El Se­na­do no se­rá una ex­ten­sión del Eje­cu­ti­vo

El vir­tual coor­di­na­dor de la frac­ción le­gis­la­ti­va de Mo­re­na en esa re­pre­sen­ta­ción ase­gu­ra que ha­brá un au­tén­ti­co equi­li­brio entre po­de­res

El Economista (México) - Los Políticos - - RELACIÓN LEGISLATIV­O-EJECUTIVO - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

La pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra del Con­gre­so de la Unión no se­rá un ór­gano su­bor­di­na­do, ni ex­ten­sión del po­der Eje­cu­ti­vo Fe­de­ral, ase­ve­ró en­fá­ti­co Ri­car­do Mon­real Ávi­la.

El ex­go­ber­na­dor de Za­ca­te­cas, quien se per­fi­la pa­ra coor­di­nar la frac­ción le­gis­la­ti­va de Mo­re­na en la lla­ma­da Cá­ma­ra Al­ta, di­jo que al me­nos en la re­la­ción con el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca ha­brá un au­tén­ti­co equi­li­brio y una au­tén­ti­ca co­la­bo­ra­ción entre po­de­res.

En en­tre­vis­ta, el ex­pe­ri­men­ta­do po­lí­ti­co za­ca­te­cano re­cal­có que no ha­brá su­bor­di­na­ción ha­cia el po­der eje­cu­ti­vo, pe­ro tam­po­co con­fron­ta­ción con el pró­xi­mo pre­si­den­te, An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor.

Men­cio­nó que con­tra­rio a lo que pa­de­cie­ron las mi­no­rías le­gis­la­ti­vas en los tiem­pos en los que el PRI era ma­yo­ría, Mo­re­na pre­ten­de dia­lo­gar con las frac­cio­nes mi­no­ri­ta­rias en esa re­pre­sen­ta­ción po­pu­lar.

De acuer­do con los re­sul­ta­dos de la elec­ción del pa­sa­do 1 de ju­lio, Mo­re­na ob­tu­vo 42 se­na­do­res de ma­yo­ría, que, su­ma­dos a los 13 plu­ri­no­mi­na­les que le fue­ron asig­na­dos, ten­drá una ban­ca­da de 55 y re­pre­sen­tan 42% de los 128 es­ca­ños que in­te­gra­rán la LXIV le­gis­la­tu­ra.

Sin em­bar­go, si se su­man los se­na­do­res del PES y PT, que fue­ron en alian­za en las pa­sa­das elec­cio­nes, re­pre­sen­ta­rán 52% de los es­ca­ños.

Se­rá un au­tén­ti­co equi­li­brio (de po­de­res) y una au­tén­ti­ca co­la­bo­ra­ción, no su­bor­di­na­ción, pe­ro tam­po­co (ha­brá) con­fron­ta­ción”.

El PAN, que es la se­gun­da fuer­za po­lí­ti­ca, ten­drá 23 le­gis­la­do­res que re­pre­sen­ta­rán 18% de la le­gis­la­tu­ra.

¿Cuál es el Con­gre­so que se re­quie­re en es­tos mo­men­tos? ¿Cuál es el Con­gre­so que re­quie­re el pre­si­den­te elec­to, An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor, pa­ra ha­cer po­si­ble es­to que ha lla­ma­do la cuar­ta trans­for­ma­ción de Mé­xi­co?

El Po­der Le­gis­la­ti­vo tie­ne un gran re­to en los pró­xi­mos años, tie­ne gran­des desafíos de trans­for­mar y de ini­ciar un pro­ce­so dis­tin­to.

El Po­der Le­gis­la­ti­vo tie­ne que ac­tuar en con­se­cuen­cia con el re­sul­ta­do de las ur­nas y se plan­tea no só­lo la aus­te­ri­dad, la dis­mi­nu­ción de los al­tos sa­la­rios de los le­gis­la­do­res, sino tam­bién el lu­jo, la aus­te­ri­za­ción de los ex­ce­sos.

Eli­mi­nar los pri­vi­le­gios que han ido acu­mu­lan­do a tra­vés de los años. En­ton­ces, no­so­tros va­mos a ac­tuar de ma­ne­ra con­se­cuen­te con los prin­ci­pios que sos­tie­ne Mo­re­na y que An­drés Manuel (Ló­pez Obra­dor) plan­teó en la cam­pa­ña po­lí­ti­ca.

Que no le que­de du­da de que va­ya­mos a ser muy con­se­cuen­tes con to­do (lo ex­pre­sa­do en cam­pa­ña); el li­de­rar, y con to­do, el com­pro­mi­so po­lí­ti­co del pre­si­den­te elec­to.

¿Cuál va a ser la re­la­ción con el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca? Si bien la ban­ca­da que us­ted se­gu­ra­men­te va a li­de­rar for­ma par­te de un mis­mo pro­yec­to, ¿qué ti­po de re­la­ción va a es­ta­ble­cer la ban­ca­da con el pre­si­den­te?

Va a ser una re­la­ción no de su­bor­di­na­ción. Ni la quie­re el pre­si­den­te, ni es con­ve­nien­te pa­ra el na­ci­mien­to de la cuar­ta trans­for­ma­ción del país.

Va a ser una re­la­ción de au­tén­ti­ca co­la­bo­ra­ción de po­de­res. Lo re­quie­re el país, así es el man­da­to y así va­mos a ac­tuar.

¿Eso im­pli­ca que se le po­drá de­cir que no al pre­si­den­te An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor, in­clu­so aun­que sea sur­gi­do del mis­mo par­ti­do o de la mis­ma coa­li­ción?

De prin­ci­pio, por el bien del país va­mos a ac­tuar en con­se­cuen­cia; va­mos a dia­lo­gar mu­cho; va­mos a ac­tuar muy uni­ta­rios, sin ser un ór­gano su­bor­di­na­do, ni ex­ten­sión del Eje­cu­ti­vo.

El Le­gis­la­ti­vo, al me­nos en la Cá­ma­ra de Se­na­do­res, se­rá un au­tén­ti­co equi­li­brio y una au­tén­ti­ca co­la­bo­ra­ción. No su­bor­di­na­ción, pe­ro tam­po­co con­fron­ta­ción.

Los se­na­do­res son re­pre­sen­tan­tes de las en­ti­da­des. ¿Ahí qué va a pe­sar más: la re­pre­sen­ta­ción que tie­nen con la gen­te que los eli­gió en el ca­so de los elec­tos, los in­tere­ses de sus es­ta­dos o el pro­yec­to que re­pre­sen­tan y al cual per­te­ne­cen?

Va­mos a cui­dar mu­cho los in­tere­ses del Es­ta­do, va­mos a cui­dar mu­cho los in­tere­ses de las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas, pe­ro tam­bién va­mos a cui­dar mu­cho el fe­de­ra­lis­mo.

¿Có­mo va a ser la re­la­ción con los par­ti­dos que aho­ra son mi­no­ri­ta­rios?, par­ti­cu­lar­men­te qui­sie­ra sa­ber có­mo es la re­la­ción que pien­san es­ta­ble­cer con el PRI, cuan­do tie­nen la ex­pe­rien­cia de ha­ber in­ter­ac­tua­do con él en los tiem­pos en que te­nía las frac­cio­nes más gran­des en el Con­gre­so.

Va­mos a ac­tuar en con­se­cuen­cia. No­so­tros fui­mos oposición. (Los priis­tas) siem­pre ac­tua­ron ex­clu­yén­do­nos, pi­so­teán­do­nos. Sin em­bar­go, no­so­tros no va­mos a ha­cer lo mis­mo, por su­pues­to.

Va­mos a dia­lo­gar mu­cho con ellos, va­mos a ac­tuar de ma­ne­ra plu­ral, de ma­ne­ra cui­da­do­sa, de ma­ne­ra pru­den­te; va­mos a ac­tuar lla­mán­do­los a dia­lo­gar y bus­car lo que me­jor se re­co­mien­de por el bien de la pa­tria.

¿Có­mo va a ser la re­la­ción con los par­ti­dos que for­ma­ron alian­za, par­ti­cu­lar­men­te con el PT?

Te­ne­mos una alian­za in­des­truc­ti­ble con ellos, una alian­za pro­gra­má­ti­ca, una alian­za que va per­du­rar los seis años que du­ra la le­gis­la­tu­ra.

¿Im­pli­ca que va a ha­ber diá­lo­go y dis­cu­sión con ellos o es prác­ti­ca­men­te for­mar acuer­dos con ellos, sin dis­cu­sión?

No, no. Diá­lo­gos con ellos, plá­ti­ca, con­ver­sa­ción, to­do.

Hay mu­chas du­das sobre có­mo se va a ejer­cer el po­der des­de la Pre­si­den­cia, de có­mo se va a ha­cer la trans­for­ma­ción de la for­ma en la que se so­lu­cio­nen los asun­tos pú­bli­cos. ¿Hay es­pa­cio pa­ra que los ciu­da­da­nos ten­ga­mos al­gún te­mor fun­da­do de que pue­da ha­ber al­gún ti­po de au­to­ri­ta­ris­mo por el pe­so que le dio el elec­to­ra­do tan­to al pre­si­den­te de Mé­xi­co co­mo a su par­ti­do en el Con­gre­so?

No, nin­guno. No hay nin­gún te­mor. No de­be ha­ber nin­gún te­mor.

No hay nin­gu­na po­si­bi­li­dad de asu­mir ac­ti­tu­des au­to­ri­ta­rias, va a ser un go­bierno que res­pe­te los lí­de­res de po­de­res, un go­bierno que res­pe­te a la ciu­da­da­nía y un go­bierno… el me­jor go­bierno que ha te­ni­do la historia re­cien­te del país.

El pró­xi­mo go­bierno ha ge­ne­ra­do mu­chas ex­pec­ta­ti­vas…

Se van a cum­plir las ex­pec­ta­ti­vas, se los ase­gu­ro. Va a ser un go­bierno muy efi­caz; va a ser un go­bierno muy cui­da­do­so; van a ver. Va a ser un go­bierno ex­tra­or­di­na­ria­men­te sen­si­ble en ma­te­ria so­cial.

Fo­to: archivo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.