Fue ex­pul­sa­do del PAN; va por una dipu­tación

Lle­va­ba ya el equi­va­len­te a 149.8% de las 5,817 que ne­ce­si­ta­ba, y de man­te­ner el rit­mo, po­dría du­pli­car en nú­me­ro re­que­ri­do

El Economista (México) - Los Políticos - - Independie­ntes - Por Li­dia Aris­ta

ÁNGEL A po­co más de sie­te me­ses de que fue­ra ex­pul­sa­do de la frac­ción le­gis­la­ti­va del PAN en el Con­gre­so de Nue­vo León, el dipu­tado Ángel Al­ber­to Ba­rro­so Co­rrea bus­ca ser can­di­da­to in­de­pen­dien­te a la dipu­tación fe­de­ral y des­de la se­ma­na pa­sa­da tie­ne ya las fir­mas ne­ce­sa­rias pa­ra lo­grar el re­gis­tro.

De acuer­do con el re­por­te del 22 de no­viem­bre pa­sa­do, es el as­pi­ran­te a can­di­da­to a dipu­tado fe­de­ral in­de­pen­dien­te que más fir­mas ha­bía jun­ta­do: lle­va­ba ya el equi­va­len­te a 149.8% de las 5,817 que ne­ce­si­ta­ba, y de man­te­ner el rit­mo, es­pe­ra du­pli­car en nú­me­ro re­que­ri­do al fi­nal del pe­rio­do que es el 11 de di­ciem­bre.

En en­tre­vis­ta ex­pli­có que mi­li­tó por más de 10 años en Ac­ción Na­cio­nal, pe­ro fue ex­pul­sa­do por sus com­pa­ñe­ros por ne­gar­se a vo­tar en el mis­mo sen­ti­do del gru­po en va­rias ocasiones.

Di­jo que los po­lí­ti­cos en ac­ti­vo de­ben en­ten­der que la sociedad me­xi­ca­na ya es­tá mu­cho más vi­gi­lan­te de lo que ha­cen sus re­pre­sen­tan­tes pú­bli­cos y más en las dipu­tacio­nes. “A mí me re­cla­ma­ban mu­cho, me lo pe­dían, me lo so­li­ci­ta­ban, en có­mo vo­tar al­gu­nas co­sas en el Con­gre­so de Nue­vo León”.

Ex­pu­so que a los in­de­pen­dien­tes más que en­ten­der­los co­mo una mar­ca, los ciu­da­da­nos los ubi­can co­mo po­lí­ti­cos sin par­ti­do, li­bres e in­de­pen­dien­tes en­tre sí.

“Más allá de lo que pue­da ge­ne­rar una mar­ca, creo que sí se va a pre­sen­tar en la pró­xi­ma elec­ción un vo­to cru­za­do, un vo­to mu­cho más pen­sa­do don­de po­drá el ciu­da­dano vo­tar de una ma­ne­ra pa­ra pre­si­den­te y otra pa­ra dipu­tado, et­cé­te­ra. Y creo que ca­da vez hay más ma­du­rez en el elec­to­ra­do neo­leo­nés”, di­jo.

HAY MU­CHAS BA­RRE­RAS, DI­CE

El le­gis­la­dor lo­cal in­di­có que la primera ba­rre­ra a la que se en­fren­tó al ini­cio de la cons­truc­ción de la can­di­da­tu­ra a la dipu­tación fe­de­ral fue el des­co­no­ci­mien­to ge­ne­ra­li­za­do no só­lo de la apli­ca­ción uti­li­za­da pa­ra re­ca­bar las fir­mas, sino del pro­ce­so en ge­ne­ral.

Pri­me­ro tu­vi­mos que ex­pli­car que aho­ra los me­xi­ca­nos tie­nen la op­ción de pos­tu­lar­se a un pues­to de elec­ción po­pu­lar sin la ayu­da de un par­ti­do po­lí­ti­co, la cual se tie­ne que bus­car con el res­pal­do de los ciu­da­da­nos; lue­go de­cir­les que ese apo­yo te­nía que ser por me­dio de una apli­ca­ción di­gi­tal.

Mu­chas per­so­nas no te­nían ni idea de que es­te pro­ce­so se es­ta­ba dan­do. “Nos pre­gun­ta­ban: ‘Pe­ro es­to ya es cam­pa­ña, ¿y aho­ra es la nue­va for­ma de vo­tar o qué?’”.

Men­cio­nó que afor­tu­na­da­men­te lue­go ini­ció el pe­rio­do pa­ra que los as­pi­ran­tes a can­di­da­tos a pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca co­men­za­ran la re­co­lec­ción de fir­mas, y co­mo ellos tie­nen más pre­sen­cia en los me­dios, en­ton­ces se fue co­no­cien­do más el pro­ce­so pa­ra con­se­guir el res­pal­do ciu­da­dano que le per­mi­ta a al­guien sin par­ti­do es­tar en la bo­le­ta elec­to­ral.

Con­si­de­ró que lo que de­bió ocu­rrir fue que el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral con an­ti­ci­pa­ción hi­cie­ra una cam­pa­ña de in­for­ma­ción pa­ra que to­dos los ciu­da­da­nos tu­vie­ran co­no­ci­mien­to de la exis­ten­cia de la fi­gu­ra de las can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes, así co­mo la for­ma en que se cons­tru­yen.

Con ba­se en su ex­pe­rien­cia, la apli­ca­ción del INE fun­cio­na “de ma­ra­vi­lla” con los ce­lu­la­res de ga­ma pre­mium, pe­ro el pro­ble­ma es que la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos tie­ne un ce­lu­lar de ga­ma me­dia, lo cual sig­ni­fi­ca que el pro­ce­so se ha­ce más len­to, por­que en un ce­lu­lar de ga­ma me­dia el pro­ce­so to­ma en­tre 10 y 15 mi­nu­tos le- van­tar la fir­ma, aun­que con una ac­tua­li­za­ción que se hi­zo el pro­me­dio es de en­tre cin­co y nue­ve mi­nu­tos en con­di­cio­nes idea­les.

Di­jo que en su ca­so ayu­dó el he­cho de que tie­ne que re­unir las fir­mas en mu­ni­ci­pios de la zo­na me­tro­po­li­ta­na de la ciu­dad de Nue­vo León, lo cual es más fá­cil que le­van­tar­las en zo­nas ru­ra­les.

Co­men­tó que es­tá con­fia­do en que los ciu­da­da­nos de su dis­tri­to ten­gan cla­ro que ya ne­ce­si­tan un cam­bio. “Es­tán har­tos de los po­lí­ti­cos de siem­pre, eso va a ser un be­ne­fi­cio pa­ra tu ser­vi­dor”.

Ex­pli­có que en una se­gun­da eta­pa, ya en cam­pa­ña, ten­drá que re­co­rrer casa por casa di­cien­do sus pro­pues­tas, y en­ton­ces sí ten­drá po­si­bi­li­dad de dar­se una idea de qué tan­ta fac­ti­bi­li­dad tie­ne de ga­nar en la elec­ción del 1 de ju­lio.

Pa­ra el as­pi­ran­te a can­di­da­to in­de­pen­dien­te hay una nue­va ge­ne­ra­ción de po­lí­ti­cos,al­gu­nos den­tro de los par­ti­dos, que es­tán con­ven­ci­dos de que quie­ren que las co­sas cam­bien en el país y ya lle­ga­rá el tiem­po pa­ra po­ner­se de acuer­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.