Los me­xi­ca­nos no van a to­le­rar a más co­rrup­tos

Frases co­mo “no im­por­ta que ro­be pe­ro que sal­pi­que” res­pon­den a otro Mé­xi­co, sub­ra­ya

El Economista (México) - Los Políticos - - Voto 2018 - Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­[email protected]­co­no­mis­ta.mx da­riomrs con­tra­la­co­rrup­cion.mx

El har­taz­go a la co­rrup­ción y a los co­rrup­tos se­rá uno de los fac­to­res que de­fi­ni­rán los re­sul­ta­dos de la elec­ción el pró­xi­mo 1 de ju­lio, ase­gu­ró Da­río Ra­mí­rez.

El di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción de la or­ga­ni­za­ción Me­xi­ca­nos con­tra la Co­rrup­ción ex­pli­có que la per­cep­ción de co­rrup­ción ha au­men­ta­do en los úl­ti­mos años y es ya el pri­mer ele­men­to de har­taz­go de la so­cie­dad, in­clu­so por en­ci­ma del pro­ble­ma de insegurida­d pú­bli­ca.

“El vo­to que se es­tá fra­guan­do al­re­de­dor de Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor tie­ne que ver mu­cho con el har­taz­go pe­ro es un vo­to an­ti-PRI, es­te vo­to es el que es­tá co­lo­can­do a esa fuer­za po­lí­ti­ca en ter­cer lu­gar y no es que Andrés Ma­nuel es­té ha­cien­do bien las co­sas, sino que ellos en los úl­ti­mos cin­co años han he­cho las co­sas mal en tér­mi­nos de co­rrup­ción y ren­di­ción de cuen­tas, evi­den­te­men­te alen­tan­do la im­pu­ni­dad de una ca­ma­ri­lla”.

En ese sen­ti­do, re­cor­dó que los es­fuer­zos que em­pren­dió es­ta ad­mi­nis­tra­ción pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción fue­ron in­su­fi­cien­tes y ais­la­dos por­que si bien go­ber­na­do­res pre­sun­ta­men­te co­rrup­tos fue­ron de­te­ni­dos co­mo Ro­ber­to Borge y Ja­vier Duar­te, otros más si­guen pró­fu­gos co­mo el ex­go­ber­na­dor de Chihuahua, Cé­sar Duar­te.

“En otros paí­ses un ca­so pue­de ti­rar a un pre­si­den­te o a un vi­ce­pre­si­den­te o lo me­te a la cár­cel, por ejem­plo Fran­cia, Pe­rú, Gua­te­ma­la. Aquí te­me­mos una po­lí­ti­ca y esa po­lí­ti­ca es­tá sien­do juz­ga­da muy se­ve­ra­men­te por el elec­to­ra­do me­xi­cano”.

Ase­gu­ró que hoy la so­cie­dad me­xi­ca­na ha cam­bia­do, y ya no es­tá dis­pues­ta a to­le­rar a más go­ber­nan­tes co­rrup­tos.

Des­de su pers­pec­ti­va, la so­cie­dad me­xi­ca­na ha ido avan­zan­do en tér­mi­nos de ir­se des­ha­cien­do de pa­ra­dig­mas o de las­tres que

La so­cie­dad es­tá vo­ci­fe­ran­do mu­cho más un dis­gus­to por los abu­sos de po­der”.

han di­fi­cul­ta­do el desa­rro­llo co­mo na­ción, “co­mo aque­lla fra­se de que no im­por­ta que ro­be pe­ro que sal­pi­que, que ro­be po­qui­to, que res­pon­den a otro Mé­xi­co, res­pon­den a un Mé­xi­co mo­no­par­ti­dis­ta, an­ti­de­mo­crá­ti­co, pre­si­den­cia­lis­ta y creo que lo que he­mos avan­za­do es en ren­di­ción de cuen­tas, en trans­pa­ren­cia”.

Eso ha he­cho que ya la so­cie­dad es­tá vo­ci­fe­ran­do mu­cho más un dis­gus­to por los abu­sos de po­der, re­mar­có.

Apun­tó que si bien el com­ba­te a la co­rrup­ción to­ma tiem­po pa­ra que se pue­dan ver los re­sul­ta­dos, los me­xi­ca­nos po­drán dar­se cuen­ta de que se va en la di­rec­ción co­rrec­ta cuan­do ob­ser­ven que la jus­ti­cia no es inequi­ta­ti­va, que la jus­ti­cia sir­ve pa­ra cas­ti­gar a aque­llos que se les dio la con­fian­za de go­ber­nar y que abu­sa­ron de es­ta con­fian­za de la ciu­da­da­nía y aca­ba­ron ro­ban­do, ver que el pe­so de la ley les cae por igual.

FAL­TA PRO­FUN­DI­DAD EN LAS PRO­PUES­TAS DE LOS CAN­DI­DA­TOS

El vo­ce­ro de Me­xi­ca­nos con­tra la Co­rrup­ción se­ña­ló que has­ta aho­ra los can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca han abor­da­do el com­ba­te a la co­rrup­ción de ma­ne­ra in­su­fi­cien­te y su­per­fi­cial, y gran par­te de sus pro­pues­tas mues­tran que no co­no­cen de lo que ha­blan.

No es­tán ha­blan­do des­de el Mé­xi­co enoja­do --aña­dió--, es­ta­mos vien­do, no es­tán ha­blan­do de ese Mé­xi­co que ha su­fri­do la co­rrup­ción por­que re­cor­de­mos que 33% de los in­gre­sos de las fa­mi­lias más po­bres se van a pa­gar ac­tos de co­rrup­ción prin­ci­pal­men­te pa­ra pro­veer­se de ser­vi­cios.

En ese sen­ti­do, in­di­có que has­ta hoy es su­ma­men­te in­sa­tis­fac­to­ria la apro­xi­ma­ción que es­tán ha­cien­do de un com­ba­te fron­tal ha­cia ese fla­ge­lo, pues di­jo, no bas­ta con de­cir que van a aca­bar con la co­rrup­ción o que su go­bierno se­rá de ce­ro to­le­ran­cia a la co­rrup­ción.

En su opinión, esos son te­mas que de­ben dis­cu­tir­se a fon­do pa­ra ale­jar­se de los di­chos fá­ci­les y te­ner una po­si­ción cla­ra an­te el Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.