Mi­gra­ción de­be ser el cen­tro de la re­la­ción bi­la­te­ral

El go­bierno del pre­si­den­te Enrique Pe­ña Nieto pri­vi­le­gió el as­pec­to co­mer­cial, de­jan­do a un la­do la agen­da mi­gran­te, des­ta­ca

El Economista (México) - Los Políticos - - Relación México-eu - Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­[email protected]­co­no­mis­ta.mx @Eu­ni­ceRen­don agen­da­mi­gran­te.mx

Ade­más de cons­truir una política de Es­ta­do a fa­vor de los mi­gran­tes, el pró­xi­mo pre­si­den­te de Mé­xi­co es­tá obli­ga­do a re­plan­tear su re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos en ma­te­ria de mi­gra­ción y fi­jar una pos­tu­ra fir­me de de­fen­sa de los con­na­cio­na­les ha­cien­do va­ler su pe­so co­mo alia­do del ve­cino país ve­cino del norte, plan­teó Eunice Ren­dón Cár­de­nas.

La coor­di­na­do­ra de Agen­da Mi­gran­te ex­pli­có que en la re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos el go­bierno del pre­si­den­te Enrique Pe­ña Nieto pri­vi­le­gió el as­pec­to co­mer­cial, de­jan­do a un la­do la agen­da mi­gran­te.

“Mé­xi­co, con un can­ci­ller co­mo Luis Vi­de­ga­ray, ha pues­to el acen­to y el in­te­rés en los te­mas eco­nó­mi­cos, co­mer­cia­les, po­co he­mos vis­to a es­te go­bierno in­tere­sa­do en po­ner al cen­tro de la re­la­ción bi­la­te­ral a nues­tra co­mu­ni­dad”.

Re­cor­dó que la mi­gra­ción es un fe­nó­meno que im­pli­ca a al­re­de­dor de 250 mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do, y que Mé­xi­co cum­ple con to­das las fa­ses de mi­gra­ción pues es un país de re­cep­ción, de trán­si­to y de retorno de mi­gran­tes. Por lo cual es un asun­to que re­pre­sen­ta un gran re­to pa­ra quien quie­ra di­ri­gir el país du­ran­te los pró­xi­mos seis años.

El ac­tual go­bierno no lo ha con­si­de­ra­do de ma­ne­ra in­te­gral, nos he­mos con­cen­tra­do en as­pec­tos pe­que­ños, no hay una política de Es­ta­do, que es lo que se re­quie­re pa­ra es­te te­ma mi­gra­to­rio.

Di­jo que has­ta aho­ra es cla­ro que las ame­na­zas de Do­nald Trump no só­lo fue­ron dis­cur­so, sino que en reali­dad ha tra­ta­do de cum­plir con lo que pro­me­tió en cam­pa­ña y lo ha he­cho en de­te­rio­ro de los de­re­chos hu­ma­nos de la co­mu­ni­dad me­xi­ca­na ra­di­ca­da en ese país.

Hay un au­men­to de 42% en los arres­tos de me­xi­ca­nos en Es­ta­dos Uni­dos, se tri­pli­có el nú­me­ro de arres­tos sim­ple­men­te por un per­fil ra­cial, tam­bién hay 20% más en los crí­me­nes de odio.

Ex­pu­so que con el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma el per­fil de los de­por­ta­dos era de gen­te que fue de­te­ni­da in­ten­tan­do in­gre­sar a Es­ta­dos Uni­dos; sin em­bar­go, con Trump se ha pri­vi­le­gia­do la detención no de bad hom­bres, sino de in­mi­gran­tes que ya te­nían cier­ta es­ta­bi­li­dad en ese país.

MÉ­XI­CO TIE­NE FI­CHAS PA­RA NE­GO­CIAR

La tam­bién ex­di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de Me­xi­ca­nos en el Ex­te­rior (IME) sos­tu­vo que, con la lle­ga­da de una nue­va ad­mi­nis­tra­ción, el prin­ci­pal desafío de Mé­xi­co pa­ra los pró­xi­mos seis años se­rá fi­jar sus prio­ri­da­des en la agen­da bi­la­te­ral en la que se prio­ri­ce el te­ma de mi­gra­ción y no es­pe­rar a que sea Es­ta­dos Uni­dos el que de­fi­na cuá­les son los asun­tos que le in­tere­san co­mo na­ción.

“De­be ha­ber una política mu­cho más fir­me, una política que le dé mu­cho más valor a las prio­ri­da­des me­xi­ca­nas, y no só­lo a las prio­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas”.

En ese sen­ti­do, re­cor­dó que en el más de un año de go­bierno, Do­nald Trump ha de­mos­tra­do que fun­cio­na a tra­vés de fi­chas de in­ter­cam­bio, por lo que Mé­xi­co tie­ne mo­ne­das de cam­bio pa­ra ser con­si­de­ra­do un alia­do, pues pa­ra na­die es un se­cre­to que el go­bierno me­xi­cano ha ayu­da­do a de­te­ner la mi­gra­ción Cen­troa­me­ri­ca­na en la fron­te­ra sur de Es­ta­dos Uni­dos, y así lo de­mues­tra el au­men­to de las de­ten­cio­nes de per­so­nas que te­nían co­mo des­tino tie­rras es­ta­dou­ni­den­ses.

Mé­xi­co de­be po­ner so­bre la me­sa los te­mas en los que ellos es­tán in­tere­sa­dos, co­mo pue­de ser se­guir­les ayu­dan­do con el te­ma de la fron­te­ra sur, con las po­bla­cio­nes de trán­si­to, con la seguridad fron­te­ri­za. To­dos son pun­tos que pa­ra Es­ta­dos Uni­dos son re­le­van­tes y de­be­ría­mos po­ner­los en una mis­ma ca­nas­ta pa­ra ne­go­ciar un me­jor tra­to con nues­tros con­na­cio­na­les.

“Es muy im­por­tan­te ne­go­ciar bi­la­te­ral­men­te con una vi­sión in­te­gral, con una vi­sión don­de ten­ga­mos nues­tras fi­chas de in­ter­cam­bio y con­tra­pe­so en la mis­ma me­sa don­de te­ne­mos los in­te­re­ses de Es­ta­dos Uni­dos, por­que de otra forma con al­guien co­mo Do­nald Trump se­rá muy com­ple­jo”.

Con­si­de­ró que si el pró­xi­mo pre­si­den­te de Mé­xi­co de­fi­ne prio­ri­da­des y fi­ja una pos­tu­ra fir­me en de­fen­sa de los con­na­cio­na­les, se pue­den lo­grar avan­ces en la agen­da mi­gran­te pe­ro pa­ra ello de­be ha­ber vo­lun­tad política, y me­ter­le pre­su­pues­to, ins­ti­tu­cio­na­li­dad, ne­go­cia­cio­nes in­te­gra­les con Es­ta­dos Uni­dos.

Hoy ve­mos un go­bierno muy ti­mo­ra­to que to­do el tiem­po es­tá cre­yen­do que sir­ve la política me­xi­ca­na en Es­ta­dos Uni­dos, que ser ami­go del yerno de Trump sir­ve de al­go, cuan­do la ver­dad no ha ser­vi­do de na­da.

En Mé­xi­co, con el pró­xi­mo go­bierno fe­de­ral, ex­pli­có, es ne­ce­sa­rio que

se cons­tru­ya una política de Es­ta­do trans­ver­sal en la que el INM ten­ga ma­yor coor­di­na­ción con otras de­pen­den­cias pa­ra ha­cer una prio­ri­dad el te­ma de la mi­gra­ción.

Tie­ne que ser una ins­ti­tu­ción con pre­su­pues­to, las ins­tan­cias que se en­car­gan de de­fen­der a los mi­gran­tes tie­nen pre­su­pues­tos muy pe­que­ños y eso no al­can­za pa­ra te­ner una política de Es­ta­do, sos­tu­vo.

De­be ha­ber una política mu­cho más fir­me, una política que le dé mu­cho más valor a las prio­ri­da­des me­xi­ca­nas, y no só­lo a las prio­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas”.

EN­TRE­GAN AGEN­DA MI­GRAN­TE A CAN­DI­DA­TOS

Eunice Ren­dón plan­teó que has­ta aho­ra nin­guno de los can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca ha de­mos­tra­do que la agen­da mi­gran­te se­rá una prio­ri­dad pa­ra su pla­ta­for­ma de go­bierno en ca­so de ga­nar las elec­cio­nes del pró­xi­mo 1 de ju­lio.

Es por ello que más de 650 or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil or­ga­ni­za­da di­se­ña­ron un reporte ti­tu­la­do “Irre­nun­cia­bles de Política Mi­gra­to­ria” en el cual in­clu­yen as­pec­tos in­dis­pen­sa­bles a con­si­de­rar en la cons­truc­ción de una política de Es­ta­do pro­mi­gran­te.

“Si un pre­si­den­te no tie­ne el te­ma en su men­te y su agen­da, el te­ma no se­rá re­le­van­te. Es im­por­tan­te que quien lle­gue a la Pre­si­den­cia lo con­si­de­re co­mo un te­ma de prio­ri­dad, que el pre­si­den­te lo en­tien­da y atien­da el problema”.

De otra ma­ne­ra, di­jo, se ha­rán co­sas co­mo te­ner un Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Mi­gra­ción que en reali­dad se ha de­di­ca­do a ser la po­li­cía pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro po­co ha he­cho por los con­na­cio­na­les.

In­di­có que cual­quie­ra que quie­ra ga­nar las elec­cio­nes tie­ne que te­ner una vi­sión di­fe­ren­te de la re­la­ción bi­la­te­ral en don­de Mé­xi­co ten­ga ma­yor pe­so y que sean prio­ri­dad los in­te­re­ses de los me­xi­ca­nos, y no los de Es­ta­dos Uni­dos, ni los te­mas co­mer­cia­les. “La política bi­la­te­ral tie­ne que ser vis­ta con una mi­ra­da hu­ma­ni­ta­ria, in­te­gral y es­tra­té­gi­ca. Te­ne­mos que te­ner una política de Es­ta­do que ve­le por te­ner siem­pre las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra nues­tros mi­gran­tes, por eso ha­bla­mos de es­tra­te­gias de in­te­gra­ción, vin­cu­la­ción y em­po­de­ra­mien­to pa­ra que en el lar­go pla­zo les dé po­der a los mi­gran­tes.”

Al­gu­nos de los as­pec­tos que con­tem­pla la agen­da son:

• Seguridad fron­te­ri­za.

• De­fen­sa de los con­na­cio­na­les en

Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos.

• Em­po­de­ra­mien­to, vin­cu­la­ción e in­ser­ción.

• Mo­de­lo em­pá­ti­co de re­in­te­gra­ción pa­ra re­tor­na­dos me­xi­ca­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.