El vo­to ocul­to be­ne­fi­cia­rá a Mea­de

Re­cha­za el vo­ce­ro de Jo­sé An­to­nio Mea­de que va­ya a ha­ber un pac­to con Ana­ya pa­ra ha­cer un fren­te co­mún con­tra AMLO

El Economista (México) - Los Políticos - - Voto 2018 - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

A tres se­ma­nas de que con­clu­ya la cam­pa­ña por la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca en el cuar­to de gue­rra del can­di­da­to del PRI, PVEM y NA, Jo­sé An­to­nio Mea­de, es­tán con­ven­ci­dos de que se en­cuen­tra en un “se­gun­do lu­gar y apre­tan­do” y que los in­de­ci­sos y el lla­ma­do vo­to ocul­to lo lle­va­rán al triun­fo. Eso es lo que di­ce Javier Lo­zano Alarcón.

En en­tre­vis­ta, el vo­ce­ro de la cam­pa­ña sos­tie­ne en­fá­ti­co que no hay gri­llas in­ter­nas y que no se pre­vén cam­bios en el equi­po.

Re­fie­re que es ab­so­lu­ta­men­te fal­so que se pien­se en un pac­to con Ri­car­do Ana­ya pa­ra que al fi­nal sea un so­lo can­di­da­to el que en­fren­te y ven­za a An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

In­di­ca que en Mo­re­na es­tán ac­tuan­do ya con so­ber­bia in­fi­ni­ta y “es­tán es­pan­tan­do al res­pe­ta­ble”.

En es­tos úl­ti­mos días he­mos vis­to a un Jo­sé An­to­nio Mea­de más echa­do pa­ra ade­lan­te, pe­ro las en­cues­tas…

No le ha­gan ca­so a las en­cues­tas, no le ha­gan ca­so a esos que di­cen: es­te arroz ya se co­ció. Ya se les que­mó. La ver­dad es que hay un Jo­sé An­to­nio Mea­de echa­do pa­ra ade­lan­te, con pro­pues­tas de go­bierno con­cre­tas, con diag­nós­ti­cos se­rios, con plan­tea­mien­tos res­pon­sa­bles, trans­mi­tien­do se­gu­ri­dad, con­fian­za y res­pal­da­do por una enor­me tra­yec­to­ria co­mo ser­vi­dor pú­bli­co, co­mo ser hu­mano, co­mo ciu­da­dano, co­mo pa­dre de fa­mi­lia. Es­tá lo­gran­do lo que bus­cá­ba­mos: co­nec­tar con la gen­te a par­tir, si no de sim­pa­tía, sí de em­pa­tía, que me pa­re­ce más im­por­tan­te, por­que es­tá ha­blán­do­le a la conciencia del elec­to­ra­do por lo mu­cho que es­tá en jue­go, por eso se le ve mu­cho me­jor plan­ta­do.

Y, cla­ro, hay que agre­gar­le el tra­ba­jo de los tres par­ti­dos que lo pos­tu­lan y con el PRI con la lle­ga­da de Re­né Juá­rez Cis­ne­ros.

Es­ta­mos muy ani­ma­dos en el

Es­tán ha­cien­do cuen­tas ale­gres pe­ro se van a lle­var una sor­pre­sa”.

equi­po, no na­da más con el pro­yec­to, él es­tá muy, muy en­tu­sias­ma­do. No­so­tros es­ta­mos con­ven­ci­dos que es­ta­mos en un se­gun­do lu­gar y apre­tan­do y que hay un gran nú­me­ro de in­de­ci­sos y otro gran nú­me­ro de los que no dan res­pues­ta, y ese vo­to ocul­to pue­do ase­gu­rar que en su gran ma­yo­ría va a ve­nir pa­ra acá.

¿Cuál ha si­do la di­fe­ren­cia en­tre Jo­sé An­to­nio Mea­de res­pec­to de los de­más can­di­da­tos?

El con­tras­te es muy evi­den­te, si ves la pre­pa­ra­ción, la ex­pe­rien­cia de go­bierno, los re­sul­ta­dos, la ho­nes­ti­dad y la con­gruen­cia, lle­va una ven­ta­ja enor­me.

Es­tas se­ma­nas que vie­nen, ¿có­mo va­mos a ver a Jo­sé An­to­nio Mea­de? ¿Qué se es­pe­ra en es­ta úl­ti­ma eta­pa?

Se le va a ver co­mo lo es­tá ha­cien­do: vi­si­tan­do a to­do el país, reunién­do­se con la mi­li­tan­cia, con gru­pos de la so­cie­dad ci­vil, con mu­chas en­tre­vis­tas en me­dios, con un buen ter­cer de­ba­te que son te­mas eco­nó­mi­cos y ha­cien­do con­tras­tes.

¿No ha­brá ajus­tes en el equi­po?

Los ajus­tes se ha­cen to­dos los días, to­do el tiem­po, ya sean de ma­yor o me­nor me­di­da, pe­ro así que di­ga­mos que yo ad­vier­ta nue­vos ajus­tes en el equi­po co­mo tal, de aquí al de­ba­te, no lo sé, no lo veo, no que yo se­pa.

Es mo­men­to de mos­trar múscu­lo, es­truc­tu­ra y ex­pe­rien­cia. ¿Có­mo ob­ser­va el tra­ba­jo de to­do el equi­po?

Veo un buen equi­po, veo un buen tra­ba­jo, veo cohe­sión, veo ar­mo­nía, no veo las gri­llas que de pron­to di­cen que exis­ten, por lo me­nos tam­po­co las al­can­zo a ver, en los gru­pos que par­ti­ci­po veo pu­ra bue­na on­da y veo mu­cho pro­fe­sio­na­lis­mo y mu­cha gen­te de es­ta­tu­ra, to­dos ha­cien­do su tra­ba­jo con tal en­tu­sias­mo, con se­rie­dad y re­sul­ta­dos, es al­go que no leen las en­cues­tas.

La ma­qui­na­ria y la es­truc­tu­ra te­rri­to­rial del PRI es bár­ba­ra y no hay una co­sa co­mo ésa.

Ya que em­pie­zan a cues­tio­nar que si al INE, que si a la Tri­bu­nal, que si a la Cor­te, ya em­pe­za­ron a ver que se les pue­de ga­nar y em­pie­zan a cons­truir su teo­ría del frau­de, lo cual es una irres­pon­sa­bi­li­dad muy gran­de por­que si se gana o se pier­de en la de­mo­cra­cia hay que acep­tar el mar­ca­dor del re­sul­ta­do.

Es­tán ha­cien­do cuen­tas ale­gres pe­ro se van a lle­var una sor­pre­sa.

Se ha­bla con in­sis­ten­cia del triun­fo de Ló­pez Obra­dor y del efec­to Ló­pez Obra­dor…

Sí. Ya se es­tán re­par­tien­do los pues­tos, ya es­tán con una so­ber­bia in­fi­ni­ta, y se es­tán equi­vo­can­do mu­cho. Es­tán es­pan­tan­do al res­pe­ta­ble, es­tán ge­ne­ran­do du­das y mu­cho te­mor de lo que pue­den ha­cer o de­cir.

Es el tiem­po de ir por los in­de­ci­sos, por el vo­to ocul­to…

Son tres co­sas. Pri­me­ro man­te­ner ese vo­to leal, ese vo­to du­ro, que se tie­ne con un PRI for­ta­le­ci­do, en­tu­sias­ma­do con Nue­va Alianza y el Par­ti­do Ver­de, ca­da uno en su ám­bi­to pa­ra que eso es­té ahí. Se­gun­do, cla­ra­men­te ir por los in­de­ci­sos y ha­cer­les ver que lo que más les con­vie­ne es que pien­sen en su fu­tu­ro, en sus hi­jos, en las ins­ti­tu­cio­nes, en pre­ser­var lo mu­cho que he­mos avan­za­do en 30 años y que no lo eche­mos a per­der. Ter­ce­ro, con ba­se en ese vo­to ocul­to, y ca­da vez me­nos ocul­to, mu­cha gen­te es­tá di­cien­do “yo voy por el se­gun­do lu­gar”.

El lla­ma­do es igual pa­ra los car­gos de dipu­tados, de se­na­do­res, dipu­tados lo­ca­les, gobernador­es, pien­sen en las per­so­nas, com­pa­ren ho­jas de ser­vi­cio y de vi­da, y to­men decisiones en con­se­cuen­cia, no se equi­vo­quen, hom­bre.

A lo lar­go de la cam­pa­ña he­mos es­cu­cha­do que hay te­mor por­que An­drés Ma­nuel es un au­to­ri­ta­rio o por­que es un po­pu­lis­ta, pe­ro real­men­te: ¿cuál es el ver­da­de­ro pro­ble­ma de que él lle­gue a la Pre­si­den­cia?

Pien­so que hay que cui­dar mu­cho las pa­la­bras pe­ro us­te­des lo vie­ron en los de­ba­tes, es un hom­bre pro­fun­da­men­te ig­no­ran­te. Una co­sa es es­tar co­nec­ta­do con la gen­te, que lo es­tá, y otra co­sa es co­no­cer téc­ni­ca­men­te hablando, con sus- tan­cia, los pro­ble­mas que es­ta­mos pa­de­cien­do, pe­ro so­bre to­do, las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que sir­van pa­ra arre­glar­los, y es un hom­bre pro­fun­da­men­te ig­no­ran­te.

En po­lí­ti­ca ex­te­rior lo más pro­fun­do que di­jo es que la me­jor po­lí­ti­ca ex­te­rior es la po­lí­ti­ca in­te­rior, es de­cir es un hom­bre pro­fun­da­men­te ig­no­ran­te.

Dos: es un hom­bre pro­fun­da­men­te irres­pon­sa­ble por­que los plan­tea­mien­tos que ha­ce, la com­bi­na­ción que ha­ce en­tre ba­jar im­pues­tos y no au­men­tar pre­cios de ga­so­li­na, no au­men­tar deu­da, pe­ro au­men­tar el gas­to so­cial, ¿có­mo le va a ha­cer sin po­ner en ries­go to­do?

Y lue­go con la ame­na­za de echar aba­jo la re­for­ma edu­ca­ti­va, la la­bo­ral, la ener­gé­ti­ca, el ae­ro­puer­to, dar am­nis­tía a los cri­mi­na­les, cla­ra­men­te ge­ne­ra una enor­me in­cer­ti­dum­bre so­bre to­do pa­ra quie­nes apues­tan por el lar­go pla­zo y pro­yec­tos pro­duc­ti­vos que ge­ne­ran empleos.

Ter­ce­ro: tie­ne un ges­to to­tal­men­te au­to­ri­ta­rio, es in­creí­ble que si un em­pre­sa­rio se pro­nun­cia le mien­ta la ma­dre, que si un in­te­lec­tual opi­na de él le mien­ta la ma­dre, que su gen­te al­re­de­dor ame­na­ce con ex­pro­pia­cio­nes, ver­da­de­ra­men­te son in­to­le­ran­tes, ge­ne­ra una di­vi­sión y un en­cono en la so­cie­dad que po­ca fal­ta nos ha­ce en es­tos mo­men­tos.

Creo que la po­la­ri­za­ción ya es­tá pe­ro es­pe­ro que es­tá po­la­ri­za­ción sir­va pa­ra que se to­me una de­ci­sión in­te­li­gen­te, y esa de­ci­sión in­te­li­gen­te y ra­zo­na­da es vo­tar a fa­vor de Jo­sé An­to­nio Mea­de...

Es ne­ce­sa­rio un pac­to con Ac­ción Na­cio­nal pa­ra evi­tar que AMLO lle­gue y pen­sar más en el país que en pro­yec­tos…

Eso es ab­so­lu­ta­men­te fal­so y des­car­ta­do, no hay tal pac­to, no hay tal co­sa. Ri­car­do Ana­ya ha ofen­di­do pro­fun­da­men­te al PRI, al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, al go­bierno, a pe­sar de ha­ber si­do alia­dos en los pri­me­ros años por con­ve­nien­cia, por­que así es: trai­dor e hi­pó­cri­ta, des­afor­tu­na­da­men­te la gen­te de Mar­ga­ri­ta ya vis­te la ma­dri­za que le me­tió el pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón, pues sí. Es lo que se gana. ¿Qué cree? ¿Que pue­de ofen­der, las­ti­mar, gol­pear, pi­so­tear y des­pués pe­dir per­dón con un ra­mo de flo­res? No, es­tá to­tal­men­te equi­vo­ca­do, y creo que Ana­ya se que­da­rá sin go­bierno y sin par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.