El sin­di­ca­lis­mo en Mé­xi­co, un gi­gan­te dor­mi­do

El Economista (México) - Los Políticos - - Voto 2018 - Car­los Re­que­na*

En el es­pec­tro po­lí­ti­co ac­tual, su­ce­de al­go pa­re­ci­do al tea­tro: los ac­to­res en­tran y sa­len con ma­yor o menor real­ce. Pue­den apa­re­cer en el pri­mer ac­to y per­ma­ne­cer tras bam­ba­li­nas los dos si­guien­tes, apa­re­cien­do de ma­ne­ra dis­rup­ti­va en el úl­ti­mo ac­to, cuan­do qui­zá el es­pec­ta­dor se ha­bía ol­vi­da­do de él o lo da­ba por muer­to. Ése es el ca­so del sin­di­ca­lis­mo en Mé­xi­co. Des­de ha­ce ca­si tres dé­ca­das per­dió pro­ta­go­nis­mo po­lí­ti­co. Mu­chos creían que eso era po­si­ti­vo por cuan­to su re­plie­gue del es­ce­na­rio po­lí­ti­co con­lle­va­ba ca­si de ma­ne­ra im­plí­ci­ta el re­di­rec­cio­na­mien­to de sus ac­ti­vi­da­des gre­mia­les y mo­vi­li­za­cio­nes, en­fo­cán­do­se a la pro­mo­ción y pro­tec­ción de sus agre­mia­dos. Sin em­bar­go, las co­sas no son tan po­si­ti­vas co­mo mu­chos su­pu­sie­ron, al me­nos si con­si­de­ra­mos los re­sul­ta­dos re­ve­la­do­res de una en­cues­ta rea­li­za­da en el 2016 por el Ga­bi­ne­te de Co­mu­ni­ca­ción Es­tra­té­gi­ca, en los que se se­ña­la un al­to por­cen­ta­je de opi­nio­nes ne­ga­ti­vas so­bre su fun­ción y efi­ca­cia en­tre el pú­bli­co en­cues­ta­do.

El dato re­ve­la­do de su in­efi­ca­cia y len­ti­tud, ade­más de la per­cep­ción de co­rrup­ción que en ellos cam­pea des­de ha­ce dé­ca­das, no es lo preo­cu­pan­te. Lo que lla­ma la aten­ción es su ba­jo perfil con el que se han desa­rro­lla­do, in­clu­so en las cam­pa­ñas de 2017 y 2018, co­mo quien es­tu­vie­ra tras bam­ba­li­nas es­pe­ran­do a re­apa­re­cer en el es­ce­na­rio si es con­vo­ca­do por el director de la obra.

¿Quién los po­dría con­vo­car y pa­ra qué? ¿Tie­ne sen­ti­do que vuel­van a ocu­par las ca­lles con enor­mes con­tin­gen­tes, por­tan­do man­tas y pre­go­nan­do con­sig­nas co­mo en las dé­ca­das de los 30 y los 40, los 60 y los 70, cuan­do su pre­sen­cia cons­ti­tuía un sím­bo­lo inequí­vo­co de apo­yo, po­der y has­ta de le­gi­ti­mi­dad pa­ra los go­bier­nos? Las pre­gun­tas no son ocio­sas si pen­sa­mos que “lo vir­tual” hoy día pe­sa más que “lo pre­sen­cial”, por ello, las ma­ni­fes­ta­cio­nes o mo­vi­li­za­cio­nes de apo­yo y las ex­pre­sio­nes de “plau­si­bi­li­dad” se han des­lo­ca­li­za­do: es­tán en la red, no en las ca­lles. O al me­nos eso creía­mos al ver el desa­rro­llo de las gran­des mo­vi­li­za­cio­nes po­lí­ti­cas de los úl­ti­mos años. Bas­te con pen­sar en la Pri­ma­ve­ra Ára­be, que tu­vo co­mo prin­ci­pal dis­po­si­ti­vo de mo­vi­li­za­ción el Twit­ter y los men­sa­jes por me­dio de otras re­des so­cia­les. ¿Quién pien­sa aho­ra en las ca­lles? ¿Po­drán las mo­vi­li­za­cio­nes sin­di­ca­les ser pro­ta­go­nis­tas de las elec­cio­nes 2018 en Mé­xi­co? No re­sul­tan sencillas las res­pues­tas.

Apo­de­rar­se de la ca­lle me­dian­te mar­chas or­ga­ni­za­das, con apa­rien­cia sin­di­cal o sin ella, pa­re­ce un re­cur­so que tien­de a re­apa­re­cer en los es­ce­na­rios po­lí­ti­cos, so­bre to­do den­tro de aque­llos gru­pos que si­guen la es­tra­te­gia de los mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas, que sue­len trabajar en dos fren­tes: el ins­ti­tu­cio­nal y el ca­lle­je­ro, el de la alar­ga­da y la mar­cha, los plan­to­nes y to­dos aque­llos me­dios que con­tri­bu­yan a ejer­cer pre­sión en los cua­dros ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra lle­var a ca­bo mo­di­fi­ca­cio­nes nor­ma­ti­vas o cam­biar el gi­ro de sus po­lí­ti­cas cuan­do se opo­nen a los pla­nes de ac­ción del “mo­vi­mien­to”.

Es la reapa­ri­ción del po­de­ro­sí­si­mo len­gua­je emo­cio­nal co­lec­ti­vo que sue­len em­plear los mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas pa­ra pre­sio­nar des­de la pe­ri­fe­ria ha­cia los cen­tros de de­ci­sio­nes ins­ti­tu­cio­na­les. Se­rían los sec­to­res más ra­di­ca­les, qui­zá, los que po­drían con­vo­car nue­va­men­te a los sin­di­ca­tos, en lo que po­dría­mos de­no­mi­nar el des­per­tar del sin­di­ca­lis­mo o el mo­vi­mien­to# Sin­di­ca­lis­mo Emer­gen­te y és­tos apro­ve­char pa­ra re­cu­pe­rar te­rreno per­di­do: pri­me­ro co­mo dis­po­si­ti­vo de le­gi­ti­ma­ción po­pu­lar, es de­cir, co­mo sím­bo­lo de po­der —apa­ren­te o real—, apo­yo po­lí­ti­co y dis­ci­pli­na. Des­pués, co­mo gru­pos de pre­sión, co­mo cen­tros de po­der po­pu­lar de más fá­cil con­trol y ma­ne­jo. Só­lo un en­fo­que po­pu­lis­ta ra­di­cal po­dría des­per­tar a ese gi­gan­te dor­mi­do del “sin­di­ca­lis­mo emer­gen­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.