ABC del de­ba­te pre­si­den­cial

El Economista (México) - Los Políticos - - Voto 2018 - Mó­ni­ca Uri­be

Co­sas de la edad, de ser Ge­ne­ra­ción X o de la sem­pi­ter­na cu­rio­si­dad que sien­to por los fe­nó­me­nos po­lí­ti­cos, acep­to que es­ta­ré el pró­xi­mo do­min­go 22 de abril a las 8:00 de la no­che en pun­to sen­ta­da frente a la te­le, con una li­bre­ta pa­ra apun­tar al­gu­nas fra­ses de los can­di­da­tos, con la compu­tado­ra abier­ta con Facebook, con la ta­ble­ta en Twit­ter, y el ce­lu­lar en What­sApp. Hay que en­te­rar­se de los chis­mes en tiem­po real. Por ofi­cio, des­de 1994 no me pier­do los de­ba­tes pre­si­den­cia­les. Es co­mo el ban­de­ra­zo de sa­li­da de la elección y re­sul­ta bas­tan­te di­ver­ti­do —en gus­tos no se dis­cu­te— ob­ser­var a los can­di­da­tos, el atuen­do ele­gi­do, la co­mu­ni­ca­ción no ver­bal, lo que efec­ti­va­men­te di­cen, y por su­pues­to, tra­tar de es­cu­dri­ñar lo que se guar­dan. En es­ta oca­sión pro­me­te ser más di­ver­ti­do, por­que el for­ma­to ha cam­bia­do. Has­ta par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na va a ha­ber.

El pri­mer de­ba­te se­gu­ro ten­drá au­dien­cia. Aun­que só­lo sea a vue­lo de pá­ja­ro, apenas un ra­to, o yen­do y vi­nien­do de la co­ci­na a la te­le, por aque­llo de que es me­jor ver el de­ba­te en bo­la —hay que in­ven­tar una reunión pa­ra chis­mo­rrear-cri­ti­car al can­di­da­to que peor nos cai­ga—, mu­chí­si­mos me­xi­ca­nos es­ta­re­mos pen­dien­tes de lo que los can­di­da­tos di­cen so­bre lo que pien­san ha­cer si lle­gan al po­der. Pe­ro tam­bién ha­brá mon­to­nes de ciu­da­da­nos que de plano le da­rán la vuel­ta al de­ba­te por ra­zo­nes tan di­ver­sas co­mo que ya sa­ben por quién van a vo­tar, por­que no tie­nen tiem­po, por­que les aburre o por­que les im­por­ta un so­be­rano cacahuate, lo que en tér­mi­nos per­so­na­les es vá­li­do, pe­ro la ciu­da­da­nía im­pli­ca sa­cri­fi­cios y uno de ellos es en­te­rar­nos acer­ca de lo que plan­tean los can­di­da­tos a los car­gos de elección po­pu­lar y ejer­cer el vo­to ra­zo­na­do. Sé que es una as­pi­ra­ción ma­yor pa­ra una ciu­da­da­nía re­la­ti­va­men­te apá­ti­ca, que se que­ja y con ra­zón, pe­ro no par­ti­ci­pa.

Por eso recomiendo echar un vis­ta­zo al pri­mer de­ba­te, aun­que sea por cu­rio­si­dad mal­sa­na. Ya si quieren abun­dar en el te­ma, se­gu­ra­men­te los me­dios ten­drán la ama­bi­li­dad de ha­cer re­sú­me­nes in­me­dia­tos. Twit­ter va a ser una he­rra­mien­ta in­sus­ti­tui­ble, por­que per­mi­te ver qué es lo que las per­so­nas res­ca­tan a bo­te pron­to de las res­pues­tas de los can­di­da­tos, qué es lo que más les mo­les­ta, qué re­sul­to irre­le­van­te; en fin, se­rá una ca­ji­ta de sor­pre­sas. Pe­ro más que na­da, Twit­ter va a ser la fuen­te im­pres­cin­di­ble pa­ra los que quie­ran sa­ber qué di­je­ron, pe­ro les da una pe­re­za enor­me sen­tar­se ca­si dos ho­ras pa­ra ver a cin­co per­so­na­jes pe­lear­se en lo abs­trac­to. La ver­dad es que el de­ba­te de cin­co can­di­da­tos me pa­re­ce com­pli­ca­do y una pér­di­da de tiem­po, por­que ni Margarita ni el Bron­co me­re­cen es­tar en la bo­le­ta. Pe­ro el Tri­bu­nal Elec­to­ral no pien­sa lo mis­mo, una pe­na…

El te­ma de es­te pri­mer de­ba­te se­rá “Po­lí­ti­ca y Go­bierno”. Muy am­plio y mu­cha te­la de dón­de cor­tar. Me­nos mal que hay sub­te­mas: Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca y Vio­len­cia, así co­mo De­mo­cra­cia y Vul­ne­ra­bi­li­dad, pe­ro aun así son te­mas enor­mes, cu­ya sim­pli­fi­ca­ción pue­de lle­var a lec­tu­ras erró­neas de las pro­pues­tas. Es­pe­re­mos que los can­di­da­tos se es­me­ren en pro­po­ner co­sas cla­ras con­cre­tas, rea­li­za­bles y con­se­cuen­tes con la reali­dad del país y del mun­do. Oja­lá los can­di­da­tos no se dis­per­sen, ten­ta­dos por el an­ta­go­nis­mo. Es­pe­cial­men­te, me gus­ta­ría ver a AMLO más flui­do, pri­me­ro, pa­ra que di­ga al­go in­te­li­gi­ble de co­rri­di­to y, se­gun­do, pa­ra que el de­ba­te no sea an­ti­cli­má­ti­co.

Por eso la ta­rea de los mo­de­ra­do­res Denise Maer­ker, Azu­ce­na Ures­ti y Ser­gio Sar­mien­to du­ran­te ese par de ho­ras va a ser ti­tá­ni­ca. Las pre­gun­tas que los tres mo­de­ra­do­res for­mu­len a los can­di­da­tos pro­ven­drán de las en­cues­tas, es­tu­dios y son­deos de opinión que se hi­cie­ron a la ciu­da­da­nía. Eso es un avan­ce, por­que se­rán pre­gun­tas fun­da­das en la reali­dad, in­de­pen­dien­te­men­te de la agen­da de los mo­de­ra­do­res, cu­ya neu­tra­li­dad hay que re­co­no­cer, que es acep­ta­ble en la me­di­da de lo po­si­ble.

Otra co­sa, muy im­por­tan­te a mi jui­cio: las pre­gun­tas de los mo­de­ra­do­res no po­drán ser so­cia­li­za­das de an­te­mano. Ello su­po­ne que los can­di­da­tos de­be­rán ir só­li­da­men­te in­for­ma­dos so­bre los te­mas pro­pues­tos. Los ase­so­res ten­drán que ha­cer un tra­ba­jo de aná­li­sis y sín­te­sis im­pe­ca­ble, mien­tras que los can­di­da­tos ten­drán que en­sa­yar pun­to por pun­to y a con­cien­cia, sus pro­ba­bles res­pues­tas. Si no es así, co­rren el ries­go de ha­cer un ri­dícu­lo in­su­pe­ra­ble, y lo peor, ago­tar sus po­si­bi­li­da­des. Ade­más, en una en­cues­ta na­cio­nal rea­li­za­da a los ciu­da­da­nos in­de­ci­sos por la em­pre­sa POP Group, de Fernando Graue Agre­da, en mar­zo pa­sa­do, 46% se­ña­la­ba que creía que los de­ba­tes in­flui­rían mu­cho en su de­ci­sión fi­nal y 22% con­si­de­ra­ba que al­go. De los in­de­ci­sos, 25% ar­gu­men­ta­ba que de­ci­di­ría su vo­to al ver de­ba­tir a los can­di­da­tos. El nú­me­ro de in­de­ci­sos ron­da por 24-25% de los elec­to­res, así que es jus­to a es­te gru­po al que se de­ben en­fo­car los can­di­da­tos por­que pue­de ha­cer to­da la di­fe­ren­cia. Y se­gún POP Group, los in­de­ci­sos fa­vo­re­cen a Mea­de. ¿Se­rá que a par­tir del pri­mer de­ba­te los nú­me­ros de An­drés Ma­nuel em­pie­cen a ba­jar? De­pen­de­rá de su desem­pe­ño. Lo mis­mo va­le pa­ra Mea­de y pa­ra Ana­ya: de có­mo se ma­ne­jen en el pri­mer de­ba­te de­pen­de­rá si re­pun­tan o no. Es más: me atre­vo a de­cir que es la pri­me­ra gran opor­tu­ni­dad que tie­nen pa­ra real­men­te que­dar­se con el se­gun­do lu­gar.

El de­ba­te iba a ser de dos gran­des seg­men­tos, con cua­tro blo­ques en to­tal, dos por seg­men­to, pe­ro la tar­día in­clu­sión del Bron­co vino a dar al tras­te con la or­ga­ni­za­ción. Só­lo que­da­rán tres blo­ques

Los te­mas se­gui­rán sien­do los mis­mos tres an­tes se­ña­la­dos, di­vi­di­dos en tres blo­ques. En ca­da uno, los tres mo­de­ra­do­res da­rán una in­tro­duc­ción de un mi­nu­to. Des­pués, uno de los mo­de­ra­do­res ha­rá una pregunta ge­ne­ral que los can­di­da­tos ten­drán que res­pon­der en dos mi­nu­tos y me­dio. Des­pués ven­drán las pre­gun­tas de referencia, una pa­ra ca­da quién, con dos mi­nu­tos y me­dio por ca­be­za. Al fi­na­li­zar el pri­mer blo­que, ha­brá 30 mi­nu­tos pa­ra ré­pli­cas y con­tra­rré­pli­cas entre los can­di­da­tos, dos opor­tu­ni­da­des pa­ra ha­blar por ca­da uno.

En los dos úl­ti­mos blo­ques va a ser prác­ti­ca­men­te lo mis­mo, na­da más que la pre­sen­ta­ción de la pregunta es­pe­cí­fi­ca de los mo­de­ra­do­res se­rá só­lo de me­dio mi­nu­to. Al fi­na­li­zar el se­gun­do blo­que, pa­re­ce ser que se ini­cia­rá una me­sa de diá­lo­go entre los can­di­da­tos por 8 mi­nu­tos. Al fi­nal del úl­ti­mo blo­que, ca­da uno de los can­di­da­tos ten­drá un mi­nu­to pa­ra ce­rrar su par­ti­ci­pa­ción en el de­ba­te.

Co­mo el tiem­po no so­bra, los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les ten­drán que ser muy pre­ci­sos en sus res­pues­tas.

En to­do ca­so, recomiendo a los lec­to­res que, si quieren ver el de­ba­te, se ar­men de pa­cien­cia, de bo­ta­nas, be­bi­das di­ver­sas, y se dis­pon­gan a ver un es­pec­tácu­lo de di­fí­cil asi­mi­la­ción, que se­gu­ra­men­te ten­drá mo­men­tos bri­llan­tes, al­gu­nos ri­si­bles, pe­ro los más se­rán los em­ba­tes pa­ra anu­lar­se uno al otro, me­dian­te acu­sa­cio­nes so­bre quién de ellos tie­ne las peo­res tra­yec­to­rias y pro­pues­tas. Co­rre­rá san­gre vir­tual. Lo in­tere­san­te se­rá sa­ber quién sa­lió me­jor li­bra­do co­mo ora­dor y si es­to im­pac­tó en las pre­fe­ren­cias elec­to­ra­les. Lo sa­bre­mos en días sub­se­cuen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.