El go­ber­na­dor que no ar­ti­cu­la

El ex­fut­bo­lis­ta tie­ne co­mo prin­ci­pal re­to en­fren­tar la in­se­gu­ri­dad que se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno que no só­lo se ha man­te­ni­do sino que se ha in­cre­men­ta­do en el es­ta­do

El Economista (México) - Los Políticos - - GOBIERNOS ESTATALES-MORELOS - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

El ex­fut­bo­lis­ta Cuauh­té­moc Blan­co Bra­vo ga­nó la gu­ber­na­tu­ra de Mo­re­los gra­cias al arras­tre del aho­ra pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, pues es­ta en­ti­dad es un bas­tión lo­pe­zo­bra­do­ris­ta.

Hi­zo cam­pa­ña ase­gu­ran­do que po­día me­jo­rar las de­te­rio­ra­das con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad en el es­ta­do, así co­mo com­ba­tir la co­rrup­ción y me­ter a la cár­cel al ex­go­ber­na­dor Gra­co Ra­mí­rez y a su equi­po.

Tam­bién cons­tru­yó una ima­gen de víc­ti­ma ex­po­nien­do que el ex­go­ber­na­dor pe­rre­dis­ta y su equi­po nun­ca de­ja­ron de ata­car­lo y no lo de­ja­ron tra­ba­jar co­mo pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Cuer­na­va­ca.

A más de sie­te me­ses de ha­ber asu­mi­do la gu­ber­na­tu­ra, el man­da­ta­rio es­ta­tal man­tie­ne el mis­mo dis­cur­so, so­bre to­do cuan­do le exi­gen re­sul­ta­dos.

De dis­cur­so li­mi­ta­do y atro­pe­lla­do, Blan­co Bra­vo es una per­so­na a la que le cues­ta tra­ba­jo no só­lo ar­ti­cu­lar una di­ser­ta­ción, sino una re­la­ción con los dis­tin­tos ac­to­res po­lí­ti­cos. Son co­no­ci­das sus reac­cio­nes vis­ce­ra­les an­te quie­nes lo cues­tio­nan.

El go­ber­na­dor se ha ca­rac­te­ri­za­do por ser in­to­le­ran­te a la crí­ti­ca y an­te cual­quier de­nun­cia de fal­ta de re­sul­ta­dos su res­pues­ta es que se tra­ta de una cam­pa­ña or­ques­ta­da por sus ad­ver­sa­rios pa­ra per­ju­di­car­lo.

Co­mo ocu­rrió en su eta­pa de pre­si­den­te mu­ni­ci­pal, Blan­co ope­ra prin­ci­pal­men­te a tra­vés de Jo­sé Ma­nuel Sanz Ri­ve­ra, el téc­ni­co en ad­mi­nis­tra­ción de agen­cias de via­jes y ex­pro­mo­tor de Blan­co cuan­do fue fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal. Ac­tual­men­te ocu­pa el car­go de je­fe de la Ofi­ci­na de la Gu­ber­na­tu­ra.

EL RE­TO ES GE­NE­RAR CON­DI­CIO­NES DE SE­GU­RI­DAD

El ex­fut­bo­lis­ta tie­ne co­mo prin­ci­pal re­to en­fren­tar la in­se­gu­ri­dad que se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno que no só­lo se ha man­te­ni­do sino que se ha in­cre­men­ta­do en el es­ta­do.

Tan só­lo el nú­me­ro de ho­mi­ci­dios do­lo­sos re­gis­tra­dos de enero a mar­zo pa­sa­do, 231, es su­pe­rior a los re­gis­tra­dos en el mis­mo pe­rio­do del año an­te­rior, 166.

Pa­ra la ana­lis­ta Es­tre­lla Pe­dro­za, el pro­ble­ma es que el go­ber­na­dor no cuen­ta con una es­tra­te­gia pa­ra aten­der el pro­ble­ma que se vi­ve en el es­ta­do, ni en nin­gún otro sec­tor. No tie­ne pro­gra­ma eco­nó­mi­co.

En to­do, es una ad­mi­nis­tra­ción que es­tá a ex­pen­sas de la im­ple­men­ta­ción de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas del go­bierno na­cio­nal con lo que es­pe­ran be­ne­fi­ciar­se.

In­clu­so cuan­do se ha de­man­da­do al go­bierno aten­der los fe­mi­ni­ci­dios, plan­tea que es un asun­to que de­be ver el Ins­ti­tu­to de la Mu­jer, un or­ga­nis­mo pú­bli­co des­cen­tra­li­za­do de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca es­ta­tal con au­to­no­mía de ges­tión, cu­ya ti­tu­lar fue im­pul­sa­da por el ex­go­ber­na­dor.

Pa­ra Pe­dro­za en reali­dad lo que hay es una si­mu­la­ción de que el go­bierno es­ta­tal co­la­bo­ra y es­tá ar­ti­cu­la­do al go­bierno fe­de­ral, pues en reali­dad Blan­co y Ló­pez Obra­dor es­tán pe­lea­dos.

Ar­gu­men­ta su ase­ve­ra­ción al se­ña­lar que en to­do el go­bierno del es­ta­do só­lo hoy dos o tres per­so­na­jes de Mo­re­na en el ga­bi­ne­te del go­ber­na­dor, en­tre ellos la se­cre­ta­ria de Tu­ris­mo y Cul­tu­ra, Mar­ga­ri­ta Gon­zá­lez Sa­ra­via.

Al­go que ha si­do evi­den­te es la fal­ta de aser­ti­vi­dad en la iden­ti­fi­ca­ción de las pro­ble­má­ti­cas es­ta­ta­les, así co­mo de los in­ter­lo­cu­to­res. No tie­nen iden­ti­fi­ca­dos a los li­de­raz­gos, lo cual re­fle­ja des­co­no­ci­mien­to de la en­ti­dad y sus ac­to­res po­lí­ti­cos.

A esa si­tua­ción hay que su­mar­le el en­fren­ta­mien­to que hay contra el fis­cal del es­ta­do, Uriel Car­mo­na, nom­bra­do en el se­xe­nio an­te­rior.

En­tre los acier­tos que pu­die­ran con­cre­tar­se pa­ra el go­bierno ac­tual, es­tá la pre­sen­ta­ción de más de 50 de­nun­cias contra exfunciona­rios re­la­cio­na­dos con ac­tos de co­rrup­ción, pe­ro eso de­pen­de­rá de la con­tun­den­cia de las prue­bas que per­mi­tan pro­ce­sar­los y con­de­nar­los.

En nin­gu­na se vin­cu­la di­rec­ta­men­te al ex­go­ber­na­dor Gra­co Ra­mí­rez. De las de­nun­cias, has­ta el mo­men­to só­lo se ha lo­gra­do vin­cu­lar a pro­ce­so a cin­co fun­cio­na­rios, dos de pri­mer ni­vel.

Lo de­li­ca­do es que se ha me­dia­ti­za­do es­te pa­que­te de de­nun­cias, por lo que de no ha­ber per­so­nas de­te­ni­das a las que se les com­prue­be su cul­pa­bi­li­dad, se ge­ne­ra­rán se­ve­ras crí­ti­cas ha­cia el go­bierno es­ta­tal de Cuauh­té­moc Blan­co.

Foto: ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.