AMLO y la li­ber­tad de ex­pre­sión

El Economista (México) - Los Políticos - - Portada -

re­ce de las he­rra­mien­tas teó­ri­cas y con­cep­tua­les pa­ra ha­cer fren­te a la crí­ti­ca o a la ex­po­si­ción cla­ra de ideas. Por eso se que­da en el co­men­ta­rio su­per­fi­cial. Til­dar a Sil­va-Her­zog de “fi­fí”, ha­bla de la ig­no­ran­cia conceptual del Pe­je. Se­gún la Real Aca­de­mia de la Len­gua, la pa­la­bra fi­fí es de uso co­lo­quial en Mé­xi­co, Argentina, Uru­guay y El Sal­va­dor, y se usa pa­ra re­fe­rir­se a una per­so­na pre­su­mi­da y ocu­pa­da en se­guir las mo­das. Que se se­pa, Sil­vaHer­zog Márquez no cae en la de­fi­ni­ción. Tam­po­co se tra­ta de un per­so­na­je con­ser­va­dor, sino de un agu­do ana­lis­ta po­lí­ti­co con un es­plén­di­do ba­ga­je cul­tu­ral, cu­yas ideas son de cor­te li­be­ral. Al pa­re­cer, pa­ra López Obra­dor li­be­ra­lis­mo y con­ser­va­du­ris­mo son lo mis­mo… lo que de ver­dad asus­ta, pues son con­cep­tos que un po­li­tó­lo­go de­be co­no­cer por fuer­za.

La mo­les­tia de­ri­vó de que An­drés Ma­nuel López Obra­dor se sin­tió ex­hi­bi­do; des­ba­ra­ta­ron la ima­gen de tri­go lim­pio que pre­ten­de ser. Él sa­be, por­que es in­te­li­gen­te, que los con­cep­tos po­lí­ti­cos, la teo­ría y la fi­lo­so­fía no son lo su­yo; no con­cu­rre al de­ba­te de las ideas, por­que no es la are­na en la que se desen­vuel­ve bien. De ahí su aver­sión a quie­nes tie­nen una for­ma­ción aca­dé­mi­ca e in­te­lec­tual só­li­da, que de un plu­ma­zo pue­den tum­bar sus pro­pues­tas y pro­me­sas, des­nu­dar sus fa­llas y con­tra­dic­cio­nes, co­mo co­bi­jar a ac­to­res po­lí­ti­cos de que él mis­mo ha­bía ubi­ca­do en la ma­fia del po­der. Que no se­pa uti­li­zar ad­je­ti­vos co­mo “fi­fí” y “fre­sa”, da lo mis­mo, pe­ro que no ten­ga cla­ro las di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas es muy gra­ve.

La se­gun­da anéc­do­ta de la se­ma­na: el ar­tícu­lo de Ray­mun­do Rivapalaci­o so­bre el pa­pel pre­pon­de­ran­te de los tres hi­jos ma­yo­res de López Obra­dor en la cam­pa­ña. La res­pues­ta fue se­ña­lar a la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción co­mo el ori­gen de la in­for­ma­ción y cul­par al Ci­sen por es­piar e in­va­dir la pri­va­ci­dad de sus hi­jos. Ase­gu­ró que sa­be con cer­te­za el ori­gen de los “in­fun­dios” por­que al­gu­nos sim­pa­ti­zan­tes le ha­cen lle­gar los in­for­mes del Ci­sen, el cual des­apa­re­ce­rá si lle­ga a ser pre­si­den­te. Ojo con las fil­tra­cio­nes. ¿Có­mo se le pue­de ocu­rrir si­quie­ra de­cir que pres­cin­di­rá de las la­bo­res de in­te­li­gen­cia gu­ber­na­men­tal? To­do Es­ta­do na­cio­nal re­quie­re de la uti­li­za­ción de ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia pa­ra ga­ran­ti­zar la go­ber­na­bi­li­dad y es ab­so­lu­ta­men­te le­gí­ti­mo que lo ha­ga.

La ter­ce­ra anéc­do­ta: el tuit de John Ac­ker­man, “Si nos vuel­ven a ro­bar la elec­ción, va a ha­ber chin­ga­da­zos” (sic). Ade­más de la ele­gan­cia del len­gua­je, es­tán la ame­na­za la­ten­te y la ad­ver­ten­cia de que no ha­brá más ver­dad que la su­ya. Y la úl­ti­ma anéc­do­ta, la or­den da­da a los can­di­da­tos de Mo­re­na de no cri­ti­car­se pú­bli­ca­men­te ni en­tre sí, que­dan­do es­tric­ta­men­te prohi­bi­da la crí­ti­ca al par­ti­do y a su di­ri­gen­cia, so pe­na de la can­ce­la­ción de la can­di­da­tu­ra. Su­pon­go que es­te ti­po de me­di­das eran co­mu­nes en el Par­ti­do Na­zi y el PCUS… Ha­blá­ba­mos de li­ber­tad de ex­pre­sión y de­mo­cra­cia, ¿no?

Fo­to: cuartoscur­o

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.