Fue una elec­ción desasea­da

El pa­sa­do do­min­go, los pa­nis­tas tu­vie­ron que de­ci­dir en­tre apo­yar al prag­ma­tis­mo o vol­ver a sus prin­ci­pios

El Economista (México) - Los Políticos - - PAN Y PRD | EN SU ENCRUCIJAD­A - Por Die­go Ba­di­llo y Li­dia Aris­ta los­po­li­ti­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Con Mar­ko Cor­tés, ese PAN prag­má­ti­co po­dría con­du­cir a una es­pe­cie de PAN pa­re­ci­do al PRI”.

El pro­ce­so pa­ra re­no­var el Comité Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal del PAN no fue pa­re­jo, tu­vo va­rias irre­gu­la­ri­da­des en las que los go­ber­na­do­res me­tie­ron las ma­nos, ase­ve­ró Er­nes­to Ruf­fo.

En en­tre­vis­ta, el pri­mer go­ber­na­dor de opo­si­ción en el país y hoy dipu­tado fe­de­ral ex­pli­có que ha­ce al­gu­nos días pre­sen­tó su re­nun­cia co­mo res­pon­sa­ble de la Coor­di­na­ción de la Co­mi­sión pa­ra la Trans­pa­ren­cia y Re­in­ge­nie­ría de PAN, de­bi­do a que la di­rec­ción del par­ti­do fue to­ma­da por in­tere­ses de un gru­po que convirtió a ese ins­ti­tu­to en un bo­tín pa­ra be­ne­fi­cio de unos cuan­tos.

Ex­pli­có que co­mo par­te del pro­ce­so in­terno que reali­zó Ac­ción Na­cio­nal pa­ra re­no­var su Comité Eje­cu­ti­vo, no se usó el pa­drón de mi­li­tan­tes ac­tua­li­za­do an­te el INE, sino que se op­tó por ha­cer­lo a la an­ti­güi­ta.

“Los can­di­da­tos fue­ron de­fi­ni­dos a ba­se de for­ma­tos ma­ni­pu­la­bles por el je­fe, por el pa­trón y es cla­ro que los go­ber­na­do­res me­tie­ron mano for­zan­do a los pa­nis­tas que tra­ba­jan en su go­bierno, al­cal­des o tam­bién au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les o es­ta­ta­les del PAN. Hay una ma­ni­pu­la­ción in­dig­na, que no es pro­pia de los prin­ci­pios de Ac­ción Na­cio­nal (…) Es muy fuer­te el con­trol que tie­nen go­ber­na­do­res y au­to­ri­da­des a To­rres Co­fi­ño”.

Ex­pu­so que el pa­sa­do do­min­go más que ele­gir en­tre Mar­ko Cor­tés y Ma­nuel Gó­mez Mo­rín co­mo pre­si­den­te del CEN del PAN, los pa­nis­tas tu­vie­ron que de­ci­dir en­tre apo­yar al prag­ma­tis­mo o a los prin­ci­pios y va­lo­res que die­ron ori­gen a ese par­ti­do po­lí­ti­co. “Es muy se­ria la con­se­cuen­cia de pro­ce­so elec­to­ral in­terno. Con Mar­ko Cor­tés, ese PAN prag­má­ti­co po­dría con­du­cir a una es­pe­cie de PAN pa­re­ci­do al PRI”, di­jo.

MAR­KO COR­TÉS AVA­LÓ MOCHES

Re­cor­dó que cuan­do acep­tó for­mar par­te de la pla­ni­lla del en­ton­ces can­di­da­to a la di­ri­gen­cia na­cio­nal, Ri­car­do Ana­ya, fue ba­jo la pro­me­sa de que se de­pu­ra­ría el pa­drón, así co­mo que no se per­mi­ti­rían ya los “fa­mo­sos moches”; sin em­bar­go, eso no su­ce­dió. “Hu­bo tiem­po pa­ra que Mar­ko Cor­tés co­rri­gie­ra por­que él fue el coor­di­na­dor de la frac­ción y no lo hi­zo. En­ton­ces me ha­bi­li­ta pa­ra de­cir que Mar­ko Cor­tés tam­bién se pres­tó al pro­ce­so de los moches, por eso mis­mo he di­cho que, co­mo pre­si­den­te, yo no lo voy a re­co­no­cer”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.