Eli­mi­nar­la es un pa­so ha­cia atrás

Só­lo trae­rá be­ne­fi­cios a los sin­di­ca­tos del sec­tor, ad­vier­te el pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción Pa­tro­nal Me­xi­ca­na Pue­bla

El Economista (México) - Los Políticos - - REFORMA EDUCATIVA - Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­[email protected]­ta.mx @JQuin­ta­naGo­mez

La de­ci­sión del pre­si­den­te elec­to, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, de can­ce­lar la re­for­ma edu­ca­ti­va cons­ti­tu­ye un pa­so ha­cia atrás; va en con­tra de la edu­ca­ción en el país y pue­de traer só­lo be­ne­fi­cios a los sin­di­ca­tos del sec­tor, ase­ve­ró el pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción Pa­tro­nal Me­xi­ca­na Pue­bla (Co­par­mex), Jo­sé An­to­nio Quin­ta­na.

En en­tre­vis­ta, el lí­der em­pre­sa­rial des­ta­có que has­ta aho­ra lo que hay es mu­cha in­cer­ti­dum­bre so­bre el des­tino que ten­drá la re­for­ma edu­ca­ti­va.

“Hay po­co co­no­ci­mien­to, mu­cha in­cer­ti­dum­bre; hay fra­ses di­chas al ai­re del pro­pio pre­si­den­te elec­to”, men­cio­nó.

In­di­có que el problema es que no hay cla­ri­dad en lo que va a pa­sar en ese sec­tor; por lo tan­to, es aven­tu­ra­do pen­sar en cuá­les van a ser sus im­pli­ca­cio­nes.

An­te esa si­tua­ción, aña­dió, sur­gen mu­chas pre­gun­tas co­mo si lo que va a ocu­rrir es que se le va a vol­ver a dar po­der a la maes­tra El­ba Est­her Gor­di­llo des­de el Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción, lue­go de que fue pues­ta en li­ber­tad ha­ce unos días, o se van a vol­ver a for­ta­le­cer los sin­di­ca­tos del sec­tor.

Lo que sí que­da cla­ro, in­di­có, es que si ocu­rren si­tua­cio­nes co­mo ésa, ten­drá con­se­cuen­cias ne­fas­tas pa­ra la edu­ca­ción en el país y las su­fri­rán los ni­ños, que son los que de­be­rían es­tar en el pri­mer lu­gar de los ele­men­tos que se de­ben to­mar en cuen­ta pa­ra ha­cer o no una con­tra­rre­for­ma o im­ple­men­tar cual­quier po­lí­ti­ca pú­bli­ca en ma­te­ria edu­ca­ti­va.

Des­de su pers­pec­ti­va, los cam­bios en la po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va, im­ple­men­ta­dos por el go­bierno ac­tual, cons­ti­tu­yen una de las con­ta­das co­sas po­si­ti­vas que se tu­vie­ron.

“Ir atrás con esa de­ro­ga­ción, sen­ti­mos que afec­ta a los ni­ños, afec­ta a la edu­ca­ción que tan­to atraso y tan­to mal nos ha ge­ne­ra­do”, pre­ci­só.

SI HAY ÁREAS DE OPOR­TU­NI­DAD, QUE SE ATIEN­DAN

En­fa­ti­zó que lo im­por­tan­te en es­tos mo­men­tos es que no se per­mi­ta que la edu­ca­ción vuel­va a to­mar­se co­mo un bo­tín po­lí­ti­co pa­ra en­ri­que­cer a los lí­de­res sin­di­ca­les.

El di­ri­gen­te em­pre­sa­rial des­ta­có que se­gu­ra­men­te la re­for­ma im­pul­sa­da por el go­bierno que es­tá por con­cluir tie­ne áreas de opor­tu­ni­dad, en las que la nue­va ad­mi­nis­tra­ción de­be­ría ac­tuar, pe­ro ha­brá otras que pue­den fun­cio­nar bien si hay una co­rrec­ta im­ple­men­ta­ción.

“Yo creo que de­be­ría­mos es­tar bus­can­do esas áreas de opor­tu­ni­dad, co­mo el mis­mo te­ma de la eva­lua­ción o el in­vo­lu­cra­mien­to de los pa­dres de fa­mi­lia en la edu­ca­ción de los es­tu­dian­tes, tal vez la re­vi­sión de los pla­nes de es­tu­dio o la ade­cua­ción de al­gu­nas ma­te­rias”.

Re­cor­dó que la Co­par­mex par­ti­ci­pa en la ini­cia­ti­va 10 por la Edu­ca­ción, en la que con­tri­bu­yen otros co­lec­ti­vos que tie­nen co­mo mi­sión lo­grar que en Mé­xi­co ha­ya una edu­ca­ción de ca­li­dad.

Men­cio­nó que es muy im­por­tan­te man­te­ner la eva­lua­ción do­cen­te, así co­mo la po­si­bi­li­dad de que los alum­nos to­men otras ma­te­rias com­ple­men­ta­rias con el fin de fo­men­tar la in­no­va­ción y la crea­ti­vi­dad.

Quin­ta­na in­di­có su preocupaci­ón por la con­tra­rre­for­ma, so­bre to­do, por­que, de dar­se, ocu­rri­rá sin que los cam­bios que se co­men­za­ban a im­ple­men­tar ofre­cie­ran los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos.

Por el mo­men­to, aña­dió, lo que hay es in­cer­ti­dum­bre, fra­ses di­chas al ai­re; no hay cla­ri­dad en las im­pli­ca­cio­nes que se pue­dan te­ner.

Por ello, abun­dó, el lla­ma­do del sec­tor em­pre­sa­rial es que se es­cu­chen a las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil que es­tán tra­ba­jan­do en es­te te­ma de ma­ne­ra de­sin­te­re­sa­da, po­nien­do siem­pre a los ni­ños por de­lan­te, que se pon­ga una me­sa de diá­lo­go don­de se ex­pon­gan las co­sas que se pue­den me­jo­rar.

Por otra par­te, so­bre el anun­cio del tras­la­do de la se­de de la SEP a Pue­bla sos­tu­vo que tam­po­co hay cla­ri­dad y no se aca­ba de en­ten­der có­mo se va a eje­cu­tar esa de­ci­sión y ge­ne­ra con­fu­sión so­bre to­do por­que eso im­pli­ca­rá gas­tos, lo cual no con­cuer­da con la idea pro­pa­ga­da por el pró­xi­mo go­bierno de aus­te­ri­dad.

No po­de­mos per­mi­tir que la edu­ca­ción se to­me co­mo un bo­tín po­lí­ti­co”.

Foto: cortesía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.