Los gru­pos ori­gi­na­rios en el nue­vo go­bierno

El Economista (México) - Los Políticos - - PUEBLOS INDÍGENAS -

UN TE­MA que siem­pre me ha lla­ma­do la aten­ción son los gru­pos in­dí­ge­nas del país. La par­te cul­tu­ral que ellos apor­tan al cri­sol que es México me pa­re­ce fas­ci­nan­te. El co­lo­ri­do de sus tex­ti­les, la dul­zu­ra del náhuatl, del oto­mí y de otras len­guas que mu­chas ve­ces es­cu­cha­mos en las ca­lles, la ca­den­cia en el ca­mi­nar de las mu­je­res con cestas en la ca­be­za, la for­ma en que tra­ba­jan los ma­te­ria­les de la tie­rra, el ba­rro, la ma­de­ra, los me­ta­les y las pie­dras; in­clu­so có­mo te­jen la pal­ma y otras fi­bras na­tu­ra­les es ver­da­de­ra­men­te sor­pren­den­te y ha­ce que uno se enor­gu­llez­ca de per­te­ne­cer a es­ta tie­rra con tan­tas na­cio­nes mi­le­na­rias. Des­de los se­ris, ya­quis y ta­rahu­ma­ras en el no­roes­te has­ta los ma­yas en Yu­ca­tán y Chia­pas, pa­san­do por sin­nú­me­ro de pueblos ori­gi­na­rios que ha­bi­tan es­tas tie­rras son par­te de mi ser cul­tu­ral y ge­nó­mi­co. Mi mes­ti­za­je es tal, que no pue­do de­fi­nir­me más que co­mo un pro­duc­to de miles de años de mi­gra­cio­nes hu­ma­nas que con­flu­ye­ron en el al­ti­plano de es­te país.

A pe­sar de que no es­toy de acuer­do con va­rias de las pro­pues­tas del pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor, lo que sí ad­mi­ro y ce­le­bro es su co­no­ci­mien­to y ge­nuino in­te­rés por las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas del país. Es evi­den­te que el de­sa­rro­llo de los pueblos in­dí­ge­nas es un te­ma cen­tral de su vi­sión política, va­mos a ver si lo­gra es­truc­tu­rar una política pú­bli­ca con­sis­ten­te al res­pec­to.

Uno de los pri­me­ros tra­ba­jos de Ló­pez Obra­dor fue la aten­ción de las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas chon­ta­les de su na­tal Ta­bas­co. En 1977, Lean­dro Ro­vi­ro­sa Wa­de nom­bró a un jo­ven­cí­si­mo Ló­pez Obra­dor co­mo de­le­ga­do es­ta­tal del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal In­di­ge­nis­ta, car­go en el que es­tu­vo has­ta 1982, lo que ex­pli­ca por qué se recibió tan tar­de de la li­cen­cia­tu­ra, 11 años des­pués de ter­mi­nar­la.

Des­de en­ton­ces, Ló­pez Obra­dor ha mos­tra­do una enor­me sen­si­bi­li­dad pa­ra con los pueblos ori­gi­na­rios, de ahí que ha­ya re­sul­ta­do na­tu­ral, y a la vez con­mo- ve­dor, que en el ac­to ma­si­vo en el Zó­ca­lo, hu­bie­se re­ci­bi­do el bas­tón de man­do. Pa­ra mu­chos fue un ac­to es­cé­ni­co, ca­si un per­for­man­ce, pe­ro creo que ha si­do uno de los ac­tos más sen­ti­dos del ac­tual pre­si­den­te.

De ver­dad es­pe­ro que las po­lí­ti­cas pú­bli­cas con res­pec­to a los pueblos ori­gi­na­rios aho­ra sí sean efec­ti­vas. No bas­ta con al­fa­be­ti­zar­los y lle­var­les va­cu­nas; tam­po­co sir­ve im­po­ner­les mo­de­los aje­nos a sus tra­di­cio­nes y cos­tum­bres. Es im­pres­cin­di­ble in­ser­tar­los al de­sa­rro­llo de una for­ma equi­li­bra­da, sus­ten­ta­ble, ra­cio­nal y, muy es­pe­cial­men­te, res­pe­tuo­sa de su idio­sin­cra­sia. Pien­so en los ra­rá­mu­ris de Chihuahua y los ki­ka­púes de Coahui­la, am­bos pueblos nó­ma­das. Si bien los pri­me­ros deam­bu­lan por la Sie­rra Ta­rahu­ma­ra, los se­gun­dos cru­zan la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos de ma­ne­ra sis­té­mi­ca se­gún las es­ta­cio­nes del año y cuen­tan con do­ble na­cio­na­li­dad. La aten­ción que de­be dár­se­les im­pli­ca re­co­no­cer sus es­pe­ci­fi­ci­da­des y lo di­fe­ren­tes que son los in­dí­ge­nas del nor­te a los del al­ti­plano y el sur de México. Pe­se a la po­bre­za en­dé­mi­ca que aque­ja a las et­nias del nor­te y del al­ti­plano, no se han vis­to ca­sos de vio­len­cia co­mo en Chia­pas.

Uno de los te­mas que ten­drá que aten­der el nue­vo pre­si­den­te es pre­ci­sa­men­te el de los des­pla­za­dos de Chia­pas, pro­ce­so que em­pe­zó en la dé­ca­da de los 80 y aún no ter­mi­na. Y no pue­de ter­mi­nar­se, por­que sin jus­ti­cia, es im­po­si­ble que ha­ya paz.

El pró­xi­mo 22 de di­ciem­bre se cum­pli­rán 21 años de los ho­rren­dos he­chos de Ac­teal en los que 45 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das a man­sal­va por pa­ra­mi­li­ta­res. Las per­so­nas ase­si­na­das per­te­ne­cían a la or­ga­ni­za­ción Las Abe­jas, un gru­po pa­ci­fis­ta que pug­na­ba por una sa­li­da no vio­len­ta a los con­flic­tos de la re­gión. Ni priis­tas ni

za­pa­tis­tas, Las Abe­jas de Ac­teal son un gru­po ma­ya-tsot­sil, cris­tia­nos —hay tan­to ca­tó­li­cos co­mo de otras de­no­mi­na­cio­nes— que pug­nan por una so­lu­ción pa­cí­fi­ca de los con­flic­tos en la zo­na, y se han de­di­ca­do a la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos. A pe­sar de que han evo­lu­cio­na­do a una for­ma de or­ga­ni­za­ción mo­der­na —tie­nen si­tio web y una pre­sen­cia cons­tan­te en me­dios vir­tua­les—, su mo­do de ope­ra­ción es per­fec­ta­men­te cohe­ren­te con su cul­tu­ra an­ces­tral y su es­pi­ri­tua­li­dad. Pa­ra to­mar una de­ci­sión, se reúnen y oran has­ta que Dios los ilumi­na so­bre el ca­mino a to­mar. Pre­ci­sa­men­te, el 22 de di­ciem­bre de 1997, des­pués de ha­ber si­do des­pla­za­dos de sus co­mu­ni­da­des por efec­ti­vos del Ejér­ci­to me­xi­cano y pa­ra­mi­li­ta­res al ser­vi­cio del pre­si­den­te mu­ni­ci­pal priis­ta de Che­nal­hó, Ja­cin­to Arias Cruz, Las Abe­jas se re­fu­gia­ron en la er­mi­ta de Ac­teal pa­ra orar y pe­dir la gra­cia de Dios con el pro­pó­si­to de sor­tear la si­tua­ción an­gus­tio­sa que vi­vían al ver­se en me­dio de ban­dos en con­flic­to. De las 45 víc­ti­mas, 16 eran ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes; 20 eran mu­je­res y nue­ve hom­bres adul­tos. Sie­te mu­je­res es­ta­ban em­ba­ra­za­das. Nin­guno de ellos se de­fen­dió, mu­rie­ron co­mo los már­ti­res del cris­tia­nis­mo pri­mi­ti­vo.

Ló­pez Obra­dor de­be re­to­mar el caso, el que se ha con­si­de­ra­do re­suel­to por­que se en­car­ce­ló a un buen nú­me­ro de per­pe­tra­do­res, pa­ra que lue­go fue­ran li­be­ra­dos, en 2009, por de­fec­tos en el de­bi­do pro­ce­so. Lo más gra­ve es que las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les y fe­de­ra­les res­pon­sa­bles del caso no han ren­di­do cuen­tas. In­clu­so, la Fis­ca­lía es­pe­cial del go­bierno de Chia­pas pa­ra la aten­ción de los crímenes de Ac­teal lo­gró es­ta­ble­cer la res­pon­sa­bi­li­dad de las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les en los he­chos.

Un gru­po es­cin­di­do de Las Abe­jas pre­sen­tó en sep­tiem­bre del 2011 una de­man­da con­tra Er­nes­to Ze­di­llo co­mo res­pon­sa­ble úl­ti­mo de los crímenes de le­sa hu­ma­ni­dad co­me­ti­dos en Ac­teal. La de­man­da no pros­pe­ró de­bi­do a las ma­nio­bras del go­bierno cal­de­ro­nis­ta y pos­te­rior­men­te del de Pe­ña Nie­to, pa­ra que el go­bierno nor­te­ame­ri­cano con­ce­die­se a Ze­di­llo la in­mu­ni­dad di­plo­má­ti­ca. Los afec­ta­dos so­li­ci­ta­ron un am­pa­ro en con­tra de la pe­ti­ción ofi­cial de in­mu­ni­dad pa­ra Ze­di­llo, mis­mo que pro­ce­dió en pri­me­ra ins­tan­cia, pe­ro que fue re­vo­ca­do en se­gun­da ins­tan­cia, gra­cias al con­trol ejer­ci­do por el ze­di­llis­mo en cier­tos es­pa­cios del Po­der Ju­di­cial. En el 2014, Er­nes­to Ze­di­llo fue exo­ne­ra­do de los car­gos en Es­ta­dos Uni­dos gra­cias a la in­mu­ni­dad di­plo­má­ti­ca, mien­tras que la zo­zo­bra se­guía y si­gue re­co­rrien­do Che­nal­hó, pues mu­chos de los per­pe­tra­do­res de Ac­teal re­gre­sa­ron a sus co­mu­ni­da­des con áni­mo de re­van­cha.

El pa­sa­do jue­ves, Las Abe­jas de Ac­teal emi­tie­ron un co­mu­ni­ca­do em­pla­zan­do a Ló­pez Obra­dor a ha­cer jus­ti­cia a so­bre­vi­vien­tes, muer­tos y deu­dos. Exi­gen que se brin­de “aten­ción pron­ta, se­ria e in­te­gral al caso”, de la mis­ma for­ma en que el hoy pre­si­den­te es­tá aten­dien­do el caso de los 43 des­apa­re­ci­dos de Ayot­zi­na­pa, con cu­yos deu­dos se reunió po­cos días des­pués de su to­ma de po­se­sión y fir­mó un de­cre­to pre­si­den­cial pa­ra con­ti­nuar la in­ves­ti­ga­ción de los he­chos. Las Abe­jas se aper­so­na­ron el sá­ba­do 8 de di­ciem­bre en Tuxtla Gu­tié­rrez pa­ra en­tre­gar su pe­ti­ción al pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

Se­ría más que desea­ble, ade­más de éti­ca­men­te co­rrec­to y per­ti­nen­te, la reaper­tu­ra de la in­ves­ti­ga­ción del caso Ac­teal, to­man­do en con­si­de­ra­ción la in­da­ga­to­ria de la Fis­ca­lía chia­pa­ne­ca que sí lle­gó a re­ca­bar in­for­ma­ción de pri­me­ra mano de al­gu­nos de los ac­to­res prin­ci­pa­les por la par­te gu­ber­na­men­tal, aun­que fal­tan testimonio­s im­pres­cin­di­bles pa­ra es­ta­ble­cer res­pon­sa­bi­li­da­des, y que, por fin, los muer­tos y los so­bre­vi­vien­tes de Ac­teal re­ci­ban jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.