¿Con­si­de­ra que el Mun­dial de fut­bol afec­ta­rá el pro­ce­so elec­to­ral en mar­cha en Mé­xi­co?

El Economista (México) - Los Políticos - - Voto 2018 -

Mtro. Juan Luis Her­nán­dez Di­rec­tor del de­par­ta­men­to de Cien­cias So­cia­les de la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na, cam­pus Pue­bla.

No ca­be du­da que el Mun­dial es un fe­nó­meno so­cial, eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co que in­flu­ye en la vi­da co­ti­dia­na de los paí­ses cu­yas po­bla­cio­nes ma­yo­ri­ta­rias si­guen a es­te de­por­te, co­mo en el nues­tro. La cam­pa­ña elec­to­ral en­tra­rá en zo­na fi­nal y de­fi­ni­to­ria en me­dio del Mun­dial. An­te los mi­llo­nes de spots de los par­ti­dos que he­mos su­fri­do, el desa­rro­llo del mun­dial apa­re­ce prác­ti­ca­men­te co­mo una bo­ca­na­da de ai­re fres­co an­te las gue­rras su­cias, las gue­rras del lo­do y la ju­di­cia­li­za­ción de la po­lí­ti­ca. Es­toy cier­to que un seg­men­to im­por­tan­te de elec­to­res ya de­ci­dió su vo­to y só­lo es­pe­ran el día de la elec­ción. Los in­de­ci­sos se re­par­ti­rán en­tre vo­to nu­lo, abs­ten­ción, y pro­por­cio­nal­men­te en­tre los pun­te­ros. Es­tos días mun­dia­lis­tas les ser­vi­rán a los par­ti­dos pa­ra afi­nar sus es­tra­te­gias te­rri­to­ria­les pa­ra el día de la elec­ción. En los he­chos, las cam­pa­ñas pa­sa­rán a un se­gun­do lu­gar. Por lo que he­mos vis­to, ¡qué ali­vio! »

Dr. Mau­ri­cio Rey­na La­ra Catedrátic­o de la Fa­cul­ta de De­re­cho, UNAM.

Sí, dis­trae la aten­ción de los ciu­da­da­nos; un even­to de fut­bol mun­dial in­hi­be el in­te­rés de los ac­to­res po­lí­ti­cos por in­for­mar y de los ciu­da­da­nos por es­cu­char. El círcu­lo del ha­bla se rom­pe. Ya lo de­cía John De­wey en su obra De­mo­cra­cia y edu­ca­ción: “El uso del len­gua­je pa­ra ex­pre­sar y ad­qui­rir ideas es una ex­ten­sión y re­fi­na­mien­to del prin­ci­pio de que las co­sas ad­quie­ren sen­ti­do usán­do­las en una ex­pe­rien­cia com­par­ti­da o una ac­ción con­jun­ta; en nin­gún sen­ti­do con­tra­vie­ne ello ese prin­ci­pio. Cuan­do las pa­la­bras no in­ter­vie­nen co­mo fac­to­res en una si­tua­ción com­par­ti­da, ni real ni ima­gi­na­ti­va­men­te, ope­ran co­mo es­tí­mu­los pu­ra­men­te fí­si­cos, no po­se­yen­do sen­ti­do ni va­lor in­te­lec­tual. Ha­cen que la ac­ti­vi­dad dis­cu­rra por un cau­ce de­ter­mi­na­do, pe­ro no las acom­pa­ña un pro­pó­si­to cons­cien­te o un sen­ti­do”. »

Dr. Hu­go Ale­jan­dro Bor­jas Gar­cía Po­li­tó­lo­go del Co­le­gio de San Luis (Col­san) y miem­bro del Sis­te­ma Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­do­res Ni­vel I.

El Mun­dial no afec­ta­rá de ma­ne­ra re­le­van­te las pró­xi­mas elec­cio­nes. Los por­cen­ta­jes que arro­jan las en­cues­tas no se ve­rán afec­ta­dos por es­te mo­ti­vo. Bien po­de­mos de­cir que gran par­te del elec­to­ra­do a es­tas al­tu­ras tie­ne una po­si­ción al res­pec­to y un nú­me­ro me­nor se mo­ve­rá con o sin Mun­dial de fut­bol, al­go ló­gi­co y na­tu­ral. La se­ma­na que res­ta no re­sul­ta sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra dar un vuel­co a lo que he­mos vis­to has­ta aho­ra en es­te pro­ce­so elec­to­ral, sal­vo que se pre­sen­ta­ra un he­cho co­yun­tu­ral im­por­tan­te y de mag­ni­tud; y aun­que así resultara, veo di­fí­cil que tal o cual par­ti­do de fut­bol o el Mun­dial en ge­ne­ral fueran la cau­sa de­to­nan­te. »

Dr. Gus­ta­vo Ló­pez Mon­tiel Po­li­tó­lo­go y pro­fe­sor del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey.

En el sen­ti­do es­tric­to, el Mun­dial no afec­ta­rá el pro­ce­so, por va­rias ra­zo­nes. La ma­yor par­te del tiem­po de las cam­pa­ñas ya pa­só, por lo que es muy pro­ba­ble que los elec­to­res que van a vo­tar ya ha­yan de­ci­di­do por quién lo van a ha­cer. Asi­mis­mo, los par­ti­dos son en la ma­ña­na, por lo que no se in­ter­fie­re con la cam­pa­ña y aun­que el día de la elec­ción ha­brá par­ti­dos, no abar­can to­do el tiem­po en que las ur­nas es­tán abier­tas. Más bien, es un pro­ble­ma de la es­ca­sa atrac­ción que re­pre­sen­tan las cam­pa­ñas pa­ra quie­nes vo­tan, de­bi­do a los lí­mi­tes del mis­mo mo­de­lo de co­mu­ni­ca­ción, que es muy res­tric­ti­vo. »

Ger­son Her­nán­dez Pro­fe­sor de la FCP­yS de la UNAM.

Prác­ti­ca­men­te des­de el día jue­ves gran par­te de la po­bla­ción es­ta­rá más ocu­pa­da en ver los par­ti­dos del Mun­dial, que los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, que has­ta el mo­men­to bá­si­ca­men­te es­tán muy di­ri­gi­dos ha­cia un par­ti­do por así po­ner­lo.

Ha­ce cua­tro años en nues­tro país in­clu­so hu­bo en el Con­gre­so de la Unión al­gu­nos se­na­do­res que se opo­nían a la trans­mi­sión de par­ti­dos de fut­bol en ho­ra­rio es­te­lar de­bi­do a que se es­ta­ba de­ba­tien­do la re­for­ma ener­gé­ti­ca. En­ton­ces mu­chas ve­ces se so­bre­di­men­sio­na el efec­to o la aten­ción de los par­ti­dos de fut­bol, pe­ro di­ría que los par­ti­dos que van a te­ner más in­te­rés por par­te de los me­xi­ca­nos se­rán los tres de la pri­me­ra fa­se. Al fi­nal di­ría que ver la que la res­pues­ta irá a par­tir de los re­sul­ta­dos que se ob­ten­gan por par­te de la Se­lec­ción Me­xi­ca­na. »

Mtro. Raúl Ta­kano Or­tiz Catedrátic­o Fa­cul­tad de Cien­cias Po­lí­ti­cas y So­cia­les. UNAM.

Tra­di­cio­nal­men­te, la so­cie­dad me­xi­ca­na a tra­vés del tiem­po ha re­sen­ti­do y re­sis­ti­do los em­ba­tes de la de­sigual­dad y la im­pu­ni­dad.

En es­te con­tex­to, el de­por­te cum­ple una fun­ción re­le­van­te, pues se ha con­ver­ti­do en el ca­ta­li­za­dor so­cial que fa­ci­li­ta la ex­pul­sión de las frus­tra­cio­nes de los gru­pos ma­yo­ri­ta­rios de la so­cie­dad. En es­te sen­ti­do, el fut­bol cum­ple con su pa­pel de me­dia­dor en­tre la po­bre­za y la opu­len­cia, ha­cien­do de la­do ba­rre­ras ideo­ló­gi­cas y eco­nó­mi­cas. Ha­ce po­si­ble la unión so­cial de gru­pos an­ta­go­nis­tas, por el só­lo he­cho de ver ro­dar un ba­lón.

Se­gu­ra­men­te el Mun­dial de fut­bol es el in­gre­dien­te que le da­rá sa­bor al pro­ce­so elec­to­ral, Mé­xi­co vo­ta­rá con la es­pe­ran­za de que el país avan­ce y ob­ten­ga me­jo­res re­sul­ta­dos. Oja­lá es­te de­seo se tra­duz­ca en un me­jor país y no en la es­pe­ran­za de un me­jor equi­po de fut­bol, el cual se ha con­ver­ti­do hoy por hoy en sím­bo­lo na­cio­nal. »

Dra. Ivon­ne Acu­ña Mu­ri­llo Aca­dé­mi­ca del de­par­ta­men­to de Cien­cias So­cia­les y Po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na.

Es­te 14 de ju­nio dio co­mien­zo el Mun­dial de fut­bol y se po­dría pen­sar que las cam­pa­ñas han ter­mi­na­do to­da vez que la aten­ción de las y los vo­tan­tes se di­ri­gi­rá pre­fe­ren­te­men­te a es­ta jus­ta de­por­ti­va. El ter­cer de­ba­te pa­re­ce ha­ber si­do la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad pa­ra que Ri­car­do Ana­ya y Jo­sé An­to­nio Mea­de pu­sie­ran en ries­go la enor­me dis­tan­cia que los se­pa­ra de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor. Sin em­bar­go, que­da una úl­ti­ma po­si­bi­li­dad pa­ra que in­ten­ten ob­te­ner un ma­yor por­cen­ta­je de vo­tos, ya no pa­ra ocu­par la Pre­si­den­cia sino pa­ra po­si­cio­nar­se a ni­vel lo­cal y ocu­par más cu­ru­les en el Con­gre­so, y con­sis­te en que pue­dan “su­bir­se a la ola mun­dia­lis­ta”. A quien be­ne­fi­cia es­ta dis­trac­ción de­por­ti­va es al pun­te­ro, a quien só­lo que­da es­pe­rar que trans­cu­rra el tiem­po una vez que ha me­ti­do los go­les ne­ce­sa­rios pa­ra ga­nar. »

Mtro. Ro­dri­go Pe­re­ra Ra­mos Aca­dé­mi­co de la UNAM.

El de­ba­te del pa­sa­do 12 de ju­nio puede con­si­de­rar­se co­mo un cie­rre de cam­pa­ña an­ti­ci­pa­do de los cua­tro can­di­da­tos que con­tien­den a la Pre­si­den­cia. A no ser que los pre­si­den­cia­bles se suban de ma­ne­ra es­pec­ta­cu­lar al tren del Mun­dial, los elec­to­res pres­ta­rán nu­la o po­ca aten­ción a lo que le que­da de vi­da a la con­tien­da elec­to­ral y di­fí­cil­men­te las in­ten­cio­nes de vo­to po­drán ser mo­di­fi­ca­das en el en­torno mun­dia­lis­ta. El Mun­dial ser­vi­rá co­mo una bo­ca­na­da de alien­to an­te un con­tex­to en el que los ciu­da­da­nos he­mos si­do bom­bar­dea­dos in­dis­cri­mi­na­da­men­te por cam­pa­ñas su­cias, lle­nas de ata­ques, men­ti­ras, fa­la­cias e in­for­ma­ción fal­sa. Oja­lá que al me­nos el Mun­dial sir­va pa­ra aque­llo que los po­lí­ti­cos no han po­di­do ha­cer: unir a los me­xi­ca­nos y ol­vi­dar las con­fron­ta­cio­nes, aun­que es­to sea una breve tre­gua ciu­da­da­na, an­te una po­la­ri­za­ción so­cial ca­da vez más pro­fun­da. »

Mtro. Te­lés­fo­ro Na­va Ana­lis­ta po­lí­ti­co y aca­dé­mi­co de la UAM-I.

Una tra­di­ción he­re­da­da del au­to­ri­ta­rio ré­gi­men priis­ta, que tan bien re­creó Pe­ña Nie­to, es la des­con­fian­za ciu­da­da­na en los pro­ce­sos elec­to­ra­les de­bi­do a las tra­pa­ce­rías eje­cu­ta­das por el ré­gi­men y los par­ti­dos, es­pe­cial­men­te el ofi­cial, co­mo los re­cien­tes tu­mul­tos de per­so­nas en ofi­ci­nas del PRI pa­ra ven­der su cre­den­cial de elec­tor. En 2006 y 2012 la abs­ten­ción ron­dó el 40%. No se ve en el ho­ri­zon­te que ese ran­go tien­da a re­du­cir­se, más bien puede au­men­tar gra­cias a la im­po­pu­la­ri­dad pre­si­den­cial y a los frau­des elec­to­ra­les co­me­ti­dos, co­mo el del Es­ta­do de Mé­xi­co en 2017. A es­te ho­ri­zon­te aho­ra abo­na el Mun­dial, que sin du­da in­cre­men­ta­rá la par­te de la po­bla­ción que pres­te me­nor aten­ción a las ac­tos de cam­pa­ña, y al mis­mo día de la vo­ta­ción cuan­do se ini­cia la fa­se de oc­ta­vos de fi­nal, que atra­pa más la aten­ción del pú­bli­co fut­bo­le­ro. »

Dr. Ra­fael Es­tra­da Mi­chel Di­rec­tor de Pos­gra­dos de la UP.

La Co­pa del Mun­do fun­cio­na­rá pa­ra va­riar el con­ver­sa­to­rio co­ti­diano en­tre los me­xi­ca­nos. En tal vir­tud, in­flui­rá en el pro­ce­so elec­to­ral en la me­di­da en que con­si­ga des­pla­zar la aten­ción que, en oca­sio­nes con lu­jo de mor­bo, pres­ta­mos a los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les y sus pug­nas. Así, por ejem­plo, se­rá mu­cho más sen­ci­llo pa­ra la PGR ejer­cer ac­ción pe­nal en con­tra de Ri­car­do Ana­ya mien­tras la gen­te se ha­lla con­cen­tra­da en al­gún par­ti­do o re­sul­ta­do de la Se­lec­ción Na­cio­nal. Muy po­cos pres­ta­rán aten­ción al cum­pli­mien­to de los re­qui­si­tos pro­ce­sa­les del ca­so: yo no des­car­ta­ría que ama­ne­cié­ra­mos un día con la do­ble no­ti­cia de­plo­ra­ble de la eli­mi­na­ción del se­lec­cio­na­do y del des­ca­rri­la­mien­to de un can­di­da­to por la vía pro­ce­sal pe­nal.

En cual­quier ca­so, me pa­re­ce una ma­la idea ha­cer coin­ci­dir los co­mi­cios con el acon­te­ci­mien­to de­por­ti­vo que ma­yor in­te­rés sus­ci­ta en­tre no­so­tros. »

Mar­co Are­llano To­le­do Doc­tor en Cien­cia Po­lí­ti­ca por la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co.

El sen­ti­do co­mún in­di­ca que la jus­ta mun­dia­lis­ta im­pac­ta­rá en la con­ver­sa­ción pú­bli­ca y que la ciu­da­da­nía de­ja­rá de ha­blar de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les. Lo cier­to es que en la épo­ca de hi­per­co­nec­ti­vi­dad di­gi­tal y de spo­ti­za­ción el pro­ce­so elec­to­ral no per­de­rá re­le­van­cia, sim­ple­men­te cam­bia­rá ro­tun­da­men­te el cir­cui­to in­for­ma­ti­vo por el que se pro­ce­sa: pa­sa­rá de los me­dios tra­di­cio­na­les a los di­gi­ta­les.

Lo ries­go­so es que en ese cir­cui­to hay una de­vo­ción por la men­ti­ra, por la ter­gi­ver­sa­ción de la in­for­ma­ción. Si bien, du­ran­te to­da la cam­pa­ña am­bos cir­cui­tos han con­vi­vi­do jun­tos, de­be­mos es­tar ex­pec­tan­tes por­que en es­tos úl­ti­mos días la he­ge­mo­nía de uno por en­ci­ma del otro po­dría im­pe­dir que la ciu­da­da­nía ejer­za un vo­to li­bre e in­for­ma­do. »

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.