39 años mos­tran­do múscu­lo en las ca­lles

El pro­ce­so le­gis­la­ti­vo pa­ra apro­bar la re­for­ma edu­ca­ti­va y su im­ple­men­ta­ción mo­ti­va­ron a que la Coor­di­na­do­ra se ins­ta­la­ra en una es­pi­ral de ma­ni­fes­ta­cio­nes y ex­pre­sio­nes de fuer­za

El Economista (México) - Los Políticos - - MAGISTERIO - Por Diego Ba­di­llo diego.ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Aun­que des­de su crea­ción en 1979, la Coor­di­na­do­ra Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción (CNTE) ha man­te­ni­do cons­tan­te­men­te mo­vi­li­za­cio­nes, a par­tir del pro­ce­so que cul­mi­nó con la apro­ba­ción de la re­for­ma edu­ca­ti­va, pro­mul­ga­da en fe­bre­ro del 2013, in­cre­men­tó sus ac­cio­nes de re­sis­ten­cia tan­to en la ca­pi­tal del país co­mo en los es­ta­dos don­de tie­ne pre­sen­cia.

La CNTE fue fun­da­da en la Ciu­dad de Mé­xi­co el 18 de di­ciem­bre de 1979 por al­re­de­dor de 100,000 in­te­gran­tes del Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción (SNTE), de Chia­pas, Ta­bas­co y La La­gu­na (Du­ran­go y Coahui­la).

Pos­te­rior­men­te se ad­hi­rie­ron maes­tros de Mo­re­los, Hi­dal­go, Oaxaca y Mi­choa­cán.

Con su sur­gi­mien­to fue­ron re­le­ga­das otras or­ga­ni­za­cio­nes di­si­den­tes de maes­tros co­mo MRM, Co­sid, ATE, UMI y FMIN.

Esa agru­pa­ción se plan­teó de­mo­cra­ti­zar la vi­da del SNTE, con­fron­tán­do­se, pri­me­ro con Carlos Jon­gui­tud Ba­rrios, quien es­tu­vo al fren­te del sin­di­ca­to de maes­tros de 1974 a 1989, y pos­te­rior­men­te con El­ba Est­her Gor­di­llo Mo­ra­les, que di­ri­gió la or­ga­ni­za­ción de maes­tros de 1982 a fe­bre­ro del 2013, cuan­do fue de­te­ni­da y en­car­ce­la­da, has­ta el 2018, así co­mo con Juan Díaz de la To­rre, que es­tu­vo al fren­te del sin­di­ca­to en­tre el 2013 y el 2018.

Gor­di­llo Mo­ra­les con­ce­dió au­to­no­mía a las sec­cio­nes ra­di­ca­les de Oaxaca, Chia­pas, Mi­choa­cán y Guerrero, con lo cual la CNTE ob­tu­vo su con­trol, fuer­za po­lí­ti­ca y re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Des­de en­ton­ces hay una do­ble ne­go­cia­ción sa­la­rial: una con el SNTE y otra con la CNTE.

Los in­te­gran­tes de la Coor­di­na­do­ra, en su ma­yo­ría, tra­ba­jan en es­cue­las de po­bla­cio­nes ru­ra­les e in­dí­ge­nas, mu­chas de ellas con una al­ta mar­gi­na­ción. Un buen nú­me­ro de ellos pro­vie­nen de es­cue­las nor­ma­les ru­ra­les.

De acuer­do con Luis Her­nán­dez Navarro, quien for­mó par­te de esa or­ga­ni­za­ción y ha es­cri­to va­rios aná­li­sis de esa es­truc­tu­ra, la CNTE se tra­zó tres gran­des ejes de ac­ción: de­mo­cra­ti­zar el sin­di­ca­to, de­mo­cra­ti­zar la edu­ca­ción y de­mo­cra­ti­zar al país.

En el do­cu­men­to “La lar­ga mar­cha de la CNTE”, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta El Co­ti­diano, de la UAM, ex­pli­ca que la or­ga­ni­za­ción y re­pre­sen­ta­ción de la Coor­di­na­do­ra es sin­gu­lar: to­dos los di­ri­gen­tes na­cio­na­les son al mis­mo tiem­po di­ri­gen­tes es­ta­ta­les y cuan­do ter­mi­na su man­da­to de­jan de ser lí­de­res na­cio­na­les y exis­te una al­ta ro­ta­ción en esos car­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.