Apos­ta­re­mos por di­ver­si­fi­car las re­la­cio­nes ex­te­rio­res

Mé­xi­co es­tá lla­ma­do a te­ner un pa­pel im­por­tan­te en el mun­do, pe­ro no po­drá asu­mir­lo si no tie­ne cre­di­bi­li­dad y au­to­ri­dad mo­ral, ase­gu­ra el pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res del Se­na­do de la Re­pú­bli­ca

El Economista (México) - Los Políticos - - POLÍTICA EXTERIOR - HÉC­TOR VAS­CON­CE­LOS Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

El pró­xi­mo go­bierno tie­ne la in­ten­ción de di­ver­si­fi­car la po­lí­ti­ca y las eco­no­mías ha­cia otras re­gio­nes del mun­do”.

La me­jor es­tra­te­gia pa­ra la po­lí­ti­ca ex­te­rior pa­ra el pró­xi­mo go­bierno es po­ner en or­den la ca­sa, pues, de lo con­tra­rio, Mé­xi­co no po­drá te­ner cre­di­bi­li­dad, ni ser au­to­ri­dad de pe­so en el mun­do, sos­tu­vo Héc­tor Vas­con­ce­los.

En en­tre­vis­ta, el pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res del Se­na­do de la Re­pú­bli­ca in­di­có que el pró­xi­mo go­bierno fe­de­ral en­tien­de que en la me­di­da en que en Mé­xi­co ha­ya pro­gre­sos en ma­te­ria de com­ba­te a la co­rrup­ción, in­se­gu­ri­dad y de­sigual­dad, su po­si­ción an­te el mun­do se­rá me­jor por­que po­drá re­cu­pe­rar el pres­ti­gio que te­nía a me­dia­dos del si­glo XX, el cual se ha des­di­bu­ja­do.

“El pró­xi­mo go­bierno y Mo­re­na han ha­bla­do de que la me­jor po­lí­ti­ca ex­te­rior es la in­te­rior; es de­cir, te­ne­mos que em­pe­zar por po­ner nues­tra ca­sa en or­den an­tes de pre­ten­der po­ner al res­to del mun­do en or­den”.

El tam­bién exem­ba­ja­dor en Di­na­mar­ca, No­rue­ga e Is­lan­dia plan­teó que Mé­xi­co es­tá lla­ma­do a te­ner un pa­pel im­por­tan­te en el mun­do, pe­ro no po­drá asu­mir­lo si no tie­ne cre­di­bi­li­dad y au­to­ri­dad mo­ral y pa­ra te­ner­las se re­quie­re so­lu­cio­nar los pro­ble­mas que más afec­tan a los me­xi­ca­nos.

La fal­ta de cre­di­bi­li­dad nos la dan el te­ner el ín­di­ce de vio­len­cia que hay en to­do el país, los ase­si­na­tos que ocu­rren, las re­gio­nes del país que es­tán fue­ra del im­pe­rio de la ley. Con esas cir­cuns­tan­cias di­fí­cil­men­te po­de­mos pre­ten­der te­ner la au­to­ri­dad mo­ral pa­ra ser un ac­tor de pri­mer or­den en el mun­do.

Al ser la eco­no­mía nú­me­ro 11 del mun­do, por su ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca, e in­clu­so por su cul­tu­ra mi­le­na­ria, in­di­có que Mé­xi­co es­tá lla­ma­do a ser un lí­der a ni­vel in­ter­na­cio­nal, pe­ro ese pro­ta­go­nis­mo no de­be ser ar­ti­fi­cial, sino de­be es­tar fin­ca­do en una me­jo­ra in­ter­na en ru­bros co­mo de­mo­cra­cia, ce­ro to­le­ran­cia a la co­rrup­ción y pre­va­len­cia del Es­ta­do de De­re­cho.

Ade­más de po­ner en or­den la ca­sa, di­jo, el pró­xi­mo go­bierno apos­ta­rá a di­ver­si­fi­car sus re­la­cio­nes ex­te­rio­res y no só­lo con­cen­trar­se en es­tre­char sus víncu­los con Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá.

El pró­xi­mo go­bierno tie­ne la in­ten­ción de di­ver­si­fi­car la po­lí­ti­ca y las eco­no­mías ha­cia otras re­gio­nes del mun­do. Se pre­ten­de dar una im­por­tan­cia ma­yor a la que ha te­ni­do en los úl­ti­mos años nues­tra mem­bre­sía en to­da la co­mu­ni­dad de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. Hay la in­ten­ción del pró­xi­mo go­bierno de mul­ti­pli­car los in­ter­cam­bios co­mer­cia­les de Mé­xi­co con otras re­gio­nes, in­clu­yen­do Asia-Pa­cí­fi­co. Las po­si­bi­li­da­des que hay pa­ra desa­rro­llar nues­tras re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas con Chi­na, la In­dia, con el su­r­es­te asiá­ti­co son muy gran­des y creo que han si­do po­cos ex­plo­ra­das, pe­ro to­do eso es la par­te que co­rres­pon­de al Po­der Eje­cu­ti­vo.

El po­lí­ti­co me­xi­cano, hi­jo del pri­mer se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción, Jo­sé Vas­con­ce­los, con­si­de­ró que de­be­rá ha­ber un cam­bio en la es­tra­te­gia des­de el go­bierno fe­de­ral en ma­te­ria de po­lí­ti­ca ex­te­rior. Aho­ra, di­jo, la prio­ri­dad no só­lo se­rán los ve­ci­nos del nor­te, sino Cen­troa­mé­ri­ca.

Es­tu­vi­mos ex­ce­si­va­men­te cen­tra­dos en la re­la­ción con Amé­ri­ca del Nor­te, que de­ja­mos de la­do, sos­la­ya­mos las re­la­cio­nes con to­do el con­ti­nen­te ame­ri­cano y El Ca­ri­be y con otras re­gio­nes del mun­do don­de po­ten­cial­men­te hay po­si­bi­li­da­des in­tere­san­tes pa­ra Mé­xi­co.

Des­de su pers­pec­ti­va, las ge­ne­ra­cio­nes de tec­nó­cra­tas que han es­ta­do en el po­der no só­lo con­cen­tra­ron la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Mé­xi­co con Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá, sino tam­bién prác­ti­ca­men­te só­lo a te­mas eco­nó­mi­cos.

En ese sen­ti­do, di­jo que en la po­lí­ti­ca ex­te­rior el co­mer­cio y las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras son ele­men­tos im­por­tan­tí­si­mos, pe­ro tam­bién exis­ten en las cues­tio­nes po­lí­ti­cas, la pro­tec­ción al am­bien­te, el cam­bio cli­má­ti­co, la pro­tec­ción de los de­re­chos hu­ma­nos en cual­quier par­te del mun­do. To­dos es­tos gran­des con­cep­tos, di­jo, de­ben ser me­du­la­res en la for­mu­la­ción de la po­lí­ti­ca ex­te­rior, no na­da más los in­ter­cam­bios co­mer­cia­les.

MÉ­XI­CO PUE­DE ME­DIAR, MAS NO IN­TER­VE­NIR

So­bre la po­lí­ti­ca que ha­brá de se­guir la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción res­pec­to a fi­jar o no una pos­tu­ra en con­flic­tos de paí­ses co­mo Ve­ne­zue­la y Ni­ca­ra­gua, el pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res con­si­de­ró que Mé­xi­co pue­de ser me­dia­dor, mas no in­ter­ve­nir.

“Mé­xi­co no de­be to­mar par­ti­do cuan­do hay una si­tua­ción in­ter­na en otro país de mu­chí­si­mo con­flic­to, lo que sí pue­de Mé­xi­co es asu- mir, co­mo ya lo he­mos he­cho en el pa­sa­do, una fun­ción de me­dia­ción que no es lo mis­mo”.

Pa­ra me­diar, di­jo, es ne­ce­sa­rio que cier­tos paí­ses lo con­vo­quen por sus cua­li­da­des, pues en ca­so con­tra­rio, se­ría in­ter­ve­nir, to­mar par­ti­do, lo cual se­ría inaceptabl­e.

Una co­sa es me­diar y otra es in­ter­ve­nir, creo que po­de­mos me­diar y lo he­mos he­cho exi­to­sa­men­te en el pa­sa­do en Cen­troa­mé­ri­ca, pe­ro tie­nen que ser las di­ver­sas par­tes las que lo lla­men, no es que no­so­tros va­ya­mos a in­ter­ve­nir, tie­ne que ser a in­vi­ta­ción de los lo­ca­les.

Vas­con­ce­los, quien tam­bién ha si­do pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de Cien­cias Po­lí­ti­cas y So­cia­les de la UNAM, in­di­có que un as­pec­to que sí de­be­rá cui­dar Mé­xi­co en su po­lí­ti­ca ex­te­rior es que se de­fien­da por en­ci­ma de to­da la so­be­ra­nía na­cio­nal.

El res­pe­to y la va­li­dez del con­cep­to de so­be­ra­nía es lo prin­ci­pal en po­lí­ti­ca ex­te­rior, sin so­be­ra­nía, un país de­ja de ser­lo. So­be­ra­nía es prác­ti­ca­men­te si­nó­ni­mo de ser un país real, en el mo­men­to en que un país pier­de la so­be­ra­nía, per­dió to­do, es una co­lo­nia, es un pro­tec­to­ra­do, un Con­su­la­do.

SE­NA­DO VI­GI­LA­RÁ LA PO­LÍ­TI­CA EX­TE­RIOR

Des­de el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca, ade­lan­tó Héc­tor Vas­con­ce­los, se su­per­vi­sa­rá la po­lí­ti­ca ex­te­rior que reali­ce el Eje­cu­ti­vo.

Men­cio­nó que su­per­vi­sa­rán que esa po­lí­ti­ca se ci­ña a los prin­ci­pios que es­ta­ble­ce el Ar­tícu­lo 89 de la Cons­ti­tu­ción, co­mo son la no in­ter­ven­ción en los asun­tos in­ter­nos de otros paí­ses, la so­lu­ción pa­cí­fi­ca de los con­flic­tos in­ter­na­cio­na­les, la au­to­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, así co­mo la coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal.

El se­na­dor con­si­de­ró ne­ce­sa­rio que el Le­gis­la­ti­vo asu­ma esa vi­gi­lan­cia, pues en los úl­ti­mos años, di­jo, que­dó des­di­bu­ja­da esa fa­cul­tad.

En al­gu­nas eta­pas, re­cor­dó, el pa­pel del Se­na­do era de acom­pa­ña­mien­to y de ra­ti­fi­ca­ción, a ve­ces ca­si a cie­gas, de lo que ha­cía el Po­der Eje­cu­ti­vo. Sin em­bar­go, aho­ra que­re­mos dar­le to­da la im­por­tan­cia que la Cons­ti­tu­ción con­fie­re al Se­na­do de la Re­pú­bli­ca pa­ra con­tri­buir a la for­mu­la­ción de la po­lí­ti­ca ex­te­rior y, des­de lue­go, cui­dar los nom­bra­mien­tos que ha­ga el Eje­cu­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.