Dr. Ed­gar Or­tiz Arellano,

El Economista (México) - Los Políticos - - Mancera/cdmx -

ca­te­drá­ti­co de la UNAM y so­cio pre­si­den­te de Bis­ma­rek Con­sul­to­ría SC.

El go­bierno de Mi­guel Án­gel Man­ce­ra de­ja mu­chos pen­dien­tes pa­ra la Ciu­dad de Mé­xi­co, en te­mas co­mo se­gu­ri­dad pública, or­de­na­mien­to ur­bano, mo­vi­li­dad y por su­pues­to trans­pa­ren­cia; en­tre mu­chos otros pro­ble­mas que la ca­pi­tal en­fren­ta y que Man­ce­ra só­lo apli­có pa­lia­ti­vos, des­pil­fa­rran­do el bono de­mo­crá­ti­co y de le­gi­ti­mi­dad que te­nía cuan­do asu­mió el car­go de je­fe de Go­bierno en 2012.

An­te las di­fi­cul­ta­des que pre­sen­ta una ciu­dad tan com­ple­ja co­mo es la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca, Man­ce­ra de­ja­rá su en­car­go, ya que el PRD (par­ti­do al que no per­te­ne­ce, pe­ro sí con­tro­la) en coa­li­ción con Ac­ción Na­cio­nal y Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano de­ci­die­ron pro­po­ner­lo co­mo can­di­da­to al Se­na­do, en­vian­do con es­te ac­to una se­ñal ne­ga­ti­va an­te las de­man­das ciu­da­da­nas de que los go­ber­nan­tes cum­plan con sus obli­ga­cio­nes y pro­me­sas de cam­pa­ña, pe­ro al pa­re­cer aquí es al re­vés, el dar pé­si­mos re­sul­ta­dos es pre­mia­do con cu­ru­les, fue­ros y pri­vi­le­gios, que en un ré­gi­men ple­na­men­te de­mo­crá­ti­co sim­ple­men­te se­rían inacep­ta­bles. »

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.