MA­RI­CHUY

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada -

La can­di­da­ta que más me lla­ma la aten­ción es Ma­ri­chuy Patricio. Pri­me­ro, por­que es mu­jer; se­gun­do, por­que es in­dí­ge­na nahua de Ja­lis­co —no es una de las zo­nas con ma­yor den­si­dad de pue­blos ori­gi­na­rios —; ter­ce­ro, por­que es sim­pa­ti­zan­te del EZLN y es par­te del Con­gre­so Na­cio­nal In­dí­ge­na; y por úl­ti­mo, por­que me pa­re­ce una can­di­da­tu­ra fres­ca, in­tere­san­te, des­de aba­jo y di­fe­ren­te. Ma­ri­chuy sí tie­ne po­si­bi­li­da­des de es­tar en la bo­le­ta por­que ha tra­ba­ja­do des­de hace al­gún tiem­po su can­di­da­tu­ra y cuen­ta con una red de apo­yo enor­me. La se­ma­na pa­sa­da es­tu­vo en Chia­pas, en Gua­da­lu­pe Te­pe­yac, Oco­sin­go, en Pa­len­que y San Cris­tó­bal de las Ca­sas, en el co­ra­zón del neo­za­pa­tis­mo. Fue­ron ac­tos mul­ti­tu­di­na­rios, en los que bá­si­ca­men­te di­jo que hay que fre­nar al ca­pi­ta­lis­mo y aca­bar con quie­nes despojan al pue­blo de su tie­rra, de sus bos­ques, que aca­ban con las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas y tam­bién con la po­bla­ción de las gran­des ciu­da­des. Lo más im­por­tan­te de su dis­cur­so es que con­si­de­ra que hay que uni­fi­car to­das las lu­chas y que se pre­ci­sa de or­ga­ni­za­ción pa­ra aca­bar con el sis­te­ma neo­li­be­ral que co­rroe a la so­cie­dad.

El dis­cur­so de Ma­ri­chuy tie­ne atrac­ti­vo por­que es la úni­ca can­di­da­ta que en ver­dad cues­tio­na in­te­gral­men­te al sis­te­ma eco­nó­mi­co, so­cial y po­lí­ti­co. Se tra­ta de un dis­cur­so idea­lis­ta que, si bien es ra­zo­na­ble, uti­li­za ca­te­go­rías con­cep­tua­les que di­fí­cil­men­te en­con­tra­rán eco en las fran­jas po­bla­cio­na­les más am­plias, en­tre los me­no­res de 35 años. El pro­ble­ma de fon­do re­si­de en que su can­di­da­tu­ra res­pon­de a los in­tere­ses del EZLN y al de los pue­blos ori­gi­na­rios y re­sul­ta­rá po­co atra­yen­te pa­ra una so­cie­dad mes­ti­za, que ca­re­ce de la sen­si­bi­li­dad pa­ra en­ten­der la cos­mo­vi­sión in­dí­ge­na, sus va­lo­res e in­quie­tu­des. Es­to que es su ori­gi­na­li­dad y for­ta­le­za, tam­bién cons­ti­tu­ye una de­bi­li­dad. Sin em­bar­go, de los can­di­da­tos in­de­pen­dien­tes, es la úni­ca, apar­te de aque­llos que pro­vie­nen de la éli­te po­lí­ti­ca, que real­men­te tie­ne la po­si­bi­li­dad de con­se­guir las ca­si 900,000 fir­mas que se ne­ce­si­tan pa­ra efec­ti­va­men­te es­tar ins­cri­ta en la bo­le­ta elec­to­ral del 2018. Ella sí tie­ne el apo­yo de or­ga­ni­za­cio­nes de ba­se, in­dí­ge­nas y po­pu­la­res que le otor­gan una le­gi­ti­mi­dad in­cues­tio­na­ble de ori­gen, a di­fe­ren­cia del res­to, cu­yas ba­ses se­gu­ra­men­te se­rán ni­chos de las cla­ses me­dias.

El pro­ble­ma si­gue sien­do có­mo re­ca­bar las fir­mas.

Aun­que el res­to de los can­di­da­tos no han di­cho na­da so­bre la app del INE, Ma­ri­chuy ya se que­jó; di­ce que el sis­te­ma elec­tró­ni­co di­gi­tal no es­tá he­cho pa­ra el pue­blo de Mé­xi­co, por­que exi­ge tec­no­lo­gías a las que no se tie­ne ac­ce­so. El pun­to con­cre­to es que la apli­ca­ción no ba­ja en te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes de ga­ma ba­ja —por cues­tio­nes aje­nas al INE co­mo la pre­sen­cia y den­si­dad de se­ñal, jus­to es de­cir— y eso re­tra­sa la re­co­lec­ción de fir­mas. Por ello, Ma­ri­chuy afir­ma: “Es­te sis­te­ma elec­to­ral no es­tá he­cho pa­ra que sea­mos los pue­blos de aba­jo los que go­ber­ne­mos y que las le­yes e ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do es­tán he­chas pa­ra los de arri­ba, pa­ra los ca­pi­ta­lis­tas y su cla­se po­lí­ti­ca co­rrup­ta, re­sul­tan­do una gran si­mu­la­ción”. Tie­ne ra­zón y me gus­ta­ría que no la tu­vie­se, por­que la de­mo­cra­cia elec­to­ral ten­dría que ser un me­ca­nis­mo esen­cial­men­te re­dis­tri­bu­ti­vo, al me­nos, de la vo­lun­tad po­lí­ti­ca, lo que ten­dría, ideal­men­te, que fa­vo­re­cer la dis­tri­bu­ción más equi­ta­ti­va del in­gre­so, dis­mi­nu­yen­do así la bre­cha de la de­sigual­dad.

Si de la gran ma­yo­ría de los can­di­da­tos, ape­nas co­no­ce­mos sus nom­bres —en reali­dad se les co­no­ce en sus “pa­rro­quias”, es de­cir, den­tro del ám­bi­to de sus so­cia­bi­li­da­des gre­mia­les y pro­fe­sio­na­les—, de Ma­ri­chuy ya nos en­te­ra­mos por dón­de va. No es sor­pre­sa, es­tá en per­fec­ta con­so­nan­cia con el EZLN y por ello ve­mos una si­tua­ción pa­ra­dig­má­ti­ca: los va­lo­res que por­ta no son de la mo­der­ni­dad oc­ci­den­tal, es más, los re­cha­za —con ra­zón, hay que de­cir—, pe­ro uti­li­za sus estructura­s, su tec­no­lo­gía y par­te de su ló­gi­ca. En esa con­tra­dic­ción se in­ser­ta su lu­cha por la jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.