Mé­xi­co no se pue­de ais­lar

Ade­más de di­ver­si­fi­car sus re­la­cio­nes ex­te­rio­res, el pró­xi­mo go­bierno me­xi­cano de­be­rá re­cons­truir la re­la­ción di­plo­má­ti­ca con Es­ta­dos Uni­dos, la cual no atra­vie­sa su me­jor mo­men­to, plan­tea la se­na­do­ra

El Economista (México) - Los Políticos - - LOS RETOS DE AMLO - Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Di­ver­si­fi­car sus re­la­cio­nes co­mer­cia­les, re­cons­truir la di­plo­ma­cia con Es­ta­dos Uni­dos, así co­mo ve­lar por los in­tere­ses de los me­xi­ca­nos ra­di­ca­dos en otros paí­ses son al­gu­nos de los desafíos que en­fren­ta­rá el pró­xi­mo pre­si­den­te de Mé­xi­co, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, en ma­te­ria de po­lí­ti­ca ex­te­rior, con­si­de­ró la se­na­do­ra Ale­jan­dra Rey­no­so.

En en­tre­vis­ta, la tam­bién se­cre­ta­ria de la Co­mi­sión de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res del Se­na­do de la República ex­ter­nó su preo­cu­pa­ción por la ma­ne­ra en que el pre­si­den­te elec­to se ha re­fe­ri­do a la es­tra­te­gia de po­lí­ti­ca ex­te­rior que ha­brá de im­ple­men­tar a par­tir del 1 de di­ciem­bre, quien des­de que era can­di­da­to sos­tu­vo que la me­jor tác­ti­ca es la po­lí­ti­ca in­ter­na.

Veo al pró­xi­mo pre­si­den­te só­lo en la po­lí­ti­ca in­te­rior, en­ce­rran­do a Mé­xi­co co­mo si no for­má­ra­mos par­te del con­cier­to de na­cio­nes, eso me preo­cu­pa por­que en lu­gar de avan­zar el li­de­raz­go de Mé­xi­co, es un ries­go de re­tro­ce­so im­por­tan­te y que nos pue­de lle­var a un ais­la­mien­to de la na­ción.

Sos­tu­vo que des­de el Se­na­do de la República bus­ca­rán ser proac­ti­vos en la di­plo­ma­cia par­la­men­ta­ria, pues no pue­den per­mi­tir que Mé­xi­co des­apa­rez­ca del con­tex­to in­ter­na­cio­nal.

La tam­bién vi­ce­coor­di­na­do­ra de Po­lí­ti­ca Ex­te­rior del gru­po le­gis­la­ti­vo del PAN in­di­có que uno de los ob­je­ti­vos de la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción de­be ser sos­te­ner re­la­cio­nes cor­dia­les con paí­ses ve­ci­nos y so­cios, pe­ro que ello no se con­fun­da con un apo­yo a re­gí­me­nes opre­so­res co­mo Ve­ne­zue­la o Ni­ca­ra­gua.

Ade­más, con­si­de­ró un desafío a cor­to pla­zo ini­ciar con la re­cons­truc­ción de la re­la­ción di­plo­má­ti­ca en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, la cual no atra­vie­sa por su me­jor mo­men­to.

“Se tie­ne que for­ta­le­cer o re­cons­truir las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas de Mé­xi­co con Es­ta­dos Uni­dos por­que sí creo que ha si­do una re­la­ción que se ha des­gas­ta­do en los úl­ti­mos años”.

Agre­gó que eso in­clu­ye ve­lar por los de­re­chos hu­ma­nos de los me­xi­ca­nos que ra­di­can en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro tam­bién en cual­quier par­te del mun­do.

La le­gis­la­do­ra gua­na­jua­ten­se con­si­de­ró que al ser la eco­no­mía nú­me­ro 11 en el mun­do, Mé­xi­co es­tá lla­ma­do a se­guir for­ta­le­cien­do su eco­no­mía, pe­ro tam­bién a fi­jar pos­tu­ras cuan­do en cier­tos paí­ses ha­ya una cla­ra vio­la­ción a los de­re­chos hu­ma­nos.

Res­pec­to a la eco­no­mía, ma­ni­fes­tó que es ne­ce­sa­rio sa­car ma­yor pro­ve­cho a los tra­ta­dos co­mer­cia­les que ha fir­ma­do Mé­xi­co, siem­pre cui­dan­do los in­tere­ses de los pro­duc­to­res na­cio­na­les, so­bre to­do de aque­llos sec­to­res que pu­die­ran es­tar en al­gu­na si­tua­ción de des­ven­ta­ja.

Di­jo que in­clu­so Mé­xi­co de­be apos­tar por di­ver­si­fi­car aún más sus re­la­cio­nes co­mer­cia­les, y evi­tar que es­tén con­cen­tra­das en Amé­ri­ca del Nor­te co­mo ha si­do por años.

Rey­no­so Sán­chez re­fi­rió que si bien es im­por­tan­te res­pe­tar el prin­ci­pio de no in­ter­ven­cio­nis­mo, Mé­xi­co no pue­de que­dar­se ca­lla­do an­te he­chos la­men­ta­bles en sis­te­mas au­to­ri­ta­rios.

“Siem­pre he­mos apos­ta­do por el res­pe­to, por el prin­ci­pio de no in­ter­ven­ción, sin em­bar­go eso no quie­re de­cir que no opi­ne­mos cuan­do ob­ser­va­mos en ries­go una na­ción y se ha alzado la voz cuan­do se ha ne­ce­si­ta­do. De­be­mos de ha­blar, de emi­tir una opi­nión cuan­do ve­mos que en al­gu­nos de los paí­ses vio­lan de­re­chos hu­ma­nos, crean sis­te­mas au­to­ri­ta­rios, se crean cri­sis hu­ma­ni­ta­rias, Mé­xi­co tie­ne que opi­nar”.

CON EPN SE CO­ME­TIE­RON ERRO­RES

La tam­bién ex­dipu­tada fe­de­ral co­men­tó que en la ad­mi­nis­tra­ción que es­tá por con­cluir se co­me­tie­ron di­ver­sos erro­res en po­lí­ti­ca ex­te­rior,prin­ci­pal­men­te, des­ta­có que con quien se com­par­te la fron­te­ra más gran­de, Es­ta­dos Uni­dos, se co­lo­có co­mo em­ba­ja­dor a al­guien sin ofi­cio di­plo­má­ti­co e in­clu­so por un pe­rio­do se de­jó sin un re­pre­sen­tan­te de Mé­xi­co.

Otro error que con­si­de­ró que se co­me­tió en los úl­ti­mos años es que par­te de las re­la­cio­nes ex­te­rio­res se rea­li­za­ron por me­dio de re­la­cio­nes per­so­na­les, par­ti­cu­lar­men­te en­tre el yerno de Do­nald Trump, Ja­red Kush­ner, y el can­ci­ller Luis Vi­de­ga­ray.

Otro más, des­ta­có, es que a los car­gos de re­pre­sen­ta­cio­nes di­plo­má­ti­cas lle­ga­ron más per­so­na­jes po­lí­ti­cos que per­fi­les con ex­pe­rien­cia en el ser­vi­cio ex­te­rior.

“Es­pe­ro que ter­mi­ne el abu­so de los nom­bra­mien­tos de las re­pre­sen­ta­cio­nes di­plo­má­ti­cas de ami­gos o cer­ca­nos del pre­si­den­te, cuan­do se pue­de apro­ve­char a hom­bres y mu­je­res del ser­vi­cio ex­te­rior me­xi­cano”.

Siem­pre he­mos apos­ta­do por el res­pe­to, por la no in­ter­ven­ción, sin em­bar­go eso no quie­re de­cir que no opi­ne­mos cuan­do ob­ser­va­mos en ries­go en una na­ción y se ha alzado la voz cuan­do se ha ne­ce­si­ta­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.