El hom­bre del sis­te­ma que es­tá de re­gre­so

Es un miem­bro de la lla­ma­da vie­ja cla­se po­lí­ti­ca del PRI que fue re­le­ga­da de la ci­ma del po­der po­lí­ti­co en Mé­xi­co; hoy se apres­ta a di­ri­gir la CFE

El Economista (México) - Los Políticos - - DESIGNACIO­NES CONTROVERT­IDAS - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­[email protected]­ta.mx

Ma­nuel Bartlett Díaz es un hom­bre del sis­te­ma; bri­llan­te; un miem­bro de la lla­ma­da vie­ja cla­se po­lí­ti­ca del PRI que fue re­le­ga­da de la ci­ma del po­der en Mé­xi­co que hoy re­gre­sa. A par­tir de la lec­tu­ra de su ex­ten­so cu­rrí­cu­lum en el ser­vi­cio pú­bli­co se des­pren­den un mon­tón de “fue”. Hoy se apres­ta a di­ri­gir la Co­mi­sión Fe­de­ral Elec­tri­ci­dad, car­go en­co­men­da­do des­de ya por el vir­tual pre­si­den­te elec­to An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y que ha ge­ne­ra­do una nu­be de con­tro­ver­sias en torno a es­te per­so­na­je.

Quie­nes di­cen co­no­cer­lo se re­fie­ren a él co­mo un hom­bre de mano du­ra, for­ma­do en la es­cue­la del pen­sa­mien­to po­lí­ti­co fran­cés; de ca­rác­ter fuer­te; con­tra­pun­tea­do con los tec­nó­cra­tas. Al­guien que es­tu­vo a un pa­so de al­can­zar la can­di­da­tu­ra a la Pre­si­den­cia en los tiem­pos en que eso im­pli­ca­ba el pa­se di­rec­to a Los Pi­nos, pe­ro se que­dó al la­do del ca­mino, aguan­tó la de­rro­ta y, en al­gún mo­men­to, se rein­ven­tó y se pa­só al ban­do de quie­nes fus­ti­ga­ron el sis­te­ma del cual fue pie­za cla­ve por­tan­te.

NA­CIÓ Y LA PO­LÍ­TI­CA YA ES­TA­BA EN CA­SA

Cuan­do Bartlett Díaz na­ció, ha­ce 82 años, su pa­pá, Ma­nuel Bartlett Bau­tis­ta, ya ha­bía si­do dipu­tado lo­cal en Ta­bas­co y pron­to se­ría mi­nis­tro de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción y lue­go go­ber­na­dor de esa en­ti­dad.

Hay quie­nes cuen­tan que Bartlett Bau­tis­ta fue un “ale­ma­nis­ta” re­cor­da­do por­que tu­vo que re­nun­ciar a la gu­ber­na­tu­ra ta­bas­que­ña por pre­sio­nes po­lí­ti­cas y ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­lle­je­ras que com­pro­me­tían la go­ber­na­bi­li­dad en la en­ti­dad du­ran­te el se­xe­nio de Adol­fo Ruiz Cor­ti­nes.

El he­cho es que Ma­nuel Bartlett Díaz abre­vó la po­lí­ti­ca des­de su ca­sa, don­de dis­pu­so des­de en­ton­ces una red de con­tac­tos cul­ti­va­dos por su pa­dre y que acre­cen­tó en sus tiem­pos de uni­ver­si­ta­rio.

Es­tu­dió la li­cen­cia­tu­ra en De­re­cho por la UNAM en­tre 1954 y 1959. In­clu­so el úl­ti­mo año de sus es­tu­dios de li­cen­cia­tu­ra dio cla­ses en la pro­pia fa­cul­tad de la que era es­tu­dian­te.

In­me­dia­ta­men­te des­pués, en­tre 1959 y 1961, hi­zo un pos­gra­do en De­re­cho Pú­bli­co en la Uni­ver­si­dad de Pa­rís, Fran­cia, aun­que tam­bién tie­ne un di­plo­ma­do en ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca por la Uni­ver­si­dad Vic­to­ria de Man­ches­ter, In­gla­te­rra.

Re­gre­só a Mé­xi­co y se ocu­pó co­mo catedrátic­o en la UNAM. Fue pro­fe­sor ad­jun­to de De­re­cho Mer­can­til en la Fa­cul­tad de Co­mer­cio y pro­fe­sor de teo­ría ge­ne­ral del Es­ta­do fren­te alum­nos de De­re­cho.

Su in­cur­sión en el ser­vi­cio pú­bli­co ocu­rrió en 1962 cuan­do fue ad­mi­ti­do co­mo asesor de la Di­rec­ción de Es­tu­dios Ha­cen­da­rios de la Sub­di­rec­ción de Asun­tos Eco­nó­mi­cos de la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da, don­de per­ma­ne­ció al­re­de­dor de un año, pues pro­bó suer­te co­mo se­cre­ta­rio de la Co­mi­sión de Re­gla­men­ta­ción de la Ase­gu­ra­do­ra Na­cio­nal Agrí­co­la y ga­na­de­ra en 1963, aun­que fue por un bre­ve lap­so, por­que fue de­sig­na­do Co­mi­sio­na­do an­te la FAO con se­de en Ro­ma.

Ese mis­mo año hi­zo una es­pe­cia­li­dad en De­re­cho Com­pa­ra­do en la Es­cue­la de De­re­cho de Es­tras­bur­go, Fran­cia.

A su re­gre­so a Mé­xi­co, en 1964 se afi­lió al PRI y se con­vir­tió en un miem­bro ac­ti­vo. In­clu­so se desem­pe­ñó co­mo au­xi­liar de la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de la Con­fe­de­ra­ción Na­cio­nal Campesina.

EL AS­CEN­SO EN LA BU­RO­CRA­CIA PRIIS­TA

Ahí co­men­zó su as­cen­so en la bu­ro­cra­cia priis­ta. En 1965 fue nom­bra­do se­cre­ta­rio au­xi­liar del se­cre­ta­rio ge­ne­ral del CEN del PRI. En ese tiem­po reali­zó sus es­tu­dios de pos­gra­do en Man­ches­ter y lue­go, en 1969 se in­cor­po­ró a la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción co­mo sub­di­rec­tor de Go­bierno.

Pa­ra en­ton­ces em­pe­zó a acu­mu­lar ex­pe­rien­cia y po­der pues al año si­guien­te fue de­sig­na­do pre­si­den­te y se­cre­ta­rio de la Co­mi­sión Fe­de­ral Elec­to­ral (la pri­me­ra CFE que di­ri­gió en su vi­da) y a la par di­rec­tor ge­ne­ral de Go­bierno.

Cuan­do ini­ció el se­xe­nio del pre­si­den­te Jo­sé Ló­pez Portillo fun­gió co­mo di­rec­tor pa­ra asun­tos po­lí­ti­cos de la Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y lue­go asesor del se­cre­ta­rio de Pro­gra­ma­ción y Pre­su­pues­to Miguel de la Ma­drid Hur­ta­do. Ahí par­ti­ci­pó en la for­mu­la­ción del pri­mer Plan Glo­bal de Desa­rro­llo.

Du­ran­te el úl­ti­mo año del se­xe­nio de Ló­pez Portillo fue nom­bra­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral del CEN del PRI, cuan­do el lí­der na­cio­nal era

En 1987 Miguel de la Ma­drid se de­ci­dió por el hom­bre que le ga­ran­ti­za­ría im­pul­sar el pro­yec­to eco­nó­mi­co que ha­bía idea­do pa­ra el país Car­los Sa­li­nas y de­jó a la ori­lla del ca­mino a Ma­nuel Bartlett

el hi­dal­guen­se Adol­fo Lu­go Ver­duz­co. Cuan­do se dio el “des­ta­pe” de Miguel de la Ma­drid co­mo can­di­da­to del PRI a la Pre­si­den­cia, Bartlett Díaz fue de­sig­na­do coor­di­na­dor ge­ne­ral de esa cam­pa­ña pre­si­den­cial.

Era el ini­cio del ca­mino por las cús­pi­des del sis­te­ma po­lí­ti­co me­xi­cano. Cuan­do co­men­zó el se­xe­nio de la Ma­drid lo de­sig­nó Se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción, car­go en el que per­ma­ne­ció to­do el se­xe­nio y ama­só un im­por­tan­te po­der en el ga­bi­ne­te.

Mu­chos po­lí­ti­cos y pe­rio­dis­tas que ates­ti­gua­ron esa par­te de la his­to­ria del país se­ña­lan, sin lu­gar a du­das, que al fi­na­li­zar ese se­xe­nio los dos hom­bres fuer­tes pa­ra su­ce­der a de la Ma­drid eran Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri y Bartlett.

De aque­llos años son los dis­tan­cia­mien­tos de po­lí­ti­cos priis­tas que lue­go se con­ver­ti­rían en sus gran­des con­trin­can­tes po­lí­ti­cos y aho­ra, al­gu­nos, de sus com­pa­ñe­ros de lu­cha y, to­do pa­re­ce in­di­car de equi­po de go­bierno (el de Ló­pez Obra­dor).

1988 Y LA ETIQUETA QUE LO MAR­CÓ DE POR VI­DA

En 1987, cuan­do se acer­ca­ba la no­mi­na­ción del PRI a la Pre­si­den­cia, y cuan­do Bartlett y Sa­li­nas eran pun­te­ros en la con­tien­da in­ter­na, Cuauh­té­moc Cár­de­nas y otros pro­mi­nen­tes po­lí­ti­cos co­mo Por­fi­rio Muñoz Le­do con­for­ma­ron la Co­rrien­te De­mo­crá­ti­ca que te­nía co­mo in­ten­ción in­fluir en la no­mi­na­ción del can­di­da­to pre­si­den­cial. No lo lo­gra­ron y ter­mi­na­ron aban­do­nan­do el par­ti­do.

Mu­chos re­pro­chan al en­ton­ces pre­si­den­te y a su se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción Ma­nuel Bartlett no ha­cer la su­fi­cien­te ope­ra­ción po­lí­ti­ca pa­ra que esa frac­tu­ra no ocu­rrie­ra. Y tu­vo con­se­cuen­cias.

In­clu­so hay quie­nes se pre­gun­tan por qué Bartlett no hi­zo efec­ti­va su amis­tad con Cár­de­nas pa­ra evi­tar el rom­pi­mien­to.

Al­gu­nos tex­tos co­mo “La He­ren­cia” de Jor­ge G. Cas­ta­ñe­da, que por cier­to lle­va co­mo sub­tí­tu­lo “Ar­queo­lo­gía de la su­ce­sión pre­si­den­cial”, des­ta­can la amis­tad en­tre Cár­de­nas y Bartlett, a gra­do tal que do­ña Ama­lia So­lór­zano, ma­má del pri­me­ro, lla­ma­ba al po­blano: Ma­no­lo.

En ese sen­ti­do, Raúl Trejo De­lar­bre en un tex­to pu­bli­ca­do en

Crónica en 2003 di­ce que no ha­bría por qué ex­tra­ñar­se de esa cer­ca­nía si al fi­nal eran par­te de la mis­ma eli­te po­lí­ti­ca.

Lo cier­to es que el pro­ce­so elec­to­ral de 1988 mar­có las vidas de am­bos per­so­na­jes.

A Cár­de­nas por­que fue lo su­fi­cien­te­men­te há­bil pa­ra cons­truir una can­di­da­tu­ra que, si bien ofi­cial­men­te no ga­nó, bue­na par­te de la po­bla­ción cree que así fue y le ro­ba­ron la elec­ción, mien­tras que a Bartlett la de­ci­sión de apa­gar las compu­tado­ras que es­ta­ban re­ci­bien­do la in­for­ma­ción de la elec­ción la no­che de los co­mi­cios, lo mar­có co­mo el or­ques­ta­dor de un frau­de que pa­ra mu­chos es­tu­vo en otro la­do y no en los sis­te­mas de cómpu­to del Re­gis­tro Na­cio­nal Elec­to­ral.

Los me­dios in­for­ma­ron que a po­co des­pués de las 7 de la no­che de aquel 6 de ju­lio no se da­ría in­for­ma­ción so­bre el re­sul­ta­do de la elec­ción pre­si­den­cial.

Bartlett lla­mó a la cal­ma y ofre­ció reanu­dar la se­sión de la CFE a las 10 de la no­che y pa­ra en­ton­ces ya se ofre­ce­ría in­for­ma­ción.

Eso no ocu­rrió así. La se­sión se reanu­dó des­pués de la 1 de la ma­ña­na del día 7 de ju­lio sin que se die­ra in­for­ma­ción ale­gan­do “con­ges­tio­na­mien­to de las lí­neas te­le­fó­ni­cas”. Por eso no se pu­do co­no­cer los re­sul­ta­dos de las 50,000 ca­si­llas ins­ta­la­das a lo lar­go del te­rri­to­rio na­cio­nal de ma­ne­ra opor­tu­na.

En cam­bio lo que sí ocu­rrió aque­lla ma­dru­ga­da fue que el pre­si­den­te del PRI, Jor­ge de la Ve­ga Do­mín­guez, sa­lió a pro­cla­mar el “triun­fo ro­tun­do” de su can­di­da­to, Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri.

Ahí comenzaron los re­cla­mos, el re­pu­dio, y fue cuan­do se le co­lo­có la etiqueta de or­ques­ta­dor del frau­de de la cual no se pu­do des­po­jar ni por­que en 1995 pu­bli­có un li­bro (Elec­cio­nes a de­ba­te, edi­ta­do por Era). Ale­gó que lo que se de­cía de aque­lla elec­ción era una fal­se­dad y que el pro­ce­so es­tu­vo ajus­ta­do a la ley y le­gí­ti­ma­men­te do­cu­men­ta­do. In­clu­so el po­lí­ti­co po­bla­do ha di­cho en su de­fen­sa que en reali­dad lo que ocu­rrió en 1988 fue el na­ci­mien­to de un con­tu­ber­nio en­tre el PRI y el PAN, pa­ra de­cir­lo más cla­ro, lo mar­ca co­mo la fe­cha de na­ci­mien­to del PRIAN con el ar­gu­men­to de que fue­ron los pa­nis­tas los que va­li­da­ron el triun­fo de Sa­li­nas y lue­go, am­bos par­ti­dos se aco­pla­ron pa­ra ins­tau­rar y man­te­ner el mo­de­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral con­tra el cual él se asu­me en con­tra y uno de sus fé­rreos con­trin­can­tes.

El ca­so es que ese te­ma se con­vir­tió en una le­yen­da ro­bus­te­ci­da con las de­mos­tra­cio­nes de in­ves­ti­ga­do­res co­mo Juan Mo­li­nar Hor­ca­si­tas, que ar­gu­men­ta­ron por qué sí se co­me­tió un frau­de.

Ese epi­so­dio eti­que­tó a Bartlett, lo con­fron­tó con la opo­si­ción o lo co­lo­có en una si­tua­ción com­pro­me­ti­da pa­ra ejer­cer con efi­cien­cia co­mo se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción.

Pa­sa­do el pro­ce­so que­dó en evi­den­cia que ese año el pre­si­den­te Miguel de la Ma­drid se de­ci­dió por el hom­bre que le ga­ran­ti­za­ría im­pul­sar el pro­yec­to eco­nó­mi­co que ha­bía idea­do pa­ra el país.

Bartlett se dis­ci­pli­nó no só­lo an­te el nom­bra­mien­to, sino an­te la de­sig­na­ción de Ma­nuel Camacho So­lís pa­ra ope­rar el con­trol de da­ños del conflicto po­se­lec­to­ral.

Ese año, ese pro­ce­so, ese des­car­te y esa dis­ci­pli­na lo mar­có pa­ra siem­pre, pe­ro con­ti­nuó co­mo hom­bre del sis­te­ma.

Al asu­mir Sa­li­nas de Gor­ta­ri la Pre­si­den­cia fue de­sig­na­do co­mo ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca, en la que es­tu­vo al fren­te has­ta 1992 cuan­do bus­có y ob­tu­vo la gu­ber­na­tu­ra de Puebla.

Go­ber­nó su en­ti­dad na­tal has­ta 1999, cuan­do vol­vió a ser men­cio­na­do co­mo as­pi­ran­te a la can­di­da­tu­ra del PRI a la Pre­si­den­cia. No tu­vo suer­te en ese lan­ce, pe­ro sí con­si­guió una se­na­du­ría.

Pa­sa­ron seis años y vol­vió al Se­na­do, don­de es coor­di­na­dor del PT. Ahí tra­bó una alian­za con An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, a quien de­fen­dió en tribuna, sa­lo­nes y pa­si­llos.

El 27 de ju­lio pa­sa­do el vir­tual pre­si­den­te elec­to anun­ció que se­rá el di­rec­tor de la Co­mi­sión Fe­de­ral de Elec­tri­ci­dad, lo que oca­sio­nó al­go así co­mo un cor­to cir­cui­to: su ima­gen vol­vió a es­tar en los car­to­nes y aho­ra en los úl­ti­mos me­ses vol­vie­ron a re­cor­dar­le su pa­sa­do in­có­mo­do, con to­do y sus eti­que­tas.

El pro­ce­so elec­to­ral de 1988, el des­car­te del que fue ob­je­to, la dis­ci­pli­na de man­te­ner­se co­mo hom­bre del sis­te­ma y su desem­pe­ño al fren­te de la Co­mi­sión Fe­de­ral Elec­to­ral lo mar­ca­ron pa­ra siem­pre.

Foto: ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.