Cap­tu­ra pues­tos y pre­su­pues­tos

El ac­ce­so a la in­for­ma­ción no es la úni­ca va­ria­ble en jue­go pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción, plan­tea el aca­dé­mi­co del CI­DE

El Economista (México) - Los Políticos - - SISTEMA NACIONAL ANTICORRUP­CIÓN - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Las cau­sas que han to­le­ra­do y aus­pi­cia­do la co­rrup­ción en el país es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­das con la cap­tu­ra de los pues­tos y de los pre­su­pues­tos pú­bli­cos y con la des­via­ción de los fi­nes ins­ti­tu­cio­na­les ha­cia los pri­va­dos, plan­tea Mau­ri­cio Me­rino.

En el do­cu­men­to Opa­ci­dad y Co­rrup­ción: las hue­llas de la cap­tu­ra, di­vul­ga­do en el nú­me­ro 26 de los Cua­der­nos de Trans­pa­ren­cia del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Ac­ce­so a la In­for­ma­ción y Pro­tec­ción de Da­tos Per­so­na­les (INAI), se­ña­la que mien­tras per­sis­tan los me­ca­nis­mos de cap­tu­ra de los pues­tos y los pre­su­pues­tos pú­bli­cos, la trans­pa­ren­cia y el ac­ce­so a la in­for­ma­ción pú­bli­ca no se­rán an­tí­do­to su­fi­cien­te pa­ra mo­di­fi­car las cau­sas ori­gi­na­les del pro­ble­ma de la co­rrup­ción.

Pa­ra el aca­dé­mi­co del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Do­cen­cia Eco­nó­mi­cas (CI­DE) Mau­ri­cio Me­rino, el ac­ce­so a la in­for­ma­ción no es la úni­ca va­ria­ble en jue­go pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción.

Ex­pli­ca que las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les y le­ga­les que die­ron for­ma al Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción (SNA) par­tie­ron de cua­tro ob­ser­va­cio­nes em­pí­ri­cas: 1) la frag­men­ta­ción de las ins­ti­tu­cio­nes de­di­ca­das a com­ba­tir la co­rrup­ción; 2) la de­bi­li­dad del ré­gi­men dis­ci­pli­na­rio me­xi­cano; 3) la fal­ta de pe­sos y con­tra­pe­sos pa­ra evi­tar des­via­cio­nes en los sis­te­mas de con­trol in­terno, de fis­ca­li­za­ción y de san­cio­nes, y 4) la au­sen­cia de in­te­li­gen­cia ins­ti­tu­cio­nal pa­ra de­tec­tar y co­rre­gir las prác­ti­cas sis­te­má­ti­cas de co­rrup­ción.

Des­ta­ca que mien­tras se si­ga cre­yen­do que la co­rrup­ción es só­lo cau­sa de otros ma­les y no la con­se­cuen­cia de pro­ble­mas pre­vios, per­ma­ne­ce­rá la in­ca­pa­ci­dad de los ajus­tes nor­ma­ti­vos e ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra afron­tar­la.

Trae a co­la­ción que la co­rrup­ción ha si­do de­fi­ni­da co­mo el mal uso del po­der en­co­men­da­do pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios inapro­pia­dos; sin em­bar­go, ese con­cep­to es­con­de el pun­to de partida afin­ca­do en los tres me­dios de cap­tu­ra an­tes ci­ta­dos. Y, ade­más, elu­de la po­si­bi­li­dad de que la co- rrup­ción no só­lo sea con­se­cuen­cia de una des­via­ción le­gal (el mal uso del po­der), sino que se jus­ti­fi­que for­mal­men­te me­dian­te el su­pues­to aca­ta­mien­to de la ley.

DOS FOR­MAS IN­SU­FI­CIEN­TES DE CON­CE­BIR LA CO­RRUP­CIÓN

Asi­mis­mo, trae a dis­cu­sión dos for­mas de con­ce­bir el pro­ble­ma de la co­rrup­ción, la in­di­vi­dua­lis­ta y la bu­ro­crá­ti­ca.

Re­fie­re que la pri­me­ra ha­ce én­fa­sis en las cua­li­da­des mo­ra­les de las per­so­nas co­mo ori­gen de la co­rrup­ción y di­ce que “el pro­ble­ma no po­dría re­sol­ver­se ja­más me­dian­te sis­te­mas ca­pa­ces de in­hi­bir la co­rrup­ción, por­que en ellos siem­pre es­ta­rán in­mer­sos in­di­vi­duos pro­cli­ves a co­rrom­per­se”. Se­gún es­ta vi­sión, des­ta­ca, las vías pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción so­la­men­te pa­san por la cons­truc­ción de una cul­tu­ra colectiva ca­paz de re­cha­zar y san­cio­nar mo­ral­men­te a los in­di­vi­duos co­rrup­tos y cam­bian­do a los in­te­gran­tes de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas pa­ra lle­var a los pues­tos a “bue­nas per­so­nas”.

Des­ta­ca que esa vi­sión in­di­vi­dua­lis­ta tie­ne el pe­li­gro adi­cio­nal de que la de­fi­ni­ción de los va­lo­res y, con ella, de la “nue­va mo­ral” o la “nue­va éti­ca” de­pen­de­rán de la dis­cre­cio­na­li­dad de quien con­ta­rá con el po­der pa­ra cla­si­fi­car a las per­so­nas.

En cuan­to a la vi­sión de­mo­crá­ti­ca, des­ta­ca que pre­ten­de ata­jar el pro­ble­ma ac­tuan­do so­bre sus efec­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos. Es de­cir, cuan­do el ac­to co­rrup­to ya se ha ve­ri­fi­ca­do y, por lo tan­to, cuan­do la úni­ca con­se­cuen­cia po­si­ble es la de cas­ti­gar a quien ha­ya co­me­ti­do una fal­ta, in­ten­tan­do que re­pa­re el da­ño cau­sa­do al ám­bi­to pú­bli­co.

Di­ce que por su­pues­to que es ne­ce­sa­rio cas­ti­gar los ac­tos de co­rrup­ción, pe­ro la vi­sión bu­ro­crá­ti­ca re­mi­te de ma­ne­ra ma­ni­quea a los pro­to­co­los es­ta­ble­ci­dos por los pro­ce­di­mien­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos co­mo úni­co cri­te­rio pa­ra iden­ti­fi­car­los.

Por ello con­clu­ye que a la co­rrup­ción en­ten­di­da co­mo un sis­te­ma de cap­tu­ra de­ben opo­ner­se ac­cio­nes de com­ba­te que mo­di­fi­quen com­por­ta­mien­tos y es­truc­tu­ras y, a la vez, me­dios de san­ción, de trans­pa­ren­cia, de alum­bra­mien­to de áreas gri­ses y, so­bre to­do, de se­gui­mien­to ciu­da­dano a ca­da uno de los mo­men­tos de la ges­tión gu­ber­na­men­tal.

Mien­tras se crea que la co­rrup­ción es só­lo cau­sa de otros ma­les y no la con­se­cuen­cia de pro­ble­mas pre­vios, per­ma­ne­ce­rá la in­ca­pa­ci­dad de los ajus­tes nor­ma­ti­vos e ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra afron­tar­la”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.