Im­po­si­ble sa­near al STPRM

La co­rrup­ción ha per­mea­do en de­tri­men­to de los tra­ba­ja­do­res; el res­pon­sa­ble, Car­los Ro­me­ro Des­champs, y los 36 di­ri­gen­tes re­gio­na­les, re­fie­re

El Economista (México) - Los Políticos - - SINDICATO-PETROLERO - Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Ba­jo la di­ri­gen­cia de Car­los Ro­me­ro Des­champs, el Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res Petroleros de la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na (STPRM) pa­só de ser una he­rra­mien­ta de de­fen­sa la­bo­ral a ser un bra­zo po­lí­ti­co de un par­ti­do don­de los sin­di­ca­li­za­dos han si­do víc­ti­mas de ex­tor­sión, vio­la­cio­nes y abu­sos se­xua­les, ma­las con­di­cio­nes la­bo­ra­les e in­clu­so des­apa­ri­cio­nes, de­nun­ció Ós­car Solórzano.

En en­tre­vis­ta, el vo­ce­ro na­cio­nal y fun­da­dor del sin­di­ca­to Pe­tro­mex, que di­ce te­ner a 25,000 tra­ba­ja­do­res preafi­lia­dos y es­tá en es­pe­ra de re­ci­bir la to­ma de no­ta de la Se­cre­ta­ría del Tra­ba­jo y Pre­vi­sión So­cial que lo reconozca co­mo sin­di­ca­to, plan­teó que es im­po­si­ble sa­near al STPRM, por lo que la úni­ca sa­li­da es cor­tar to­do el ár­bol: ob­te­ner el con­tra­to co­lec­ti­vo de los tra­ba­ja­do­res de Pe­mex y des­de ahí denunciar to­dos los atro­pe­llos que se han co­me­ti­do en las cin­co ad­mi­nis­tra­cio­nes del lí­der tam­pi­que­ño.

Ex­pu­so que es gra­ve la reali­dad a la que se en­fren­tan los tra­ba­ja­do­res sin­di­ca­li­za­dos, pues tie­nen re­gis­tro de que al­re­de­dor de 80% de las mu­je­res que tra­ba­jan pa­ra Pe­mex han si­do víc­ti­mas de vio­la­cio­nes o abu­sos se­xua­les, de que al me­nos 10 com­pa­ñe­ros que bus­ca­ron de­fen­der sus de­re­chos la­bo­ra­les fue­ron des­apa­re­ci­dos y de que a la ma­yo­ría le co­bran de­re­cho de pi­so. In­clu­so, des­ta­có, los petroleros de­ben com­prar he­rra­mien­tas pa­ra rea­li­zar su tra­ba­jo.

Sos­tu­vo que la cul­tu­ra de la co­rrup­ción ha per­mea­do en los úl­ti­mos años en de­tri­men­to de los tra­ba­ja­do­res petroleros; el res­pon­sa­ble no só­lo es Car­los An­to­nio Ro­me­ro Des­champs, tam­bién lo son los 36 di­ri­gen­tes re­gio­na­les.

“La co­rrup­ción en el sin­di­ca­to no se pue­de en­ten­der sin la com­pli­ci­dad de fun­cio­na­rios de la em­pre­sa y sin­di­ca­les (…) El STPRM tie­ne 36 sec­cio­nes sin­di­ca­les que son lí­de­res de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da ”, di­jo.

Hay una co­rrup­ción, hay una vio­len­cia en con­tra del tra­ba­ja­dor. Se­ña­la­mos a los go­bier­nos priis­tas y pa­nis­tas de per­mi­tir esa co­rrup­ción.

Re­fi­rió que la idea de crear un sin­di­ca­to de petroleros no ra­di­ca en que el li­de­raz­go pa­se de una per­so­na a otra, sino de cam­biar el mo­de­lo sin­di­cal y ter­mi­nar con el cor­po­ra­ti­vis­mo sin­di­ca­lis­ta pre­sen­te en los go­bier­nos pa­nis­tas y priis­tas. “Es­ta­mos pro­po­nien­do rom­per con el cor­po­ra­ti­vis­mo de es­tos sin­di­ca­tos úni­cos de em­pre­sa que han exis­ti­do ca­si un si­glo en nues­tro país”.

El cam­bio no es el dis­cur­so, con es­te nue­vo mo­de­lo sin­di­cal se ga­ran­ti­za que se rom­pe­rá con el cor­po­ra­ti­vis­mo; va­mos por el ar­bo­li­to, va­mos a pe­lear­le el con­tra­to co­lec­ti­vo de tra­ba­jo.

Foto: reuters

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.