Era elec­ción de trá­mi­te; aho­ra se­rá a ter­cios

La pe­lea por la gu­ber­na­tu­ra en­tre los Yu­nes y Cuitláhuac se pre­vé tan ce­rra­da que in­clu­so po­dría ter­mi­nar en tri­bu­na­les

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada - Por Li­dia Aris­ta

La pe­lea por la gu­ber­na­tu­ra de Ve­ra­cruz pa­só de ser una elec­ción de trá­mi­te en la que el hi­jo del go­ber­na­dor sa­lien­te, Mi­guel Án­gel Yu­nes Már­quez, po­día ga­nar con una cla­ra ven­ta­ja a ser una con­fron­ta­ción a ter­cios en las que tan­to el pre­can­di­da­to del PRI, Jo­sé Yu­nes Zo­rri­lla, y el de Mo­re­na, Cuitláhuac Gar­cía, tie­nen po­si­bi­li­da­des reales de triun­far. La con­tien­da se pre­vé tan ce­rra­da, que in­clu­so po­dría ter­mi­nar en tri­bu­na­les.

Has­ta ha­ce al­gu­nos me­ses, se con­si­de­ra­ba co­mo can­di­da­to “na­tu­ral” a su­ce­der a Mi­guel Án­gel Yu­nes al pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Bo­ca del Río, por lo que to­do parecía in­di­car que só­lo ha­bría un cambio de es­ta­fe­ta en­tre pa­dre e hi­jo. Sin em­bar­go los pro­ble­mas por los que atra­vie­sa el es­ta­do, par­ti­cu­lar­men­te los de insegurida­d, el fac­tor Javier Duar­te y la po­si­bi­li­dad de que ha­ya efec­tos do­mi­nó de las can­di­da­tu­ras pre­si­den­cia­les de Jo­sé An­to­nio Mea­de y de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor en el es­ta­do han pro­pi­cia­do que la gu­ber­na­tu­ra la pue­da ga­nar cual­quie­ra de las tres prin­ci­pa­les ofer­tas po­lí­ti­cas que fi­gu­ra­rán en la bo­le­ta elec­to­ral.

Pa­ra el pe­rio­dis­ta ve­ra­cru­zano Ale­jan­dro Agui­rre la elec­ción se­rá a ter­cios y bas­tan­te ce­rra­da, en la que al can­di­da­to de la alian­za en el go­bierno, PAN-PRD, no le bas­ta­rá con­tar con el apo­yo de su pa­dre, el go­ber­na­dor, pa­ra ga­nar­le a Jo­sé Yu­nes Zo­rri­lla quien tie­ne una ima­gen de po­lí­ti­co ho­nes­to y que ten­drá co­mo ban­de­ra el com­ba­te a la insegurida­d pú­bli­ca, o pa­ra fre­nar a Cuitláhuac Gar­cía que por se­gun­da vez bus­ca la gu­ber­na­tu­ra y que cuen­ta con to­da la fuer­za que re­pre­sen­ta la fi­gu­ra de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

“Son tres can­di­da­tos que sí van a te­ner vo­ta­ción y que van a di­vi­dir el vo­to en tres par­tes, por lo que se­rá una elec­ción a ter­cios don­de la di­fe­ren­cia en­tre el pri­me­ro y ter­ce­ro no va a ser am­plia, se­rá cor­ta y po­dría ir­se has­ta tri­bu­na­les”.

En bus­ca de la con­ti­nui­dad, Yu­nes Már­quez tie­ne cla­ro que de­be apos­tar por una cam­pa­ña pa­ra con­ven­cer a los ve­ra­cru­za­nos que des­pués “del ti­ra­de­ro” que les de­jó Javier Duar­te dos años fue­ron in­su­fi­cien­tes pa­ra trans­for­mar al es­ta­do y que ese pe­rio­do só­lo sir­vió pa­ra mar­car el ca­mino del pro­gre­so, y que si le dan la opor­tu­ni­dad de go­ber­nar seis años se po­drán ca­pi­ta­li­zar los es­fuer­zos que tra­jo la al­ter­nan­cia.

En el ca­so de Yu­nes Zo­rri­lla po­dría apos­tar a un dis­cur­so en el que pon­ga de ma­ni­fies­to que Mi­guel Án­gel Yu­nes ha si­do in­ca­paz de re­sol­ver los pro­ble­mas de Ve­ra­cruz co­mo lo son las fi­nan­zas y la insegurida­d pú­bli­ca. En­ton­ces pre­gun­ta­rá a los ciu­da­da­nos: ¿pa­ra qué más de lo mis­mo, pa­ra qué otro Yu­nes?.

Mien­tras que Cuitláhuac po­dría apro­ve­char el he­cho de que sus ad­ver­sa­rios, a pe­sar de no ser fa­mi­lia­res, com­par­ten el ape­lli­do Yu­nes, pa­ra de­cir que el cambio ver­da­de­ro lle­ga­rá só­lo con Mo­re­na.

Pe­ro quien quie­ra ga­nar Ve­ra­cruz ne­ce­sa­ria­men­te de­be­rá pre­sen­tar en su pla­ta­for­ma de go­bierno un plan in­te­gral que per­mi­ta al es­ta­do re­cu­pe­rar su se­gu­ri­dad pú­bli­ca y, co­mo se­gun­do tér­mino, un pro­yec­to a re­ver­tir el que­bran­to fi­nan­cie­ro de la en­ti­dad.

DUAR­TE SE­GUI­RÁ SIEN­DO FAC­TOR

El ca­so del go­ber­na­dor Javier Duar­te se­gui­rá sien­do un fac­tor im­por­tan­te du­ran­te las elec­cio­nes pa­ra re­no­var la gu­ber­na­tu­ra de Ve­ra­cruz, es­ta­do que con­cen­tra el ter­cer pa­drón más gran­de del país.

El he­cho de que su jui­cio se coin­ci­da con el de­sa­rro­llo de la elec­ción tan­to es­ta­tal co­mo fe­de- ral es mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra que los can­di­da­tos de Mo­re­na y PANPRD-MC pue­dan ha­cer uso pa­ra ata­car al aban­de­ra­do del PRI.

“Javier Duar­te se­gui­rá sien­do un he­cho que apro­ve­cha­ran tan­to los pre­can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca co­mo los can­di­da­tos al go­bierno de Ve­ra­cruz, Javier Duar­te si­gue sien­do fac­tor y con ba­se en el apro­ve­cha­mien­to que ca­da can­di­da­to a ni­vel es­ta­tal o fe­de­ral sig­ni­fi­ca­rá ga­nar o per­der vo­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.