De 47 ni­ños, só­lo me que­dé con 15

La de­ci­sión del go­bierno es un ac­to irres­pon­sa­ble, vio­la los de­re­chos de la ni­ñez, de las ma­dres tra­ba­ja­do­ras y de las mu­je­res tra­ba­ja­do­ras, re­fie­re la di­rec­to­ra de una es­tan­cia in­fan­til

El Economista (México) - Los Políticos - - ESTANCIAS-INFANTILES -

Has­ta ha­ce unos me­ses, Eli­za­bet An­goa di­ri­gía la es­tan­cia in­fan­til Juan Ja­co­bo Rous­seau, en Ciu­dad Ne­zahual­có­yotl, Es­ta­do de Mé­xi­co, don­de aten­día a 47 ni­ños, pe­ro al cam­biar las re­glas del Pro­gra­ma de Es­tan­cias In­fan­ti­les pa­ra apo­yar a ma­dres tra­ba­ja­do­ras só­lo se que­dó con 15 y su equi­po de tra­ba­jo se re­du­jo de 12 per­so­nas a cua­tro. Cuen­ta que si­gue vien­do a los pa­pás de los me­no­res que tu­vie­ron que de­jar de lle­var a sus hi­jos a la es­tan­cia y dos de ellos han te­ni­do ac­ci­den­tes cuan­do han es­ta­do al cui­da­do de sus pa­dres.

¿Có­mo fue el pro­ce­so del cam­bio de re­glas del Pro­gra­ma de Es­tan­cias In­fan­ti­les pa­ra apo­yar a ma­dres tra­ba­ja­do­ras?

No­so­tros es­tu­vi­mos bá­si­ca­men­te con­fia­dos en el mes a fi­na­les del mes de enero que to­da­vía íba­mos a con­ti­nuar con el Pro­gra­ma de Es­tan­cias In­fan­ti­les.

Na­die nos avi­só. Na­die nos in­for­mó que las co­sas iban a cam­biar y se iban a ha­cer de ma­ne­ra dis­tin­ta.

A no­so­tros in­clu­si­ve se nos so­li­ci­tó que si­guié­ra­mos dan­do el ser­vi­cio de ma­ne­ra nor­mal. Es­to ha si­do un he­cho ar­bi­tra­rio por­que si ya te­nían pro­gra­ma­do el cam­bio de có­mo se iba a es­truc­tu­rar es­te nue­vo pro­gra­ma, pues mí­ni­mo ha­ber­nos in­for­ma­do pa­ra que to­má­ra­mos las pre­vi­sio­nes y mu­chas de no­so­tras se­gui­mos ofre­cien­do el ser­vi­cio sol­ven­tan­do con gas­tos pa­ra pa­gar al per­so­nal y to­do lo que con­lle­vó la ali­men­ta­ción de los ni­ños y los ser­vi­cios, o la do­cu­men­ta­ción que en enero de­bía­mos re­no­var ca­da año, co­mo el se­gu­ro, pro­tec­ción ci­vil, et­cé­te­ra.

¿Cuán­tos ni­ños te­nía has­ta an­tes de que cam­bia­ran las re­glas del pro­gra­ma?

Yo te­nía 47 ni­ños re­gis­tra­dos.

¿Y cuán­tos sa­lie­ron de­bi­do a que ya no son aten­di­dos por el pro­gra­ma?

So­la­men­te me que­dé con 15.

Yo a prin­ci­pios de fe­bre­ro, al ver que es­ta si­tua­ción ya no iba a ser fun­cio­nal tu­ve que ha­blar con mis pa­dres de fa­mi­lia y so­li­ci­tar­les que se hi­cie­ra un ajus­te al pa­go que rea­li­za­ban pa­ra que ellos pu­die­ran ac­ce­der al ser­vi­cio.

¿Cuán­to pa­ga­ban y aho­ra cuán­to de­ben pa­gar?

Ellos pa­ga­ban una cuo­ta de 200 pe­sos men­sua­les y yo tu­ve que ajus­tar a 380 sin ali­men­tos o 490 con ali­men­tos, por­que es el equi­va­len­te a lo que a no­so­tros nos sub­si­dia­ba Se­de­sol. Y ape­nas po­día­mos cu­brir los gas­tos.

Ob­via­men­te ha­bía gen­te que tra­ba­ja co­mo re­co­lec­tor de ba­su­ra, co­mer­cian­tes que ven­den fru­ta y ob­via­men­te no iban a po­der cu­brir esa cuo­ta. En­ton­ces no se tra­ta­ba de en­ga­ñar­los y yo tam­po­co de me­ter­me en pro­ble­mas eco­nó­mi­cos pa­ra po­der sol­ven­tar esos gas­tos.

¿Sa­be us­ted si los ni­ños que ya no es­tán con pu­die­ron in­gre­sar a otra es­tan­cia?

No.

De­fi­ni­ti­va­men­te me ha to­ca­do ver a mis ni­ños ro­dar por las ca­lles. Al­gu­nos de ellos, sus pa­pás tra­ba­jan en las motos (mo­to­ta­xis) y ahí traen a los ni­ños. Yo sien­to una gran im­po­ten­cia por­que ya no pu­de dar­les el ser­vi­cio. Mu­chos de ellos ni si­quie­ra pa­ga­ban esos 200 pe­sos.

Al­gu­nos se los lle­van sus ma­más a los pues­tos del mer­ca­do, es­tán jun­to a la es­tu­fa. Real­men­te es una cues­tión de­ses­pe­ran­te.

Ya tu­ve dos ac­ci­den­tes re­por­ta­dos de es­tos alum­nos que de­ja­ron de ir.

DOS NI­ÑOS TU­VIE­RON AC­CI­DEN­TES CUAN­DO LOS CUIDABAN SUS PA­DRES ¿Qué les pa­só?

A uno de ellos la se­ma­na an­te­pa­sa­da, es­tan­do en ca­sa, la ma­má se es­ta­ba pre­pa­ran­do pa­ra ir­se a su tra­ba­jo y el ni­ño co­rrien­do al­re­de­dor de una me­sa se gol­peó la ca­ra con la ori­lla y fue tan fuer­te el gol­pe que el ni­ño se pri­vó del do­lor. No sa­ben dar­le los pri­me­ros au­xi­lios. El ni­ño de­ja de res­pi­rar. Lla­ma­ron al ser­vi­cio mé­di­co y en el tiem­po que lle­gó, el ni­ño ya no te­nía sig­nos vi­ta­les. Ya se lo ha­bían re­por­ta­do co­mo fa­lle­ci­do.

La gran de­ses­pe­ra­ción de la ma­dre y de los ve­ci­nos (…) El pa­pá se afe­rró a que le die­ran la asis­ten­cia mé­di­ca y le pu­sie­ron la má­qui­na pa­ra dar­le cho­ques eléc­tri­cos y lo­gra­ron que reac­cio­na­ra.

De ahí co­men­zó el cal­va­rio que has­ta aho­ri­ta no ha po­di­do re­sol­ver por­que no tie­ne ser­vi­cio mé­di­co. No tie­ne pa­ra los es­tu­dios. Le es­tán so­li­ci­tan­do que le ha­gan un en­ce­fa­lo­gra­ma y va­rios es­tu­dios.

Gra­cias a Dios lo aten­die­ron, lo sa­ca­ron de la emer­gen­cia, pe­ro di­ce la ma­má que el ni­ño pre­sen­ta pe­rio­dos de au­sen­cia y po­si­bles ata­ques de epi­lep­sia.

La ma­má tie­ne su otro hi­jo en prees­co­lar. Me di­jo: “Me lle­vó a mi be­bé, no ten­go pa­ra pa­gar, le de­jo al de prees­co­lar”.

¿Los ni­ños que acu­den a la es­tan­cia tie­nen se­gu­ro, ver­dad?

Sí. Obli­ga­to­ria­men­te. Es un re­qui­si­to que to­dos no­so­tros te­nía­mos y es­te ni­ño lo per­dió. Y no­so­tros ni có­mo ayu­dar­le.

Si hu­bie­ra es­ta­do aquí, pri­me­ro lo hu­bié­ra­mos pre­ve­ni­do, por­que es­ta­mos pa­ra aten­der­los, man­te­ner­los ocu­pa­dos du­ran­te el día, de ma­ne­ra su­per­vi­sa­da. Eso no hu­bie­ra su­ce­di­do.

La otra ni­ña, que es de edu­ca­ción es­pe­cial, tu­vo un in­ci­den­te el fin de se­ma­na. El lu­nes se pre­sen­ta con el la­bio ro­to. Se le abrió. A la ma­má se le ca­yó es­tan­do en su pues­to.

La ni­ña pre­sen­ta re­tra­so men­tal e hi­per­ac­ti­vi­dad. Tu­vie­ron que dar­le unas pun­ta­das.

To­do es­to su­ce­dió al la­do de los pa­pás, en sus ho­ra­rios de tra­ba­jo.

¿La ma­má tie­ne un pues­to en el tian­guis?

Sí, es co­mer­cian­te, tie­ne un pues­to. Ven­de fru­ta. Es­ta­ba en su pues­to, aten­dien­do a la clien­te­la. Des­cui­dó a la ni­ña y pues se las­ti­mó.

¿En am­bos ca­sos, los pa­pás de esos ni­ños fue­ron cen­sa­dos y ya re­ci­ben el di­ne­ro co­mo apo­yo a ma­dres tra­ba­ja­do­ras?

No. Uno de ellos, el ni­ño que se ac­ci­den­tó no apa­re­ció en lis­tas, sien­do que si se dio de al­ta y es de las irre­gu­la­ri­da­des que no­so­tros in­for­má­ba­mos cuan­do no­so­tros dá­ba­mos de al­ta a un ni­ño y en el sis­te­ma no apa­re­cía.

Y la ni­ña iba a in­gre­sar en las al­tas que es­pe­rá­ba­mos dar en el mes de enero pa­ra re­gis­trar nue­vas al­tas. La ni­ña se pre­sen­tó des­de prin­ci­pios de di­ciem­bre. Ac­tual­men­te si­gue asis­tien­do pe­ro no es­tá den­tro del pro­gra­ma. No la qui­sie­ron cen­sar a pe­sar de que es una ni­ña con dis­ca­pa­ci­dad y que hay un do­cu­men­to que es­pe­ci­fi­ca que es una ni­ña con dis­ca­pa­ci­dad. Y es­tá des­pro­te­gi­da.

El pro­ble­ma con los que fue­ron cen­sa­dos es que por un pe­que­ño de­ta­lle no le es­tán en­tre­gan­do el re­cur­so que se ofre­ció. Por ejem­plo, uno de los pre­tex­tos es que no coin­ci­de su di­rec­ción con la que es­tá en la cre­den­cial de elec­tor.

A mi es­tan­cia vino el fun­cio­na­rio de la Se­cre­ta­ría del Bie­nes­tar y cuan­do yo le di­je es­te ni­ño ya no es­tá por­que no pue­de pa­gar me di­jo: “Ah bueno, lo des­car­ta­mos”. Yo le di­je pe­ro aquí es­tá su di­rec­ción pa­ra que va­yan a cen­sar­lo y con­tes­tó: “Ay, es que es­tá muy le­jos, se que­da fue­ra”.

En­ton­ces ob­via­men­te có­mo no se iba a ver que ya no ha­bía ni­ños si ellos mis­mos los des­car­ta­ron.

¿Qué opi­na de es­ta de­ci­sión del go­bierno fe­de­ral?

De en­tra­da, es un ac­to irres­pon­sa­ble. Por par­te del go­bierno fe­de­ral que vio­la los de­re­chos de la ni­ñez, vio­la los de­re­chos de las ma­dres tra­ba­ja­do­ras y vio­la los de­re­chos de las mu­je­res tra­ba­ja­do­ras den­tro de las es­tan­cias in­fan­ti­les.

Fo­to: es­pe­cial

EL GO­BIERNO fe­de­ral aho­ra otor­ga el di­ne­ro di­rec­ta­men­te a los pa­dres y no a las es­tan­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.