Po­bre­za y deu­da pú­bli­ca se rehú­san a mi­grar de Chia­pas

El pri­mer go­ber­na­dor de ex­trac­ción mo­re­nis­ta he­re­dó un adeu­do de 20,000 mi­llo­nes de pe­sos

El Economista (México) - Los Políticos - - GOBIERNOS ESTATALES-CHIAPAS - Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

RU­TI­LIO ES­CAN­DÓN

Re­cu­pe­rar la per­cep­ción co­mo un es­ta­do se­gu­ro, ope­rar efi­cien­te­men­te la mi­gra­ción, dis­mi­nuir la po­bre­za y re­du­cir la deu­da pú­bli­ca son los re­tos a los que se es­tá en­fren­tan­do Ru­ti­lio Es­can­dón, el pri­mer po­lí­ti­co ema­na­do de Mo­re­na en go­ber­nar Chia­pas.

Es­can­dón Ca­de­nas lle­gó a la gu­ber­na­tu­ra de Chia­pas pos­tu­la­do por Mo­re­na-PT-PES, pe­ro en su ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca des­ta­ca ha­ber si­do mi­li­tan­te del PRD, con quien fue se­na­dor. Su úl­ti­mo car­go pú­bli­co fue el de pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia del Es­ta­do de Chia­pas.

Es­can­dón Ca­de­nas to­mó po­se­sión el pa­sa­do 8 de di­ciem­bre y re­ci­bió un es­ta­do en cri­sis, he­ren­cia de Juan Sa­bi­nes y el de Ma­nuel Ve­las­co Coe­llo. A di­fe­ren­cia de otros es­ta­dos, en Chia­pas, el prin­ci­pal pro­ble­ma no es la in­se­gu­ri­dad pú­bli­ca, sino la po­bre­za, la in­go­ber­na­bi­li­dad y la deu­da pú­bli­ca.

De acuer­do con da­tos del Co­ne­val, al­re­de­dor de 75% de la po­bla­ción de Chia­pas, unos 3.96 mi­llo­nes de per­so­nas, vi­ve en con­di­cio­nes de po­bre­za, de los que al me­nos 1 mi­llón su­fre de po­bre­za ex­tre­ma. En cuan­to a la go­ber­na­bi­li­dad, bas­ta re­cor­dar que, en las úl­ti­mas dos dé­ca­das, Chia­pas ha si­do es­ce­na­rio de mo­vi­mien­tos so­cia­les co­mo el na­ci­mien­to del Ejer­ci­to Za­pa­tis­ta de Li­be­ra­ción Na­cio­nal (EZLN), la ma­tan­za de in­dí­ge­nas en Ac­teal, así co­mo la per­se­cu­ción po­lí­ti­ca de ex­go­ber­na­do­res.

En lo que se re­fie­re a las fi­nan­zas del es­ta­do, se es­ti­ma que Es­can­dón he­re­dó una deu­da pú­bli­ca de 20,000 mi­llo­nes de pe­sos, ello sin con­tar los pa­gos pen­dien­tes a pro­vee­do­res de su go­bierno, a tra­ba­ja­do­res de sa­lud y al ma­gis­te­rio, por­que si no el adeu­do al­can­za has­ta 30 o 40,000 mi­llo­nes.

La mi­gra­ción se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma pa­ra su ad­mi­nis­tra­ción, pe­ro par­ti­cu­lar­men­te es la per­cep­ción de in­se­gu­ri­dad que ha ge­ne­ra­do, ello a pe­sar que, se­gún el Ín­di­ce de Paz Mé­xi­co 2018, Chia­pas es el quin­to es­ta­do más pa­cí­fi­co del país.

Se­gún la En­cues­ta Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca Ur­ba­na, rea­li­za­da por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía, Ta­pa­chu­la es con­si­de­ra­da por 96% de sus ha­bi­tan­tes co­mo la ciu­dad más in­se­gu­ra. En tan­to, 55.1% con­si­de­ró que en ese te­rri­to­rio, que es pa­so de mi­gran­tes, em­peo­ra­rán las con­di­cio­nes de in­se­gu­ri­dad.

La gen­te se sien­te in­se­gu­ra, so­bre to­do aho­ra que co­men­zó a lle­gar po­bla­ción afri­ca­na, hai­tia­na y cu­ba­na, co­men­tó Ci­ro Cas­ti­llo, ar­ti­cu­lis­ta en la en­ti­dad.

Pa­ra aten­der el pro­ble­ma de mi­gra­ción, el go­bierno de Ru­ti­lio só­lo ha ofre­ci­do aten­ción mé­di­ca a esa po­bla­ción ex­tran­je­ra y re­for­za­do ac­cio­nes de se­gu­ri­dad en esa re­gión chia­pa­ne­ca; to­das las ac­cio­nes de aten­ción y con­trol de la mi­gra­ción de­pen­den del go­bierno fe­de­ral.

LO­GRA CON­DI­CIO­NES DE GO­BER­NA­BI­LI­DAD

En es­tos pri­me­ros cin­co me­ses de go­bierno, uno de los prin­ci­pa­les acier­tos que se le re­co­no­ce a Ru­ti­lio Es­can­dón es la ge­ne­ra­ción de con­di­cio­nes de go­ber­na­bi­li­dad a tra­vés de evi­tar con­flic­tos so­cia­les, pe­ro tam­bién ga­ran­ti­zan­do que ha­brá cer­te­za ju­rí­di­ca, apli­ca­ción de la ley y del Es­ta­do de De­re­cho. De he­cho, en es­te pri­mer tra­mo su go­bierno ha lo­gra­do re­cu­pe­rar al­re­de­dor de 400 hec­tá­reas que ha­bían si­do in­va­di­das por or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les co­mo Mo­vi­mien­to Cam­pe­sino Re­gio­nal In­de­pen­dien­te. Ade­más, cuan­do se han rea­li­za­do blo­queos ca­rre­te­ros, se des­alo­ja a los pro­tes­tan­tes.

Es­tas ac­cio­nes han si­do re­co­no­ci­das por los chia­pa­ne­cos por­que con ello el go­ber­na­dor es­tá en­vian­do el men­sa­je que en su ad­mi­nis­tra­ción se apli­ca­rá la ley.

En cuan­to a sus pri­me­ros erro­res, es­tá su re­la­ción con el ma­gis­te­rio, pues prác­ti­ca­men­te to­das las de­man­das de los maes­tros han si­do aten­di­das con pron­ti­tud, a fin de evi­tar pro­ble­mas con el go­bierno es­ta­tal.

Ha­ce unos me­ses, el go­bierno fe­de­ral au­to­ri­zó más de 300 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra pa­gar adeu­dos atra­sa­dos a maes­tros de la Sec­ción 7 del SNTE. Ya se pa­ga­ron esos 300 mi­llo­nes y en días pa­sa­dos anun­cia­ron otro fon­do de 50 mi­llo­nes más pa­ra pa­gar a maes­tros in­te­ri­nos, ex­pli­có Cas­ti­llo.

Foto: ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.