Na­die quie­re de­bi­li­tar a par­ti­dos

La vi­ce­coor­di­na­do­ra de Mo­re­na en la Cá­ma­ra de Dipu­tados di­ce que ha es­ta­do pi­dien­do eso des­de más de cin­co años

El Economista (México) - Los Políticos - - FINANCIAMI­ENTO-A PARTIDOS - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx @tat­clout­hier

De nin­gu­na ma­ne­ra la ini­cia­ti­va de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­ra re­du­cir 50% el fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co de los par­ti­dos po­lí­ti­cos pa­ra sus ac­ti­vi­da­des or­di­na­rias tie­ne co­mo ob­je­ti­vo de­bi­li­tar a los par­ti­dos po­lí­ti­cos de opo­si­ción, ase­ve­ró la vi­ce­coor­di­na­do­ra de Mo­re­na en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, Ta­tia­na Clouthier Ca­rri­llo.

En en­tre­vis­ta, la tam­bién ex­coor­di­na­do­ra de la cam­pa­ña de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca di­jo: si us­ted re­vi­sa la his­to­ria en la que yo he es­ta­do pues­ta, yo ten­go pi­dien­do es­to más o me­nos cin­co años con las or­ga­ni­za­cio­nes en las que es­toy en Nue­vo León.

La le­gis­la­do­ra co­men­tó que su ini­cia­ti­va ha te­ni­do una re­cep­ción po­si­ti­va por los dipu­tados, in­clui­dos de las frac­cio­nes de opo­si­ción co­mo del PRI que se acer­ca­ron con ella pa­ra de­cir­le que “iban con es­ta pro­pues­ta”.

Al pre­gun­tar­le si no hu­bie­ra si­do me­jor pre­sen­tar es­ta ini­cia­ti­va co­mo par­te de una re­for­ma elec­to­ral, in­di­có que hay la po­si­bi­li­dad que se in­te­gre a una re­for­ma elec­to­ral, sin em­bar­go, aña­dió, lo que ha ocu­rri­do en el pa­sa­do es que si va co­mo un pa­que­te don­de se ana­li­cen dis­tin­tas re­glas elec­to­ra­les no se va al fon­do de es­te te­ma en par­ti­cu­lar. “Pue­de ser ais­la­do y pue­de ser en con­jun­to; va­mos a ver qué sa­le”.

Reite­ró que la ini­cia­ti­va lo que bus­ca es que re­cor­tar el gas­to que se des­ti­na a los par­ti­dos pa­ra sus ac­ti­vi­da­des or­di­na­rias, no de cam­pa­ña.

Ex­pli­có que la pro­pues­ta plan­tea re­for­mas al Ar­tícu­lo 41 de la Cons­ti­tu­ción y na­ce del cla­mor de la so­cie­dad y es con­gruen­te con la aus­te­ri­dad re­pu­bli­ca­na.

De acuer­do con la ini­cia­ti­va, lo que se bus­ca es que en tiem­po or­di­na­rio, es de­cir, cuan­do no hay cam­pa­ñas, sean los mi­li­tan­tes quie­nes apo­yen a los par­ti­dos y, de es­ta ma­ne­ra, se es­ta­blez­ca una ma­yor vin­cu­la­ción en­tre és­tos y sus miem­bros. Ade­más de que ha­ya un fun­cio­na­mien­to sin ex­ce­sos.

NO OBLI­GA­RÁ A BUS­CAR OTRAS FUEN­TES DE FI­NAN­CIA­MIEN­TO

Cuan­do pre­sen­tó es­ta ini­cia­ti­va, jun­to con el coor­di­na­dor de la frac­ción, Ma­rio Del­ga­do, la le­gis­la­do­ra fue en­fá­ti­ca al se­ña­lar que al dis­mi­nuir el recurso pú­bli­co a los par­ti­dos, no los ha­ce más pro­pen­sos o no a bus­car otras fuen­tes de fi­nan­cia­mien­to y di­jo: “El que es co­rrup­to es co­rrup­to y el que es de­cen­te en de­cen­te, con po­qui­to, con mu­cho o sin na­da. Ése ha si­do un pre­tex­to pa­ra no re­du­cir su fi­nan­cia­mien­to”.

Al pre­gun­tar­le de dón­de de­ben pro­ve­nir los re­cur­sos pa­ra fi­nan­ciar a los par­ti­dos po­lí­ti­cos, con­tes­tó: “De don­de sa­len hoy en día: de la mi­li­tan­cia, de pri­va­dos con to­pe y del fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co con to­pe”.

En la ex­po­si­ción de mo­ti­vos de la ini­cia­ti­va los dipu­tados se­ña­lan que la ló­gi­ca de las re­for­mas elec­to­ra­les del pe­rio­do 1988-1996 fue abrir un sis­te­ma con un par­ti­do do­mi­nan­te a la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral real de una in­ci­pien­te opo­si­ción par­ti­dis­ta. Ba­jo la pre­mi­sa de que ca­da vo­to con­ta­ra se creó el ré­gi­men de fi­nan­cia­mien­to so­bre dos prin­ci­pios: pri­me­ro, la ne­ce­si­dad de ga­ran­ti­zar la equi­dad en la con­tien­da, y se­gun­do, pre­emi­nen­cia de di­ne­ro pú­bli­co so­bre pri­va­do pa­ra ase­gu­rar la in­de­pen­den­cia de los par­ti­dos de gru­pos pri­va­dos. Pos­te­rior­men­te, du­ran­te la dé­ca­da del 2000, se aña­dió la ne­ce­si­dad de trans­pa­ren­tar el di­ne­ro, es­pe­cial­men­te, los re­cur­sos usa­dos en la con­tien­da elec­to­ral.

Se­gún los le­gis­la­do­res, si bien las re­for­mas elec­to­ra­les apro­ba­das en la dé­ca­da de 1990 fue­ron exi­to­sas en abrir el sis­te­ma elec­to­ral a la com­pe­ten­cia par­ti­dis­ta, ba­jo la ex­cu­sa de ga­ran­ti­zar la equi­dad en la con­tien­da, se han au­men­ta­do cons­tan­te­men­te los re­cur­sos des­ti­na­dos a fi­nan­ciar a los par­ti­dos. Ba­jo es­ta pre­mi­sa, des­de 1997, lo des­ti­na­do a gas­tos or­di­na­rios se han mul­ti­pli­ca­do por 10: en 20 años, pa­sa­ron de 386 mi­llo­nes de pe­sos a 3,941 mi­llo­nes de pe­sos.

El que es co­rrup­to es co­rrup­to y el que es de­cen­te es de­cen­te, con po­qui­to, con mu­cho o sin na­da. Ése ha si­do un pre­tex­to pa­ra no re­du­cir su fi­nan­cia­mien­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.