La in­de­pen­den­cia del fis­cal es res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos

A na­die le con­vie­ne pos­po­ner el nom­bra­mien­to del ti­tu­lar de la Fe­pa­de, re­mar­ca el se­na­dor del PRI

El Economista (México) - Los Políticos - - Fiscal Electoral - Por Li­dia Aris­ta

Es fal­so que el PRI bus­que co­lo­car un fis­cal elec­to­ral “a mo­do”, lo cual in­clu­so no pue­de ha­cer pues la de­sig­na­ción de quien se­rá el ti­tu­lar de la Fis­ca­lía Es­pe­cia­li­za­da pa­ra la Aten­ción de De­li­tos Elec­to­ra­les (Fe­pa­de) co­rres­pon­de a las dos ter­ce­ras par­tes del Se­na­do de la Re­pú­bli­ca; el com­pro­mi­so del tri­co­lor es apo­yar a un hom­bre o mu­jer im­par­cial, sin víncu­los par­ti­dis­tas y con la pre­pa­ra­ción y ex­pe­rien­cia re­que­ri­da, ase­gu­ró ta­jan­te En­ri­que Bur­gos.

En en­tre­vis­ta, el in­te­gran­te de la Co­mi­sión de Jus­ti­cia del Se­na­do de la Re­pú­bli­ca ase­ve­ró que el gru­po le­gis­la­ti­vo del PRI es­tá com­pro­me­ti­do a que es­ta mis­ma se­ma­na que­de com­ple­ta­do el nom­bra­mien­to de quien se­rá el fis­cal elec­to­ral, pe­ro so­bre to­do en que se eli­ja al me­jor per­fil pa­ra ese car­go.

“Hay un com­pro­mi­so de to­dos pa­ra que la Fis­ca­lía sea un com­po­nen­te creí­ble, un com­po­nen­te de los ele­men­tos que real­men­te den cer­ti­dum­bre, se­gu­ri­dad y con­fian­za al pro­ce­so elec­to­ral, pa­ra eso se ten­drá que se­lec­cio­nar al per­fil que dé esas ga­ran­tías, que no ten­ga com­pro­mi­sos con nin­gún par­ti­do po­lí­ti­co, con nin­gún per­so­na­je po­lí­ti­co, sino que sea su pro­pia tra­yec­to­ria la que le per­mi­ta ac­ce­der a esa res­pon­sa­bi­li­dad”.

El tam­bién ex­go­ber­na­dor de Que­ré­ta­ro re­cha­zó los se­ña­la­mien­tos de quie­nes ase­gu­ran la des­ti­tu­ción de Santiago Nieto co­mo fis­cal elec­to­ral res­pon­dió a que el PRI quie­re co­lo­car en ese es­pa­cio a al­guien afín a su par­ti­do. “En­tre los as­pi­ran­tes hay una amal­ga­ma de dis­tin­tas per­so­na­li­da­des con dis­tin­tas tra­yec­to­rias y orí­ge­nes, de tal ma­ne­ra que no hay po­si­bi­li­dad de que el PRI pue­da po­ner al­guien a su gus­to o que pue­da pri­vi­le­giar a al­guien en lo par­ti­cu­lar”.

El le­gis­la­dor ma­ni­fes­tó que el hom­bre o mu­jer que se eli­ja se­rá res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos los que in­te­gran el Se­na­do, pues en esa ins­tan­cia le­gis­la­ti­va, na­die pue­de im­po­ner de­sig­na­cio­nes sin el aval de la ma­yo­ría.

“Es un Se­na­do en el que par­ti­ci­pan cin­co agru­pa­cio­nes po­lí­ti­cas, de tal ma­ne­ra que sien­do un nom­bra­mien­to que re­quie­re ma­yo­ría ca­li­fi­ca­da, es de­cir que re­quie­re dos ter­cios, sí re­quie­re acuer­dos. Nin­gún par­ti­do po­lí­ti­co pue­de im­po­ner a nin­gún pro­yec­to, a nin­gún can­di­da­to. Re­cor­de­mos que el PRI no tie­ne ni si­quie­ra la mi­tad del Se­na­do”.

AELIMINAR CAN­DA­DOS FUE PA­RA TENER MÁS OP­CIO­NES

Bur­gos García di­jo que a na­die le con­vie­ne pos­po­ner el nom­bra­mien­to del fis­cal elec­to­ral y mu­cho me­nos in­ten­tar co­lo­car a al­guien “a mo­do” so­bre to­do en me­dio de un pro­ce­so elec­to­ral tan com­pe­ti­ti­vo co­mo el del 2018.

“De por me­dio es mu­chí­si­mo lo que se jue­ga. Na­die pue­de ti­tu­bear o tra­tar de pri­vi­le­giar a al­gu­na per­so­na, por el con­tra­rio eso se­ría da­ñar la le­gi­ti­mi­dad y cre­di­bi­li­dad del pro­ce­so. Tie­ne que ser el me­jor per­fil, el me­jor ca­li­fi­ca­do, el más creí­ble al que se eli­ja”.

El le­gis­la­dor que­re­tano re­cor­dó que al eli­mi­nar el “can­da­do” pa­ra que ya no sea re­qui­si­to no tener un an­te­ce­den­te o vincu­lo par­ti­dis­ta seis años an­tes de ser nom­bra­do fis­cal, só­lo res­pon­dió a dar­les la opor­tu­ni­dad a más ciu­da­da­nos pre­pa­ra­dos a par­ti­ci­par en el pro­ce­so pa­ra ele­gir al nue­vo ti­tu­lar de la Fe­pa­de.

“Lo que ocu­rrió es que prác­ti­ca­men­te to­da la ciu­da­da­nía tie­ne al­gún víncu­lo con al­gún par­ti­do po­lí­ti­co o por­que fue re­pre­sen­tan­te de al­gún par­ti­do en al­gu­na ca­si­lla, o por­que ha­ce tiempo tu­vo la res­pon­sa­bi­li­dad de al­gún car­go pú­bli­co, por­que fue re­gi­dor, dipu­tado, prác­ti­ca­men­te to­dos tie­nen un víncu­lo de par­ti­do de al­gu­na ma­ne­ra. Lo im­por­tan­te es que se des­pren­dan de esa fun­ción y que en­tien­dan que en­tran a otra or­bi­ta en don­de la per­te­nen­cia par­ti­dis­ta de­be que­dar ab­so­lu­ta­men­te de la­do”, ma­ni­fes­tó.

No hay po­si­bi­li­dad de que el PRI pue­da po­ner al­guien a su gus­to o que pue­da pri­vi­le­giar a al­guien en lo par­ti­cu­lar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.