Crea­re­mos un par­ti­do ba­sa­do en la co­lec­ti­vi­dad

So­mos un es­pa­cio que tra­ba­ja pa­ra que no so­la­men­te ten­ga la voz una per­so­na, plan­tea el ex­dipu­tado in­de­pen­dien­te que bus­ca lo­grar el re­gis­tro de un nue­vo par­ti­do lo­cal en Ja­lis­co

El Economista (México) - Los Políticos - - NUEVOS PARTIDOS - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Co­mo can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes, lo que di­ce la ley pa­re­cie­ra más que son lo­bos so­li­ta­rios, in­di­vi­duos que creen que de­ben pos­tu­lar­se pa­ra un car­go y en nues­tro ca­so ya so­mos un mo­vi­mien­to, so­mos un es­pa­cio co­lec­ti­vo”. @pku­ma­mo­to @Fu­tu­raJal

El 7 de ju­nio del 2015, Jo­sé Pe­dro Ku­ma­mo­to Agui­lar se con­vir­tió en el pri­mer ciu­da­dano que, sin ser pos­tu­la­do por un par­ti­do po­lí­ti­co, ga­nó una dipu­tación en el Con­gre­so de Ja­lis­co. Tres años des­pués, en la elec­ción del 2018, se postuló tam­bién por la vía in­de­pen­dien­te co­mo can­di­da­to a se­na­dor. Es­ta vez que­dó en ter­cer lu­gar al ob­te­ner só­lo 21.8% de los su­fra­gios y se frus­tró su in­ten­ción de lle­gar al Se­na­do. Aho­ra, sie­te me­ses des­pués, bus­ca cons­truir un nue­vo par­ti­do po­lí­ti­co lo­cal.

En en­tre­vis­ta, di­ce formar par­te de un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co ba­sa­do en la co­lec­ti­vi­dad y lo que bus­can es “em­pe­zar a ins­ti­tu­cio­na­li­zar­lo” por la vía de un par­ti­do po­lí­ti­co.

Lo que tra­ta­mos de ha­cer es fun­dar una fuer­za po­lí­ti­ca nue­va que pue­da re­tar a to­das las apa­ren­tes no­cio­nes den­tro de la po­lí­ti­ca ins­ti­tu­cio­na­li­za­da me­xi­ca­na.

Di­jo que hoy hay una gran fuer­za po­lí­ti­ca que no es­tá sien­do re­pre­sen­ta­da en el Con­gre­so y en nin­gún es­pa­cio pú­bli­co y aña­de: te­nía­mos que cons­truir un es­pa­cio de de­ci­sio­nes le­gí­ti­mas, abier­to, de­mo­crá­ti­co, plu­ral y eso es lo que nos lle­va a de­cir: te­ne­mos que ser un par­ti­do po­lí­ti­co.

En los úl­ti­mos años tú y otros can­di­da­tos sin par­ti­do con­ven­cie­ron a mu­cha gen­te de que en Ja­lis­co y en el país las can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes eran una op­ción via­ble pa­ra ac­ce­der a los si­tios don­de se to­man las de­ci­sio­nes de los asun­tos pú­bli­cos. Hoy te ve­mos tra­tan­do de cons­truir un par­ti­do. ¿Có­mo lle­gas­te tú y tus com­pa­ñe­ros a es­ta de­ci­sión?

Fue una de­ci­sión com­pli­ca­da que to­mó bas­tan­te tiem­po, prác­ti­ca­men­te seis me­ses, en los cua­les nos pre­gun­ta­mos qué hay que ha­cer con la re­pre­sen­ta­ción que te­ne­mos.

Du­ran­te los úl­ti­mos co­mi­cios, reuni­mos 762,000 vo­tos pa­ra el Se­na­do, más otros cien­tos de mi­les pa­ra dipu­tados lo­ca­les, es de­cir, cer­ca de 1 mi­llón de vo­tos y creo que de­be­ría ha­cer­nos re­fle­xio­nar có­mo es­tán sien­do re­pre­sen­ta­dos en el Con­gre­so del es­ta­do de Ja­lis­co y en el ám­bi­to fe­de­ral.

Es­ta can­ti­dad de per­so­nas ne­ce­si­ta y me­re­ce un es­pa­cio den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes que te­ne­mos.

Otra de las co­sas que nos mo­vió tie­ne que ver con có­mo po­de­mos in­vi­tar y ha­cer par­tí­ci­pes de las de­ci­sio­nes de lo que to­me es­ta fuer­za po­lí­ti­ca a más per­so­nas si no cons­trui­mos un vehícu­lo co­lec­ti­vo.

Co­mo can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes, lo que di­ce la ley pa­re­cie­ra más que son lo­bos so­li­ta­rios, in­di­vi­duos que creen que de­ben pos­tu­lar­se pa­ra un car­go y en nues­tro ca­so ya so­mos un mo­vi­mien­to, so­mos un es­pa­cio co­lec­ti­vo, so­mos un es­pa­cio que de­ba­te, so­mos un es­pa­cio que tra­ba­ja pa­ra que no so­la­men­te ten­ga la voz una per­so­na.

Lo que di­ji­mos fue la úni­ca vía pa­ra po­der per­mi­tir que más per­so­nas pue­dan in­ci­dir en las de­ci­sio­nes que es­ta­mos to­man­do es abriendo esas de­ci­sio­nes y la úni­ca ma­ne­ra pa­ra que eso su­ce­da es un par­ti­do po­lí­ti­co.

Pa­re­ce que no so­la­men­te es im­por­tan­te con­se­guir la re­pre­sen­ta­ción en los con­gre­sos, sino tam­bién la po­si­bi­li­dad de in­ci­dir.

To­tal­men­te. La idea tie­ne que ver con có­mo po­de­mos ha­cer que esos 762,000 que vo­ta­ron por es­ta can­di­da­tu­ra al Se­na­do de la Re­pú­bli­ca de­ci­dan qué es lo que vie­ne en el fu­tu­ro, quié­nes son o quié­nes se­rán las can­di­da­tas y can­di­da­tos que van a par­ti­ci­par en los pro­ce­sos, cuá­les van a ser las pro­pues­tas.

Con el mo­de­lo de can­di­da­tu­ra in­de­pen­dien­te se re­du­cía a un pe­que­ño gru­po de per­so­nas quie­nes po­dían par­ti­ci­par y creo que lo que más ve­mos es que to­do mun­do pue­da par­ti­ci­par y creo que eso es lo que nos mue­ve al to­mar esa de­ci­sión.

¿Có­mo es el re­to de cons­truir un nue­vo par­ti­do cuan­do la gen­te es­tá de­sen­can­ta­da de los par­ti­dos, pe­ro al mis­mo tiem­po cree en las elec­cio­nes por­que va a vo­tar?

Con jus­ta razón, creo que el des­pres­ti­gio de los par­ti­dos es com­ple­ta­men­te jus­ti­fi­ca­do. To­man de­ci­sio­nes verticales, au­to­ri­ta­rias, don­de pa­re­cie­ra que lo úni­co que in­tere­sa es el di­ne­ro.

Por eso pa­ra no­so­tros es fun­da­men­tal cons­truir una al­ter­na­ti­va que no res­pon­da a es­tas di­ná­mi­cas de vi­cios que he­mos vis­to den­tro de la re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca.

Nun­ca he­mos di­cho que los par­ti­dos es­tán bien; tam­po­co nos he­mos dedicado a de­cir que no de­ben exis­tir, por­que eso es una men­ti­ra que han tra­ta­do de sem­brar de que no­so­tros nos opo­nía­mos a la exis­ten­cia de los par­ti­dos.

Los par­ti­dos tie­nen que cam­biar, tie­nen que me­jo­rar pa­ra em­pe­zar a re­pre­sen­tar, ver­da­de­ra­men­te, a las cau­sas de la so­cie­dad.

¿Qué tan gran­de es el re­to de par­ti­ci­par en la are­na de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, pe­ro sin re­pli­car sus prác­ti­cas?

Es muy com­ple­jo. La po­lí­ti­ca, a fi­nal del día, es una ac­ti­vi­dad hu­ma­na que re­fle­ja to­dos los ma­ti­ces del ser hu­mano.

Es­ta­mos fren­te a una enor­me opor­tu­ni­dad de de­mos­trar que sí se pue­den ha­cer cam­bios.

Te­ne­mos una res­pon­sa­bi­li­dad muy cla­ra. No po­de­mos re­pli­car los mis­mos vi­cios y tra­tar de bus­car, orien­tar­nos y de en­con­trar las me­jo­res for­mas pa­ra que eso no nos su­ce­da.

En el ca­so de Pe­dro Ku­ma­mo­to y quie­nes lo acom­pa­ñan, ¿por qué bus­car un par­ti­do lo­cal y no uno fe­de­ral?

No­so­tros cree­mos que la me­jor for­ma de re­sol­ver bue­na par­te de los pro­ble­mas que vi­vi­mos es de lo­ca­lis­mo, es des­de la prác­ti­ca de im­pul­sar una re­fle­xión so­bre los go­bier­nos lo­ca­les, so­bre los go­bier­nos mu­ni­ci­pa­les, so­bre la ma­ne­ra en que nos han que­da­do mal las le­gis­la­cio­nes lo­ca­les.

¿A fu­tu­ro, co­mo pien­san lla­mar a es­te par­ti­do? ¿Bus­ca ser una or­ga­ni­za­ción en torno a un lí­der que ca­pi­ta­li­ce el har­taz­go so­cial o bus­can al­go más ho­ri­zon­tal? ¿Có­mo se­rá?

Uno de los ob­je­ti­vos que exis­te de­trás de ese cam­bio tie­ne que ver con po­der im­pul­sar una na­rra­ti­va que siem­pre im­pul­sá­ba­mos, pe­ro que no quedaba del to­do cla­ra, es de­cir, la can­di­da­tu­ra que in­de­pen­dien­te, por sí so­la, tien­de a ser per­so­na­lis­ta, tien­de a im­pul­sar la idea de que el que im­por­ta es el can­di­da­to y pa­ra no­so­tros no po­dría ser más fal­so. Cons­trui­mos un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co ba­sa­do en la co­lec­ti­vi­dad, en la in­te­li­gen­cia de mu­chas per­so­nas, en las ma­nos de mu­chas per­so­nas y lo que que­re­mos ha­cer es, jus­to, em­pe­zar a ins­ti­tu­cio­na­li­zar­lo.

Si de eso se tra­ta­ra de im­pul­sar una ca­rre­ra po­lí­ti­ca in­di­vi­dual, qui­zás me hu­bie­ra ido por la vía in­de­pen­dien­te o me hu­bie­ra ido con uno de los par­ti­dos po­lí­ti­cos que ya tie­ne más re­pre­sen­ta­ción co­mo es Mo­re­na a ni­vel na­cio­nal o Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano a ni­vel lo­cal.

So­bre to­do (bus­ca­mos) la po­si­bi­li­dad de ha­cer ins­ti­tu­ción más allá del nom­bre de una per­so­na o de un mem­bre­te o de un ros­tro.

Pues es to­do un re­to, so­bre to­do por­que es­tán en un es­ta­do, Ja­lis­co, don­de hay un go­ber­na­dor que ga­nó, prác­ti­ca­men­te cons­tru­yen­do una can­di­da­tu­ra, prác­ti­ca­men­te de un pro­yec­to per­so­nal y es­tán en un país don­de ga­nó un Pre­si­den­te, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, que cons­tru­yó un pro­yec­to per­so­nal.

Eso se­gu­ra­men­te tie­ne mu­cho que ver con las no­cio­nes de pre­si­den­cia­lis­mo y de au­to­ri­ta­ris­mo.

Qui­zás Mé­xi­co necesitaba un cam­bio fuerte, un pre­si­den­te ac­ti­vo, pe­ro tam­bién te­ne­mos que vol­tear y pre­gun­tar­nos có­mo po­de­mos cons­truir ins­ti­tu­cio­nes más allá de una fi­gu­ra, más allá de una per­so­na y, bueno, lo que va­mos a tra­tar de ha­cer en los pró­xi­mos años, en el fu­tu­ro, es cons­truir una res­pues­ta a esa pre­gun­ta.

Fo­to: hu­go sa­la­zar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.