De­be in­ves­ti­gar­se vio­len­cia con­tra po­lí­ti­cos

La ma­yo­ría de las agre­sio­nes ha si­do en el ám­bi­to mu­ni­ci­pal, des­ta­ca el con­se­je­ro del INE

El Economista (México) - Los Políticos - - Voto 2018 - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Los ase­si­na­tos de ciu­da­da­nos in­vo­lu­cra­dos con el pro­ce­so elec­to­ral en mar­cha son he­chos de los que se de­ben ocu­par a las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do me­xi­cano que tie­nen com­pe­ten­cia en la ma­te­ria, ase­ve­ró el con­se­je­ro del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral (INE), Mar­co An­to­nio Ba­ños.

En en­tre­vis­ta, ex­pli­có que cual­quier ase­si­na­to, así sea só­lo uno, es una si­tua­ción in­de­bi­da y en lo que va del pro­ce­so elec­to­ral ac­tual ya van 93, lo cual de­be lla­mar la aten­ción de las au­to­ri­da­des.

Men­cio­nó que el INE des­co­no­ce si los ase­si­na­tos de per­so­nas que tra­ta­ban de cons­truir una can­di­da­tu­ra, o bien, ya eran can­di­da­tos obe­de­cen a pug­nas en­tre mi­li­tan­tes, o bien, a ac­tos en los que es­tán in­vo­lu­cra­dos gru­pos de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da.

El con­se­je­ro des­ta­có que al INE le to­ca la lo­gís­ti­ca de las elec­cio­nes y, has­ta el mo­men­to, no ha te­ni­do re­por­tes que, por mo­ti­vos de vio­len­cia, no se pue­dan rea­li­zar las elec­cio­nes en de­ter­mi­na­das par­tes del te­rri­to­rio na­cio­nal.

¿Cuál es la di­men­sión del pro­ble­ma re­la­cio­na­do con ase­si­na­tos y agre­sio­nes con­tra per­so­nas in­vo­lu­cra­das en el pro­ce­so elec­to­ral en mar­cha?

Pri­me­ro, hay que de­cir que el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral ha he­cho múl­ti­ples lla­ma­dos pa­ra pe­dir­le a las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes que ex­tre­men cui­da­do con re­la­ción a la vio­len­cia de la que es­tán sien­do ob­je­to al­gu­nos can­di­da­tos a los car­gos de elec­ción po­pu­lar. Creo que tam­bién es un he­cho iné­di­to que a es­tas al­tu­ras de un pro­ce­so elec­to­ral ten­ga­mos tan­tos aten­ta­dos, co­mo han ocu­rri­do has­ta el mo­men­to, en­tre po­lí­ti­cos que ocu­pan car­gos de elec­ción po­pu­lar y can­di­da­tos a las elec­cio­nes fe­de­ra­les.

Es­te año, lle­va­mos 93 per­so­nas que la­men­ta­ble­men­te han si­do ase­si­na­das en el con­tex­to del pro­ce­so elec­to­ral. Es­ta­mos ha­blan­do de que, en­tre sep­tiem­bre del año pa­sa­do, cuan­do em­pe­zó el pro­ce­so, y en lo que va de es­te año, lle­va­mos 93 per­so­nas que han si­do la­men­ta­ble­men­te ul­ti­ma­das.

La gran ma­yo­ría res­pon­de a fun­cio­na­rios de ayun­ta­mien­to. Mu­chos son pre­si­den­tes mu­ni­ci­pa­les y par­ti­cu­lar­men­te 13 per­so­nas eran can­di­da­tos a car­gos de elec­ción po­pu­lar.

Esa par­te es con­de­na­ble. No­so­tros no com­par­ti­mos la idea de la vio­len­cia y, si bien la vio­len­cia es­tá fo­ca­li­za­da en al­gu­nos es­ta­dos del país, es un he­cho que no se ha­ya pre­sen­ta­do en al­gu­na elec­ción an­te­rior una si­tua­ción de es­ta na­tu­ra­le­za.

En­tien­do que la con­cen­tra­ción de los ca­sos de agre­sio­nes se en­cuen­tra en es­ta­dos co­mo Oa­xa­ca, Gue­rre­ro, Pue­bla y Chihuahua. ¿Por lo que us­te­des es­tán vien­do, lo que es­tá pa­san­do es que se es­tán dispu­tan­do pues­tos po­lí­ti­cos en­tre mi­li­tan­tes o sim­pa­ti­zan­tes de par­ti­do y lle­gan a es­tos ex­tre­mos o se tra­ta de gru­pos de de­lin­cuen­cia que tra­tan de in­ci­dir en los pro­ce­sos elec­to­ra­les?

No te­ne­mos in­for­ma­ción de si los ase­si­na­tos han ocu­rri­do por en­fren­ta­mien­tos di­rec­tos en con­tra de o más bien en­fren­ta­mien­tos di­rec­tos en­tre per­so­nas del cri­men or­ga­ni­za­do y los can­di­da­tos.

No sa­be­mos si los can­di­da­tos te­nían al­gu­na re­la­ción, al­gún víncu­lo con el cri­men or­ga­ni­za­do, ni sa­be­mos si co­rres­pon­de a pre­sio­nes de es­ta na­tu­ra­le­za. De esa par­te le he­mos so­li­ci­ta­do a las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes que la re­vi­sen y que se to­men las me­di­das a las que ha­ya lu­gar pa­ra evi­tar es­te ti­po de si­tua­cio­nes.

Se­ría muy la­men­ta­ble que el cri­men or­ga­ni­za­do es­té in­ci­dien­do di­rec­ta­men­te en las cam­pa­ñas y, so­bre to­do, es­té aten­tan­do con­tra la in­te­gri­dad fí­si­ca de los can­di­da­tos, pe­ro, re­pi­to, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral, por ra­zo­nes de la in­for­ma­ción y de las atri­bu­cio­nes que ejer­ce en ma­te­ria elec­to­ral, no tie­ne esa in­for­ma­ción con ese ni­vel de de­ta­lle.

Es­pe­ra­re­mos a que las au­to­ri­da­des in­for­men si es­to es­tá vin­cu­la­do con el cri­men or­ga­ni­za­do o co­rres­pon­de a otro ti­po de si­tua­cio­nes por las cua­les han ter­mi­na­do ase­si­na­das al­gu­nas per­so­nas.

¿Han iden­ti­fi­ca­do re­gio­nes del país don­de sea ne­ce­sa­rio te­ner cui­da­do a la ho­ra de ha­cer pro­se­li­tis­mo con los ciu­da­da­nos?

No­so­tros te­ne­mos a nues­tro car­go la lo­gís­ti­ca de las elec­cio­nes, en­tre ella la ins­ta­la­ción de las ca­si­llas. He­mos vi­si­ta­do to­das las sec­cio­nes del país y no he­mos en­con­tra­do si­tua­cio­nes vin­cu­la­das a vio­len­cia que nos im­pi­da la ins­ta­la­ción de las ca­si­llas.

Hay al­gu­nos pun­tos en los cua­les no se ha per­mi­ti­do en­trar a ins­ta­lar ca­si­llas, pe­ro se de­be a si­tua­cio­nes de gru­pos ét­ni­cos, de gru­pos in­dí­ge­nas que tie­nen de­man­das so­cia­les fren­te a las au­to­ri­da­des que has­ta aho­ra no han si­do aten­di­das.

Eso es lo que ha im­pe­di­do que no po­da­mos in­te­grar al­gu­nas ca­si­llas. Has­ta el mo­men­to, eso ha ocu­rri­do en pun­tos muy cla­ros del es­ta­do de Chia­pas.

En Mi­choa­cán, hay un mu­ni­ci­pio que tam­bién tie­ne pro­ble­mas que son más o me­nos gra­ves y te­ne­mos una si­tua­ción tam­bién en Chihuahua, pe­ro, insisto, no so­mos quie­nes es­ta­ble­ce­mos los fo­cos ro­jos por la insegurida­d pú­bli­ca, esa par­te la tie­nen otras au­to­ri­da­des del país con su res­pon­sa­bi­li­dad cen­tral.

La in­for­ma­ción que no­so­tros va­mos te­nien­do se la pa­sa­mos di­rec­ta­men­te a la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción pa­ra que se to­men las me­di­das que co­rres­pon­dan.

¿Có­mo son los pro­to­co­los pa­ra de­ci­dir a quién se le de­be otor­gar se­gu­ri­dad pa­ra ha­cer cam­pa­ña de pro­se­li­tis­mo?

En pri­mer lu­gar, pa­ra los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les lo úni­co que ne­ce­si­tan ha­cer es pre­sen­tar la so­li­ci­tud. Has­ta aho­ra, lo han he­cho Mar­ga­ri­ta Zavala y Jo­sé An­to­nio Mea­de y en am­bos ca­sos la so­li­ci­tud se re­mi­tió a la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción y es a tra­vés del Es­ta­do Ma­yor Pre­si­den­cial co­mo se brin­da la se­gu­ri­dad.

En los de­más ca­sos, son otras ins­tan­cias del Es­ta­do quie­nes atien­den es­tas pe­ti­cio­nes. Por ejem­plo, el can­di­da­to al go­bierno de Mo­re­los Cuauh­té­moc Blan­co tam­bién le pi­dió la ins­ti­tu­to pro­tec­ción y, en es­te ca­so, la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción con­si­de­ró que de­be­ría ser la Po­li­cía Fe­de­ral quien se en­car­gue de la cus­to­dia.

Es así co­mo se es­tá tra­ba­jan­do, se de­ci­de el me­ca­nis­mo de pro­tec­ción de­pen­dien­do de las con­di­cio­nes del can­di­da­to, del car­go por el que es­tá pos­tu­la­do, del con­tex­to en el cual es­tá desaho­gan­do la cam­pa­ña, pe­ro ese aná­li­sis lo ha­ce di­rec­ta­men­te la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción y es quien de­ci­de si se otor­ga o no la se­gu­ri­dad.

Has­ta la se­ma­na pa­sa­da, traía­mos 18 so­li­ci­tu­des pre­sen­ta­das, de las cua­les to­das fue­ron tur­na­das a la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción en tér­mi­nos de los pro­to­co­los que he­mos fi­ja­do con ellos de ma­ne­ra di­rec­ta co­mo ins­ti­tu­to.

Hay al­gu­nos can­di­da­tos que no han que­ri­do te­ner pro­tec­ción. ¿En esos ca­sos no caen en al­gún ti­po de irres­pon­sa­bi­li­dad, tra­tán­do­se de al­guien que quie­re com­pe­tir por la Pre­si­den­cia?

Son los can­di­da­tos quie­nes de ma­ne­ra li­bre de­ci­den, jun­to con sus equi­pos de cam­pa­ña, si so­li­ci­tan o no la cus­to­dia de efec­ti­vos del Es­ta­do me­xi­cano. No te­ne­mos atri­bu­cio­nes pa­ra im­po­ner­le a un can­di­da­to, pe­ro tam­bién creo que, ha­bi­da cuen­ta del con­tex­to en el que es­ta­mos vi­vien­do, sí es un ac­to de res­pon­sa­bi­li­dad fren­te al país que los can­di­da­tos, par­ti­cu­lar­men­te los pre­si­den­cia­les y los can­di­da­tos a go­ber­na­dor, ten­gan la pru­den­cia de so­li­ci­tar la cus­to­dia co­rres­pon­dien­te.

Es­te año hay va­rias elec­cio­nes con­cu­rren­tes, ra­zón por la cual hay mu­chos más car­gos en jue­go que en años an­te­rio­res y eso pue­de ex­pli­car el in­cre­men­to de ca­sos de vio­len­cia con­tra po­lí­ti­cos, pe­ro da­do el nú­me­ro de even­tos, ¿es al­go que de­be preo­cu­par­nos co­mo so­cie­dad?

Cual­quier ase­si­na­to que ocu­rra, así sea só­lo uno, es una si­tua­ción in­de­bi­da y es un te­ma del que de­ben ocu­par­se las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do me­xi­cano que tie­nen com­pe­ten­cia en es­ta ma­te­ria.

No es desea­ble que ocu­rra una si­tua­ción de ase­si­na­to, así sea una so­la per­so­na. Aquí es­ta­mos ya en 93 ca­sos en es­te pro­ce­so elec­to­ral, tan­to de ser­vi­do­res pú­bli­cos co­mo de can­di­da­tos a di­ver­sos car­gos y sí es un te­ma que de­be lla­mar la aten­ción de las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas hoy día.

Cual­quier ase­si­na­to que ocu­rra, así sea só­lo uno, es una si­tua­ción in­de­bi­da y es un te­ma del que de­ben ocu­par­se las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do”.

Fo­to: hu­go sa­la­zar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.