Atraer a los no priis­tas, es su área de opor­tu­ni­dad

Tie­ne ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­car con di­ver­sos sec­to­res por­que ma­ne­ja dis­tin­tos len­gua­jes, re­fie­re la es­tra­te­ga en co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada - Por Li­dia Aris­ta

En el desafío de cons­truir una can­di­da­tu­ra ga­na­do­ra en las elec­cio­nes del 2018, la prin­ci­pal opor­tu­ni­dad de Jo­sé An­to­nio Meade es, por su per­fil, po­der no só­lo atraer los vo­tos del PRI, sino tam­bién ro­bar al­gu­nos al Fren­te Ciu­da­dano, in­clu­so, ja­lar el de los in­de­ci­sos, plan­teó la es­pe­cia­lis­ta en co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca y ma­ne­jo de crisis, Gi­se­lle Perezblas.

En en­tre­vis­ta, ex­pli­có que el ex­se­cre­ta­rio de Ha­cien­da tie­ne la ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­car con di­ver­sos sec­to­res por­que ma­ne­ja dis­tin­tos len­gua­jes y co­no­ce di­ver­sas au­dien­cias, lo cual es un as­pec­to po­si­ti­vo cuan­do se es­tá en la bús­que­da de vo­tos. “Meade tie­ne la po­si­bi­li­dad de cre­cer ha­cia dis­tin­tos sec­to­res, no só­lo del PRI. Tie­ne la po­si­bi­li­dad de qui­tar­le vo­tos al Fren­te Ciu­da­dano por Mé­xi­co así co­mo atraer el vo­to de los in­de­ci­sos, in­clu­so po­dría neu­tra­li­zar el vo­to de enojo, no cam­biar los ne­ga­ti­vos de la mar­ca que re­pre­sen­ta el PRI”.

Di­jo que pa­ra atraer vo­tos de esos seg­men­tos por su­pues­to se­rá ne­ce­sa­ria una es­tra­te­gia, la cual de­be es­tar su­pe­di­ta a las ne­ce­si­da­des de la es­truc­tu­ra priis­ta y di­se­ña­da pa­ra con­ven­cer al ciu­da­dano.

Des­ta­có que, a di­fe­ren­cia de Meade, la úni­ca ma­ne­ra con la que po­dría cre­cer An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor en la in­ten­ción del vo­to es atra­yen­do a priis­tas enoja­dos, mien­tras que Meade no só­lo bus­ca­rá los del par­ti­do por el que es pos­tu­la­do, sino tam­bién los del PAN o el Fren­te Ciu­da­dano. Lo que sí, acla­ro: Meade no le qui­ta­rá vo­tos a AMLO por­que ya tie­ne pre­fe­ren­cia de­fi­ni­da en cier­tos sec­to­res de la po­bla­ción.

En ese ob­je­ti­vo, men­cio­nó, el pri­mer re­to de Meade es va­li­dar­se den­tro del priismo, pero no con ac­tos pro­to­co­la­rios co­mo su­ce­dió la se­ma­na pa­sa­da, cuan­do se reunió con los sec­to­res del par­ti­do así co­mo con sus or­ga­ni­za­cio­nes, sino con las es­truc­tu­ras te­rri­to­ria­les.

Otra de las opor­tu­ni­da­des que la can­di­da­tu­ra tie­ne, se­ña­ló, es que la fi­gu­ra de Meade Ku­ri­bre­ña es muy ami­ga­ble pa­ra las mu­je­res y ello to­ma re­le­van­cia cuan­do se con­si­de­ra que 52% de la lis­ta no­mi­nal lo com­po­ne el sec­tor fe­me­nino.

MEADE PIER­DE VEN­TA­JA

Perezblas con­si­de­ra que la prin­ci­pal ven­ta­ja que te­nía la can­di­da­tu­ra de Jo­sé An­to­nio Meade era no con­tar con mi­li­tan­cia en al­gún par­ti­do po­lí­ti­co, sin em­bar­go, és­ta se per­dió por la for­ma en que fue un­gi­do co­mo can­di­da­to.

Di­jo que el pro­ce­so en el que lo es­tán cons­tru­yen­do co­mo can­di­da­to es­tá ale­jan­do a las au­dien­cias ciu­da­da­nas.

En ese sen­ti­do la es­pe­cia­lis­ta ex­pu­so que la va­li­da­ción ha­cia den­tro del par­ti­do no te­nía que ha­ber­se da­do con to­dos los es­que­mas más re­pro­ba­dos por la ciu­da­da­nía por par­te del PRI.

Des­de su pers­pec­ti­va, uno de los ne­ga­ti­vos que ten­drá la can­di­da­tu­ra de Meade no ne­ce­sa­ria­men­te es la mar­ca PRI o el mis­mo per­fil del can­di­da­to, sino la ma­ne­ra en que se ha desa­rro­lla­do el pro­ce­so pa­ra nom­brar­lo can­di­da­to.

“El des­ta­pe, el del­fín, el de­da­zo, eran una es­pe­cie de re­fe­ren­te co­mún pero ha­bía ge­ne­ra­cio­nes en­te­ras que no sa­bían a qué se re­fe­rían, y de pron­to se dio una de­sig­na­ción co­mo de reality show”.

Fo­to: cor­te­sía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.