Al pre­si­den­te AMLO le due­le la crí­ti­ca

Mien­tras no pa­se de sus in­vec­ti­vas, el que se des­acre­di­ta es él y con ello mues­tra que tie­ne la piel de­ma­sia­do del­ga­da y po­ca to­le­ran­cia, co­men­ta

El Economista (México) - Los Políticos - - MONEROS - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx PA­CO CAL­DE­RóN

En una ca­ri­ca­tu­ra pu­bli­ca­da el 2 de di­ciem­bre del 2018, un día des­pués de la to­ma de po­se­sión de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor co­mo je­fe del Eje­cu­ti­vo fe­de­ral, se ve un im­pe­tuo­so chi­vi­to con el ros­tro del pre­si­den­te en me­dio de una cris­ta­le­ría. Atrás de él se ve la puer­ta abier­ta que de­ja en­trar un res­plan­dor que ha­ce que se pro­yec­te la som­bra del ani­mal co­mo una si­lue­ta que le do­bla en ta­ma­ño. En­fren­te de él, tre­pa­das en la bo­ca de un en­va­se de cris­tal, hay dos pa­lo­mas y una le di­ce a la otra “…dé­mos­le el be­ne­fi­cio de la du­da”. Ésa es la vi­sión de Cal­de­rón plas­ma­da en un car­tón.

En­tre­vis­ta­do en su sa­la, Fran­cis­co Jo­sé Cal­de­rón Le­lo de la Rea, Pa­co Cal­de­rón, co­mo le lla­man sus ami­gos, ex­pre­sa: “Yo lo que bus­co es ata­car las ideas, no a las per­so­nas”.

Con­fía en una de sus má­xi­mas: “Tú di­bu­ja siem­pre sin odio y sin pie­dad”. —Y se le no­ta.

El mo­ne­ro que pu­bli­ca en el pe­rió­di­co Re­for­ma re­fie­re que al plas­mar sus ideas en car­to­nes se va so­bre la po­lí­ti­ca y so­bre las ideas y no so­bre las per­so­nas.

“El tra­ba­jo del ca­ri­ca­tu­ris­ta siem­pre es cues­tio­nar al po­der y, so­bre to­do, ri­di­cu­li­zar aque­llo don­de uno cree que se es­tán equi­vo­can­do”, ase­ve­ra.

El TRA­bA­jo ES El MiS­Mo

El crí­ti­co con plu­mi­llas ex­po­ne que en la pro­fe­sión de mo­ne­ro el tra­ba­jo si­gue sien­do el mis­mo, pe­ro aho­ra co­mu­ni­ca lo que pa­sa en un es­ce­na­rio po­lí­ti­co na­cio­nal do­mi­na­do por un so­lo hom­bre, el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

A és­te lo des­cri­be co­mo al­guien que tie­ne una ima­gen so­bre­va­lo­ra­da de sí mis­mo, por lo tan­to, no sue­le re­ci­bir bien la crí­ti­ca.

“Se ve que le due­le cual­quier ti­po de crí­ti­ca”.

Sin em­bar­go, re­fie­re que ése es un pro­ble­ma ge­ne­ral de la iz­quier­da, cu­yos ex­po­nen­tes, en al­gu­nos ca­sos, an­te­po­nen una su­pe­rio­ri­dad mo­ral res­pec­to del res­to de los ac­to­res po­lí­ti­cos y cuan­do se les cri­ti­ca lo to­man co­mo una ofen­sa inau­di­ta.

Cla­ri­do­so, el ca­ri­ca­tu­ris­ta con­si­de­ra que el pre­si­den­te de Mé­xi­co so­bre­reac­cio­na a cual­quier crí­ti­ca y cae en des­plan­tes co­mo nin­gún otro exmandatar­io fe­de­ral lo ha­bía he­cho.

Sin em­bar­go, des­ta­ca que mien­tras no pa­se de sus in­vec­ti­vas, el que se des­acre­di­ta es él y con ello mues­tra que tie­ne la piel de­ma­sia­do del­ga­da y po­ca to­le­ran­cia. Si to­ma­ra ac­cio­nes in­ti­mi­da­to­rias en­ton­ces se­ría otra co­sa, pe­ro es al­go que el mo­ne­ro des­car­ta.

Tam­bién ad­vier­te que te­ne­mos a un pre­si­den­te con se­gui­do­res dis­pues­tos a su de­fen­sa po­co to­le­ran­tes a la crí­ti­ca.

An­te eso, in­di­ca, los ca­ri­ca­tu­ris­tas tie­nen que ac­tuar co­mo los to­re­ros: es­tar aten­tos al to­ro, que en es­te ca­so es el car­tón del día si­guien­te y ha­cer to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer la me­jor fae­na.

Por ello, con­si­de­ra que no es una bue­na idea “es­tar per­dien­do el tiem­po res­pon­dién­do­le” a los ata­ques de ese pú­bli­co, so­bre to­do cuan­do tie­nen que es­tar pen­san­do qué plas­mar en sus car­to­nes cuan­do se ha vuel­to can­sa­do es­tar di­bu­jan­do al pre­si­den­te reite­ra­da­men­te por­que tie­nen do­mi­na­do el es­ce­na­rio.

So­bre la ta­rea de los ca­ri­ca­tu­ris­tas, re­mar­ca que los mo­ne­ros no son ac­ti­vis­tas o al me­nos di­ce que él no es de esos.

“Yo creo que el chis­te del ca­ri­ca­tu­ris­ta es tra­tar de ver la si­tua­ción y sa­car una crí­ti­ca di­ver­ti­da de lo mis­mo”. Co­mo el es­ce­na­rio es­tá do­mi­na­do por la fi­gu­ra del pre­si­den­te, di­ce: “El chis­te es­tá en que tú en­cuen­tres en qué la es­tá re­gan­do el pre­si­den­te y que ha­gas la crí­ti­ca y que ha­gas crí­ti­ca iró­ni­ca y pun­zan­te”.

Y va más allá: “Ten­go la im­pre­sión de que el ca­ri­ca­tu­ris­ta que se me­te de ac­ti­vis­ta de­ja de ser un ca­ri­ca­tu­ris­ta po­lí­ti­co pa­ra vol­ver­se un po­lí­ti­co ca­ri­ca­tu­ris­ta”.

Pa­ra Cal­de­rón cual­quie­ra pue­de an­dar ti­ran­do ne­tas, pe­ro el chis­te es ha­cer reír, aun­que el pun­to es­tá en en­con­trar el pun­to me­dio.

Fo­to: eric lu­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.