Que­re­mos ser el canal de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na

La ex­can­di­da­ta in­de­pen­dien­te a la Pre­si­den­cia afir­ma que si bien hay una cri­sis pro­fun­da en el sis­te­ma de par­ti­dos, son éstos to­da­vía el úni­co ins­tru­men­to efec­ti­vo pa­ra ac­ce­der, ejer­cer y vi­gi­lar el po­der

El Economista (México) - Los Políticos - - NUEVOS PARTIDOS - Por Li­dia Aris­ta Fo­to: Eric Lu­go li­dia.aris­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

El 17 de ma­yo del 2018, Mar­ga­ri­ta Zavala re­nun­ció a la can­di­da­tu­ra in­de­pen­dien­te a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca; hoy, a nue­ve me­ses, tra­ba­ja jun­to a su es­po­so, Fe­li­pe Cal­de­rón, en la cons­truc­ción de Mé­xi­co Li­bre, un par­ti­do po­lí­ti­co que bus­ca­rá ser un canal de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, en el que no ha­ya cau­di­llis­mos, sino la su­ma de ta­len­tos que quie­ran trans­for­mar al país.

En en­tre­vis­ta, la pri­me­ra mu­jer en bus­car la Pre­si­den­cia sin el res­pal­do de si­glas par­ti­dis­tas, re­co­no­ce que si bien hay una cri­sis pro­fun­da en el sis­te­ma de par­ti­dos, son éstos to­da­vía el úni­co ins­tru­men­to efec­ti­vo pa­ra ac­ce­der, ejer­cer y vi­gi­lar el po­der. Fren­te a esa cri­sis, con­si­de­ra, es ne­ce­sa­rio ge­ne­rar nue­vos, con prác­ti­cas dis­tin­tas a los ac­tua­les.

Afir­ma que pa­ra los can­di­da­tos in­de­pen­dien­tes exis­te una enor­me iniqui­dad, no só­lo en los requisitos pa­ra con­se­guir el re­gis­tro, tam­bién en los re­cur­sos eco­nó­mi­cos e in­clu­so en el tra­to que les dan las au­to­ri­da­des elec­to­ra­les.

Si to­do mar­cha bien, en el 2020, Mar­ga­ri­ta Zavala y Fe­li­pe Cal­de­rón ob­ten­drán el re­gis­tro de su par­ti­do po­lí­ti­co, el cual ten­drá su pri­me­ra prue­ba en las elec­cio­nes in­ter­me­dias del 2021. Zavala afir­ma que ella no se­rá can­di­da­ta y que Cal­de­rón no pue­de.

¿Por qué aban­do­nar la ban­de­ra de in­de­pen­dien­te y bus­car cons­truir un par­ti­do po­lí­ti­co?

Los par­ti­dos po­lí­ti­cos son el pilar de una de­mo­cra­cia, la sos­tie­nen, pe­ro cuan­do los par­ti­dos po­lí­ti­cos son dé­bi­les, las de­mo­cra­cias son dé­bi­les, en­ton­ces siem­pre es fá­cil que esa de­mo­cra­cia dé­bil ter­mi­ne con un cau­di­llo, con un dic­ta­dor, con un au­to­ri­ta­ris­mo, y que ter­mi­ne así de­mo­crá­ti­ca­men­te.

La fi­gu­ra in­de­pen­dien­te en tér­mi­nos de li­ber­ta­des es sub­si­dia­ria. La iniqui­dad es tal en tér­mi­nos de ley, en tér­mi­nos has­ta de ór­ga­nos po­lí­ti­cos, in­clu­so en tér­mi­nos de la re­la­ción de au­to­ri­da­des con in­de­pen­dien­tes, es ab­so­lu­ta­men­te inequi­ta­ti­va, en re­la­ción al tra­to de par­ti­dos y au­to­ri­da­des.

Sé muy bien que hay una cri­sis de par­ti­dos, lle­ga­mos a una elec­ción con la ma­yor des­con­fian­za en los par­ti­dos, hay un co­lap­so.

Fren­te a la cri­sis de par­ti­dos no hay que anu­lar esa po­si­bi­li­dad, sino pe­dir­le a los ciu­da­da­nos que in­te­gren los par­ti­dos, que ha­gan nue­vos par­ti­dos y exi­gir que los exis­ten­tes se me­jo­ren.

Hay tres he­chos nos obli­gan a pen­sar que de­be ha­ber nue­vos ca­na­les de par­ti­ci­pa­ción: un par­ti­do he­ge­mó­ni­co, un co­lap­so en los par­ti­dos y un po­der ili­mi­ta­do.

Pa­ra mi­les de me­xi­ca­nos que les han ce­rra­do las puer­tas y no tie­nen dónde par­ti­ci­par, es im­por­tan­te abrir ese nue­vo canal y no­so­tros lo es­ta­mos abriendo, ha­cer un par­ti­do po­lí­ti­co res­pon­de a la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar nue­vos par­ti­dos fren­te a la cri­sis.

Los par­ti­dos son la úni­ca for­ma de lle­gar al po­der. Ve­mos tam­bién a Pe­dro Ku­ma­mo­to, otro in­de­pen­dien­te, tam­bién bus­ca crear un par­ti­do po­lí­ti­co. Por el mo­men­to el úni­co ins­tru­men­to efec­ti­vo pa­ra ac­ce­der, ejer­cer y vi­gi­lar el po­der, pa­ra te­ner una voz or­ga­ni­za­da en la vi­da po­lí­ti­ca del país son los par­ti­dos po­lí­ti­cos, por­que no nos que­da de otra. La ley ge­ne­ró tal iniqui­dad y fren­te a eso, el úni­co ins­tru­men­to que me da la ley, has­ta el mo­men­to, es uti­li­zar la fi­gu­ra de par­ti­do po­lí­ti­co, y que­re­mos que sea lo me­nos par­ti­do que se pue­da.

¿Cuál es el fu­tu­ro pa­ra las can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes?

Creo que muy pron­to po­de­mos sa­car al­go que real­men­te pue­da ser­vir pa­ra te­ner una efec­ti­va par­ti­ci­pa­ción. En la vi­da to­dos va­mos sem­bran­do, hay quie­nes pro­cu­ra­mos sem­brar se­mi­llas bue­nas y dar los fru­tos. Yo es­toy se­gu­ra de que la ex­pe­rien­cia que tuve de can­di­da­tu­ra in­de­pen­dien­te es­ta­rá dan­do fru­tos en tér­mi­nos de re­gu­la­ción, en tér­mi­nos de ex­pe­rien­cia de vi­da de mu­chos que par­ti­ci­pa­mos y de los que es­ta­mos tra­ba­jan­do. Espero que esa fi­gu­ra se for­ta­lez­ca en sen­ti­do, co­mo la vi siem­pre, sub­si­dia­ria pe­ro que ge­ne­re una equi­dad ele­men­tal.

¿Cuán­tos par­ti­dos ne­ce­si­ta­mos? Ten­dría­mos que tran­si­tar a ser un país co­mo Es­ta­dos Uni­dos con só­lo dos o a un país co­mo Bra­sil con un sis­te­ma mul­ti­par­ti­dis­ta.

Lo que ten­ga que ver con nues­tro país y con nues­tro pue­blo, en­ton­ces só­lo dos par­ti­dos es lo más có­mo­do, siem­pre que di­cen dos, no­so­tros pedimos ser uno de los dos. En­ton­ces, ¿por qué no se da en Mé­xi­co?, por­que so­mos un país muy di­ver­so y eso tam­bién es par­te nues­tra ri­que­za, en­ton­ces que no nos ex­tra­ñe te­ner tan­tos par­ti­dos por un la­do, lo im­por­tan­te es la ca­li­dad en los par­ti­dos y éstos de­ben me­jo­rar­se.

¿Qué par­ti­do po­lí­ti­co es­pe­ran ser en es­te es­pec­tro ideo­ló­gi­co? ¿Por qué elec­to­res van? ¿Por los del PAN?

Los que se es­tán yen­do, ya se iban a ir o ya es­tán acá, en­ton­ces no se tra­ta de qui­tar­le a na­die na­da.

Res­pec­to a que par­ti­do que­re­mos ser, dese lue­go tie­ne que ver con un asun­to de li­ber­ta­des, de va­lo­res, de cons­truc­ción de bien co­mún. No­so­tros es­ta­mos pa­ra una eco­no­mía so­cial de mer­ca­do con li­ber­ta­des pe­ro que es­tá eco­no­mía sea sa­lu­da­ble, es­ta­mos por li­ber­ta­des po­lí­ti­cas, li­ber­ta­des en la ex­pre­sión, bá­si­ca­men­te, co­mo pri­me­ra li­ber­tad, la jus­ti­cia so­cial y otra ban­de­ra es el me­dio am­bien­te, el desa­rro­llo hu­mano sus­ten­ta­ble, ge­ne­rar pro­gre­so, cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, ri­que­za a par­tir del cui­da­do del me­dioam­bien­te. Pa­ra mí la po­lí­ti­ca no es, no tie­ne co­mo úni­co ob­je­ti­vo ocu­par el po­der. Si ya me in­sis­ten en la geo­me­tría po­lí­ti­ca, de cen­tro ha­cia la de­re­cha.

¿Cuál va a ser la es­tra­te­gia pa­ra con­se­guir los requisitos que les pi­de el INE pa­ra ser par­ti­do?, qui­zás sea un po­co más sen­ci­llo de lo que ocu­rrió con la can­di­da­tu­ra in­de­pen­dien­te.

Na­da que lo ha­gan los par­ti­dos po­lí­ti­cos pa­ra ge­ne­rar una com­pe­ten­cia, pue­de ser sen­ci­llo. Afor­tu­na­da­men­te no par­ti­mos de ce­ro por­que te­ne­mos ideas, no par­ti­mos de ce­ro por­que sa­be­mos lo que he­mos pro­pues­to y so­bre lo que he­mos ca­mi­na­do, no par­ti­mos de ce­ro por­que tam­bién es cierto que en ca­da es­ta­do de la Re­pú­bli­ca hay al­guien que quie­re es­tar con no­so­tros. Aho­ra, es muy dis­tin­to una cam­pa­ña, has­ta por lo que ne­ce­si­tas en tér­mi­nos de co­sas me­jo­res, pe­ro en tér­mi­nos de de­fi­ni­ción, co­sas ma­yo­res; es de­cir, yo ne­ce­si­to a los que no es­tán acos­tum­bra­dos a ir con la co­rrien­te, ne­ce­si­to a los que no nos aco­mo­da­mos y que sa­be­mos que te­ne­mos que dar un pa­so ade­lan­te y que Mé­xi­co nos ne­ce­si­ta siem­pre y más aho­ra, a eso va­mos a ne­ce­si­tar­los pa­ra que ge­ne­ren ellos su pro­pio li­de­raz­go. Ne­ce­si­ta­mos hom­bres y mu­je­res que di­cen: yo quie­ro y que al mis­mo tiem­po di­gan las co­sas que no nos pa­re­cen. Ése Mé­xi­co es el que tie­ne que des­per­tar aho­ri­ta pa­ra de­cir: yo quie­ro es­tar en Mé­xi­co Li­bre y so­bre eso va­mos.

¿Có­mo se ima­gi­na su par­ti­do pa­ra 2020 y 2021?

Hay que te­ner can­di­da­tos en to­dos los dis­tri­tos, yo lo que veo de los que se van su­man­do, van su­man­do can­di­da­tos y can­di­da­tas. Ten­go cer­te­za de que va­mos a con­se­guir el re­gis­tro.

Es­ta­mos cons­tru­yen­do una or­ga­ni­za­ción que su­pere, re­ba­se las bio­gra­fías y co­yun­tu­ras, yo espero que de aquí a 10 años que es­te­mos tra­ba­jan­do, que no vea­mos en ello una elec­ción, sino un país que requiere formar una voz dis­tin­ta.

¿Pen­sa­re­mos en Mé­xi­co Li­bre co­mo en el par­ti­do de Mar­ga­ri­ta y Fe­li­pe Cal­de­rón?

No es un mo­vi­mien­to pa­ra nin­gu­na can­di­da­tu­ra, sino pa­ra los ciu­da­da­nos, es mi con­vic­ción. Si yo pen­sa­ba de otra ma­ne­ra a lo me­jor no lo hu­bie­ra ju­ga­do co­mo in­de­pen­dien­te, pe­ro sé muy bien que el país ne­ce­si­ta un es­fuer­zo cons­tan­te, per­ma­nen­te y de crea­ción de un nue­vo ca­mino pa­ra la cons­truc­ción del bien co­mún;lo que yo ten­go lo pon­go al ser­vi­cio de Mé­xi­co Li­bre y pa­ra que otros sean voz y ros­tro de un nue­vo Mé­xi­co que se tie­ne que cons­truir.

¿Mar­ga­ri­ta se­rá can­di­da­ta de Mé­xi­co Li­bre o Cal­de­rón?

No, bueno, Fe­li­pe ni pue­de. Es­toy muy cla­ra que no se­ría yo la can­di­da­ta, muy cla­ra. Ha­brá nue­vos ros­tros y nue­vas vo­ces, ahí es­ta­re­mos tra­ba­jan­do por Mé­xi­co.

¿Có­mo to­ma­ron la ma­ni­fes­ta­ción de más de 200,000 ciu­da­da­nos que fir­ma­ron en con­tra de cons­truir su par­ti­do?

Siem­pre he es­ta­do con­tra el dis­cur­so de odio, tam­bién siem­pre he es­ta­do a fa­vor de la li­ber­tad. En­ton­ces creo que la gen­te pue­de, si quie­re ex­pre­sar­se así. Tam­bién, es cierto que quie­nes es­tán atrás pues es­tán mi­dien­do quién pue­de lo­grar las co­sas.

Sé muy bien que hay una cri­sis de par­ti­dos po­lí­ti­cos, lle­ga­mos a una elec­ción con la ma­yor des­con­fian­za en los par­ti­dos po­lí­ti­cos, hay un co­lap­so en los par­ti­dos, y ter­mi­nó en un par­ti­do he­ge­mó­ni­co. Fren­te a la cri­sis de par­ti­dos no hay que anu­lar esa po­si­bi­li­dad, sino pe­dir­le a los ciu­da­da­nos que in­te­gren los par­ti­dos, que ha­gan nue­vos par­ti­dos po­lí­ti­cos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.