren­te Ciu­da­dano por México

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada - CON LA POS­TU­RA DE

Es in­ne­ga­ble que quie­nes en­gen­dra­ron un par­ti­do po­lí­ti­co le trans­mi­tie­ron su ADN; de su ima­gi­na­ción sur­gió el pro­yec­to pa­ra en­tre­gar a la co­lec­ti­vi­dad un pro­duc­to que les ayu­de ob­te­ner el ideal de una me­jor for­ma de vi­vir en so­cie­dad. De suer­te que ca­da par­ti­do po­lí­ti­co tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas muy pro­pias e ideal­men­te de­fi­ni­das pa­ra ob­te­ner sim­pa­tías.

Sin em­bar­go, los prin­ci­pios que die­ron ori­gen a ca­da par­ti­do po­lí­ti­co en to­do mo­men­to pue­den y de­ben ana­li­zar­se por tres mo­ti­vos: su con­ti­nua­ción, su mo­di­fi­ca­ción o has­ta su des­apa­ri­ción. En es­te sen­ti­do, los que pa­re­cían idea­les an­ta­gó­ni­cos —in­clu­so— de los dis­tin­tos ins­ti­tu­tos po­lí­ti­cos, al re­co­no­ci­mien­to del cam­bio so­cial, ad­mi­ten la po­si­bi­li­dad de en­con­trar vías co­mu­nes por don­de pue­den ca­mi­nar en pa­ra­le­lo; el nú­me­ro de esas vías, su es­tre­chez o an­chu­ra; su dis­tan­cia; su du­ra­ción, se­rán es­pe­ci­fi­ca­cio­nes que des­de un prin­ci­pio de­be­rán con­ve­nir. Y eso es lo que es­tá pa­san­do en es­te mo­men­to con la crea­ción del Fren­te Ciu­da­dano por México, in­te­gra­da por Ac­ción Na­cio­nal, Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca y Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano. De las de­cla­ra­cio­nes ini­cia­les de sus res­pec­ti­vos pre­si­den­tes, al pa­re­cer só­lo les mue­ve de­rro­tar al PRI y Mo­re­na (su­mar en­tre los tres el ma­yor nú­me­ro de vo­tos) y que de ser tan li­mi­ta­do su ob­je­to co­mún, es muy pro­ba­ble que su em­pre­sa no ge­ne­re el pro­duc­to fi­nal de­sea­do o que en ca­so de lo­grar­lo, el pro­ble­ma ven­drá al mo­men­to de su eje­cu­ción.

Por el con­tra­rio, si lo­gran que el aba­ni­co de sus ob­je­ti­vos co­mu­nes sea más am­plio, que in­clu­ya el au­tén­ti­co sen­tir de la so­cie­dad re­ca­ba­do en to­da la geo-po­lí­ti­ca na­cio­nal, sus po­si­bi­li­da­des son sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su­pe­rio­res. En es­te mo­men­to un ma­yor por­cen­ta­je (son más los apar­ti­dis­tas que la suma de los mi­li­tan­tes de to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos) de la so­cie­dad ci­vil no se sien­te re­pre­sen­ta­da por nin­gún par­ti­do po­lí­ti­co, más aun, nin­gún atrac­ti­vo les ven. Y es­to lo sa­ben los pro­pios par­ti­dos, y ca­da uno de ellos ya tie­ne o es­tá muy cer­ca de te­ner la es­tra­te­gia que más les con­ven­za. La es­tra­te­gia de los crea­do­res del Fren­te Ciu­da­dano por México no lle­ga al gra­do Mtro. José G. Per­do­mo Ga­li­cia que de la so­cie­dad sur­ja su can­di­da­to. Más bien que exis­ta igual­dad de opor­tu­ni­da­des tan­to de los mi­li­tan­tes como de sus sim­pa­ti­zan­tes. Tal vez no sea una per­so­na co­no­ci­da en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co (si cum­plen con el re­cla­mo de la so­cie­dad), en cual­quier ca­so, se­rá una per­so­na que jun­to con los tres in­te­gran­tes del Fren­te, en unos cuan­tos me­ses, lo­gre ge­ne­rar un sen­ti­mien­to de efec­ti­va po­si­bi­li­dad de cam­bio en la for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca y su con­ven­ci­da acep­ta­ción de la so­cie­dad.

No es nue­vo el con­cep­to de las alian­zas po­lí­ti­cas. Así como en su mo­men­to el fren­te PRI-Ver­de ob­tu­vo mu­tuos be­ne­fi­cios y hoy pue­de lle­gar su fi­nal con la apues­ta en so­li­ta­rio de un can­di­da­to pro­pio de uno y otro, de la mis­ma ma­ne­ra pue­de nacer la era PANPRD-MC. Y ve­re­mos de qué es­tá he­cho el Fren­te Ciu­da­dano por México. Igual lo­gran sor­pren­der a la so­cie­dad com­bi­nan­do la par­te por el to­do.

*Es­pe­cia­lis­ta de la Fa­cul­tad de De­re­cho, de la Uni­ver­si­dad La Sa­lle

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.