PVEM ex­po­ne su úni­ca gu­ber­na­tu­ra

PRI-PVEM aún no de­fi­nen sí irán en alian­za; en lo que se­rá su pri­me­ra elec­ción, Mo­re­na tie­ne po­si­bi­li­da­des de vic­to­ria

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada - Por Li­dia Aris­ta

En me­dio de la re­cons­truc­ción por los sis­mos de sep­tiem­bre pa­sa­do, Chia­pas se pre­pa­ra pa­ra re­no­var su gu­ber­na­tu­ra, Con­gre­so lo­cal y ayun­ta­mien­tos. Aun­que ha­ce seis años la alian­za PRI- Par­ti­do Ver­de lo­gró el triun­fo con una am­plia ven­ta­ja, pa­ra el pró­xi­mo 1 de ju­lio se vis­lum­bra una com­pe­ten­cia más com­ple­ja don­de esos par­ti­dos po­drían com­pe­tir se­pa­ra­dos y un nue­vo ac­tor po­lí­ti­co, Mo­re­na, po­dría dispu­tar se­ria­men­te el Eje­cu­ti­vo es­ta­tal.

Aun­que hoy el PVEM es la pri­me­ra fuer­za po­lí­ti­ca al en­ca­be­zar el go­bierno del es­ta­do, 16 de los 40 es­pa­cios en el Con­gre­so lo­cal y 59 de los 122 mu­ni­ci­pios, las en­cues­tas que mi­den la in­ten­ción del vo­to co­lo­can a Mo­re­na co­mo la se­gun­da me­jor po­si­cio­na­da en­tre las pre­fe­ren­cias de los chia­pa­ne­cos rum­bo a ju­lio pró­xi­mo.

CRUJE LA ALIAN­ZA PRI-PVEM

La alian­za elec­to­ral en­tre el Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal y el Ver­de Eco­lo­gis­ta se pu­so en du­da, pues con­cre­tar­la o no de­pen­día de en quién re­cae­ría la no­mi­na­ción pa­ra bus­car la con­ti­nui­dad. Por un la­do, el PVEM se­ña­ló que a ellos les co­rres­pon­día en­ca­be­zar la coa­li­ción pa­ra el 2018, e in­clu­so ad­vir­tie­ron que si la can­di­da­tu­ra era de­fi­ni­da por el PRI, irían a la com­pe­ten­cia so­los.

Lue­go de que su as­pi­ra­ción a ocu­par la can­di­da­tu­ra a la Pre­si­den­cia de Mé­xi­co por el PRI no pros­pe­ró, el go­ber­na­dor, Ma­nuel Ve­las­co Coe­llo se con­cen­tró en ope­rar po­lí­ti­ca­men­te pa­ra lo­grar que el Ver­de se man­ten­ga en la gu­ber­na­tu­ra a pe­sar de que su abue­lo Fer­nan­do Ve­las­co Coe­llo, ma­ni­fes­tó pú­bli­ca­men­te su apo­yo a An­drés Ma­nuel López Obra­dor co­mo el me­jor can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca pa­ra el 2018.

Pa­ra ser el aban­de­ra­do, las car­tas fuer­tes del go­ber­na­dor sa­lien­te son el pre­si­den­te del Con­gre­so es­ta­tal, Eduardo Ra­mí­rez, y el se­na­dor Luis Ar­man­do Mel­gar.

El Ver­de in­clu­so pu­bli­có un des­ple­ga­do don­de exi­gían pos­tu­lar a can­di­da­tos sur­gi­dos de sus filas, pues el par­ti­do es com­pe­ti­ti­vo por sí so­lo. En Chia­pas, por ejem­plo, des­ta­ca­ron que pa­sa­ron de ser go­bierno en cua­tro mu­ni­ci­pios en el 2001 a ga­nar 59 en el 2015, lo que re­pre­sen­ta go­ber­nar 3 mi­llo­nes 500,000 chia­pa­ne­cos.

Mien­tras, en el Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal ha pre­do­mi­na­do la di­vi­sión. Gru­pos del priis­mo lo­cal re­pro­cha­ron al lí­der na­cio­nal del PRI, En­ri­que Ochoa, aban­do­nar al par­ti­do en ese es­ta­do, ade­más de que re­cla­ma­ron que el lí­der es­ta­tal y se­na­dor de la Re­pú­bli­ca, Ro­ber­to Al­bo­res Glea­son, am­plió su pe­rio­do que de­bía ter­mi­nar en el 2015, pa­ra im­pul­sar su can­di­da­tu­ra a la gu­ber­na­tu­ra.

Ade­más de ser se­ña­la­do de ne­gar­se a de­jar la di­ri­gen­cia, Al­bo­res Glea­son fue in­ves­ti­ga­do por la Fis­ca­lía Es­pe­cia­li­za­da pa­ra la Aten­ción de De­li­tos Elec­to­ra­les por­que su­pues­ta­men­te con­di­cio­nó a be­ne­fi­cia­rios del pro­gra­ma Pros­pe­ra la ayu­da a cam­bio de acu­dir a su in­for­me de la­bo­res co­mo le­gis­la­dor. Otro priis­ta que tam­bién es men­cio­na­do pa­ra com­pe­tir por la can­di­da­tu­ra es el dipu­tado lo­cal, Willy Ochoa, quien in­clu­so se afir­ma ha im­pul­sa­do un pro­gra­ma pa­ra re­ga­lar pan­ta­lo­nes a los chia­pa­ne­cos mar­ca­dos con una W. El ex­se­cre­ta­rio del Cam­po es­ta­tal, Jo­sé An­to­nio Agui­lar Bo­de­gas, era otro de los per­fi­les que tam­bién se men­cio­na­ban pa­ra ser el aban­de­ra­do a la gu­ber­na­tu­ra. Sin em­bar­go, ha­ce unos días re­nun­ció a sus más de 40 años de mi­li­tan­cia priis­ta por la des­com­po­si­ción que ha vi­vi­do ese ins­ti­tu­to po­lí­ti­co en ese es­ta­do.

LA APUES­TA DE MO­RE­NA

En el que se­rá su debut en la com­pe­ten­cia por una gu­ber­na­tu­ra, Mo­re­na ya tie­ne per­fi­la­do a quien se­rá su can­di­da­to a go­ber­na­dor.

Aun­que el nom­bre más men­cio­na­do era el del se­na­dor chia­pa­ne­co, Zoé Ro­ble­do, Ru­ti­lio Escandón fue nom­bra­do co­mo coor­di­na­dor or­ga­ni­za­ti­vo de Mo­re­na, car­go que de fac­to lo con­ver­tía en el aban­de­ra­do de ese ins­ti­tu­to po­lí­ti­co.

Zoé Ro­ble­do di­jo que aun­que era su as­pi­ra­ción ser el pri­mer go­ber­na­dor de Mo­re­na en ese es­ta­do, és­te era mo­men­to de an­te­po­ner los in­tere­ses de los chia­pa­ne­cos a los per­so­na­les. “Es­te es mo­men­to pa­ra es­tar uni­dos. La ba­ta­lla no es­tá al in­te­rior de nues­tro par­ti­do, sino afue­ra”, ase­gu­ró.

Las otras fuer­zas po­lí­ti­cas aún no han de­fi­ni­do a los hom­bres y mu­je­res que arran­ca­ran su pre­cam­pa­ña el pró­xi­mo 23 de enero en bus­ca de la can­di­da­tu­ra a la gu­ber­na­tu­ra.

Fo­to: ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.