De­fen­de­re­mos to­das las ca­si­llas

Se­rá un ejér­ci­to de 900,000 re­pre­sen­tan­tes del Fren­te quie­nes cuidarán el vo­to el día de la jor­na­da elec­to­ral, ade­lan­ta

El Economista (México) - Los Políticos - - Voto 2018 - Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

El 1 de ju­lio de nin­gu­na ma­ne­ra puede des­car­tar­se un in­ten­to de frau­de, por ello PAN, PRD y MC de­fen­de­rán los vo­tos con­se­gui­dos en las ur­nas con un ejér­ci­to de 900,000 re­pre­sen­tan­tes de ca­si­lla, quie­nes dis­pon­drán de una apli­ca­ción en te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, des­de don­de po­drán re­por­tar irre­gu­la­ri­da­des, in­for­mó Er­nes­to Ruf­fo.

El coor­di­na­dor de la De­fen­sa del Vo­to de Por Mé­xi­co al Fren­te ex­pli­có que ya tie­nen prác­ti­ca­men­te ga­ran­ti­za­da la co­ber­tu­ra de las ca­si­llas el día de la jor­na­da elec­to­ral; sin em­bar­go, aún no tie­nen lis­ta la apli­ca­ción con la que bus­can que los re­pre­sen­tan­tes de ca­si­lla, vo­lun­ta­rios y ob­ser­va­do­res pue­dan re­por­tar si­tua­cio­nes anó­ma­las.

El tam­bién se­na­dor afir­mó que es­tán da­das las con­di­cio­nes pa­ra que ha­ya una jor­na­da elec­to­ral en paz, pe­ro sub­ra­yó que to­dos de­ben es­tar vi­gi­lan­tes pa­ra que no se co­me­ta un frau­de.

En en­tre­vis­ta, pun­tua­li­zó que es­ta vez ten­drán es­pe­cial cui­da­do en te­ner in­for­ma­ción va­lio­sa y de­bi­da­men­te pro­ce­sa­da de lo que va­ya ocu­rrien­do du­ran­te el desa­rro­llo de la jor­na­da elec­to­ral en to­do el país, con el fin de que es­tén en con­di­cio­nes de reac­cio­nar en tiem­po real.

De esa ma­ne­ra se po­drá ayu­dar a los re­pre­sen­tan­tes de ca­si­lla que lo ne­ce­si­ten de me­ne­ra efec­ti­va.

¿Có­mo se ha pre­pa­ra­do el Fren­te pa­ra la de­fen­sa del vo­to?

Los par­ti­dos, los in­te­gran­tes del Fren­te, ya es­tán a pun­to de em­pe­zar a en­viar las lis­tas de quie­nes se­rán re­pre­sen­tan­tes de ca­si­lla, re­pre­sen­tan­tes ge­ne­ra­les y las es­truc­tu­ras de lo ju­rí­di­co.

Tam­bién el asun­to ope­ra­ti­vo es­tá avan­zan­do bien.

Pa­ra es­ta elec­ción lo que es di­fe­ren­te es la ma­ne­ra de coor­di­na­ción. Aho­ra ya to­do es vía in­ter­net. El Fren­te usa­rá una apli­ca­ción mó­vil pa­ra evi­tar al­gún ti­po de frau­de y quie­nes vi­gi­la­rán las ca­si­llas usa­rán la app pa­ra mo­ni­to­rear y re­por­tar irre­gu­la­ri­da­des.

¿Cuán­ta gen­te es­ta­rá en­car­ga­da de la de­fen­sa del vo­to?

Cer­ca de 900,000 per­so­nas pa­ra cu­brir 100% de las ca­si­llas. El PAN tie­ne una tra­yec­to­ria de ser muy es­truc­tu­ra­do y muy for­mal en cuan­to a es­to pe­ro otros par­ti­dos han te­ni­do di­fi­cul­ta­des en lle­nar el 100% de las ca­si­llas y tam­bién en la re­pre­sen­ta­ción an­te las re­pre­sen­ta­cio­nes elec­to­ra­les pues es­ta­mos ha­cien­do equi­po con el PRD y con el MC. Es­pe­ro que ten­ga­mos 100% de los re­pre­sen­tan­tes de ca­si­lla y que la app nos cu­bra la ma­yo­ría del te­rri­to­rio na­cio­nal.

¿Por qué una apli­ca­ción?

Nos su­ce­dió que en el pa­sa­do de­cía­mos: aquí es­ta­ba el fo­co ro­jo pren­di­do, pe­ro pa­ra cuan­do ya de­ci­di­mos ha­cer al­go, ya ha­bían ce­rra­do la ca­si­lla.

De­bi­do al cú­mu­lo de in­for­ma­ción se que­da­ba ato­ra­da en las ofi­ci­nas don­de es­tán los ju­rí­di­cos y don­de es­tán los ope­ra­do­res del ma­ne­jo del día de la elec­ción.

La app va a dis­cri­mi­nar un mon­tón de in­for­ma­ción y de es­ta ma­ne­ra lo que le lle­ga­rá al cen­tro de ope­ra­cio­nes dis­tri­tal se­rá jus­to la que tie­ne que to­mar en cuen­ta pa­ra ope­rar en ese mo­men­to, ya sea pa­ra man­dar la in­for­ma­ción don­de es­tán los re­pre­sen­tan­tes ju­rí­di­cos del dis­tri­to don­de es­tán el INE o pa­ra ha­cer el mo­vi­mien­to ope­ra­ti­vo de apo­yo a ese re­pre­sen­tan­te de ca­si­lla don­de sí es­tá pa­san­do al­go gra­ve.

¿Hay ries­go de un frau­de elec­to­ral? Hay quie­nes han de­nun­cia­do que el PRI a cam­bio de cre­den­cia­les ha da­do di­ne­ro.

Sí, hay asun­tos que se pres­tan a es­pe­cu­la­ción por quien no ha ac­tua­do de for­ma trans­pa­ren­te.

A mí tam­bién me preo­cu­pa el am­bien­te en lo ge­ne­ral por­que pa­ra em­pe­zar las fa­mo­sí­si­mas en­cues­tas han arro­ja­do una dis­per­sión de datos que no son acep­ta­bles.

La apli­ca­ción es­ta­dís­ti­ca es­tá ba­jo el mé­to­do cien­tí­fi­co y la dis­per­sión de re­sul­ta­dos lo úni­co que in­di­ca es que el pro­ce­so de las en­cues­tas ha si­do ma­ni­pu­la­do. No es cien­tí­fi­co. Eso lo que es­tá pro­du­cien­do es un mal am­bien­te por­que ya uno no sa­be qué va a pa­sar.

Es­tán bus­can­do ma­ni­pu­lar el vo­to de los ciu­da­da­nos y eso es­tá cau­san­do es­co­zor pre­ci­sa­men­te por la in­cer­ti­dum­bre del mar­co elec­to­ral que es­ta­mos vi­vien­do, no se ve real­men­te el li­de­raz­go triun­fan­te en las ca­lles. An­te es­ta si­tua­ción, yo lo que con­clu­yo: no sé qué va pa­sar.

Yo veo el ries­go de la ten­sión cuan­do al­go es­tá apre­ta­do, cuan­do es­tá en in­cer­ti­dum­bre por­que cual­quie­ra pu­de ser el re­sul­ta­do, en­ton­ces cual­quier fric­cion­ci­ta por pe­que­ña que sea puede ex­po­nen­ciar a al­go más di­fí­cil por­que va a ha­ber ani­mo­si­dad.

To­dos de­be­mos es­tar vi­gi­lan­tes de la elec­ción, to­dos.

Si que­da in­cier­to el re­sul­ta­do, aun­que fi­nal­men­te que­da­ra un ga­na­dor, de una for­ma no trans­pa­ren­te, en­ton­ces es­ta­mos des­ti­na­dos a seis años de lo mis­mo, es de­cir, que en Mé­xi­co con­ti­nua­rá es­te am­bien­te de es­tos tres úl­ti­mos me­ses de la elec­ció don­de ha ha­bi­do una con­fron­ta­ción en­tre dis­tin­tos agru­pa­mien­tos po­lí­ti­cos don­de na­die lo­gra te­ner el re­co­no­ci­mien­to de ser la ca­be­za.

¿Hoy co­mo es­tán las con­di­cio­nes del país el ciu­da­dano que sal­ga a vo­tar el próximo 1 de ju­lio puede es­tar con­fia­do de que su vo­to se va a res­pe­tar?

Pues to­da la es­truc­tu­ra elec­to­ral des­de los tra­ba­jos del INE, has­ta la de los par­ti­dos y la de los ciu­da- da­nos, es­tá he­cha pa­ra que ten­ga­mos un día de elec­cio­nes en paz y trans­pa­ren­te.

Sin em­bar­go el am­bien­te del 1 de ju­lio se vis­lum­bra de in­cer­ti­dum­bre, por­que la for­ma co­mo se con­du­jo las cam­pa­ñas, la ma­ne­ra de ac­tuar de los can­di­da­tos, pues no puede ha­ber una si­tua­ción de desen­la­ce cla­ro.

En cuan­to a los de­li­tos elec­to­ra­les, ¿hay al­guno que co­mo Fren­te les preo­cu­pe?

Pues es­ta­mos ha­cien­do to­do lo po­si­ble por­que to­das nues­tras preo­cu­pa­cio­nes, di­go, de ese ti­po de asun­tos ne­ga­ti­vos, pues no se de. Nues­tras preo­cu­pa­cio­nes nos ha­cen en­ton­ces lle­var un vi­vo di­se­ño de ac­tua­ción pre­ven­ti­vo so­bre es­tos asun­tos, por eso nues­tro re­pre­sen­tan­te ge­ne­ral y nues­tro re­pre­sen­tan­te de ca­si­lla son co­mo un sis­te­ma de aler­ta que em­pie­za en ver­de, que puede pa­sar a ama­ri­llo y se vuel­ven al­gu­nos ro­jos, y es­pe­ro que és­tos no sean ge­ne­ra­li­za­dos el día de la elec­ción.

¿Tie­ne re­por­te es­pe­cí­fi­co de al­gún in­ten­to de frau­de o de­li­to elec­to­ral?

Lo he vis­to yo en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y lo han comentado al­gu­nas per­so­nas, que lue­go los pro­mo­to­res nues­tros del vo­to y los can­di­da­tos nos di­cen que sí hay gen­te que les es­tá pi­dien­do la cre­den­cial. Es­to es un acon­te­ci­mien­to que siem­pre ha su­ce­di­do en to­das las elec­cio­nes en Mé­xi­co, en­ton­ces ya no es sor­pre­sa que te lo di­gan, lo preo­cu­pan­te es que sea ma­si­vo, y si es así. En es­ta elec­ción sí hay gen­te que lo di­ce, pe­ro no ha si­do ma­si­vo por lo me­nos has­ta aho­ra.

¿Cree que se pu­die­ra ju­di­cia­li­zar la elec­ción?

Bueno pre­ci­sa­men­te por esa di­ná­mi­ca nos lle­vó a crear el Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción, por­que efec­ti­va­men­te mu­chos que no ga­nen en la ca­si­lla, pues van y lo de­ba­ten en la me­sa ahí en el Tri­bu­nal Elec­to­ral.

Por so es tan im­por­tan­te el tra­ba­jo el día de la elec­ción, por­que tie­nes que do­cu­men­tar to­do lo que pue­das de ma­ne­ra que en ca­so de lle­gar a la me­sa del Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción, el juz­ga­dor ten­ga los ele­men­tos ob­je­ti­vos fren­te a sí y pue­da to­mar una con­clu­sión fun­da­da en la reali­dad de los he­chos.

¿Ten­drán abo­ga­dos en ca­so de que re­quie­ran de­fen­der el vo­to en la me­sa que se con­si­guió en las ur­nas?

Cla­ro. Nues­tra de­fen­sa em­pie­za des­de ca­da elec­ción. Cuan­do me­nos en ca­da dis­tri­to elec­to­ral va a ha­ber dos abo­ga­dos del PAN, puede ha­ber tam­bién abo­ga­dos del PRD y del Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano, to­dos tra­ba­jan­do en equi­po, y ellos son los que es­tán re­ci­bien­do, va­mos a lla­mar­le del bun­quer ope­ra­ti­vo del Fren­te y del PAN en par­ti­cu­lar, la in­for­ma­ción ya dis­cri­mi­na­da fue por la app de lo que es­tán me­tien­do los re­pre­sen­tan­tes ge­ne­ra­les, de ma­ne­ra que a los ju­rí­di­cos les de­be es­tar lle­gan­do la in­for­ma­ción.

Es­pe­ro yo, que no les lle­gue ca­si na­da por­que si les lle­gan mu­chas irre­gu­la­ri­da­des lo que quie­re de­cir es que es­ta elec­ción tie­ne mu­chas observacio­nes y ya se es­tá so­me­tien­do des­de el día de la elec­ción a la ob­ser­va­ción del co­mi­té dis­tri­tal por­que even­tual­men­te va a lle­gar al ar­bi­trio en el tri­bu­nal, en­ton­ces no es bue­na se­ñal que se dé mu­cha in­for­ma­ción el día de la elec­ción a los ju­rí­di­cos.

El am­bien­te del 1 de ju­lio se vis­lum­bra de in­cer­ti­dum­bre por la for­ma co­mo se con­du­jo las cam­pa­ñas”.

Fo­to: ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.