La vio­len­cia con­tra ellas se acen­túa

Mé­xi­co es un te­rri­to­rio muy hos­til pa­ra tran­si­tar, prin­ci­pal­men­te, por el cri­men or­ga­ni­za­do y por abu­sos de au­to­ri­dad, plan­tea la ex­per­ta

El Economista (México) - Los Políticos - - ÉXODO DE MIGRANTES -

Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­[email protected]­co­no­mis­ta.mx Hay ac­cio­nes tan­to de las au­to­ri­da­des, del cri­men y de la mis­ma so­cie­dad que se apro­ve­chan de las mu­je­res mi­gran­tes”.

Si pa­ra un mi­gran­te es pe­li­gro­so sa­lir de su país de ori­gen en bus­ca de me­jo­res opor­tu­ni­da­des, pa­ra las mu­je­res lo es aún más, por­que en ellas se acen­túa la vio­len­cia, pues se les pi­den pa­gos se­xua­les a cam­bio de fa­vo­res y no tie­nen ac­ce­so a la jus­ti­cia, plan­teó Be­re­ni­ce Val­dez.

En en­tre­vis­ta, la coor­di­na­do­ra de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas del Ins­ti­tu­to pa­ra las Mu­je­res en la Mi­gra­ción, AC (Imu­mi) ex­pli­có que si bien no exis­te una ci­fra cla­ra de qué por­cen­ta­je de mi­gran­tes es víc­ti­ma de al­gu­na vio­la­ción a sus de­re­chos hu­ma­nos, se cal­cu­la que es al­to el nú­me­ro de mu­je­res que se ven vul­ne­ra­das.

“Hay ac­cio­nes tan­to de las au­to­ri­da­des, del cri­men y de la mis­ma so­cie­dad que se apro­ve­chan de las mu­je­res mi­gran­tes. Les di­cen: ‘Ah, no me pue­des pa­gar, pues pá­ga­me con un fa­vor se­xual’”. Es al­ta la ci­fra, es­tán en al­to ries­go las mu­je­res”.

Ex­pli­có que en te­rri­to­rio me­xi­cano a las mu­je­res tam­bién se les “co­si­fi­ca”, jus­to de lo que hu­ye­ron en su país de ori­gen en ca­so de las hon­du­re­ñas. Ellas, di­jo, es­tán en cons­tan­te ries­go por­que se acen­túa la vio­len­cia.

To­da la vio­len­cia que hay en Mé­xi­co con­tra las mu­je­res, con­tra una mu­jer mi­gran­te se acen­túa, con­tra una mu­jer mi­gran­te in­do­cu­men­ta­da es más.

In­di­có que, por ejem­plo, si una mu­jer mi­gran­te es víc­ti­ma de un de­li­to en Mé­xi­co, di­fí­cil­men­te se le ha­rá jus­ti­cia por­que in­ter­po­ner una de­nun­cia es­tá su­pe­di­ta­do a con­tar con un do­cu­men­to mi­gra­to­rio; tam­po­co pue­den fá­cil­men­te so­li­ci­tar asi­lo por­que las quie­ren co­lo­car co­mo de­pen­dien­tes de un hom­bre e in­clu­so con­se­guir em­pleo es to­do un re­to por­que el per­mi­so es­tá con­di­cio­na­do a con­tar con una ofer­ta la­bo­ral.

Con­si­de­ró que un país que es de trán­si­to de mi­gran­tes co­mo Mé­xi­co de­be dar un tra­to di­ver­so a las mu­je­res que a los hom­bres mi­gran­tes, por­que ge­ne­ral­men­te las pri­me­ras vie­nen acom­pa­ña­das por hi­jos.

“Mé­xi­co es un te­rri­to­rio muy hos­til pa­ra tran­si­tar, prin­ci­pal­men­te, por el cri­men or­ga­ni­za­do y por abu­sos de au­to­ri­dad”.

Di­jo que a las mu­je­res mi­gran­tes se les de­be ga­ran­ti­zar un tra­to di­fe­ren­cia­do res­pec­to a los hom­bres, en el que se con­si­de­re ac­ce­so a la jus­ti­cia, la no se­pa­ra­ción de sus hi­jos, así co­mo su trán­si­to se­gu­ro por el país.

MÉ­XI­CO ES­TÁ OPE­RAN­DO CO­MO FIL­TRO DE MI­GRAN­TES, SE­ÑA­LA

Val­dez plan­teó que has­ta an­tes del éxo­do de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos, Mé­xi­co ope- ra­ba co­mo un país fil­tro de mi­gran­tes que se di­ri­gían ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, lo cual de­be cam­biar, pues ésa no es su fa­cul­tad.

“Pro­po­ne­mos que los mi­gran­tes ha­gan la so­li­ci­tud de asi­lo y que sea Es­ta­dos Uni­dos el que de­ci­da con sus eva­lua­cio­nes, si son aptos al asi­lo. Hoy pa­sa que Mé­xi­co es­tá asu­mien­do res­pon­sa­bi­li­da­des que no le co­rres­pon­dan, por­que Mé­xi­co no de­be­ría ser un fil­tro pa­ra que las per­so­nas pu­die­ran lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos a so­li­ci­tar asi­lo”.

In­di­có que con es­ta ca­ra­va­na es cla­ro que Mé­xi­co no es­tá ejer­cien­do una po­lí­ti­ca de aco­gi­da, sino de re­cha­zo ha­cia los mi­gran­tes, lo cual con­tri­bu­ye a que se ge­ne­ren ten­sio­nes e in­clu­so vio­la­cio­nes a de­re­chos hu­ma­nos.

El go­bierno me­xi­cano no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra una ca­ra­va­na de mi­gran­tes co­mo és­ta por­que la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de Mé­xi­co no ha si­do ge­ne­rar ca­pa­ci­da­des ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra in­cluir, sino ha si­do ge­ne­rar ges­tión des­de una vi­sión po­li­cia­ca pa­ra re­cha­zar.

La ex­per­ta di­jo que has­ta aho­ra no han po­di­do iden­ti­fi­car, ni go­bierno, ni so­cie­dad ci­vil, cuál fue el de­to­nan­te pa­ra que emi­gra­ra esa gran can­ti­dad de cen­troa­me­ri­ca­nos.

Nun­ca ha­bía ha­bi­do un éxo­do tan gran­de de mi­gran­tes des­de los años 80, 90. Sin em­bar­go, cree­mos que la cau­sa de la mi­gra­ción son las con­di­cio­nes de vi­da y van a apro­ve­char pa­ra sa­lir de su país el mo­men­to don­de se sien­tan más pro­te­gi­dos pa­ra mi­grar.

Di­jo que la pro­pues­ta de or­ga­ni­za­cio­nes co­mo el Imu­mi es pe­dir al go­bierno sa­lien­te y al en­tran­te es­ta­ble­cer diá­lo­go pa­ra to­mar me­di­das en be­ne­fi­cio de los mi­gran­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.