Ma­tar al­cal­des no tie­ne con­se­cuen­cias

No co­noz­co un ca­so que se ha­ya re­suel­to de es­tos ase­si­na­tos y que los per­pe­tra­do­res re­ci­bie­ran cas­ti­go, ase­gu­ra la di­rec­to­ra de Mé­xi­co Eva­lúa

El Economista (México) - Los Políticos - - Voto 2018 - Por Lidia Aris­ta lidia.aris­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Par­ti­ci­par en la po­lí­ti­ca lo­cal de Mé­xi­co es un ofi­cio al­ta­men­te pe­li­gro­so, pues los pre­si­den­tes mu­ni­ci­pa­les es­tán to­tal­men­te vul­ne­ra­bles a su­frir un aten­ta­do o ser ase­si­na­dos a ma­nos del cri­men or­ga­ni­za­do, co­mo ha ocu­rri­do en los úl­ti­mos años y en gran me­di­da ello res­pon­de a que quien ma­ta a un al­cal­de no afron­ta con­se­cuen­cias, plan­teó Ed­na Jai­me Tre­vi­ño.

La di­rec­to­ra de Mé­xi­co Eva­lúa ex­pli­có que los crí­me­nes de al­cal­des, can­di­da­tos o fun­cio­na­rios pú­bli­cos no se in­ves­ti­gan, lo cual abo­na a que, por un la­do, no se co­noz­ca real­men­te el mó­vil de esos ac­tos, pe­ro ade­más, di­jo, se man­da la se­ñal de que los cri­mi­na­les son más po­de­ro­sos que el Es­ta­do.

Ex­pu­so que por el nú­me­ro de ca­sos de vio­len­cia que se han re­gis­tra­do en lo que va el pro­ce­so elec­to­ral, más de 90, es cla­ro que, en tem­po­ra­da de cam­pa­ñas, los ata­ques con­tra los po­lí­ti­cos au­men­tan. Des­de su pers­pec­ti­va, al­gu­nos de los fac­to­res que ex­pli­can esa vio­len­cia es que se bus­ca im­pe­dir o in­fluir en la po­lí­ti­ca lo­cal del país, re­no­var acuer­dos en­tre po­lí­ti­cos y cri­men, o bien, se quie­re con­tro­lar el te­rri­to­rio mu­ni­ci­pal y sus ins­ti­tu­cio­nes.

“Es­tos ase­si­na­tos res­pon­den a es­ta ló­gi­ca de con­trol te­rri­to­rial, con­trol no só­lo pa­ra tra­sie­go de dro­ga, sino tam­bién pa­ra cap­tu­rar las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do y po­ner­las al ser­vi­cio cri­mi­nal (…) Tam­bién se lo­gra ame­dren­tar a po­lí­ti­cos que quie­ran dispu­tar el po­der en esos lu­ga­res, se fa­vo­re­ce el arri­bo al po­der de gen­te que va a es­tar al ser­vi­cio de cri­mi­na­les”.

La tam­bién ex­di­rec­to­ra del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción pa­ra el De­sa­rro­llo (CIDAC) di­jo que per­mi­tir que se aten­te con­tra la vi­da de las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les en­vía el men­sa­je de que los cri­mi­na­les es­tán pu­dien­do más que el Es­ta­do y eso es muy gra­ve.

Des­ta­có que es la­men­ta­ble que nin­gu­na au­to­ri­dad en Mé­xi­co in­ves­ti­gue real­men­te los ase­si­na­tos de los al­cal­des y que los res­pon­sa­bles es­tén en pri­sión pa­gan­do por sus crí­me­nes.

En ese sen­ti­do, plan­teó que la vul­ne­ra­bi­li­dad pa­ra las au­to­ri­da­des lo­ca­les es al­ta, de­bi­do a que en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes no cuen­tan con los re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra ata­car al cri­men or­ga­ni­za­do, pues pa­re­cie­ra que el go­bierno es­ta­tal y fe­de­ral se ol­vi­da­ron de los mu­ni­ci­pios des­pués de de­cla­rar­los fa­lli­dos e in­com­pe­ten­tes en las ta­reas de se­gu­ri­dad pú­bli­ca.

En ca­so de per­der la vi­da, sos­tu­vo, no hay nin­gún cas­ti­go pa­ra los cri­mi­na­les.

“Es­tán com­ple­ta­men­te vul­ne­ra­bles, so­bre to­do por­que he­mos vis­to que ma­tar al­cal­des en los úl­ti­mos años no tie­ne con­se­cuen­cias. No co­noz­co nin­gún ca­so que se ha­ya re­suel­to de es­tos ase­si­na­tos y que los per­pe­tra­do­res es­tén pa­gan­do con­se­cuen­cias y en­ton­ces son vul­ne­ra­bles por el he­cho de que no tie­nen ma­ne­ra de pro­te­ger­se de los cri­mi­na­les que tie­nen más po­der de fue­go y más ca­pa­ci­dad que ellos”.

SE DE­BI­LI­TA A LA DE­MO­CRA­CIA

Jai­me Tre­vi­ño ase­gu­ró que aten­tar con­tra un al­cal­de o un can­di­da­to in­frin­ge la de­mo­cra­cia me­xi­ca­na.

In­di­có que an­te el cli­ma de insegurida­d y vio­len­cia por la que atra­vie­san los fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les y que ha ve­ni­do en au­men­to du­ran­te es­te se­xe­nio, una se­ñal del go­bierno fe­de­ral de­be­ría ser asu­mir el es­cla­re­ci­mien­to de es­tos he­chos y co­lo­car co­mo ta­rea prio­ri­ta­ria de las au­to­ri­da­des res­pon­sa­bles de se­gu­ri­dad y jus­ti­cia en el país la per­se­cu­ción de los res­pon­sa­bles.

“Una se­ñal im­por­tan­tí­si­ma tam­bién es ga­ran­ti­zar con­se­cuen­cias pa­ra quie­nes aten­tan con­tra la vi­da de los fun­cio­na­rios y eso ayu­da­ría a man­dar una se­ñal de for­ta­le­za del Es­ta­do, de que la vi­da de sus al­cal­des im­por­ta”, ex­pre­só.

Es­tos ase­si­na­tos res­pon­den a es­ta ló­gi­ca de con­trol te­rri­to­rial, con lo que eso im­pli­ca, con­trol no só­lo pa­ra tra­sie­go de dro­ga, sino tam­bién pa­ra cap­tu­rar las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do”.

Fo­to: ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.