Fis­ca­lía elec­to­ral en vi­lo

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada -

Po­cos te­mas han si­do más sen­si­bles que el elec­to­ral en es­te país. La de­mo­cra­ti­za­ción del sis­te­ma ha si­do un pro­ce­so lar­go, si­nuo­so, des­con­cer­tan­te a ve­ces, con más de 40 años en for­ma­ción. An­tes de la re­for­ma po­lí­ti­ca de 1977, el su­fra­gio era prác­ti­ca­men­te un re­fren­do de la vo­lun­tad pre­si­den­cial, el sis­te­ma de par­ti­dos era en­de­ble y las prác­ti­cas po­lí­ti­cas, más que ciu­da­da­nas, eran cor­po­ra­ti­vas. La re­for­ma po­lí­ti­ca de Jo­sé López Por­ti­llo y Je­sús Re­yes He­ro­les le­ga­li­zó a la iz­quier­da, am­plió el es­pec­tro par­ti­dis­ta y vol­vió más plu­ral al Le­gis­la­ti­vo. El cre­ci­mien­to de las pre­fe­ren­cias elec­to­ra­les por la opo­si­ción en al­cal­días de Coahui­la y Chihuahua (1993), en el Le­gis­la­ti­vo (1985) y en elec­cio­nes es­ta­ta­les (Chihuahua 1986) pu­so en aler­ta al PRI-go­bierno. En 1987, la con­sig­na era aca­bar con la opo­si­ción de de­re­cha y fre­nar la se­ce­sión del PRI. No lo­gra­ron ni lo uno ni lo otro; las elec­cio­nes de 1988 fue­ron las más cues­tio­na­das por la sos­pe­cha de un frau­de elec­to­ral ma­si­vo. Esto obli­gó a una se­gun­da gran re­for­ma, la de 1990, con el Có­di­go Fe­de­ral Elec­to­ral que dio ori­gen al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral co­mo un or­ga­nis­mo au­tó­no­mo del Estado. Otra re­for­ma vino en 1996 y, tras ella, la al­ter­nan­cia de par­ti­dos en el po­der. Trein­ta años de ir crean­do un en­tra­ma­do le­gal-ra­cio­nal con el pro­pó­si­to de trans­pa­ren­tar las elec­cio­nes, pa­ra que en el 2006 hu­bie­se pre­sun­ción de frau­de elec­to­ral. Al­go pa­só, por­que “hai­ga si­do co­mo hai­ga si­do”, per­sis­te la du­da y des­de en­ton­ces lle­va­mos dos re­for­mas elec­to­ra­les más.

La úl­ti­ma, la del 2014, fue más pro­fun­da: in­clu­ye la po­si­bi­li­dad de go­bier­nos de coa­li­ción, la par­ti­ci­pa­ción del Le­gis­la­ti­vo en el nom­bra­mien­to de al­tos fun­cio­na­rios fe­de­ra­les y la re­elec­ción le­gis­la­ti­va con­se­cu­ti­va. El Ins­ti­tu­to Fe­de­ral Elec­to­ral se trans­for­mó en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral; cam­bia­ron su es­truc­tu­ra, dis­tri­bu­ción de fa­cul­ta­des y atri­bu­cio­nes res­pec­to a di­ver­sos te­mas, en­tre ellos el ré­gi­men in­terno de los par­ti­dos, la rea­li­za­ción de con­sul­tas po­pu­la­res y el uso de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en cam­pa­ñas. Uno de los as­pec­tos cen­tra­les de la re­for­ma fue la crea­ción de una Fis­ca­lía Es­pe­cia­li­za­da en Aten­ción a De­li­tos Elec­to­ra­les (Fe­pa­de) de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (PGR) co­mo or­ga­nis­mo en­car­ga­do de in­ves­ti­gar y per­se­guir de ofi­cio los de­li­tos in­clui­dos en la Ley Ge­ne­ral en Ma­te­ria de De­li­tos Elec­to­ra­les. El artículo 23 del Re­gla­men­to de la Ley Or­gá­ni­ca de la PGR es­ta­ble­ce que al fren­te de la Fe­pa­de ha­brá un fis­cal es­pe­cia­li­za­do con ni­vel de sub­pro­cu­ra­dor, fa­cul­ta­do pa­ra pro­po­ner las po­lí­ti­cas, es­tra­te­gias y lí­neas de ac­ción pa­ra com­ba­tir los de­li­tos en la ma­te­ria, así co­mo par­ti­ci­par en la ela­bo­ra­ción y eje­cu­ción de los pro­gra­mas de pre­ven­ción en ma­te­ria pe­nal elec­to­ral y pa­ra el fo­men­to a la cul­tu­ra de la le­ga­li­dad. Es­te úl­ti­mo pun­to es re­le­van­te. La cul­tu­ra de la le­ga­li­dad im­pli­ca, an­te to­do la ob­ser­van­cia de las ga­ran­tías in­di­vi­dua­les. Y una de las ga­ran­tías in­di­vi­dua­les más im­por­tan­tes en el ám­bi­to de la pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia es el de­re­cho al de­bi­do pro­ce­so. No sé qué su­ce­de en es­te país que el de­bi­do pro­ce­so no es el fuer­te de las au­to­ri­da­des que pro­cu­ran jus­ti­cia. Ahí te­ne­mos el ca­so de Ac­teal, en el que ca­si to­dos los in­cul­pa­dos, inocen­tes o no, fue­ron li­be­ra­dos por­que la in­ves­ti­ga­ción de la PGR es­tu­vo ses­ga­da en contra de los in­cul­pa­dos, se­gún la sen­ten­cia de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia. Otro ca­so fue el de Flo­ren­ce Cas­sez, quien, a pe­sar de re­co­no­cer­se su cul­pa­bi­li­dad, pu­do sa­lir li­bre por ha­ber si­do víc­ti­ma del con­cul­ca­mien­to del de­bi­do pro­ce­so. En am­bos ca­sos, el que­bran­ta­mien­to de la ley obe­de­ció a vo­lun­ta­des po­lí­ti­cas. Y jus­to es­ta­mos an­te otro ca­so que pa­re­ce que po­dría se­guir el mis­mo de­rro­te­ro, pues es ca­si se­gu­ro que Alberto Elías Bel­trán, hoy en­car­ga­do del des­pa­cho de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, re­le­vó a San­tia­go Nie­to Cas­ti­llo al fren­te de la Fe­pa­de con la anuen­cia de su je­fe in­me­dia­to.

La ra­zón: Nie­to ven­ti­ló in­for­ma­ción so­bre la re­la­ción del ex­di­rec­tor de Pe­mex, Emi­lio Lo­zo­ya, con el ca­so Ode­brecht y el des­vío de fon­dos pa­ra la cam­pa­ña del PRI en el 2012, lo que cons­ti­tu­ye un golpe al de­bi­do pro­ce­so al que Lo­zo­ya tie­ne de­re­cho. Has­ta ahí to­do pa­re­ce nor­mal. Pe­ro re­sul­ta que es­ta­mos en vís­pe­ra de un pro­ce­so elec­to­ral que se pre­su­me más que re­ñi­do y en el que el PRI pa­re­ce que sal­dría per­dien­do, se­gún la úl­ti­ma me­di­ción de Con­sul­ta Mi­tofsky, que ubi­ca al Fren­te Ciu­da­dano a la ca­be­za de las pre­fe­ren­cias, se­gui­do del no sa­be/no con­tes­ta, en ter­cer lu­gar, se ubi­ca a la alian­za Mo­re­na-PT y al úl­ti­mo, al PRI. Cla­ro, esto es una me­di­ción de pre­fe­ren­cias de par­ti­do, no de can­di­da­tos; aun así, el par­ti­do en el go­bierno no las trae to­das con­si­go, pues en re­cha­zo ciu­da­dano, tam­bién se­gún Mi­tofsky, tie­ne 51.7 por cien­to.

Pe­ro ¿no re­sul­ta ra­rí­si­mo que Nie­to hu­bie­se fil­tra­do in­for­ma­ción acer­ca de la in­ves­ti­ga­ción a Lo­zo­ya a sa­bien­das de que esto vio­la­ba el de­bi­do pro­ce­so y la pre­sun­ción de inocen­cia y ello es cau­sal pa­ra anu­lar los re­sul­ta­dos de una in­ves­ti­ga­ción? Es de­cir, Nie­to ter­mi­nó por de­fen­der a un al­fil del pe­ñis­mo, lo cual pa­re­ce con­tra­dic­to­rio, pe­ro no dis­fun­cio­nal pa­ra los in­tere­ses pre­si­den­cia­les, pe­ro ¿por qué Elías im­pi­de, en úl­ti­ma ins­tan­cia que Lo­zo­ya sea de­fen­di­do? ¿Por qué la opo­si­ción de­fien­de a Nie­to que, a su vez, pa­re­ce de­fen­der a Lo­zo­ya? Pro­ba­ble­men­te en es­te te­ma es­té de­fi­ni­do por los an­ta­go­nis­mos al in­te­rior del PRI, qui­zás has­ta den­tro del mis­mo gru­po Atla­co­mul­co.

Aquí hay tres co­sas im­por­tan­tes. La pri­me­ra es que no hay fis­cal an­ti­co­rrup­ción, el cual tam­bién ten­dría que co­no­cer so­bre la ac­tua­ción de Emi­lio Lo­zo­ya con res­pec­to a los so­bor­nos a pos­te­rio­ri de Ode­brecht pa­ra con­se­guir obra pública y li­ci­ta­cio­nes por par­te de Pe­mex, des­pués de ha­ber ca­na­li­za­do re­cur­sos a la cam­pa­ña de En­ri­que Pe­ña Nie­to en el 2012. La se­gun­da, ¿hay vo­lun­tad del PRI pa­ra sus­ti­tuir a San­tia­go Nie­to an­tes de 10 días? Y la ter­ce­ra se­ría si la opo­si­ción es­ta­ría por ele­gir a al­guien al­ter­na­ti­vo pa­ra ocu­par el car­go.

Re­ins­ta­lar, co­sa que ya no ocu­rri­rá por­que Nie­to des­car­tó ya esa op­ción o rem­pla­zar­lo es po­lí­ti­ca­men­te com­pli­ca­do y com­pli­có más el asun­to al pe­dir­le al Senado su re­ins­ta­la­ción: ge­ne­ró más ani­mad­ver­sión en su contra por par­te del PRI, que tie­ne prác­ti­ca­men­te la ma­yo­ría, fren­te a la opo­si­ción que lo de­fien­de. Más allá de ser un te­ma per­so­nal ¿qué mo­ti­va­ba a Nie­to a afe­rrar­se al car­go? Y otra pre­gun­ta, ¿por qué los se­na­do­res priis­tas quie­ren o que­rían una vo­ta­ción ce­rra­da pa­ra de­fi­nir la si­tua­ción del ex­fis­cal? ¿Qué no quie­ren que se se­pa?

Da­do el an­te­ce­den­te de la elec­ción me­xi­quen­se del 2017, se sa­be has­ta dón­de lle­ga­rá el PRI pa­ra man­te­ner el po­der. Por ello re­sul­te in­dis­pen­sa­ble con­tar con un fis­cal elec­to­ral que pue­da co­no­cer de las irre­gu­la­ri­da­des y ac­tuar des­de el ini­cio del pro­ce­so elec­to­ral. Es pre­ci­so que la Fe­pa­de fun­cio­ne co­mo de­be de ca­ra al 2018, por­que si el es­ce­na­rio ten­den­cial se cum­ple y la di­fe­ren­cia en­tre el pri­mer y se­gun­do lu­gar es mí­ni­ma y en­tra­mos en con­flic­to po­se­lec­to­ral, el pa­pel de la Fis­ca­lía se­rá cen­tral, pues pue­de ser el fiel de la ba­lan­za que le­gi­ti­me al ga­na­dor, an­te la au­sen­cia de una se­gun­da vuel­ta elec­to­ral. Sin un fis­cal elec­to­ral con­sen­sua­do, le­gí­ti­mo, im­par­cial y con cre­di­bi­li­dad, re­gre­sa­ría­mos al es­ce­na­rio po­se­lec­to­ral del 2006…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.