Las fa­mi­lias no po­de­mos de­jar de bus­car

No va­mos a ha­cer el tra­ba­jo del go­bierno. Es di­fe­ren­te ayu­dar­les, pre­sio­nar­los pa­ra que ha­gan su tra­ba­jo que ha­cer­les el tra­ba­jo, des­ta­ca fa­mi­liar de cua­tro des­apa­re­ci­dos

El Economista (México) - Los Políticos - - DESAPARECI­DOS - JUAN CAR­LOS TRUJILLO Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­[email protected]­ta.mx

Es la ima­gen de ho­ras, días, se­ma­nas, me­ses y años de su­fri­mien­to: una mu­jer y su hi­jo. Ella, Ma­ría Ele­na He­rre­ra Mag­da­leno, con una vis­ta oje­ro­sa ex­tra­via­da apun­tan­do al sue­lo mien­tras en ca­da una de sus ma­nos mues­tra una fo­to­gra­fía de dos de sus hi­jos des­apa­re­ci­dos. Jun­to a ella es­tá su hi­jo, Juan Car­los Trujillo He­rre­ra, con los ojos ro­jos y la mi­ra­da per­di­da ha­cia el fren­te. Él tam­bién lle­va dos fo­to­gra­fías en sus ma­nos de otros dos de sus her­ma­nos des­apa­re­ci­dos.

Es una fa­mi­lia ori­gi­na­ria de Mi­choa­cán par­ti­da en dos: la mi­tad des­apa­re­ci­da y la otra si­guién­do­les el ras­tro. Su úni­ca cer­te­za es que, mien­tras exis­ta in­cer­ti­dum­bre so­bre su pa­ra­de­ro, al­ber­gan la es­pe­ran­za de que apa­rez­can.

Juan Car­los Trujillo cuen­ta que su fa­mi­lia se de­di­ca a la com­pra­ven­ta de pie­zas ro­tas de oro.

En agos­to del 2008, sus her­ma­nos Je­sús Sal­va­dor y Raúl fue­ron a tra­ba­jar a Oa­xa­ca y, de re­gre­so, de­ci­die­ron pa­sar la no­che en Ato­yac de Álvarez, Gue­rre­ro. Ahí los le­van­ta­ron y, des­de en­ton

ces, no han vuel­to a sa­ber na­da de ellos.

De­nun­cia­ron los he­chos an­te las au­to­ri­da­des y co­mo no ha­bía re­sul­ta­dos de­ci­die­ron ini­ciar una bús­que­da por sus pro­pios me­dios. A los dos años se que­da­ron sin di­ne­ro, así que otros dos de sus her­ma­nos re­gre­sa­ron al ne­go­cio. En el 2010, de­ci­die­ron ir a Ve­ra­cruz a ven­der me­tal y al cru­zar por un re­ten de Po­za Ri­ca tam­bién los des­apa­re­cie­ron.

Aho­ra, a la par que si­guen su bús­que­da ayu­dan a otras fa­mi­lias que tam­bién en­fren­tan la des­apa­ri­ción de uno de sus in­te­gran­tes, con­for­ma­ron la or­ga­ni­za­ción Fa­mi­lia­res en Bús­que­da.

Cam­bia­mos las cuen­tas que traía­mos en nues­tros por­ta­fo­lios cuan­do tra­ba­já­ba­mos el oro por las his­to­rias de per­so­nas des­apa­re­ci­das y nos es­ta­mos de­di­can­do a for­ta­le­cer el es­fuer­zo.

A la fe­cha ya han or­ga­ni­za­do cua­tro bús­que­das en Ve­ra­cruz, Si­na­loa y Gue­rre­ro en las que han en­con­tra­do si­tios con mi­les de frag­men­tos de res­tos hu­ma­nos.

So­mos una pe­que­ña co­mu­ni­dad de me­xi­ca­nos a la “que nos ven co­mo lo­cos”, di­ce.

En en­tre­vis­ta ex­pre­sa que en el pa­pel la Es­tra­te­gia Na­cio­nal de Bús­que­da de Per­so­nas Des­apa­re­ci­das anun­cia­da la se­ma­na pa­sa­da por el go­bierno fe­de­ral se ve muy bien la ini­cia­ti­va, pues re­co­ge va­rias de las exi­gen­cias de las fa­mi­lias de des­apa­re­ci­dos.

Sin em­bar­go, ex­po­ne que ese plan na­cio­nal, al es­tar in­crus­ta­do en las mis­mas ins­ti­tu­cio­nes que no han da­do re­sul­ta­dos po­si­ti­vos, ha­ce du­dar de su al­can­ce en un pro­ble­ma tan gra­ve co­mo la des­apa­ri­ción de per­so­nas.

Re­fie­re que las or­ga­ni­za­cio­nes de fa­mi­lia­res de per­so­nas des­apa­re­ci­das pre­pa­ran una se­rie de ob­ser­va­cio­nes, aun­que “es­ta­rán de­trás” de su im­ple­men­ta­ción.

Con ba­se en su ex­pe­rien­cia, Juan Car­los Trujillo ase­gu­ra que hoy no hay las con­di­cio­nes pa­ra que la es­tra­te­gia fun­cio­ne por­que ha­ce fal­ta cons­truir las ins­ti­tu­cio­nes pa­ra echar­lo an­dar.

El gran te­ma es que los tiem­pos po­lí­ti­cos no son los tiem­pos de no­so­tros, re­cal­ca.

¿En qué se de­be po­ner par­ti­cu­lar cui­da­do al im­ple­men­tar es­ta es­tra­te­gia?

En la bús­que­da co­mo un prin­ci­pio de un eje di­rec­to que es el que re­co­ge to­dos y, so­bre to­do, en el te­ma de iden­ti­fi­ca­ción de lo que se va­ya lo­ca­li­zan­do, pa­ra dar­le iden­ti­dad.

Aho­ra que se ha anun­cia­do la es­tra­te­gia, ¿de­ja­rán de bus­car por su cuen­ta? O ¿pa­ra us­te­des es ne­ce­sa­rio se­guir bus­can­do?

Eso no se pue­de de­jar de ha­cer, ni se de­be de­jar de ha­cer. Hoy Mé­xi­co tie­ne un es­ce­na­rio di­fe­ren­te por­que las fa­mi­lias han he­cho lo que le co­rres­pon­de al Es­ta­do.

Si las fa­mi­lias de­jan de ha­cer, el Es­ta­do va a asu­mir que las co­sas ya se es­tán re­sol­vien­do.

Tie­ne ra­zón (el sub­se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción) Ale­jan­dro En­ci­nas cuan­do di­ce que Mé­xi­co es una fo­sa a lo lar­go y an­cho del país y no bas­ta­rán ini­cia­ti­vas del Eje­cu­ti­vo o bus­car im­ple­men­tar al­gu­nos pla­nes si las fa­mi­lias no es­tán al cen­tro.

El go­bierno ha­bló de acom­pa­ña­mien­to de las fa­mi­lias de las per­so­nas des­apa­re­ci­das. Có­mo de­be ser ese acom­pa­ña­mien­to de las fa­mi­lias?

Hay al­go que no se es­tá en­ten­dien­do. No­so­tros obli­ga­mos al Es­ta­do me­xi­cano a que ha­ga su tra­ba­jo.

No va­mos a ha­cer el tra­ba­jo del go­bierno. Es di­fe­ren­te ayu­dar­les, pre­sio­nar­los pa­ra que ha­gan su tra­ba­jo que ha­cer­les el tra­ba­jo.

¿Es fac­ti­ble so­li­ci­tar ayu­da de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les?

El pro­ble­ma no lo va­mos a re­sol­ver des­de aden­tro, el pro­ble­ma tie­ne que re­sol­ver­se des­de afue­ra.

Fo­to: ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.