Hay que re­gre­sar al te­rri­to­rio

Los pe­rre­dis­tas se con­cen­tra­ron en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, aban­do­nan­do las cau­sas so­cia­les, re­fle­xio­na

El Economista (México) - Los Políticos - - Relevo En El Prd - Por Li­dia Aris­ta

Ha­ce cin­co me­ses, Juan Ze­pe­da bus­ca­ba la gu­ber­na­tu­ra del Es­ta­do de Mé­xi­co; hoy quie­re di­ri­gir el PRD, pues tie­ne cla­ro que el par­ti­do atra­vie­sa un mo­men­to his­tó­ri­co en el que pue­de ga­nar la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca o in­clu­so ini­ciar un pro­ce­so de ex­tin­ción. Pe­ro pa­ra evi­tar lo se­gun­do, di­ce, es ne­ce­sa­rio que los pe­rre­dis­tas vuel­van al te­rri­to­rio y a aban­de­rar cau­sas so­cia­les.

En en­tre­vis­ta, el tam­bién coor­di­na­dor de los dipu­tados lo­ca­les del PRD en el Con­gre­so del Es­ta­do de Mé­xi­co plan­teó que lue­go de ga­nar es­pa­cios de po­der po­lí­ti­co, los pe­rre­dis­tas se con­cen­tra­ron en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, aban­do­nan­do así el te­rri­to­rio y las cau­sas so­cia­les, lo que pro­vo­có no só­lo que el par­ti­do per­die­ra pre­sen­cia en las ca­lles y co­lo­nias del país, sino que esos es­pa­cios fue­ran lle­na­dos por otros par­ti­dos de iz­quier­da.

“El PRD ne­ce­si­ta reorien­tar los es­fuer­zos por­que de ma­ne­ra gra­dual el PRD de­jó el te­rri­to­rio. Nos ha­ce fal­ta mu­cha es­truc­tu­ra en ca­da una de los dis­tri­tos elec­to­ra­les del país pa­ra que po­da­mos vol­ver a te­ner triun­fos elec­to­ra­les”, men­cio­nó.

Asi­mis­mo, re­fi­rió que el par­ti­do de­jó a un la­do al­gu­nas ban­de­ras so­cia­les so­bre to­do en ru­bros co­mo so­be­ra­nía na­cio­nal, eco­no­mía, ener­gía, sa­lud, se­gu­ri­dad pú­bli­ca y em­pleo, lo cual, por su­pues­to, tam­bién ge­ne­ró un cos­to pa­ra el PRD.

“La reali­dad es que de­ja­mos ahí un ni­cho de opor­tu­ni­dad que otra fran­ja de la iz­quier­da, otros par­ti­dos de iz­quier­da, la em­pe­za­ron a lle­nar y per­di­mos ese elec­to­ra­do que an­tes se iden­ti­fi­ca­ba con no­so­tros. El PRD tie­ne que re­co­brar esas ban­de­ras que le die­ron ori­gen”, ar­gu­men­tó.

Ze­pe­da Hernández di­jo que de ser ele­gi­do por sus com­pa­ñe­ros co­mo el pre­si­den­te del PRD bus­ca­rá reorien­tar los es­fuer­zos del par­ti­do a esos dos as­pec­tos, y al ca­mino de la vic­to­ria, an­tes de que al­go lo ame­na­ce con ex­tin­guir­se co­mo fuer­za po­lí­ti­ca.

Men­cio­nó que en ca­so de ser elec­to co­mo el lí­der na­cio­nal del PRD, su pos­tu­ra de alian­zas in­clui­rá a par­ti­dos de iz­quier­da, pe­ro tam­bién a fuer­zas co­mo Ac­ción Na­cio­nal, pues hoy la reali­dad del país de­man­da ju­bi­lar al ré­gi­men ca­du­co re­ins­tau­ra­do ha­ce cin­co años.

“Una vez que la reali­dad me ubi­có que An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor no quie­re na­da con no­so­tros, hay que bus­car otras al­ter­na­ti­vas de cam­bio en el país. Una po­si­bi­li­dad de ju­bi­lar es­te ré­gi­men ca­du­co que vol­vió a re­ins­tau­rar­se a par­tir del año 2012, es un fren­te am­plio don­de sí, es­té el PAN, pe­ro he­mos de­ci­di­do bus­car coin­ci­den­cias, no ahon­dar en las di­fe­ren­cias, que pac­te­mos un go­bierno de coa­li­ción, que pac­te­mos una tran­si­ción y un cam­bio de ré­gi­men pre­si­den­cial a un sis­te­ma se­mi­par­la­men­ta­rio don­de los pe­sos y con­tra­pe­sos sean efec­ti­vos”, pun­tua­li­zó.

DE­BE­MOS SA­LIR UNI­DOS

Ze­pe­da Hernández, quien for­ma par­te de la co­rrien­te in­ter­na de­no­mi­na­da Al­ter­na­ti­va De­mo­crá­ti­ca Na­cio­nal del PRD, sos­tu­vo que pe­se a que su co­rrien­te es la que ma­yor pe­so tie­ne den­tro del par­ti­do, bus­ca­rá que su elec­ción co­mo pre­si­den­te se dé por una­ni­mi­dad, pues, di­jo, más que nun­ca los pe­rre­dis­tas de­ben es­tar uni­dos.

“Quien sal­ga co­mo pre­si­den­te o pre­si­den­ta, no im­por­ta nom­bre, no im­por­ta de qué ex­pre­sión, de­be sa­lir con el res­pal­do to­tal de los pe­rre­dis­tas, por­que la etapa que vie­ne va a ser de­fi­ni­ti­va pa­ra el PRD. El PRD es­tá en un mo­men­to his­tó­ri­co don­de po­de­mos ga­nar la Pre­si­den­cia o pue­de em­pe­zar el pro­ce­so de ex­tin­ción”, re­fi­rió.

Agre­gó que en es­te mo­men­to las ma­yo­rías no pue­den apli­car­se de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca, por lo que así sean 99 com­pa­ñe­ros y que­de so­lo uno en con­tra se­rá ne­ce­sa­rio bus­car a ese pe­rre­dis­ta pa­ra que se lo­gre una­ni­mi­dad y pue­dan ele­gir a su di­ri­gen­te en to­tal con­sen­so.

NO ES UN SA­CRI­FI­CIO

Juan Ze­pe­da, de quien su ca­rre­ra po­lí­ti­ca es­tá li­ga­da al mu­ni­ci­pio de Ne­zahual­có­yotl don­de na­ció, fue pre­si­den­te mu­ni­ci­pal y arran­có su cam­pa­ña a la gu­ber­na­tu­ra el pa­sa­do 3 de abril, ase­ve­ró que no re­pre­sen­ta­rá nin­gún sa­cri­fi­cio que por ser pre­si­den­te del PRD no pue­da con­ten­der por al­gún pues­to de elec­ción po­pu­lar, pues se ha­bía men­cio­na­do que bus­ca­ría una se­na­du­ría.

“Si hay can­di­da­tu­ra, ahí es­ta­ré; si hay di­ri­gen­cia, ahí es­ta­ré. Pe­ro si no las hay, aún sin can­di­da­tu­ra o sin di­ri­gen­cia, no me voy del PRD. Me sien­to or­gu­llo­sa­men­te pe­rre­dis­ta. Yo le de­bo al PRD to­do lo que soy. Ten­go una leal­tad a to­da prue­ba, y aún sin can­di­da­tu­ra o di­ri­gen­cia, co­mo un pe­rre­dis­ta más, de ba­se, es­ta­ré apo­yan­do al PRD pa­ra que se re­com­pon­ga”, en­fa­ti­zó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.